GDK – Capítulo 367

2

Capítulo 367: Enterrando el hacha en la carne de otros


“Combate cuerpo contra cuerpo en la cama…” Adele de pronto sonrió encantadoramente, su hermoso y delicado cuerpo temblaba mientras miraba a Han Shuo con ojos límpidos. Sus ojos eran como una piscina de agua de manantial, como si quisiera atraer a Han Shuo hacia lo más profundo con su hermoso paisaje.

Los elfos oscuros eran una raza que era lasciva por naturaleza, al igual que los dragones oscuros. Ese era especialmente el caso de las elfas oscuras, donde siete de cada diez de ellas eran promiscuas.

La Adele coqueta y encantadora sin fin, era evidentemente una figura bien conocida. Los pocos ancianos elfos oscuros a su lado también debían haber tomado su turno como sus calienta camas. Ella era descarada al hablar de semejantes asuntos frente a sus muchos subordinados. En cambio, ella estaba activamente comprometida, aparentemente dispuesta a dejar a un lado la dignidad de su posición para involucrar inmediatamente a Han Shuo en una refriega desenfadada y sin inhibiciones.

“Heh heh, la excepcional belleza de la señora encanta a todos. Si estás realmente interesada en ese aspecto, yo definitivamente haré todo lo posible por acompañarte”. Han Shuo también sintió que su corazón picaba cuando vio la encantadora sonrisa de Adele. Adele era obviamente una mujer voraz y libertina, aparentemente nacida para la seducción. Por otro lado, Han Shuo nunca había sido un caballero santurrón, a duras penas ocultaba el deseo que existía en su corazón.

Adele no pudo evitar darle otra vez un vistazo a Han Shuo después de su respuesta. El Han Shuo alto e imponente era como una jabalina mientras estaba allí de pie, emitiendo un poder dominante. Su aspecto atractivo y aun así desapasionado, su imponente altura y su cuerpo cubierto de violentos y explosivos músculos no era algo en lo que los hermosos y delgados elfos oscuros se pudieran comparar.

Mientras más miraba Adele a Han Shuo, más rápido latía su corazón. Su pequeña lengua rosada inconscientemente lamió sus brillantes labios rojos, su delicado rostro de color melocotón se ruborizó como si estuviera intoxicada, coquetamente tentadora.

Hubo sonidos de tragar saliva desde los elfos oscuros que miraban a Adele a un costado, incluyendo algunas elfas oscuras que tenían necesidades especiales. Realmente se hubieran apresurado directamente para abrazar a Adele, si no fuera por las dudas que surgieron dada su fuerza y prestigio.

“Pequeño compañero, eres verdaderamente un humano interesante. Aunque todos los humanos que he visto contenían lujuria desnuda en sus corazones, todos actuaron tan decentemente como pudieron en su superficie, pero se transformaron en bestias salvajes una vez que se metían en la cama. Jeje, tú eres diferente de ellos. Incluso frente a tanta gente, en realidad no te molestas en ocultar tu deseo en absoluto. Eso es realmente inesperado”. Adele reflexionó lenta y suavemente en voz alta mientras ella sonreía y miraba a Han Shuo.

Han Shuo se inclinó cortésmente en respuesta al elogio de Adele antes de mirarla con una sonrisa. Aunque no respondió, una forma imponente que no temía a ninguna amenaza irradió naturalmente hacia afuera.

“Jeje. Si tienes la habilidad para hacer que reconozca tu fuerza, yo ciertamente te acompañaré en una batalla en la cama”. Adele caminó lentamente hacia Han Shuo mientras terminaba su frase, sonriendo seductoramente mientras decía, “Ahora es tiempo de que demuestres tu fuerza”.

Han Shuo permaneció en silencio, antes de recuperar el bastón esquelético de su anillo espacial. Después le dijo a Adele, “Espero que yo pueda satisfacerte. Je je. Hablando honestamente, ¡ciertamente estoy muy interesado en ti!”

