GDK – Capítulo 383

7

Capítulo 383: El otro mundo


Ciudad Ossen. La residencia oficial de Han Shuo.

Dentro de una habitación secreta, Han Shuo sujetaba el bastón esquelético, cantando el encantamiento para la necromancia. Después de una larga y tediosa sección de encantamientos, un señor de las momias estaba frente a Han Shuo. El señor de las momias estaba estupefacto mientras inspeccionaba a Han Shuo, toda la habitación secreta de pronto se llenó con el aroma mortal emitido de su cuerpo.

De los tres hechizos de invocación a nivel de gran magus, Han Shuo ya dominaba dos ellos. Él era capaz de invocar con destreza al antiguo demonio sobrenatural y al señor de las momias, solo le quedaba el hechizo para los demonios de hueso. Como él todavía no entendía las características de la composición del cuerpo del demonio de hueso, Han Shuo temporalmente todavía podía tener éxito al invocar a un demonio de hueso en ese mundo.

Con una orden, el señor de las momias agito involuntariamente las antiguas tiras de tela que se retorcían alrededor de su cuerpo, moviendo su cuerpo de acuerdo con las instrucciones de Han Shuo.

Asintiendo con su cabeza, Han Shuo supo que él había captado por completo la invocación del señor de las momias. Han Shuo luego cantó otro hechizo y con una ola del bastón de hueso blanco, el señor de las momias regresó al inframundo.

Manteniendo el bastón de hueso blanco, Han Shuo después sacó el bastón esquelético obtenido del Cementerio de la muerte. Jugueteando con el bastón esquelético en su mano, Han Shuo vacilo por un momento, intentando utilizar el bastón esquelético para invocar al viejo demonio sobrenatural y al señor de las momias.

Ese bastón esquelético era diferente del bastón de hueso blanco. Cantar la nigromancia mientras se sostenía el bastón esquelético a menudo resultaba en la duplicación del poder del hechizo de invocación. Cuando Han Shuo usaba el bastón de hueso blanco, podía ahorrar un poco de fuerza mental pero no sería capaz de invocar a dos viejos demonios sobrenaturales en el Continente Profundo.

Sin embargo, si estaba canalizando el hechizo de necromancia a través del bastón esquelético, él debería ser capaz de buscar momentáneamente a dos viejos demonios sobrenaturales. Han Shuo tenía la experiencia de usar el bastón esquelético cuando invocó a caballeros malvados. Creía que los viejos demonios sobrenaturales eran quizás lo mismo que los malvados caballeros y que de manera similar podría invocar a dos.

Han Shuo vaciló por un momento, antes de comenzar a cantar el hechizo de necromancia para invocar a los antiguos demonios sobrenaturales. Cuando el hechizo de Han Shuo se conectó con el inframundo y el canto llegó a la sección de búsqueda de los viejos demonios sobrenaturales, el espacio mental de Han Shuo de pronto sintió los dos objetivos separados por una gran distancia.

Esos dos objetivos eran los viejos demonios sobrenaturales. Sin embargo, había una distancia incomparable entre los dos viejos demonios sobrenaturales. En el mismo momento, ambos viejos demonios sobrenaturales sintieron la presencia de Han Shuo. Cuando la sensación de que su libertad estaba siendo amenazada entró en sus almas, los dos instintivamente lucharon.

Han Shuo se sobresaltó, ajustando su fuerza mental para suprimir a un viejo demonio sobrenatural ya que estaban demasiado separados. La fuerza mental de Han Shuo no podía manejar a los dos viejos demonios sobrenaturales al mismo tiempo, su frenética resistencia le causo un poco de mareo. Ésa era la razón por la cual la represión de Han Shuo se volvió bastante extenuante.

En ese momento, Han Shuo entendió que había descuidado un tema importante. La personalidad de los antiguos demonios sobrenaturales era muy diferente de la de los caballeros malvados. Aunque los caballeros malvados eran criaturas no muertas de alto rango similares, había numerosas criaturas no muertas en el inframundo. Además, los caballeros malvados se consideraban que preferían vivir en grupo. Cuando Han Shuo usó el bastón esquelético para invocar caballeros malvados, a menudo serían del mismo lugar, ubicando a dos o tres caballeros malvados y luego invocándolos al Continente Profundo.

