GDK – Capítulo 371

7

Capítulo 371: El corazón de una mujer


Utilizando la matriz de transportación del Cementerio de la Muerte, Han Shuo llegó a un área desolada dentro de un abismo subterráneo cerca de Ciudad Seagate. Después de invocar al zombi élite de tierra para hacer un túnel hacia la superficie, abandonó el abismo subterráneo y se dirigió apresuradamente hacia Ciudad Seagate.

Con el tipo de poder que tenía Han Shuo a su alcance, la defensa de cualquier ciudad era tan útil como un escudo de papel frente a él. Se abalanzó sin ser visto, aterrizando en una esquina desierta de Ciudad Seagate. Después de eso, hizo su camino casualmente a la mansión que Helen había tomado como su residencia durante su primer viaje. Sin embargo, solo después de que Han Shuo llegó a ese lugar notó que Helen y sus guardias personales ya habían dejado Ciudad Seagate desde hace mucho tiempo.

Cambió la dirección, llegando pronto a la fortaleza del Manto Oscuro en Ciudad Seagate. Llamó a Delante, y pronto descubrió que Helen ya había barrido la ciudad a través de una sangrienta purga. Ella había ganado el completo control de Ciudad Seagate.

La carta que Han Shuo envió la última vez ya había entrado en las manos de Dick. De acuerdo a las órdenes de Han Shuo, Ciudad Brettel había comenzado a esparcir otro rumor de que Helen nunca había estado en una relación íntima con Han Shuo y de cómo el rumor previo sobre la violación de Helen fue solo una suposición hecha por sus subordinados.

Además, Ciudad Brettel también hizo una declaración formal que atestiguaba la veracidad de su nuevo rumor. Eso se extendió rápida y deliberadamente a lo largo de los siete grandes ducados. En efecto, eso solo convenció a la mayoría de las personas. Sin embargo, algunas personas de mentes estrechas seguían como antes, incrédulas de la autenticidad de ese mensaje.

A medida que esa declaración oficial y los rumores que la acompañaban empezaron a extenderse a través de los ducados, algunos de los ciudadanos del Ducado Helon que respetaban profundamente a su gran duquesa Helen comenzaron a creer nuevamente en ella. Helen originalmente sentía que estaba por debajo de su dignidad salir y testificar sobre su autenticidad en público. Pero después de enfrentarse a tantos rostros impasibles y al desprecio apenas disimulado, aprovechó la situación para finalmente levantarse y decir su parte al público después de que Ciudad Brettel enviara su declaración.

Helen accedió a una evaluación de su cuerpo dirigida por varios nobles del Ducado Helon, supervisada por varias damas de reputación prestigiosa y virtuosa. Tres viejos especialistas fueron despachados por un par de poderosos nobles para examinar el cuerpo de Helen finalmente confirmaron que Helen en efecto era verdaderamente una virgen intacta.

Después de que los poderosos nobles y damas publicaran una declaración formal juntos, todos los ciudadanos creyeron completamente la autenticidad de la situación, limpiando a Helen en sus ojos. Quizás porque los ciudadanos sintieron que ellos habían insultado la reputación de su propia gran duquesa, todos comenzaron a llorar, lamentándose e incluso reflexionar sobre sus previas acciones al despreciar a Helen. Después de pasar por ese evento, los ciudadanos del ducado comenzaron a ver a Helen con un nivel sin precedentes de respeto y admiración.

Aprovechando la nueva fe de sus ciudadanos, Helen eliminó rápida y decisivamente a varios enemigos políticos en una rápida sucesión, limpiando por completo su corte de nobles y aristócratas desleales y conspiradores. Después de que ella terminó su masacre salpicada con sangre, no quedó ni un solo noble en todo el Ducado Helon que se atreviera a rebelarse nuevamente.

En ese momento, Benedict Sackville, quien originalmente había tratado a Helen con un desdén e indiferencia incomparables, de inmediato le envió una ardiente carta a Helen. Por un lado, él expresó con amargura y odio su remordimiento. Por el otro, era como su yo anterior, tercamente comenzando a perseguir a Helen nuevamente.

