GDK – Capítulo 379

5

Capítulo 379: Anciano


La fortaleza del Manto Oscuro en el Valle del Sol no era muy grande, y carecía de ambos tanto de personal como de recursos en comparación con otras ciudades, ¡pero el miembro más viejo allí era el que estaba sentado en la posición más estimada!

Incluso Han Shuo había ignorado la existencia de esa persona en el Valle del Sol todo el tiempo. Todo lo que Han Shuo sabía de él era que sonreía todo el día mientras vigilaba la tienda para ocultar la existencia de la base del Manto Oscuro. Nunca imaginó que el hombre era un miembro fundador del Manto Oscuro.

El anciano miró a Han Shuo con unos ojos brillantes. Riendo, él asintió con su cabeza hacia Han Shuo, diciendo “¿Qué, no me reconoces?”

“No, es solo que no esperaba verte aquí. Solo estoy sorprendido”. Han Shuo dijo con seriedad.

“Bryan, este es el Maestro Sabakas. Él es el anterior Quinto Sol Oscuro. El Valle del Sol es el lugar a donde el Maestro Sabakas se retiró, por lo que su identidad naturalmente es falsa”. Cándido mantenía su mirada siniestra. Sin embargo, se levantó cuando el presentó a Sabakas con Han Shuo, como un signo de respeto por el primero.

Han Shuo en realidad no pudo sentir ningún indicio de los elementos desde Sabakas, causando que él se sorprendiera. Él inmediatamente entendió que Sabakas o era una persona normal que no conocía ningún hechizo o técnica de pelea, o que era una persona poderosa que incluso Han Shuo no podía decir su fuerza. El hecho de que él pudiera sentarse en ese lugar naturalmente significaba que no era una persona normal que no supiera nada, por tanto, Han Shuo ya podía imaginar lo poderoso que era Sabakas.

“¡Saludos, viejo señor!” Han Shuo se inclinó respetuosamente y le saludó con una sonrisa.

Sabakas asintió y agitó su mano izquierda. El espacio alrededor de Emily se torció por un momento, antes de que una silla de alabastro idéntica a las de ellos aterrizara al lado de Emily. Sabakas le sonrió a Han Shuo, “Adelante toma asiento”.

Han Shuo le dio las gracias al anciano, caminó hacia la silla para sentarse, apoyándose contra Emily. Después de que Han Shuo se sentó, Emily se inclinó hacia Han Shuo y le susurró, “Sabakas es el abuelo de Cecilia, el magus sagrado espacial del Imperio Lancelot. La decana de tu Academia de Magia y Fuerza Babylon, Emma, también fue instruida por él. Las formaciones mágicas de teletransportación a gran escala, así como todas las formaciones de teletransportación aquí fueron creadas por él”.

Han Shuo se sorprendió y no pudo evitar mirar a Sabakas una vez más, recordando lo que Emily le había dicho en el mundo subterráneo la vez anterior. Emily había dicho que el abuelo de Cecilia era una persona realmente increíble, y que Han Shuo lo había visto antes. Han Shuo fue incapaz de pensar en quién era durante mucho tiempo, y ahora finalmente lo entendía.

Una mujer mayor con la piel suelta que se arrugaba en los pliegues de su rostro se sentó con Sabakas. Sus dos manos se movían continuamente y jugaban con una bola de cristal, mientras que sus ojos grises estaban llenos de soledad, causando que ella luciera diferente de las otras personas allí.

Cuando Han Shuo entró, la anciana que parecía una bruja no le prestó ninguna atención en absoluto. Ella simplemente se quedó allí sentada en silencio, como si estuviera dormida. Sin embargo, la bola de cristal en sus manos continuaba girando, como si les recordara a todos los demás que todavía estaba escuchando su conversación.

