Capítulo 354: Tesoro de atributo metal – ¿El Báculo Dorado?


El pilar de piedra central en el lugar extremo de metal estaba brillando con un leve brillo dorado. También era donde el elemento metal era más denso.

El lugar extremo de metal era el más difícil para formarse de los cinco lugares extremos, porque no importa dónde, los humanos tenían un entusiasmo incansable e interminable por cosechar minerales. Ya fuera un terreno plano o una montaña alta, siempre que esa zona sea rica en minerales, las personas acudirían en masa como moscas al estiércol de vaca y explotaría todos los minerales.

Tomaría cientos de miles de años para que gradualmente se formara un lugar extremo de metal. Si ese proceso de formación era perturbado debido a la explotación del mineral, sería difícil restaurarlo a su estado natural. Todos los cinco lugares de elementos extremos se formaron gracias a su terreno único así como a la fuerza de la naturaleza. Incluso Chu Cang Lan, que había cultivado su magia demoníaca hasta el reino de los nueve cambios, había sido incapaz de utilizar la capacidad humana para crear los cinco lugares de elementos extremos o repararlos cuando estos eran dañados.

Los cinco lugares de elementos extremos se formaron a partir de millones de años de acumulación. Por eso era simplemente imposible usar el esfuerzo humano para cambiar eso. Al igual que el lugar extremo de fuego, ese lugar extremo de metal también había existido por eones. El enorme y reluciente pilar de piedra en el centro debía ser el tesoro de atributo metal nutrido por el lugar extremo de metal.

Había una leyenda en el anterior mundo de Han Shuo sobre el Rey Mono Inmortal. Él originalmente había sido un mono de piedra que obtuvo su arma, la aguja mágica del Mar Tranquilo – el Báculo Dorado, del Palacio del Dragón bajo los mares. De acuerdo a la leyenda, el báculo era el tesoro de atributo metal nacido de un lugar extremo de metal de millones de años de antigüedad.

Debido a que el Rey Mono mismo había nacido con el atributo metal, fue capaz de utilizar hábilmente el poder del tesoro de atributo metal. Así fue como se convirtió en una existencia eterna, legendaria e inmortal en la Tierra de Han Shuo.

Parecía que el reluciente pilar de piedra dorada parado silenciosamente en el centro de la caverna era el tesoro de ese lugar extremo de metal. En cuanto a si su poder era tan milagroso como el Báculo Dorado, Han Shuo no estaba muy consciente.

Sin embargo, Han Shuo entendió que solo el zombi élite refinado del lugar extremo de metal tendría la capacidad de dominar ese tesoro de atributo metal. Iba a tener que ser como el zombi élite de fuego que se hizo cargo del tesoro de atributo fuego – el loto de fuego. Por lo tanto, Han Shuo no tocó fácilmente ese tesoro de atributo metal, temeroso de destruir las operaciones naturales del lugar extremo de metal.

Al llegar al lado del pilar de piedra, Han Shuo se acercó para tocarlo suavemente. Un tintineo metálico crujiente hizo eco, en efecto era el sonido del metal. Densas ondas de elemento metal salieron lentamente desde el pilar de piedra hasta sus yemas de los dedos, volviendo al cuerpo de Han Shuo un poco rígido.

“Efectivamente, de hecho es un tesoro de atributo metal. ¡Parece que el zombi élite de metal es muy afortunado!” Han Shuo exclamó suavemente. Tomo un tour alrededor del lugar extremo de metal para ver una variedad de minerales preciosos y raros que brillaban levemente. El corazón de Han Shuo se llenó de alegría. Sin embargo, él no movió ni un solo mineral en el lugar extremo de metal. Han Shuo no quería actuar precipitadamente antes de reunir todos los materiales para refinar al zombi élite de metal. Quería evitar el cambiar la formación natural de ese lugar y evitar daños irreversibles.

“Zombi élite de metal ah zombi élite de metal, eres el único que falta. Ahora incluso tu arma ya está hecha”. Han Shuo murmuró. Abrió su mano derecha, esparciendo los ocho puntos de luz en el lugar extremo de metal. Él ordenó, “Protejan bien este lugar. Maten a cualquiera, incluso a los mineros, si intentan venir aquí”.

“Entendido. No permitiremos que nadie vandalize en este lugar”. Las ocho almas transmitieron su resolución en respuesta.

Han Shuo no permaneció en el lugar extremo de metal. Mientras su corazón ardía con la ansiedad de reunir inmediatamente todos los materiales necesarios para refinar al zombi élite de metal, instantáneamente se retiró por donde había llegado. En el área con los tres túneles, Han Shuo usó el Filo Cazador de Demonios para rebanar algunos enormes bloques de piedra para bloquear los túneles, dejando solo un agujero tan grueso como un brazo para que las almas entraran y salieran.

Al salir del vientre del Monte Silk, Han Shuo vio a Delia y los mineros todavía esperando en la entrada. El administrador de las cinco minas, el anciano Adleman, también estaba allí.

“¿Se hizo cargo de todo?” Los ojos de Delia se iluminaron al instante tan pronto como vio a Han Shuo, preguntando entusiasmada.

