GDK – Capítulo 368

11

Capítulo 368: Dirigiéndose a una Expedición Punitiva


Ese banquete no fue diferente a los de casa. Servido por las cinco jóvenes elfas oscuras, Han Shuo bebió buen vino y comió carne tierna con extrema comodidad. Según las ordenes de Adele, las cinco jóvenes elfas oscuras vestían ropas reveladoras y sonreían dulcemente mientras le llevaban a Han Shuo más vino. Intencionalmente o no, las elfas rozaron ligeramente sus cuerpos con Han Shuo, incendiando su lujuria.

Cuando Han Shuo pareció caer en una intoxicada neblina, Adele miró significativamente a la pareja de elfos oscuros ancianos que habían sonreído obsequiosamente desde el principio. Los amantes de Adele se retiraron de la habitación con una sonrisa en sus rostros.

Después de que los ancianos se fueron, Adele dio otra mirada significativa hacia las cinco elfas oscuras que le servían a Han Shuo. Las cinco elfas oscuras eran igualmente hermosas y comenzaron a desnudarse frente a Han Shuo. Luego se deslizaron en sus brazos mientras le sonreían  encantadoramente.

«Jaja, honorable invitado, disfruta de esas bellezas. Si tú sientes que estas cinco chicas aún son incapaces de satisfacerte, entonces yo te serviré gustosamente». Adele le sonrió encantadoramente a Han Shuo mientras tomaba la iniciativa de partir.

«Entonces, ¡Qué tal si simplemente todas ustedes vienen a mí juntas!” Han Shuo dejó que sus manos recorrieran descaradamente a las elfas oscuras que acababan de saltar en sus brazos, mientras invitaba a Adele con una sonrisa.

Adele lo reprendió con una leve risa, «¿Cómo va a hacer eso? Soy la matriarca de los elfos oscuros, y definitivamente no puedo servirte junto a ellas. Jeje, yo en realidad por si sola soy mejor que las cinco, así que solo si puedes satisfacer a las cinco, puedes dejar que me sienta satisfecha. Sin embargo, tú primero necesitas mostrarme alguna prueba, ¿mmm?” Después de decir esas palabras, Adele no se quedó por más tiempo. Mientras miraba a Han Shuo comenzar a hacer movimientos sobre las cinco jóvenes elfas oscuras sin ninguna moderación, ella soportó la inquietud en su corazón y se retiró, riendo suavemente.

En el momento en que Adele se fue, Han Shuo sin restricciones atrapo a una desnuda y delicada elfa oscura que había estado en sus brazos. Una risa larga y de corazón sonó mientras él comenzó una expedición punitiva para conquistar sus cuerpos.

Los doce demonios místicos silenciosamente abandonaron el cuerpo de Han Shuo, extendiéndose para cubrir el territorio de los elfos oscuros. A dos de los doce demonios místicos se les dio la orden de seguir a Adele y determinar el propósito de su partida.

Mientras la bien formada chica bajo su cuerpo rogaba por perdón con una dulce y suave voz, Han Shuo tendió una mano para tomar a otra chica. Esa elfa oscura poseía un cuerpo de color púrpura y un cabello largo de un púrpura oscuro. Él no pudo evitar tantear sus pechos bien redondeados mientras ella lo miraba sonrojándose. Ella era como una floreciente rosa púrpura.

Fallando al reprimir sus deseos más íntimos, la elfa oscura bajo el cuerpo de Han Shuo al instante comenzó a gritar de una manera alegre y de gran espíritu. El grito tembloroso y sin reprimir era similar a una melodiosa y encantadora canción que podía disolver el corazón de una persona. Mientras las otras tres elfas oscuras se sonrojaban con excitación, comenzaron a enredarse con un murmullo sin palabras.

Los elfos oscuros eran conocidos por su lascivia, especialmente los elfas oscuras. Cuando las tres elfas oscuras comenzaron a caminar hacia Han Shuo, dos de ellas tenían una expresión tímida. La otra parecía de cierta forma distante, emitiendo una clase diferente de encanto. Sin embargo, cuando ellas realmente comenzaron a luchar con sus cuerpos, las originalmente tímidas y ruborizadas elfas oscuras en realidad comenzaron a volverse gradualmente salvajes y desinhibidas. Antes de que Han Shuo realmente las hubiera abrumado con éxtasis, estas en realidad ya se habían vuelto locas.