Sin embargo, los viejos demonios sobrenaturales eran un incluso una existencia mejor clasificada y sus números en el inframundo eran mucho menores que los caballeros malvados. Además, como existencias de alto rango, los viejos demonios sobrenaturales moraban en lugares separados, convirtiéndose en los maestros de esas ubicaciones. Básicamente, es muy poco probable que dos viejos demonios sobrenaturales vivieran juntos en la misma área.

Han Shuo había pasado por alto precisamente ese punto. Cuando el hechizo se canalizó a través del bastón esquelético, inmediatamente notó que dos viejos demonios sobrenaturales estaban a cinco mil kilómetros de distancia. Como los dos estaban demasiado separados, Han Shuo no pudo manejar a ambos al mismo tiempo. Los viejos demonios sobrenaturales también eran criaturas no muertas con un alma formidable. Cuando Han Shuo se centró en un viejo demonio sobrenatural, el otro repentinamente se rebeló, causando que Han Shuo fuera de alguna manera incapaz de reprimirlo con su fuerza mental.

Esa situación sucedió demasiado rápido. Una invocación de necromancia no tomaba mucho tiempo. Debido a que Han Shuo no anticipó una situación semejante al principio, él simplemente no tenía los medios para manejarla con tan poca anticipación. Cuando los dos viejos demonios sobrenaturales sintieron que la fuerza mental de Han Shuo estaba en un ligero desorden, se resistieron más frenéticamente.

Hubo un repentino dolor agudo en su mente. Distraído, la conciencia de Han Shuo fue un poco derrotada y sintió que realmente se estaba convirtiendo en la hebra de una existencia peculiar. Bajo la atracción de las almas de los dos antiguos demonios sobrenaturales, él atravesó el túnel espacio tiempo, llegando al desconocido mundo del inframundo.

Han Shuo una vez había tenido la misma experiencia. Ahora que sucedió por segunda vez, Han Shuo inmediatamente reaccionó, su fuerza mental se envolvió tenazmente en esa hebra de conciencia para evitar que las sustancias dañinas dentro del túnel espacio tiempo se introdujeran mientras descendía involuntariamente al mundo lleno de una quietud mortal y misterio.

Dentro del mundo que parecía siempre monocromo, una gruesa capa estacionaria de nubes grises obstruía el horizonte. Ese lugar estaba lleno de pantanos por todas partes, así como bosques inmóviles que se formaron a partir de enormes árboles marchitos. Esos árboles marchitos parecían haber pasado miles de años de descomposición y hace tiempo que no tenían humedad ni nutrientes. Incluso había telas de araña de color gris ceniza suspendidas de los troncos de los árboles, con muchas criaturas extrañas no muertas meneándose en las telarañas.

Dentro de los pantanos que estaban por todas partes, el aura de muerte impregnaba todo el mundo. Los pantanos emitían extrañas burbujas y, de vez en cuando, uno o dos zombis saldrían rígidamente de los pantanos y luego seguirían vagando sin rumbo por el vasto y silencioso inframundo.

El inframundo era el destino final de los espíritus difuntos. Durante millones de años, el perpetuo qi mortal producía continuamente varias clases de criaturas no muertas. Cuando una criatura no muerta desaparecía, el qi de muerte de su cuerpo regresaría a ese mundo, pasaría a través de muchos años de evolución extraña antes de formar otra criatura no muerta.

La conciencia de Han Shuo fue gradualmente restaurada. Han Shuo observó lentamente la zona muerta que estaba cubierta de pantanos. Durante su observación, Han Shuo trató de absorber el qi mortal del Cementerio de la Muerte y condensar un cuerpo visible pero carente de forma para él. Sin embargo, todo el cuerpo de Han Shuo flotaba en el aire.

De repente, Han Shuo sintió la existencia del pequeño esqueleto y los zombis. Ellos estaban en una región muy lejana, pero Han Shuo fue capaz de percibir claramente su existencia. En cuanto a los tres caballeros malvados que fueron refinados más tarde, solo pudo sentir un punto débil.

Aullido… “Pequeña existencia, has entrado en mi mundo sin permiso, yo quiero que sufras la quemadura de mi furia”, una voz aguda y llena de una cólera incomparable de pronto sonó en los oídos de Han Shuo. Esa voz estaba llena con el rugido de la ira, asustando en gran medida a Han Shuo.