Adele estaba a punto de responder cuando notó el bastón esquelético en las manos de Han Shuo. Su expresión cambió mientras miro cuidadosamente al bastón de Han Shuo unas cuantas veces más. Solo entonces ella preguntó, con un rastro de horror en su voz, “¡El bastón esquelético! ¿Tú eres de la Iglesia de la Calamidad?”

Han Shuo se sorprendió al mirar el bastón esquelético que tenía fuertemente sujeto en su mano. Pensó rápidamente, ¿por qué todos los tipos viejos en este mundo parecen reconocer al bastón esquelético? Dado que Adele pensó inmediatamente en la Iglesia de la Calamidad cuando vio el bastón esquelético, parecía que ella no había vivido tanto tiempo, al menos no tanto como el Antiguo Rey Lagarto Dagassi.

“¿Cuándo la influencia de la Iglesia de la Calamidad alcanzo el mundo subterráneo? ¿Cuál es tu relación con los hombres lagarto? ¿Podría ser que quieras proteger a estos estúpidos hombres lagarto?” Adele siguió hablando sin esperar a que Han Shuo respondiera. Viendo que Han Shuo permanecía en silencio, Adele continuo furiosa, “Olvídalo. Si tú insistes en proteger a estos hombres lagarto, yo te mostraré algo de cara. Sin embargo, el mundo subterráneo es nuestro territorio. Si estás pensando en conquistar el mundo subterráneo, los elfos oscuros definitivamente resistirán hasta nuestras muertes”.

Al escuchar el apasionado discurso de Adele, Han Shuo, quien originalmente estaba listo para pelear una ronda en contra de Adele, de repente se congeló. Han Shuo entendió por el tono de Adele que ella no le tenía miedo a él, pero claramente le temía a la Iglesia de la Calamidad. Ella no se atrevería a hacer un movimiento en contra de los hombres lagarto debido a que Han Shuo era alguien de la Iglesia de la Calamidad.

La Iglesia de la Calamidad era una existencia siniestra por todo el Continente Profundo que incitaba al terror solo con su nombre. Los elfos oscuros, que eran igualmente considerados malvados, naturalmente sabían de las formidables proezas de la Iglesia de la Calamidad.

Entre los poderes siniestros y las razas malvadas en el Continente Profundo, la Iglesia de la Calamidad era sin dudas el poder malvado número uno. Incluso para alguien como Adele, una vez que vio a Han Shuo sosteniendo el bastón esquelético, inmediatamente admitió la derrota y renunció a esclavizar a los hombres lagarto sin que Han Shuo siquiera dijera una palabra.

Hubo un período de tiempo en el que el bastón esquelético era sinónimo de la Iglesia de la Calamidad. El que manejara el bastón esquelético era absolutamente una de las principales figuras de la Iglesia de la Calamidad. Cuando Adele vio al bastón esquelético aparecer en la mano de Han Shuo, no tuvo dudas, trato a Han Shuo como una figura de alto rango de la Iglesia de la Calamidad. Ella inmediatamente extinguió cualquier intención de convertirse en enemiga de Han Shuo.

Un poder malvado como el de los elfos oscuros no temía a ningún país en el continente. Esos países normalmente no pondrían un pie en el mundo subterráneo. Además, la fuerza de un país era limitada. Por tanto, Adele no les tenía miedo incluso si realmente ponían un pie en el mundo subterráneo. Sin embargo, la infame crueldad y persistencia de la Iglesia de la Calamidad hacia sus enemigos haría que cualquier grupo se aterrorizara. Incluso si alguien estuviera en el mundo subterráneo cuando provocaran a la Iglesia de la Calamidad, también enfrentarían una interminable y temible represalia.

Adele acababa de regresar de la capa inferior. Ella definitivamente no quería ofender de inmediato al poder malvado número uno en el mundo. Por lo tanto, ella voluntariamente concedió frente a Han Shuo.

Una ráfaga de ideas pasó a través de la mente de Han Shuo. La identidad de la Iglesia de la Calamidad en efecto valía al ser el poder malvado más temido del Continente Profundo, si solo mencionando su nombre inesperadamente llevaría a expertos como Adele a admitir su derrota. Reaccionó rápidamente ante las palabras de Adele.