Mientras Han Shuo continuaba su expedición punitiva sobre la elfa oscura bajo su cuerpo, vio a Adele, a través de la mirada del demonio místico, llegar a una lujosa habitación dos pisos más abajo. Sikong y aquellos pocos elfos oscuros estaban esperando allí. Además de ellos también había un joven elfo.

El alegre y extremadamente animado clamor de la habitación de Han Shuo entraba constantemente a esa sala de reuniones. El rostro de Adele era de un impresionante carmesí, mientras ella parecía como si un gusano se retorciera en su corazón. Su rostro expresaba su gran deseo de reemplazar inmediatamente a la mujer bajo el cuerpo de Han Shuo.

Inconscientemente una vez más lamió sus labios rojos ligeramente, Adele reprimió con fuerza la inquietud en su corazón antes de preguntarle a Sikong, «Dime nuevamente que ocurrió en la batalla entre ustedes dos».

Sikong aún estaba profundamente herido, la sangre manchaba sus brazos y rostro. Con una respiración profunda, él rápidamente resumió la confrontación entre él y Han Shuo en una voz suave. Después de que terminó, también agregó, «Además del intenso olor de un nigromante en su cuerpo, también cultiva un increíble aura de pelea. Oh, eso no es cierto, no se parece mucho a un aura de pelea, dado que está tan impregnada de maldad. Es muy probable que sea un miembro de alto rango de la Iglesia de la Calamidad».

«Por supuesto tú imbécil, ¡como si yo necesitara tu advertencia! Ser capaz de sostener un material mágico con cráneos humanos claramente ya muestra su identidad. La única cosa que no entiendo son las acciones de la gran lagartija. ¿Por qué haría una transacción tan turbia con la Iglesia de la Calamidad? Eso es realmente extraño». Las devastadoramente hermosas cejas de Adele se arrugaron mientras expresaba sus dudas.

«Matriarca, ¿todavía necesitamos tratar con los hombres lagarto? La edad de esa persona todavía es joven, por lo que definitivamente no es rival para ti. Ahora que ha entrado a nuestro dominio, ¿deberíamos aprovechar la situación y deshacernos de él?” Un elfo oscuro anciano diferente habló.

«¡Tú idiota! Dado se ha atrevido a entrar en nuestro dominio, él definitivamente confía en su capacidad para retirarse. Dejen a un lado lo de irse, seguramente tiene una forma de enviar información. Ustedes tontos, ¡¿no pueden usar sus cerebros?!” Adele dijo bruscamente.

Adele disparo una mirada al único joven elfo oscuro allí después de regañarlos. Su voz tintineó con una risa cuando tiernamente dijo, «Joven, ¿he escuchado que anteriormente conociste a este humano cuando seguías a Dana?»

«En respuesta a la Matriarca, esta persona ha venido al mundo subterráneo una vez anteriormente. Comenzó a ayudarnos a lidiar con un joven dragón oscuro. Sin embargo, debido a que la Jefa Dana lo atacó, queriendo capturar todo de una vez, de alguna manera nos traicionó y dejó a más de la mitad de nosotros muertos. Al final, incluso robó el Eterno Suspiro de la Oscuridad e hizo de ese dragón oscuro su mascota mágica». Ese joven elfo oscuro informó respetuosamente.

Adele se sobresaltó y preguntó apresuradamente, «¿Qué? ¿El Eterno Suspiro de la Oscuridad está en sus manos?»

Asintiendo, el elfo oscuro respondió, «Sí Matriarca, lo robó de las manos de la Jefa Dana. La última vez que fuimos a tratar con los hombres lagarto, ese gran lagarto aplastó a la Jefa Dana. Muchos de nosotros también lo vimos a él. Estoy seguro de que es él».

«Dragón oscuro, él hizo de un joven dragón oscuro su mascota mágica…” El anciano Sikong murmuró para sí mismo antes de decir de pronto asombrado, «Matriarca, ese dragón oscuro no sería Gilbert, el hijo de Gilges, el jefe de los dragones oscuros, ¿o lo será? Cuando nosotros dejamos el mundo subterráneo, nosotros le prometimos a Gilges, ese viejo bastardo, que seríamos responsables de encontrar a su hijo».