“Esa es la misteriosa vidente, Grace. Yo solo me enteré de su existencia por parte de mi hermano mayor, pero no sé exactamente qué hace. Sin embargo, la misteriosa existencia de una vidente es aparentemente ser capaz de ver el futuro. No tampoco si es verdad o no”. Emily le explicó a Han Shuo una vez más cuando lo vio mirar a esa vieja bruja.

Han Shuo se sentó correctamente sin decir nada, y simplemente asintió levemente para mostrar que había escuchado la presentación de Emily. Dirigió su mirada sobre Sabakas y la vieja vidente parecida a una bruja, Grace. Su corazón estaba lleno de shock. Uno de ellos era un magus sagrado espacial, la otra era una vidente que estaba más allá de lo misterioso.

Esas dos personas debían ser personas en el nivel de un anciano en el Manto Oscuro. Sumándose al hecho de que los tres pesos pesados del Manto Oscuro estaban presentes, Han Shuo realmente sintió un poco de anticipación por esa reunión. Se sentó allí sin moverse ni un centímetro, y se preparó para escuchar de lo que iban a hablar.

“Bryan, sé todo sobre lo que hiciste dentro del Valle del Sol. Jeje, ¿tú no estás mal hmm? Todos podemos tener nuestras propias opiniones cuando discutimos aquí. Desde que te sientas aquí, entonces también puedes expresar tu opinión sobre las cosas que discutimos aquí”. Sabakas se rio entre dientes mientras miraba a Han Shuo.

Han Shuo le dio las gracias antes de continuar sentado con una postura correcta y sin decir demasiado. Han Shuo echó un vistazo a las trece personas presentes, y entendió que los que podían sentarse allí debían ser los verdaderos altos ejecutivos dentro de la organización Manto Oscuro. Su corazón estaba llenó de curiosidad, porque no sabía qué tipo de cosas podían hacer que esas personas se reunieran.

Después de un tiempo, Han Shuo gradualmente entendió por qué estas personas se reunían. También era a causa de la batalla de poder entre los príncipes.

Cuando un nuevo rey debía ser elegido en un país, el país enfrentaría otro sangriento baño de sangre. Independientemente del poder al que perteneciera una persona, era improbable que se eliminara por completo. Incluso las organizaciones normalmente neutrales como el Manto Oscuro, también tenían que tomar esa decisión inductora de dolor de cabeza.

Esa organización Manto Oscuro que servía directamente al rey también se convertiría en la mano en las sombras para el nuevo rey. Después de que se seleccionara al nuevo rey, definitivamente elegiría a la persona en la que más confiara para que administrara esa enorme y poderosa organización. Si el Manto Oscuro elegía el lado equivocado en ese momento, la gestión del Manto Oscuro se limpiaría en el futuro.

Después de escucharlo por un tiempo, Han Shuo notó que parecían querer permanecer neutrales, pero varios príncipes ya habían enviado una invitación clara a ellos. Los tres pesos pesados del Manto Oscuro habían sido invitados por los príncipes, pero los tres habían declinado las invitaciones y mostraban una posición neutral. Sin embargo, entendieron que si realmente permanecían neutrales, entonces cualquiera de los príncipes los excluiría de sus seguidores de más confianza.

La organización Manto Oscuro siempre había sido la existencia más confiable del rey, si no podían ganarse la confianza del nuevo rey, la gerencia se renovaría. Cuando eso ocurriera se desconocía si los tres pesos pesados seguirían siendo los actuales tres.

De esas trece personas, algunos de ellos se inclinaron hacia el primer príncipe, Charles, que era el más poderoso en ese momento. Sentían que Charles tenía más derecho al trono. Por supuesto, uno o dos eligieron a los otros dos príncipes por sus propios motivos. Sin embargo, nadie pensaba bien de Lawrence, el hijo bastardo, por lo que nadie lo mencionó.