Con una repentina reacción en su conciencia, Han Shuo sintió una sombra que se acercaba rápidamente desde su izquierda. Han Shuo observó atentamente mientras inesperadamente aparecía uno de los viejos demonios sobrenaturales que había intentado invocar. Los alrededores del viejo demonio sobrenatural estaban llenos de cientos de criaturas no muertas de bajo rango. Entre ellos se encontraban necrófagos, esqueletos caballeros, zombis y tres guerreros del odio.

Parece que ese viejo demonio sobrenatural debía ser el señor de esa área. Todavía recordaba el aura en el cuerpo de Han Shuo y cuando de repente se dio cuenta de que el alma de Han Shuo apareció en su territorio, el viejo demonio sobrenatural quedo incesantemente furioso, inmediatamente siguió el aura de Han Shuo que recién había sentido y se abalanzó sobre él.

En el inframundo, el viejo demonio sobrenatural podía mostrar su fuerza tanto como quisiera. El rico y omnipresente qi de muerte podía proporcionarle suficiente energía. Sin embargo, para Han Shuo cuya conciencia había entrado en ese mundo, no podía utilizar sus artes demoníacas sin un cuerpo físico y solo podía utilizar su conciencia y su magia de necromancia para atacar.

Viendo al viejo demonio sobrenatural cargando ferozmente sobre él mientras blandía sus afiladas garras que podían desgarrar el hierro y la piedra, la conciencia de Han Shuo repentinamente se concentró en el cuerpo del viejo demonio sobrenatural, desencadenando un Temblor de Alma.

¡Bang!

El alma del viejo demonio sobrenatural que estaba en el aire pareció ser fuertemente golpeada, el dolor agudo se extendió momentáneamente a las partes más profundas de su alma. Sin esperar a que el viejo demonio sobrenatural reaccionara, muchas lanzas de hueso atacaron a través del cielo, causando que el viejo demonio sobrenatural tropezara mientras esquivaba. Otro Temblor del Alma siguió inmediatamente, el viejo demonio sobrenatural estuvo momentáneamente aturdido.

Sin embargo, en ese otro mundo, el viejo demonio sobrenatural tenía suficiente qi de muerte para utilizar, y su alma era extremadamente formidable. Aunque el ataque Temblor del Alma de Han Shuo era capaz de causar un daño enorme al viejo demonio sobrenatural, en verdad era incapaz de matarlo. Además, las lanzas de hueso solo eran capaces de dejar cicatrices blancas poco profundas en el cuerpo del viejo demonio sobrenatural, incapaces de atravesar a esa criatura no muerta de alto rango.

En ese lugar, la fuerza mental de Han Shuo era agotable. Prolongando semejante situación, la fuerza mental de Han Shuo definitivamente se agotaría. En ese momento, él no sería capaz de contener al viejo demonio sobrenatural. Ese viejo demonio de alto rango definitivamente sería capaz de destruir el alma de Han Shuo que había descendido en ese lugar.

Después de la hilera de lanzas de hueso y el Temblor del Alma, una prisión de huesos se formó de repente, encarcelando temporalmente al viejo demonio sobrenatural dentro. Han Shuo vio que el viejo demonio sobrenatural no tenía ninguna reacción a la magia del Temblor del Alma no continuó quedándose en esa área, su cuerpo visible pero inmaterial flotó rápidamente en la distancia, asemejándose a un espectro común del inframundo.

Dentro del cielo nublado del inframundo, a menudo había espectros flotando. Esos espectros solo tenían la conciencia más simple y, por lo general, se convertían en alimento para las criaturas no muertas de mayor rango. También eran los nutrientes que Han Shuo usó para refinar algunas de sus criaturas demoníacas. Han Shuo nunca pensó que algún día entraría en el inframundo y en realidad sería asediado por espectros.

Cinco brumosos y blancos espectros rodearon repentinamente a Han Shuo. Esos cinco espectros sintieron que Han Shuo tenía un aura diferente e intentaron atacar a Han Shuo como si fuera un ser mutado.