Cuando ella escuchó las palabras de Sikong, la expresión de Adele cambió, «Eso es muy probable. Ese joven dragón lascivo y este Bryan tienen temperamentos similares. Ellos probablemente están corriendo juntos. Si ese es realmente el caso, nosotros definitivamente no debemos movernos en su contra ahora. Esta persona no es alguien a quien podamos provocar».

«Matriarca, ¿entonces qué debemos hacer? ¿Vamos a solo dejar ir a los hombres lagarto?” El joven elfo oscuro habló apresuradamente, pareciendo tener un odio profundamente arraigado hacia los hombres lagarto

Adele lanzó una mirada al joven elfo oscuro y respondió, «¿Y acaso son importantes los hombres lagarto? Este mundo subterráneo alberga tantas razas, y estas de ninguna manera son cruciales. Además de ocupar algunas minas, ellos no tienen otros logros. La situación actual no cambiará ya sea si los provocamos o no. Sin embargo, si nosotros podemos establecer una buena relación con este compañero de la Iglesia de la Calamidad, tal vez podamos regresar al mundo de arriba y reclamar por la fuerza las fértiles tierras de los malditos elfos del bosque».

El joven elfo oscuro fue gratamente sorprendido al escuchar esas palabras, «¿Nosotros podemos regresar al mundo de arriba e incluso recuperar todo lo que nos pertenecía de las manos de los elfos del bosque?»

«¡En este mundo, no existe una cosa como lo imposible!” Adele dijo con confianza.

Mientras Adele y varios ancianos elfos oscuros hablaban, sus oídos habían estado tomando constantemente los gemidos incontrolados de arriba. Pero cuando su conversación llegó a ese punto, los sonidos de arriba de pronto comenzaron a calmarse gradualmente. Rápidamente se redujo a un silencio, y ni una sola voz de las elfas oscuras sonó.

Cuando Adele frunció sus cejas para escuchar por un momento, ella de repente no pudo evitar sentirse alarmada. Ella notó que ni siquiera una de sus subordinadas había bajado. Las cinco elfas oscuras eran en realidad de un grupo dentro de la raza de los elfos oscuros que eran los más hábiles en el sexo y los que requerían de más vigor. Su lascivia no se derrumbaría incluso después de ir a través de diez hombres en una noche. De acuerdo a las instrucciones de Adele, después de que ellas lidiaran con Han Shuo, estas enviarían una señal para informarle.

Sin embargo, a partir de la situación actual, parecía que las elfas ya habían sucumbido. Ni una sola de las cinco rameras había enviado una señal o continuaba haciendo algún ruido.

“¿Por qué no hay más ruido?» Un anciano pregunto con recelo.

“Él probablemente ya es incapaz de continuar. ¡Para ser capaz de durar por tanto tiempo, en efecto parece que este humano realmente tiene algunos trucos!” Otro anciano respondió.

Adele lanzó una mirada a los dos elfos y ligeramente resoplo antes de decir, «¿Crees que todo mundo es tan inútil como todos ustedes?»

«Heh, ¿puede un humano ser capaz de someter a esas cinco zorras en tan poco tiempo?” Un anciano se burló.

«¡Tienes razón!” Adele desdeñosamente disparo una mirada hacia el antes de murmurar, «¿es que yo debo tomar personalmente el campo?»

El cuerpo de Adele comenzó a calentarse de pies a cabeza después de hablar, sus mejillas se volvieron de un seductor color rojo sangre. Sin echar otra mirada a la pareja de elfos oscuros allí, ella giró su cintura, moviendo sus nalgas de un lado a otro mientras caminaba hacia arriba.

Cuando Adele finalmente llegó, ella vio el cuerpo completamente desnudo de Han Shuo sentado casualmente sobre una silla, con una sonrisa en su rostro mientras miraba a la inquieta Adele que ardía en las llamas de la pasión. A los pies de Han Shuo, cinco elfas oscuras sin sentido estaban recostadas sobre una alfombra como cinco bolas de algodón. Parecían carecer de la fuerza para incluso levantar sus dedos en saludo.

