Capítulo 355: Emboscada


Los siete grandes ducados se habían reunido en un lugar secreto de reunión en el Valle Sakamimir. Aunque los siete grandes duques habían creado una alianza para luchar en contra de Ciudad Brettel, ellos no confiaban lo suficiente uno con otro como para intentar celebrar esa reunión en uno de sus ducados.

Por tanto, al final los siete grandes duques decidieron reunir sus ejércitos en un lugar neutral, el Valle Sakamimir. La mayoría de los soldados estaban acampando temporalmente en las llanuras fuera del valle, mientras que los siete grandes duques y sus expertos de más élite se reunían en el centro del valle.

La cálida y confortable luz del sol bañaba las flores y las plantas que crecían en las laderas del valle. En el centro del Valle Sakamimir, se había erigido una simple carpa en un terreno plano junto a un arroyo. Dentro estaban los siete grandes duques, negociando secretamente algo mientras sus subordinados permanecían a su lado.

Si ocurriera un percance allí, los siete grandes ducados sufrirían un golpe fatal. Por lo tanto, no solo había numerosos caballeros custodiando la tienda, sino que la tienda estaba cubierta de barreras mágicas que protegían a los siete grandes duques en el interior.

Los puntos de contención dentro de la tienda eran quién sería el líder del ejército aliado, qué controles y equilibrios debían ponerse en marcha, y cómo dividirían los botines de guerra. Los años de guerra entre ellos antes de eso habían creado varios rencores en el campo de batalla. Esa repentina nueva amenaza los forzó a dejar sus diferencias sin resolver, por lo que surgieron algunos conflictos.

Helen Tina del Ducado Helon se había sentido extremadamente agitada últimamente, y se mostraba, ella no era tan hermosa como antes. Ella estaba claramente muy ojerosa. La noticia de que había sido violada se había extendido como pólvora entre los siete grandes duques. Por lo tanto, Helen Tina se convirtió en el blanco de burlas de la noche a la mañana. Además, cualquiera que la veía tendría una mirada extraña en sus ojos. Esas miradas hicieron que Helen Tina sintiera comezón.

Además, Benedict Sackville del Ducado Narsen, que originalmente había sido un aliado confiable, se había vuelto distante desde que la noticia pasó a ser de conocimiento público. Incluso ahora, después de reunirse con Benedict Sackville en persona, él claramente no estaba tan atento como antes, solo dándole un saludo educado.

Helen Tina entendía la raíz del problema. Sin embargo, debido a que Han Shuo verdaderamente la había capturado y encarcelado en Ciudad Brettel durante un par de días, incluso si ella tuviera cien bocas, sería incapaz de explicar su inocencia. Durante ese tiempo, la arrogante Helen Tina también había sufrido mucho por esas extrañas miradas de los demás. Incluso algunos de los ciudadanos del Imperio Helen creían que la impura Helen Tina no era adecuada para convertirse en una gran duquesa.

Si no fuera por sus métodos despiadados y sangrientos para reprimir la rebelión, matando a nueve nobles rebeldes en sucesión, quizás habría perdido su estatus dentro del Ducado Helen. Ahora, en medio de la reunión entre los siete ducados, Helen Tina fue nuevamente tratada con negligencia.

En ese momento, Benedict Sackville estaba envuelto en una discusión con Alec Ambridge del Ducado Bavenden. El meollo del problema se encontraba en la distribución del botín de guerra. Específicamente, Alec Ambridge evaluó que los seis cañones de cristal mágico dentro de la Ciudad Brettel valían seiscientas mil monedas de oro. Por tanto, luchó implacablemente por el derecho de tomar los seis.

Benedict Sackville había comprado originalmente esos seis cañones de cristal mágico para Helen Tina de la distante Alianza Mercantil Brut a través de su canal secreto. Por lo tanto, Benedict Sackville creía que esos seis cañones de cristal mágico eran naturalmente suyos y se opuso, sin comprometerlos en lo más mínimo.

De repente, Helen Tina, la que había entregado más de seiscientas mil monedas de oro para los cañones en primer lugar, fue completamente olvidada. En el pasado, Benedict Sackville habría perseguido implacablemente a Helen a cualquier costo. Pero ahora, había revertido su posición y estaba tratando activamente de recuperar sus pérdidas.