Cuando Han Shuo, que era visible pero no tenía un cuerpo material vio acercarse a los cinco espectros, pudo sentir sus malas intenciones reveladas por su simple conciencia. Han Shuo reunió una pequeña cantidad de fuerza mental, desatando la magia de Temblor del Alma. Con un poof, los cinco espectros se convirtieron en un humo gris, convirtiéndose en qi de muerte y volviendo a la tierra.

Las hileras de espectros que estaban más allá sintieron la explosión momentánea de poder de Han Shuo, inmediatamente clasificando a Han Shuo como una criatura no muerta de alto rango y se mantuvieron lejos de Han Shuo. Ninguno de los espectros se atrevió a acercarse a Han Shuo nunca más.

En un pico imponente de montaña estéril a una distancia desconocida de Han Shuo, había un palacio majestuoso de no muertos. Dentro del palacio elevado donde había estrictas clasificaciones, en la plataforma más alta y respetada, el pequeño esqueleto estaba sentado en un enorme trono lleno de afilados picos.  A su lado estaban los zombis de tierra, fuego, madera y el aparentemente tímido zombi de agua.

Debajo del pequeño esqueleto había seis caballeros malvados y dos demonios de hueso así como el señor de las momias anteriormente sometido. Todos se arrodillaron sobre una rodilla con la cabeza hacia abajo hacia el pequeño esqueleto.

Sobre el techo frio del palacio colgaba el demonio de hueso que fue remodelado por el pequeño esqueleto con la habilidad de volar, así como numerosas gárgolas que acurrucaban sus cuerpos y se mantenían en su lugar en silencio.

Detrás de los pocos caballeros malvados había algunos guerreros de odio y guerreros zombis. Estos parecían guardaespaldas concienzudos, devotamente erguidos, como si estuvieran dispuestos a arriesgar sus vidas por el pequeño esqueleto en cualquier momento.

“Mi señor, ¿por qué necesita partir?” El señor de las momias anteriormente sometido preguntó humildemente con su cabeza baja.

“Todos ustedes, ayúdenme a cuidar apropiadamente de este lugar. Regresare muy pronto”. El pequeño esqueleto que aún tenía que responder, solo dio órdenes como superior. “La poderosa existencia del este del mar muerto podría venir en un futuro cercano. Todos ustedes guarden este lugar, no ataquen a otros mientras yo no esté cerca”.

“¡Entendido, mi señor!” Las criaturas no muertas de alto rango respondieron respetuosamente. Enfrentándose al feroz pequeño esqueleto, los que anteriormente eran señores de un área no pudieron evitar bajar sus cabezas orgullosas.

“Ustedes pueden retirarse. ¡Protejan apropiadamente sus respectivos territorios!” El pequeño esqueleto transmitió su intención de forma imponente. Además de los tres caballeros malvados que habían sido refinados por la magia demoníaca de Han Shuo, los otros caballeros malvados y el señor de la momia se retiraron después de recibir las órdenes.

“Padre ha venido aquí. Este mundo no es el mismo como el mundo material. Sin un cuerpo corpóreo, Padre posiblemente se encuentre en peligro, ¡debo ir y protegerlo!” El pequeño esqueleto le dijo al zombi de tierra y a los otros después de que los subordinados se retiraran.

“¡Nosotros también iremos!” El zombi de tierra tocó su cabeza, diciendo con sencillez, “Nosotros también queremos ver a Padre en este mundo”.

“Eso está fuera de discusión. Ustedes necesitan quedarse aquí y cuidar nuestra casa. Con su fuerza, a esos subordinados les resultaría difícil garantizar la seguridad de este lugar. Yo solo confío en ustedes. ¡Eso es debido a que hemos heredado el mismo linaje!” El pequeño esqueleto instruyó, antes de decir, “Tranquilízate. Cuando encuentre a Padre, lo traeré”.

Con esa oración, el demonio volador de hueso que estaba colgando boca abajo en la parte superior del salón de repente extendió sus alas y se elevó frente al pequeño esqueleto. Las siete púas de hueso en la espalda del pequeño esqueleto temblaron, disparándose al cuerpo del demonio de hueso ya remodelado. Las enormes alas del demonio de hueso hecho de carne enmohecida y podrida se agitaron una vez, alejando al pequeño esqueleto de la cima de la imponente montaña de la muerte.