En la residencia del Ducado Helon en Ciudad Seagate, Helen tomo la carta que estaba llena con sus conmovedoras palabras de amor. Ella rompió la carta en fragmentos con una mueca fría mientras hablaba con Firewind a su lado, “He visto completa y claramente a través del verdadero rostro de Benedict Sackville después de este evento. Lo que persiguió todo este tiempo fue el Ducado Helon, y nunca a mí. En aquel entonces, cuando todos los ciudadanos y nobles del Ducado Helon se rebelaron en mí contra, no solo no extendió una mano en ayuda, sino que incluso conspiro contra mí en las sombras. Sin embargo ahora que he restaurado mi poder dentro del Ducado Helon, una vez más ha comenzado a perseguirme como una mosca molesta. Parece que solo el Ducado ha sido el verdadero blanco de sus afectos”.

Firewind se había transformado en su forma humana, y asintió ante las palabras de Helen. “Hace mucho tiempo yo te dije que Benedict Sackville no era una persona confiable. Los políticos, ellos siempre actúan en su propio beneficio. El comportamiento hipócrita de esa persona me hace sentir nauseas. Yo realmente no sé cómo anteriormente podrías haber cooperado voluntariamente con él”.

Las tiernas y hermosas mejillas de Helen se enrojecieron ligeramente por las palabras de Firewind. “Hermana Firewind, yo solo lo estaba usando, eso es todo. Fue solo una cosa entre naciones. El Ducado Narsen tiene los mismos enemigos que yo, así que solo lo estaba usando para vencer al enemigo. Eso era todo”.

Después de hacer una pausa momentánea, el rostro de Helen se puso aún más rojo. Ella vaciló por un momento y le preguntó a Firewind de cierta manera cobarde, “Hermana Firewind, ¿qué es lo que piensas de Bryan?”

Firewind quedo en blanco momentáneamente antes de apretar los dientes con odio. “¿Esa persona despreciable e infundada?”

Sin saber por qué, el corazón de Helen pico muy levemente cuando escuchó a Firewind llamar a Han Shuo una persona despreciable e infundada. Era como si en las profundidades de su corazón no estuviera dispuesta a escuchar a nadie vilipendiar a Han Shuo. Incluso alguien tan íntimo como su hermana Firewind no era una excepción.

“Mm, exactamente ese Bryan. Hermana Firewind, ¿qué piensas de él?” Debido a que Helen y Firewind tenían una relación tan cercana durante tantos años, naturalmente no la reprendió e incluso miró expectante a Firewind.

Después de que Firewind había lanzado su oración anterior, le lanzó una mirada a Helen y notó una expresión expectante en sus ojos. Firewind ya había notado que Helen no tenía ni un poco de su resentimiento anterior. Firewind suspiró en su corazón y forzó una risa mientras decía, “Helen, este Bryan es aún más difícil de tratar que Benedict Sackville. Incluso pude sentir un poco de sus pensamientos lascivos dirigidos hacia ti cuando me enfrentaba a Benedict Sackville. Además, él usa una expresión hipócrita que está completamente en desacuerdo con sus pensamientos más íntimos”.

“Sin embargo, cuando estoy con Bryan, soy completamente incapaz de sentir el estado de ánimo en su corazón. Parece un estanque frío sin fondo, me da una sensación indescriptiblemente sombría. En cuanto a ir aún más profundo, eso es algo en lo que yo no tengo absolutamente ninguna manera de husmear. Ai, ese hombre es muy poderoso. Si quisiera matarnos, no podríamos ni siquiera dar una pelea decente, y menos sobrevivir. Yo sé que no podemos vencerlo, pero tampoco sé si tus métodos son verdaderamente la forma correcta de hacer las cosas”.

Firewind sabía que Helen ya había desarrollado inconscientemente sentimientos hacia Han Shuo. Han Shuo de hecho tenía la capacidad de atraer a cualquier mujer. Sin embargo, ese tipo de hombre era simplemente un tipo de veneno para una mujer. Si una se volvía adicta, entonces sería difícil liberarse. Sin embargo, para la ambiciosa y exuberante Helen, solo una persona igualmente tiránica y ambiciosa era la más adecuada para ella.

Han Shuo era exactamente ese tipo de persona. Mirándolo desde el punto de vista de Helen, el aterradoramente poderoso, decisivo y feroz Han Shuo estaba llenó de un atractivo mortal. Si Helen tuviera a semejante tipo constantemente apoyándola, no sería algo malo, incluso si los siete grandes ducados lucharan todo el año. Por desgracia, ese tipo planeaba demasiado. Estaba claro que nunca estaría satisfecho con solo un Ducado Helon. Cuando comenzara a tratar de apoderarse de los siete grandes ducados, Firewind no sabía si sería buena fortuna o una desgracia para Helen el seguirlo.