Después de echar un frio vistazo a la discusión que se estaba calentando entre los otros seis grandes duques, el corazón de Helen Tina incrementaba su agitación. Inconscientemente, sus pensamientos comenzaron a volver a lo que había llegado a conocer íntimamente durante el último año más o menos, la completa crueldad de Han Shuo. Comparando a los seis tipos frente a ella en la memoria de ese despiadado torturador, se sentía débilmente como si esos seis tipos que estaban zumbando frente a ella estuvieran lejos de ser hombres de verdad.

En cambio, la imagen de los ojos despiadados y demoníacos del Señor de Ciudad Brettel aparecía constantemente en su mente una y otra vez. Tenía la intuición de que los seis grandes duques frente a ella no tenían manera de derrotar al despiadado señor de Ciudad Brettel.

La población de Ciudad Brettel ni siquiera llegaba a cien mil personas. Sin siquiera mencionar a los otros seis grandes duques, incluso el Ducado Helen solo tenía la fuerza militar capaz de derrotar a su objetivo. Ahora que la alianza de seis grandes ducados tenía la intención de avanzar hacia Ciudad Brettel, ella realmente estaba teniendo un pensamiento ridículo. Incluso Helen Tina se sentía como si estuviera siendo absurda creyendo que las tropas aliadas serían derrotadas.

“Duquesa Helen, ¿qué quieres de la Ciudad Brettel?”. El Gran Duque Randy Allard del Ducado Bonton se acercó cortésmente a la casi estatua Helen Tina.

Despertando de su contemplación, Helen Tina pensó en silencio por un momento antes de que sus labios rojos se movieran, diciendo en voz baja, “Solo quiero la vida del señor de Ciudad Brettel. Aunque, la victoria puede no ser tan fácil como pensamos aquí. No tengo nada que respalde este reclamo sino instinto, pero creo que es verdad”.

“Jaja. Gran Duquesa Helen, debes estar realmente cansada. Nosotros seguramente ganaremos con el ejército de siete grandes ducados aliado. Incluso el Imperio Lancelot que reluce con fama y prestigio fue fácilmente derrotado por nosotros aquel día. ¿Pero ahora estás diciendo que solo una pequeña y desdichada Ciudad Brettel podrá obstruir nuestro avance? ¡Eso es demasiado ridículo! Ja, después de que fuiste capturada por ese señor de la ciudad, parece que tu coraje también se rompió. ¿O me equivoco, Gran Duquesa Helen?” Alec Ambridge escuchó la conversación e interrumpió bruscamente. Su burla no tenía intención de ocultar su desprecio, estalló en carcajadas frente a Helen Tina.

Originalmente, en esos momentos Benedict Sackville, que acababa de discutir apasionadamente con Alec Ambridge, habría hablado por Helen Tina. Sin embargo, inesperadamente se quedó en silencio, incluso asintiendo lentamente con la cabeza. Al parecer, fue la primera vez que estuvo de acuerdo con alguien que era solo su enemigo hace un momento.

Helen Tina solo sintió un sentimiento frío en su corazón, mirando al hombre que le había repetido una y otra vez que cuidaría de ella hasta que muriera. Ella tuvo el impulso repentino de reírse.

“Estoy un poco cansada. Ustedes pueden seguir discutiendo”. Helen Tina se puso de pie perezosamente y habló con los otros seis grandes duques antes de salir sola.

Ninguno de los seis grandes duques instó a Helen Tina a quedarse. En cambio, Alec Ambridge esperó hasta que se fue antes de resoplar, “Parece que ha sido conquistada por las habilidades en la cama del nuevo señor de la ciudad. Ella ni siquiera puede comprender la situación actual. Jeje. Realmente no entiendo cómo alguien pudo haber sido tan idiota en el pasado para perseguirla incansablemente”.

“¡¿De quién estás hablando, eh?!” Benedict Sackville rugió mientras su temperamento hirvió. Perseguir locamente a Helen Tina era ahora su mayor desgracia. No permitiría que nadie que lo ofendía en ese aspecto saliera del gancho.