Adele simplemente echó un vistazo a la enérgica y feroz cosa de Han Shuo en su parte inferior del cuerpo antes de que de pronto sintiera un temblor en su corazón. Luego, al mirar hacia la escena que se había convertido en un desastre, los latidos en su corazón se hicieron cada vez más intensos, y estaba segura de que el sonido de los latidos de su corazón hacían eco través de la habitación.

«¡He estado esperando por ti todo el tiempo!” Han Shuo sonrió y miró a Adele mientras abría sus manos a manera de invitación, «¡Qué tal si vienes aquí, mi señora!»

Adele de pronto emitió un gemido mientras la ropa de su cuerpo se desplazó hacia el suelo como pedazos de plumas. Ella exhibió sin reservas un cuerpo perfecto y desnudo que era deslumbrantemente hermoso a campo abierto. Entonces, como una polilla volando a las llamas, su regordete trasero cayó directamente sobre Han Shuo, que estaba sentado en una silla,

Han Shuo y Adele emitieron simultáneamente un fuerte gemido que rebosaba con una alegría y satisfacción sin fin.

En la habitación que Adele había dejado, los elfos oscuros que estaban discutiendo cosas, aparentemente sin creer las palabras que Adele dijo antes de irse.

Sin embargo, después de que el prolongado gemido de Adele viajo dentro de la habitación, los rostros de todos y cada uno de los elfos oscuros se volvieron extremadamente antiestéticos. Desde el momento en que su voz resonó, eso significaba que su juicio era correcto. Que Han Shuo en efecto había conquistado a las cinco elfas oscuras en un período de tiempo muy corto y que ahora había comenzado su expedición en la Matriarca Adele.

Algunos machos humanos eran de hecho más fuertes que los elfos oscuros en ese campo. Sin embargo, la habilidad de las elfas oscuras en ese campo también era muy conocida en todo el Continente Profundo. Incluso si un humano excepcionalmente dotado y talentoso enfrentara a una elfa oscura, no tendrían ninguna ventaja en absoluto. Esas primeras cinco elfas oscuras eran en realidad figuras bien conocidas entre los elfos oscuros, pero ¿quién habría esperado que Han Shuo las manejaría con facilidad?

Ahora que Adele había salido personalmente al campo, las palabras previamente desdeñosas que les dijo se convirtieron en hechos. Eso parecía asemejarse a una bofetada al rostro y provocó que su respeto por sí mismos en ese asunto sufriera una enorme humillación.

«Qué tipo tan aterrador. ¡Parece que solo la matriarca puede hacerlo sucumbir!” Dijo Sikong hacia las pocas personas a su lado mientras la sangre en su rostro se desvanecía gradualmente. Las otras personas tenían una mirada notablemente envidiosa. Sin embargo, después de las palabras de Sikong, todos asintieron y dijeron, «¡Naturalmente!»

Sikong y los otros eran los amantes originales de Adele. Esa era una situación normal dentro de la raza de los elfos oscuros, pero incluso con todos ellos juntos, aún no eran rivales para Adele. Quizás, debido a que sabían que tan aterradora era Adele a ese respecto, le temían constantemente a Adele en lo más profundo de sus corazones y no podían levantar sus cabezas.

Mientras Sikong y los demás reanudaban su conversación, otro prolongado gemido provino de Adele. La complexión de los cinco ancianos cambió enormemente después de escuchar eso. Sikong no pudo evitar ser el primero en gritar con alarma, diciendo, «¡Cómo es esto posible!».

Los otros también tenían los rostros llenos de incredulidad. Todos y cada uno de ellos se miraron entre sí con consternación, sin saber qué hacer. A partir de ese prolongado gemido, obviamente pudieron reconocer que Adele había llegado al clímax.

Pero, sin esperar a que los cinco elfos oscuros reaccionaran, Adele de repente emitió otro gemido extremadamente despreocupado y dejó escapar un grito chillón «No». Los cinco elfos oscuros estuvieron una vez más estupefactos. Entre ellos, Sikong estaba horrorizado, «Él todavía está siguiendo, ¿puede ser que incluso la matriarca es incapaz de continuar?”

«Imposible. Incluso si la matriarca llega al clímax, ella aun así no debería decir la palabra “No”. Quizás ella a propósito está actuando. ¡Todos ustedes deberían saber que cuanto más débilmente se resiste una mujer, más probable es que un hombre tenga un orgasmo torrencial y delicioso!” Entre ellos, un elfo oscuro anciano pensó por un momento antes de analizar con gran pompa.