“Hermana Firewind, yo en realidad ya sé lo que quiero. Benedict Sackville no puede darme las cosas que quiero, pero pienso que Bryan puede. Además, no sé por qué pero me he notado que no puedo sentir ningún odio por él. Quizás, yo soy demasiado sentimental. Puedo odiar a alguien hasta los huesos, pero también puedo transformar ese odio en amor después de que suceda algo. Ai…” Helen lanzó un suspiro mientras su voz se cargaba de emoción.

Mientras Firewind y Helen meditaban dentro de la casa de la duquesa, una bola de una neblina ligera se derramó lentamente. Después pasar por el patio, se elevó con espirales, antes de finalmente descender hacia la ventana de Helen.

Justo cuando Helen estaba a punto de hablar con Firewind, ella notó una ligera neblina aparecer suavemente y elevarse lentamente en espirales. Ella no pudo contener la placentera sorpresa en su corazón mientras se apresuraba a decir alegremente, “Él está aquí”.

La fénix Firewind se sobresaltó, quedando en blanco. Después comenzó a sentir un aura maligna que llenaba lentamente la habitación. Esa aura de necromancia y magia demoníaca en el cuerpo de Han Shuo era algo tabú para Firewind. Por tanto, al ver que la ligera neblina se acercaba, Firewind frunció sus cejas y retrocedió un par de pasos, aumentando la distancia entre ella y el Han Shuo que se materializaba gradualmente.

“¿Has venido?” Cuando Helen vio aparecer a Han Shuo con calma, ella de pronto sintió un impulso de arrojarse sobre Han Shuo y entrar en su seno. Pero la alegría en su rostro era de hecho genuina y sincera.

“Mm, yo me retrase unos días debido a algunas cosas. Pero, todo está bien. Ahora que tú te has apoderado de Ciudad Seagate, todo el Ducado Helon debería estar más seguro que antes, ¿correcto?” Han Shuo asintió y sonrió. Al mirar el rostro sincero y alegre de Helen, Han Shuo en efecto se sintió verdaderamente feliz en su corazón. Él estaba feliz de que esa chica estuviera cayendo gradualmente en su trampa de amor.

Helen había eliminado a sus enemigos políticos en un corto tiempo a través de una sangrienta purga, reconsolidando su control sobre el Ducado Helon. Ese tipo de movimiento decisivo hizo que Han Shuo de cierta forma admirara la habilidad de Helen. Pensando en cómo esa mujer había ascendido al punto más alto dentro del Ducado Helon, parecía que realmente tenía algunos métodos a su nombre.

Viendo que Firewind también estaba allí, Helen no sintió apropiado actuar de una manera excesivamente íntima. Entonces, después de su inicial deleite, ella inmediatamente comenzó a hacer negocios, “Ah, sí, lo que mencionaste la última vez, ¿cómo va?”

“Mi gente ha llegado dentro de Ciudad Seagate. Solo que, debido a que yo todavía no había llegado, ellos nunca se atrevieron a ponerse en contacto contigo. Mm, actualmente están afuera. Creo que el Ducado Helon está completamente a tu alcance en este momento, por lo que deberías ser capaz de poder realizar algunos negocios en secreto en este momento, ¿verdad?” Han Shuo respondió riendo.

Al ver que Han Shuo estaba hablando, Helen aprovechó la situación para darle a Firewind una mirada significativa. Mientras el rostro de Helen se enrojecía con cierta timidez, ella se sonrojó de vergüenza y le dijo a Firewind, “Hermana Firewind, por favor invítalos a entrar”.

Al ver el rostro de Helen que parecía estar surgiendo con el anhelo de un amor, Firewind suspiró en su corazón. ¡Cómo no sabría ella que Helen quería enviarla lejos y así Helen pudiera decirle algunas palabras íntimas a Han Shuo!

“Sí, ¡ya vuelvo!” Firewind respondió antes de caminar directamente hacia afuera. En su corazón, ella no pudo evitar maldecir silenciosamente a Helen por prestarle más atención a un amante que a una amiga.

Justo después de que Firewind se retiró, Helen inmediatamente se enrojeció, retrocediendo unos pasos hacia atrás mientras miraba a Han Shuo acercarse con cada paso. Ella dijo suavemente, “¿Qué… qué quieres hacer en esta ocasión?