“¡Jeje, nada, nada!” Alec Ambridge había descubierto inesperadamente que presionar a Benedict Sackville era algo muy agradable. Verlo estallar con ira era especialmente gratificante, especialmente desde que no había podido ganar durante la lucha por los cañones de cristal mágico.

En las llanuras a las afueras del valle, dentro de una de las tiendas apostadas del Ducado Helon, el sereno rostro de Helen Tina desapareció. Su corazón lentamente se hundió en un nuevo nivel bajo.

“¿Helen? ¿Qué pasa, por qué estás triste otra vez?” Dentro de la tienda, una súper bestia de alto rango llamada Firewind se transformó de un fénix en una hermosa mujer vestida de rojo antes de servir una taza de té y entregársela a Helen Tina con ambas manos.

“Hermana Firewind. ¿Podría ser que ser virgen es tan importante? ¿Por qué después de mi regreso de Ciudad Brettel, parece que le desagrado a todos?” Helen Tina suspiró hacia Firewind.

“Helen, ¿por qué dices semejante cosa? Ese Bryan en realidad no te hizo nada, él solo te chantajeó para conseguir un millón de monedas de oro. Eso es todo”. Firewind miró a Helen Tina con asombro y preguntó, confundida.

Después de bajar la taza de té que Firewind le dio, Helen Tina suspiró de nuevo y habló con enojo, “Pero todos creen que la aventura realmente sucedió, y básicamente no tengo forma de explicar en absoluto”.

“Sólo ignóralos. Son solo un montón de don nadie. Mientras tú sepas que no hiciste nada en tu corazón, todo estará bien. ¿Cuál es el punto de discutir tanto?” Firewind continuó persuadiendo a Helen Tina y dijo, “Si no fuera porque ese tipo es tan poderoso, ya lo habría matado por ti”.

“No digas una cosa tan escandalosa. Él no es alguien a quien podamos ganarle. Si no, no me hubiera aliado con los otros siete ducados”. Helen Tina se alarmó de repente y persuadió rápidamente a Firewind para que no actuara precipitadamente. Poco después, ella sacudió su cabeza y se rio amargamente antes de decir, “A veces no puedo evitar pensar que si hubiera sido realmente violada por ese tipo, tal vez él se hubiera ocupado de mí. Pero, sé que es solo el sueño de un tonto”.

“¡¿Cómo puedes decir tal cosa?! Él es tu mayor enemigo jurado. No solo te ha chantajeado para que le des un millón de monedas de oro, incluso hizo pública esa información vil. Debemos encontrar una manera de matarlo y reclamar tu inocencia”. Firewind dijo con odio.

Suspirando una vez más, Helen Tina respondió impotente, “Yo todavía no podré demostrar mi inocencia aunque lo matemos. Ese Señor de Ciudad Brettel no solo es siniestro, sino que su fuerza también es excepcional. No sé por qué, pero sigo sintiendo que siempre está cerca. Parece que realmente me estoy volviendo loca”.

Mirando el rostro inquieto de Helen Tina, Firewind también suspiró en su corazón. Ella realmente no tenía ni idea de cómo consolarla.

Desde que Helen Tina dejó Ciudad Brettel y regresó a casa, tuvo que lidiar con las miradas escépticas, las burlas y el ridículo de todos. En el pasado cuando Helen Tina estaba dentro del Ducado Helon, era considerada como una verdadera diosa viviente. Pero ahora, ella se había convertido en el blanco del ridículo de la nación y realmente había caído en desgracia. Por el momento, Helen Tina realmente no tenía forma de adaptarse al repentino cambio. Incluso sus sonrisas habituales prácticamente habían desaparecido debido a una abrumadora cantidad de tormento depresivo.

“¡Es todo por ese Bryan, debo ayudar a Helen a matarlo!” Firewind pensó secretamente en su corazón.

Han Shuo estaba en lo alto de un montículo de tierra, a cinco kilómetros de la tienda de Helen Tina. A través del demonio yin, pudo escuchar la conversación de Helen Tina con una extraordinaria claridad.