“Desde que reconoces el bastón esquelético, tú obviamente conoces mi identidad. Heh heh. El verdadero dios de los lagartos, Dagassi, tiene vínculos estrechos con la Iglesia de la Calamidad. Quizás tú no sepas que Dagassi ya ha dejado este lugar y no será una amenaza para los elfos oscuros. Sin embargo, Dagassi le había requerido a la Iglesia de la Calamidad que se hiciera cargo de los hombres lagarto cuando él se fuera. Por lo tanto, no permitiremos que los hombres lagarto sean esclavizados por los elfos oscuros”.

“La Iglesia de la Calamidad no tiene intenciones de enemistad hacia los elfos oscuros del mundo subterráneo. De hecho, todos nosotros hemos sido invadidos por el lado de la luz, y por ellos no deberíamos pelear internamente. Si pudieras darle cara a la Iglesia de la Calamidad y no causar problemas para los hombres lagarto, creo que esto terminará como un encuentro muy agradable”. Han Shuo porto la imagen de una figura de alto rango en la Iglesia de la Calamidad, hablando con orgullo pero respetuosamente ante el antepasado de los elfos oscuros Adele.

“Por supuesto, desde que los hombres lagarto están bajo tu protección, los elfos oscuros no los atacarán a partir de ahora”. Adele no dudó, riéndose mientras respondía, “Distinguido amigo, ya que has venido al mundo subterráneo, tú definitivamente debes ser nuestro invitado en nuestro territorio”.

Como era de esperar, Adele aceptó de inmediato la petición de Han Shuo. Luego soltó una risilla mientras ella sinceramente propuso una invitación. Adele incluso lanzó una mirada coqueta desgarradora de alma hacia Han Shuo mientras daba la propuesta. Han Shuo sintió una comezón insoportable por la descarada seducción.

Fin de la Parte 1 del capítulo

Incluso la guerra se evitó en ese punto. Simplemente debido al bastón esquelético en su mano, Han Shuo había extinguido la idea de Adele de esclavizar a los hombres lagarto, e incluso había invitado sinceramente a Han Shuo en un intento de construir una relación favorable.

Han Shuo no esperaba eso, y el resultado era obviamente más ideal de lo que podía haber imaginado. Han Shuo se giró para mirar al líder de los hombres lagarto, sonriendo y diciendo, “Haré un viaje. Yo creo que los elfos oscuros los dejarán en paz en el futuro”.

Dentro del mundo subterráneo, los hombres lagarto de mente lenta no estaban tan bien informados como los elfos oscuros. El líder de los hombres lagarto nunca había escuchado hablar de la existencia de la Iglesia de la Calamidad. Sin embargo, él entendió de las palabras de Adele que Han Shuo provenía de un poder excepcional y este poder era temido incluso por los elfos oscuros promocionados como los más fuertes en esta capa.

Para empezar, los elfos oscuros eran la raza más fuerte en esa capa. Ahora que habían renunciado a sus conflictos internos y se habían reunido, esa fuerza había alcanzado niveles extraordinarios. Además, ahora ellos incluso tenían un misterioso grupo de expertos. El líder de los hombres lagarto entendió que si pelearan hasta el final en contra de los elfos oscuros, solo los llevaría a sus muertes.

Ahora que veía que Adele había tomado la iniciativa de dejarlos ir, el líder de los hombres lagarto naturalmente no dijo tontamente nada y se inclinó respetuosamente hacia Han Shuo, diciendo, “¡Gracias, Señor Enviado!”

Han Shuo asintió mientras se retiraba con Adele, que había estado sonriendo encantadoramente a su lado. Comenzaron a hacer su camino hacia el territorio de los elfos oscuros. El territorio ocupado por los elfos oscuros era el más vasto y fértil en esa capa del mundo subterráneo. Han Shuo continuó manteniendo una ligera conversación con Adele mientras viajaban

Evidentemente, Adele sentía una gran curiosidad sobre la identidad de Han Shuo. A lo largo del camino, ella continuamente buscó pistas sobre el verdadero estado de Han Shuo en la Iglesia de la Calamidad. Sin embargo, Han Shuo evadió constantemente su investigación, sin revelar la más mínima información. A decir verdad, Han Shuo era incapaz de divulgar ningún secreto incluso si lo hubiera querido, ya que no estaba familiarizado con la Iglesia de la Calamidad o su estructura interna.