Los otros elfos oscuros reaccionaron de inmediato. Entre ellos, Sikong extrajo muchas inferencias y repentinamente dijo al caer en cuanta, «La matriarca es verdaderamente poderosa. Parece que su reciente sonido de gemido es solo para confundir a este aterrador humano».

«Eso debe ser así. ¿Qué clase de persona es la matriarca? ¡Como si un tipo tan joven y vigoroso pudiera ser capaz de conquistar a nuestra matriarca!»

«Mm, parece que nosotros pensamos demasiado en la situación. Parece que la matriarca una vez más se ha ganado otro sirviente entre sus piernas».

Mientras la pareja de elfos oscuros ancianos discutían y se creían a sí mismos infalibles, la aterrorizada voz de Adele, se hizo más y más fuerte encima de ellos. Un sonido incesante de chillidos comenzó, «No. ¡No, no hagas esto, te lo ruego!»

«El acto de la matriarca es tan genuino. ¡Parece que él pronto estará acabado!” Sikong continuó expresando su opinión.

«Ah… ¡Maldito Sikong, apúrate y sálvame, sálvame!” Repentinamente, después del chillón y lamentable aullido de Adele, ella inesperadamente comenzó a gritar pidiendo ayuda.

Sikong se levantó asustado y habló, aturdido, «¡¿Ustedes escucharon claramente?! La matriarca me está gritando para que la salve, ¿realmente podría haber sucedido algo?»

«Ah… ¡Solo mátame, tú demonio, solo mátame!” Desde arriba, Adele gritaba frenéticamente sin ningún rastro de alegría en absoluto.

Los elfos oscuros ancianos finalmente comenzaron a reaccionar en ese momento, de repente se dieron cuenta de que un incidente muy importante debía haber sucedido. Salieron de la sala de reuniones con un grito y ellos se apresuraron a subir las escaleras.

Estos Irrumpieron en la habitación y se quedaron boquiabiertos ante la vista que los saludó. Adele estaba firmemente presionada sobre la silla y estaba siendo golpeada vigorosamente desde atrás. Pero eso no fue lo que los paralizo. El cuerpo de Adele parecía envejecer visiblemente, como si la rueda del tiempo se hubiera acelerado por mil veces.

El cabello largo en su cabeza gradualmente comenzó a ponerse gris. Siguiendo ese cambio, la poderosa aura de Adele también comenzó a fluir lentamente en el cuerpo de Han Shuo, haciendo que su aura originalmente tranquila comenzara a elevarse incesantemente.

«¡Ey, ustedes chicos vinieron!” El gran brazo de Han Shuo sujetaba firmemente a Adele mientras continuaba su expedición punitiva. Girando su cabeza hacia la pareja de elfos oscuros ancianos, su sonrisa se convirtió en una sonrisa algo despiadada.

«¡Deja ir a nuestra matriarca, de lo contrario, te mataremos!” Sikong siseó severamente mientras sacaba la bola de cristal que él había usado anteriormente.

«¡Estoy casi listo, solo espera un momento!» Han Shuo rio mientras comenzó a golpear de una manera cada vez más feroz. Poco después de que comenzara a esforzarse con un aumento de velocidad justo frente de los elfos oscuros ancianos, echó su cabeza hacia atrás, aullando ruidosamente con júbilo mientras su cuerpo comenzó a temblar sin control por un breve estallido.

Cuando él terminó, echó otra mirada a la elfa oscura, la matriarca Adele. En ese momento, la Señora Adele deslumbrantemente hermosa, cuyo aspecto podía derribar ciudades y derrocar imperios, se había convertido en una elfa oscura anciana de cabello gris y piel suelta. Su piel no tenía ni el más mínimo brillo de vida. Estaba claro, que ella nunca más recuperaría su radiante juventud.

Desde su anillo espacial, Han Shuo alegre y felizmente sacó otra camisa y se la puso. Han Shuo, habiendo acabado de absorber todo el poder del cuerpo de Adele, solo sintió una satisfacción sin precedentes cuando se enfrentó a los varios elfos oscuros ancianos con una sonrisa. «Adele está muerta. ¡Ustedes también deberían morir!»