“Esta perra todavía me debe seiscientas mil monedas de oro. Ahora que cuento los días, ya es hora de que obtenga el resto del dinero”. Han Shuo murmuró para sí mismo. Moviendo su cabeza y mirando en dirección de Helen Tina, Han Shuo comenzó a avanzar sigilosamente hacia el Valle Sakamimir.

El demonio yin salió de la tienda de Helen Tina y poco a poco se acercó a Han Shuo. Juntos, avanzaron hacia el Valle Sakamimir. Cuando ellos ya casi estaban en la tienda central, Han Shuo se ocultó con el zombi élite de tierra y se escondió en las profundidades de la tierra. Solo el demonio yin podría husmear secretamente alrededor del área de la tienda central.

Los seis grandes duques aún estaban dentro de la tienda. Ellos no escatimaron esfuerzos para establecer la seguridad de la tienda. Toda clase de encantamientos mágicos estaban extendidos en el área. Incluso después de probar el área con el demonio yin durante medio día, Han Shuo llegó a la conclusión de que no tenía forma de acercarse silenciosamente al área.

“Parece que solo puedo esperar hasta que se vayan. Estos tipos realmente han alcanzado nuevas alturas en medidas defensivas y de seguridad. Los encantamientos no solo cubren el cielo, sino que incluso protegen el suelo bajo ellos. Incluso tienen el ejército principal de siete grandes ducados estacionados alrededor de la tienda. Incluso una legión de muertos vivientes no sería capaz de exterminarlos. Son realmente un grupo de tipos con miedo a la muerte”. Han Shuo secretamente pensó en su corazón. Se ocultó inmóvil en las profundidades de la tierra mientras el demonio yin continuaba husmeando el área.

Después de aproximadamente una media hora, los seis grandes duques salieron de la tienda llevando expresiones de disgusto. Parecía que las negociaciones aún no habían alcanzado una conclusión y que las operaciones para derrotar Ciudad Brettel tendrían que esperar otro día o dos. Solo después de arreglar todo adecuadamente, podrían avanzar.

Los seis grandes duques tenían a sus expertos junto a ellos en guardia completa. Esa era una gran oportunidad para un asesinato. Por lo tanto, todos y cada uno de ellos llevaron expertos de sus ducados. Además, cada uno de los Duques tenía el aura de una potencia formidable que los protegía.

De hecho, definitivamente habría quienes tomarían parte en negocios turbios y secretamente apuñalarían a otro si surgiera una oportunidad. Ese tipo de ocurrencia había ocurrido en reuniones previas entre los siete grandes ducados. Por eso todos se volvieron tan cautos y solemnes.

Han Shuo se escondió en las partes más profundas de la tierra sin ninguna intención de matar secretamente a nadie. En cambio, esperó hasta que todos dejaran el valle antes de finalmente seguir lentamente a uno de ellos bajo la protección de la noche. El área objetivo era el área del ejército de Alec Ambridge del Ducado Bavenden.

La muerte de la noche. Era realmente el momento perfecto para hacer algo ilegal.

A pesar de que el Gran Duque Alec Ambridge había ido allí para asistir a una conferencia, obviamente no había olvidado empacar por placer. Dentro de una hermosa carpa instalada en medio de su masivo ejército, Alec Ambridge presionaba a una mujer caballero conocida por su increíble figura sobre una mesa. Sus manos se movían para quitarle la armadura por detrás, dejando solo sus desnudas nalgas sobresaliendo en el aire.

La mujer caballero estaba extendida sobre la mesa, su fino cabello negro caía por su espalda y acentuaba sus mejillas. Semejante trasero perfectamente proporcionado, regordete y redondo. ¡Era verdaderamente compatible para la conquista del Gran Duque Alec Ambridge!

También en realidad había otros dos hombres en la tienda. Ellos tenían una expresión siniestra y ambos eran grandes maestros de la espada. Los dos hombres en realidad miraban las celebraciones lascivas de Alec Ambridge con indiferencia y familiaridad mientras sujetaban sus espadas largas y examinaban fríamente el área.