Sin embargo, Adele había examinado de cerca el bastón esquelético una vez que Han Shuo lo había sacado, y había sentido la extraña fuerza que contenía. Por tanto, ella no sospechaba de la identidad de Han Shuo en absoluto. Cuanto más ambiguamente hablaba Han Shuo, Adele más sentía que Han Shuo poseía una posición de alto rango en la Iglesia de la Calamidad. Para Han Shuo ya sujetando el bastón esquelético a una edad tan joven, era suficientemente ilustrado que él no era un personaje simple.

La alegre y radiante Adele no olvidó tratar de seducir a Han Shuo en el camino de regreso. Ella no se sentó en la tienda de velos púrpura, sino que caminó junto a Han Shuo, balanceando sus caderas y moviendo su trasero de forma tentadora con cada paso. De vez en cuando, Adele inadvertidamente se rozaría en contra de Han Shuo, los lados de sus hermosas piernas entrando en contacto con él una y otra vez. Eso causó que Han Shuo se sintiera incesantemente excitado durante todo el viaje, su “lujuria” aumentaba rápidamente.

Adele estaba claramente muy preocupada por la Iglesia de la Calamidad y estaba llena de reverencia hacia Han Shuo. Cuando ella descubrió que Han Shuo no estaba dispuesto a revelar su identidad, Adele no siguió investigando más, y en su lugar introdujo el escenario a lo largo del camino para él.

El mundo subterráneo no era tan oscuro y húmedo como se rumoreaba. Aunque estaba realmente en una noche eterna, el techo a miles de metros sobre el mundo subterráneo brillaba con una extraña luz. Además, las plantas que brillaban crecían por doquier, causando que muchos lugares en el mundo subterráneo fueran tan luminosos como un día brillantemente iluminado.

Al igual que en el mundo superior, el mundo subterráneo tenía sus propias montañas y arroyos, hasta el punto de que el hermoso paisaje de esos lugares era aún más magnífico que los de la superficie. La coqueta Adele era alguien que también se permitía disfrutar hermosos paisajes. Ella no tenía prisa por regresar y simplemente le ordeno a una parte del grupo que regresara primero. Luego dirigió personalmente a unos cientos de expertos en un desvío con Han Shuo, mostrándole varios paisajes exóticos.

Los elfos oscuros eran los señores supremos de esa capa del mundo subterráneo. Adele tenía absoluta confianza en su propia fuerza y creía que no había muchas criaturas vivientes que pudieran amenazarla en esa capa. Los hombres murciélago y los trasgos de tierra que se encontraron por el camino se escondieron cuando vieron al grupo de Adele, como si se estuvieran escondiendo de un demonio. Ellos parecían tener mucho miedo de Adele.

Adele finalmente llevó a Han Shuo a su territorio de elfos oscuros después de visitar doce espectaculares lugares en el mundo subterráneo.

El territorio de los elfos oscuros era una vasta extensión de bosque donde crecían todo tipo de plantas extrañas. Docenas de árboles imponentes crecían altos, vibrantes de vida. La abundante y encantadora presencia esmeralda de la vida nutria al bosque que parecía estar lleno de vitalidad.

El camino a seguir estaba lleno de toda clase de plantas verdes y espesas, con solo un toque de maldad en sus presencias. Había muchas hermosas telarañas demoníacas que se extendían a través de los árboles que parecían alcanzar el cielo. Dentro de esas telarañas había cristales de varios colores que parecían estar usando la red de telarañas para absorber la energía del bosque. También había muchas pequeñas arañas rojas, púrpuras y negras que se movían activamente por el bosque. Estas tenían relaciones amistosas con los elfos oscuros y servían como sus exploradores defensivos. Cuando las arañas vieron aparecer a Adele, bailaron elegantemente en lo alto de los antiguos árboles, pareciendo narrar algo para Adele.