Helen se retiró hasta que estuvo contra el muro. Apoyada en contra de la pared de madera, ella dijo ruborizada con una voz baja, “esta es la residencia oficial de la duquesa, es mejor que no actúes imprudentemente”.

Ambas manos de Han Shuo de pronto presionaron la pared de madera a ambos lados de los hombros de Helen. Mirando a Helen abrumada por el pánico, Han Shuo sintió una sensación adicional de conquista llenando su ser mientras la miraba directamente. “El Ducado Helon está completamente bajo tu control. De acuerdo con el arreglo, ¿tú no deberías tomar la iniciativa de servirme en la cama?”

Helen repentinamente se volvió frenética mientras secretamente pensaba en cómo ese sinvergüenza era realmente tan desvergonzado como para pedirle descaradamente semejante recompensa. Sin embargo, eso hizo que el corazón de Helen comenzara a latir a un ritmo cada vez más rápido mientras ella se ruborizaba. “Dame un poco más de tiempo, yo todavía no estoy preparada. Además, acabo de demostrarle a la gente que todavía soy pura e inocente. Si tú me tomas de inmediato, alguien podría ver a través de esto”.

Han Shuo comenzó a tener un segundo pensamiento después de que ella dijo eso. Eso sería de hecho verdad. Si Helen experimentaba el sexo por primera vez, una persona experimentada podría ver inmediatamente a través de ella. Sin embargo, Han Shuo estaba extremadamente confiado en sus habilidades. Él creía que definitivamente sería capaz de alterar la impresión que Helen le daba a los demás hasta el punto de que podría enmascarar las pistas.

“Entonces bien. Yo una vez más, te daré un poco más de tiempo”. La repentina respuesta de Han Shuo se produjo después de un momento de pensamientos. El tiempo justo para que el nerviosismo de Helen alcanzara su punto máximo. Justo cuando ella se relajó, Han Shuo repentinamente se rio pícaramente, “sin embargo, ¿no debería primero recibir algo como interés?”

Tan pronto como esas palabras la golpearon, el corazón de Helen que acababa de quedar pacificado de repente comenzó a correr. Con un gesto tímido y secretamente alzando su cabeza lanzar una mirada hacia Han Shuo, ella notó que una pasión ardiente había empezado a arder en los ojos de Han Shuo. Después, bajó la cabeza apresuradamente y dijo suavemente, “¿Qué… qué es lo que realmente quieres hacer?”

“¡Un beso!” Han Shuo se rio.

Ese tipo en efecto sigue siendo el mismo, un pervertido. Helen suspiró internamente. Sin embargo, ella no estaba realmente enojada, solo de cierta manera tímida. Eso era todo. Helen vacilo por un momento, pensando que dado que él había aceptado no hacer esa cosa, parecía justo darle un pequeño beneficio. Entonces, sus pensamientos repentinamente se volvieron desordenados. Ella pensó secretamente en su corazón, yo de todos modos seré suya tarde o temprano, entonces qué importa…

Cuando sus pensamientos llegaron a ese punto, Helen cerró sus ojos, alzando su cabeza esperando ruborizada por el beso a llegar. Sin embargo, después de esperar un tiempo, Helen no escuchó ni el menor ruido. Ella abrió sus ojos, su mirada era dudosa mientras miraba a Han Shuo, quien estaba mirándola con un rostro lleno de sonrisas.

Señalando a sus propios labios, Han Shuo dijo, “¡Yo quiero que tomes acción y me beses!”

Es… este bastardo. Él es tan desvergonzado. ¡Realmente quiere que yo personalmente lo bese! El corazón de doncella de Helen comenzó a latir salvajemente. Incluso su cuello se enrojeció. El rubor comenzó a extenderse por el resto de su cuerpo. Ella no tenía idea de qué hacer y se sonrojo de vergüenza.

“Apúrate, de lo contrario Firewind y el resto pronto estarán aquí. Si tú no me besas antes de que ellos entren, entonces tendré que besarte justo frente a ellos”. Han Shuo miró a Helen mientras la molestaba.

Helen se sintió frenética después de escuchar aquellas palabras. Imaginando lo que Han Shuo dijo, Helen se asustó aún más en su interior. Ella suspiró en sus adentros mientras cerraba los ojos, poniéndose sobre sus puntillas y extendiendo ligeramente la mano hacia los grandes labios de Han Shuo con su encantador rostro. Sus labios se tocaron y ellos se besaron.