Alec Ambridge felizmente dejó escapar un gemido de muy buen humor. Después de descargar su semilla y sentir un placer que venía de su parte inferior del abdomen extenderse por todo su cuerpo, de repente sintió como si el suelo bajo sus pies se balanceara muy fuerte.

Sin embargo, debido al mareo momentáneo del placer, a Alec Ambridge no le importó demasiado el cambio que produjo bajo sus pies. Pero cuando el estallido de un dolor penetrante se disparó por su pierna, Alec Ambridge de pronto gritó alarmado, sujetando a la mujer caballero que aún estaba montando y la lanzo bajo las plantas de sus pies.

“Puuu…”

Debajo del piso, armas afiladas penetraron fácilmente a la famosa caballero, haciendo que se contrajera en reacción. Su armadura de mithril, notable por su resistencia, se rompió fácilmente mientras que el arma no se detuvo, apuñalando más profundamente con el mismo nivel de fuerza.

El aterrorizado Alec Ambridge comenzó a sentir frío en la boca de su estómago. A pesar de la dolorosa herida en su pierna izquierda, se dio vuelta y cojeó hacia la salida de la tienda mientras gritaba en voz alta, “Asesino. ¡Hay un asesino!”

Los dos grandes maestros de la espada dentro de la tienda ya se habían apresurado antes de él usara a la caballero como su escudo de carne. Los dos expertos lanzaron dos deslumbrantes rayos plateados de luz que cayeron despiadadamente sobre la caballero que apenas estaba viva.

Después de que las espadas plateadas atravesaron a la caballero, los dos hombres retrocedieron. Lanzaron bruscamente el cadáver que ahora estaba plagado de heridas abiertas a un lado, y miraron con cautela dentro del agujero. El agujero era aproximadamente del tamaño de un brazo humano. Parecía que el ataque probablemente viniera de ese agujero del tamaño de un brazo.

“Maldita sea, ¿no estaba el suelo cubierto con una barrera de roca protectora? ¡¿Cómo es que todavía hay personas que pueden atacarme?!” Alec Ambridge frunció el ceño al ver su mutilado pie izquierdo y dijo, “Afortunadamente, me las arreglé para reaccionar a tiempo, de lo contrario definitivamente hubiera muerto este día. Ese mago de tierra de mierda en realidad se atrevió a deambular aquí. ¡Lo quiero muerto!”

Uno de los grandes maestros de la espada respondió con un rostro oscurecido. “Su Gracia, la barrera de roca protectora debajo de nosotros aún está allí, solo que el enemigo era extremadamente poderoso. La fuerza de perforación de su arma excede la capacidad protectora de la barrera de roca. Ese tipo definitivamente no es un experto común. Afortunadamente, Su Gracia está bien. Sin embargo, todavía no sabemos quién querría realmente la vida de Su Gracia”.

“¿Quién más podría ser, sino ese maldito de Benedict Sackville? Todo lo que hice fue burlarme de él con unas pocas palabras, pero en realidad envió personas para atacarme por la noche. ¡¡Este tipo realmente merece la muerte!!” Alec Ambridge gritó antes de avanzar fuera de la tienda y gritar una vez más, “Sacerdote. ¡Maldito sacerdote, apresúrate de una jodida vez! ¡Una de mis piernas estuvo a punto de ser lisiada! Gasto tanto oro en sus sueldos, pero cuando los necesito, ¡¿ustedes ni siquiera pueden acelerar un poco?!”

Durante la rabieta de Alec Ambridge, Han Shuo, que acaba de fallar el asesinato, se retiró con tristeza. Incluso el túnel formado por el zombi élite de tierra se llenó rápidamente nuevamente.

Han Shuo originalmente quería matar directamente a Alec Ambridge, pero ¿quién habría adivinado que realmente sería tan cruel? Él inesperadamente agarro a la caballero que acababa joderse y la había sacrificado para bloquear un ataque mortal en el momento crítico. Afortunadamente, Han Shuo se había conectado con el demonio yin cuando se estaba retirando y escuchó la declaración de Alec Ambridge sospechando de Benedict Sackville. De hecho, al final, el objetivo de Han Shuo había sido logrado, y no consideró ninguna otra acción imprudente. Esa noche podía considerarse un éxito.