“Bryan, me enteré de que estás cerca de Lawrence, ¿qué piensas de esto?” Cecilia de pronto miró a Han Shuo. Mientras que el Tercer y Cuarto Sol Oscuro ya habían expresado sus opiniones, los dos ancianos y los tres pesos pesados aún no lo habían hecho.

Han Shuo había permanecido en silencio simplemente escuchado la discusión de todos, por lo que se sorprendió un poco ya que no esperaba que Cecilia le hiciera una pregunta repentinamente.

De repente, las miradas de las trece personas dentro de la sala cayeron sobre Han Shuo. Han Shuo, recientemente se había vuelto extremadamente influyente tanto en el Manto Oscuro como en la estructura imperial, estaba en una posición ligeramente diferente de la de ellos. Como una ciudad en el este, Ciudad Brettel estaba más allá de lo vibrante. Como señor de la ciudad, Han Shuo tenía suficientes fichas como para ponerse de parte de cualquiera.

Han Shuo quedó en blanco por un momento, luego pensó sobre ello sin sonreír, “Ayudaré a Lawrence con mi identidad como señor de Ciudad Brettel. “Retribuir favores es mi política, sin importar que tan malas sean sus posibilidades, yo lo apoyare”.

“¿Lawrence, ese hijo bastardo Lawrence?” Cecilia dijo con desdén y sacudió su cabeza. “Cualquiera tiene oportunidades, excepto él”.

Han Shuo sonrió sin hablar y entendió que la gente de allí no pensaba que Lawrence tenía buenas posibilidades. Algunos de los otros enviados también tenían desdén en sus rostros mientras ignoraban la actitud de Han Shuo. Luego, ellos desviaron la mirada de Han Shuo y Cecilia hacia los otros superiores.

En ese momento, la bola de cristal en la mano de la vieja vidente Grace de repente emitió una luz suave. Al mismo tiempo, los ojos de Grace se aclararon lentamente mientras ella movía sus pesados párpados para mirar la luz brillante dentro de la niebla verde pálido de la bola de cristal en sus manos.

La expresión sonriente del magus sagrado espacial, Sabakas, de repente se tensó cuando miró solemnemente a la vieja vidente. Cándido y el resto de los tres pesos pesados también quedaron muy conmocionados mientras miraban a la vieja vidente, Grace que parecía haber estado dormida desde que Han Shuo había entrado en la habitación.

Cuando la luz en la bola de cristal que sostenía se desvaneció de repente, las profundas arrugas en el rostro de Grace temblaron ligeramente. Entonces comenzó a toser intensamente, pareciendo como si su vida pudiera terminar en cualquier momento, como una vela extinguida por el viento. Parecía como si su tos la pudiera romper y, al final incluso tosió una bocanada de sangre sobre la bola de cristal.

La bola de cristal que sostenía de repente se hizo añicos, mientras que el cuerpo de Grace temblaba y ella casi caía de su posición sentada. Después de un tiempo, su intensa tos se detuvo gradualmente mientras sus ojos se llenaron con un blanco desenfocado una vez más, como si sus viejos ojos no pudieran ver el entorno con claridad.

El Tercer y el Cuarto Sol Oscuro solo lo encontraron extraño, pero Sabakas y los tres pesos pesados miraron a Grace con ojos brillantes, como si no se atrevieran a respirar, como si estuvieran esperando algo.

Grace, que no había pronunciado ni una sola palabra desde el comienzo de la reunión, de repente miró hacia Sabakas y los tres pesos pesados con sus ojos grises, borrosos y sin vida. Al final, finalmente fijó su mirada en Han Shuo, que estaba sentado en la esquina. Sabakas y los tres pesos pesados fueron sorprendidos repentinamente al tiempo que le dedicaron sus miradas a Han Shuo.

“¿Qué camino debemos tomar para el futuro?” Sabakas miró a Han Shuo con shock, luego miró hacia la vieja vidente y le preguntó con un poco de cautela.