Se rumoreaba que la malvada diosa Rose adorada por los elfos oscuros tenía la cabeza de un humano, pero el cuerpo de una araña. Han Shuo no sabía la verdad de ese asunto, pero en base a la situación que vio, pudo haber algo de verdad en los rumores. Adele obviamente podía comunicarse con las pequeñas arañas, ordenando que trabajaran para ella.

Entre más avanzaban, más exuberantes y altos eran los diversos árboles antiguos. Había muchas casas de madera ubicadas en el centro del bosque rebosante de energía natural. Algunas de las casas se formaron a partir de ramas tejidas, mientras que muchas casas altas eran anteriormente árboles antiguos que alcanzaban los cielos, pero que habían muerto y se habían marchitado. Esos árboles antiguos formaron un palacio simple pero precioso cuando estos fueron ahuecados, pareciendo extremadamente exóticos.

Los elfos oscuros tenían una afición innata hacia los objetos finos. Los edificios de sus palacios se jactaban de delicados dibujos cuidadosamente tallados en los troncos exteriores. Esos patrones no tenían otro propósito y eran puramente por estética. Muchos elfos oscuros eran muy hábiles en las artes, y todas las armas mágicas que fabricaban eran incomparablemente refinadas. Aunque las armas mágicas de los elfos oscuros podían no ser las mejores del continente, estas definitivamente eran las más bellas y refinadas.

Por el camino, Han Shuo reconoció la búsqueda por la excelencia artística por encima de todo lo demás de los elfos oscuros. Desde los edificios, armaduras, ropas hasta la comida y ofrendas religiosas, cada objeto o actividad tenía que ser artísticamente hermoso.

“Este es el territorio más importante de los elfos oscuros en el mundo subterráneo. Como la matriarca de los elfos oscuros, me siento honrada de haberte traído hasta aquí”. Adele sonrió dulcemente mientras conducía directamente a Han Shuo hacia el interior.

Todos los elfos oscuros en el área respetuosamente se inclinaron en saludo cuando estos vieron acercarse a Adele. Adele poseía una posición extremadamente prestigiosa entre los elfos oscuros. Como ella podía comunicarse con la diosa malvada Rose, su estado era similar a la posición de Han Shuo entre los hombres lagarto, ambos aparecían como los mensajeros de sus respectivos dioses.

Sin embargo, como Adele también era un elfa oscura, su posición entre los elfos oscuros era aún más alta. Que los elfos oscuros en constante guerra pudieran unirse después de su aparición, era un testimonio de su valorada posición.

“La señora es muy amable. En cambio, yo debería sentirme honrado de poder estar aquí”. Han Shuo sonrió mientras respondía.

Adele llevó a Han Shuo a un palacio de madera que anteriormente había sido un enorme árbol antiguo. Después de entrar, Han Shuo descubrió que el piso estaba cubierto con alfombras bordadas con complicados patrones, y las paredes de madera de los alrededores tenían la extraña imagen de la malvada diosa Rose retratada como mitad humana, mitad araña. Muchos candelabros de cristal suspendidos resplandecían con una brillante y hermosa luminosidad, impartiéndole al lugar un esplendor natural.

En ese momento, Adele aplaudió y cinco atractivas elfas oscuras, todas con diferentes colores de piel pero igualmente bellas, repentinamente salieron. Estas cinco elfas oscuras llevaban faldas finas de hilo, sus expresiones eran tímidas, provocativas o puras, con todas sus miradas centradas en Han Shuo al lado de Adele.

“¡Atiendan adecuadamente a nuestro distinguido invitado!” Adele sonrió débilmente, dándole órdenes a las cinco hermosas y seductoras elfas oscuras.

Las cinco jóvenes elfas oscuras caminaron juntas hacia Han Shuo, todas ellas llevando platos de frutas y copas de vino, sonriendo ligeramente con expresiones únicas mientras se acercaban.