“Sabakas, estoy un poco cansada”. La vieja vidente respondió con un temblor. Ella ya había retraído su mirada de Han Shuo como si solo fuera una mirada casual.

Sabakas asintió, luego miró hacia Cándido y el resto de los pesos pesados, “primero la llevaré de regreso a descansar. Ustedes chicos continúen charlando, pero aún no tomen una decisión”.

Los tres pesos pesados se pusieron de pie juntos y saludaron a Sabakas y a Grace, antes de enviar fuera respetuosamente a Sabakas, el anciano del Manto Oscuro.

Sabakas sonrió cuando una nube de luz se envolvió alrededor de él y Grace. Los dos desaparecieron con el desvanecimiento de esa luz. Incluso Han Shuo no podía sentir ni siquiera una pizca de su aura, por lo que parecía que ya habían abandonado el lugar.

Después de que Sabakas y Grace se retiraron, los tres pesos pesados ya no dijeron nada sobre el futuro camino que tomaría el Manto Oscuro, parecía que esperarían por la guía de Sabakas y Grace. Durante el tiempo restante, todo lo que discutieron fue sobre los grandes eventos que sucedieron con el Manto Oscuro recientemente. El Tercer y el Cuarto Sol Oscuro informaron todos los problemas que tenían, luego hablaron sobre todas las situaciones y acontecimientos extraños que amenazaban la seguridad del Imperio y que ocurrían dentro de sus regiones.

“Bryan, ¿cómo está la situación en Ciudad Brettel y los siete grandes ducados?” Cándido le echó un vistazo a Han Shuo después de que todos los demás terminaron de informar y le hizo una pregunta a Han Shuo.

A pesar de que Han Shuo era el señor de Ciudad Brettel, no era más que un enviado del Segundo Sol Oscuro, por lo que su posición era la más baja allí. Al escuchar la pregunta de Cándido, Han Shuo se levantó de su asiento y dijo con tranquilidad, “La fortaleza del Manto Oscuro dentro de Ciudad Brettel se está desarrollando bien. Actualmente, sus puntos ya se han extendido a cada una de las principales ciudades dentro de los siete grandes ducados con Ciudad Brettel como centro. Ellos utilizaran cartas para informar todos los eventos importantes que ocurran localmente a Ciudad Brettel a través de esas cartas”.

“Muy bien. Los siete grandes ducados en efecto deben ser vigilados adecuadamente, siempre han estado descontentos con su lugar”, respondió Cándido.

“Mi señor, ¿sabe algo sobre Stratholme del Valle Stranglethorn dentro de los siete ducados?” Han Shuo pensó en ello, y de pronto le preguntó a Cándido antes de sentarse.

En el momento en que dijo eso, las once personas que quedaron después de que Sabakas y Grace se retiraron, todas llevaban expresiones feas. Incluso, Cándido negó con la cabeza con una expresión malhumorada y luego miró a Han Shuo en estado de shock. “¿Tú te encontraste a ese viejo monstruo?”

Han Shuo sacudió su cabeza, “No, pero escuché que era el anterior consejero imperial de la dinastía Verdun. Él originalmente tenía la fuerza de un maestro de espada sagrado la última vez que el Imperio entró en los siete grandes ducados. Aparentemente él emitió una advertencia a los expertos de nuestro lado. ¿Me pregunto si eso realmente ocurrió?”

Cándido sacudió su cabeza infeliz, “esta es la vergüenza del imperio, si no fuera por la existencia de ese viejo monstruo, los siete grandes ducados ya habrían sido conquistados. ¿Cómo podrían los siete grandes ducados oponerse a nosotros sin un solo magus sagrado? La única razón por la que no hemos atacado con magus sagrados es por la existencia de ese viejo monstruo”.

Han Shuo quedo bastante sorprendido cuando escuchó que Cándido lo admitió. Arraigo a Stratholme con más firmeza en su corazón, y pensó si debería estar más atento de los siete ducados.