Han Shuo asintió con una sonrisa radiante y dijo, “Es correcto. A partir de ahora, no solo esos hombres de piedra dejaran de atacar a los mineros, incluso les entregarán un poco de mineral”.

Haciendo una pausa por un momento, Han Shuo miró solemnemente a Delia y Adleman antes de decir, “Sin embargo, deben recordar que nadie tiene permitido cruzar los tres túneles en donde residen los hombres de piedra. No será mi responsabilidad si alguien muere después de allanar”.

Adleman apresuradamente garantizó el resultado cuando escuchó la advertencia de Han Shuo, “Descanse tranquilo, Mi Señor, definitivamente disciplinaré bien a los mineros y no los dejaré entrar en esa área”.

“Mi Señor, quédese tranquilo, yo creo que ellos no se atreverán a entrar de todos modos. Después de todo, solo mi Señor puede tratar con esos hombres de piedra. ¿Cómo es posible que algunos mineros sean sus oponentes?” Los brillantes ojos de Delia aún estaban pegados al cuerpo de Han Shuo mientras respondía con una risilla.

Han Shuo también pensó que ese era el caso cuando escuchó las palabras de Delia. Recordó que los hombres de piedra tan sólidos como la roca no parecían temer a la magia. En ese estrecho espacio, incluso los espadachines mayores estarían cortejando la muerte si tuvieran que enfrentarse a los hombres de piedra. Aunque los cuerpos de la gente de la montaña eran fuertes y robustos, sus fuerzas todavía estaba muy lejos de la de los hombres de piedra. Naturalmente, no serían tan tontos para ir a buscar sus propias muertes.

“Muy bien. Ustedes solo necesitan ir a ese lugar una vez al mes para recoger el mineral. Los hombres de piedra ya han aceptado mis demandas. De todos son mucho mejores en la cosecha de minerales que ustedes. Siempre ayudarán a extraer mineral siempre y cuando no interfieran en sus vidas”. Han Shuo respondió.

“¡Muchas gracias a mi Señor, muchas gracias a mi Señor!”. Adleman estaba verdaderamente agradecido con Han Shuo, inclinándose ceremoniosamente mientras hablaba.

“Anciano, no es necesaria la ceremonia. Esto solo es algo que debería hacer como el señor de la Ciudad Brettel”. Han Shuo lo ayudó a levantarse y habló con toda sinceridad.

Con la crisis de los hombres de piedra resuelta, Han Shuo no permaneció en el Monte Silk. Adleman y sus subordinados residían en Monte Silk, por lo que ellos no regresaron a Ciudad Brettel. Ahora solo estaban Han Shuo y Delia en el camino de regreso.

Han Shuo estaba sintiendo una creciente sensación de urgencia, y deseaba desesperadamente deshacerse de Delia y regresar directamente a Ciudad Brettel. Sin embargo, al pensar en ello cuidadosamente, llegó a la conclusión de que hacerlo sería un poco grosero hacia ella. Por lo tanto, Han Shuo camino lentamente a través del escarpado camino de montaña hasta la carretera principal junto a ella.

Han Shuo en ese momento se sentía un poco culpable por sus acciones. Había sido atrapado mirándola en la mina y todavía no había tomado la iniciativa de comenzar una conversación. Sin embargo, la mirada de Delia hacia él había sido algo extraña desde que salieron de la mina. Su caliente cuerpo vestido de forma sexy tampoco parecía sentirse incómodo. En cambio, ella incluso intentó hinchar deliberadamente su pecho.

A pesar de que Han Shuo no era un caballero, en realidad la estaba observando con propiedad mientras bajaban por la montaña. Ya había sido atrapado robando miradas, y su mente estaba ocupada en el asunto de encontrar los materiales para refinar al zombi élite de metal, por lo que su naturaleza pervertida no era tan fuerte como usualmente. Él no le lanzo ni un vistazo al pecho de Delia durante el camino.

Sin embargo, tal comportamiento de Han Shuo erróneamente fue calificado como hipocresía por Delia. Con su identidad como la mujer de la montaña más hermosa, además de su extraordinaria fuerza, su ojo para los hombres era muy quisquilloso. No había elegido a nadie entre los jóvenes de las montañas durante muchos años, y solo jugaba con aquellos que la admiraban.

El cuerpo de 170 centímetros de Delia era muy alto. Para la gente de la montaña en general, esa altura era suficiente capital para que ella pudiera pavonearse. Sin embargo, enfrentándose a los 190 centímetros de altura de Han Shuo, Delia ya no se sentía orgullosa. Además, de vuelta en la mina, se sintió aún más abrumada al presenciar el estruendoso asalto de Han Shuo que hizo añicos a los hombres de piedra. Con su corazón que solo buscaba admirar a los fuertes, Han Shuo era su objetivo perfecto en cada aspecto.

De repente, Delia saltó para bloquear el camino frente a Han Shuo, sus brillantes ojos lo miraban ardientemente, sus suaves y sedosos pechos se agitaron.

Han Shuo fue tomado con la guardia abajo y casi chocó contra el suave pecho de Delia. Inmediatamente se detuvo, inconscientemente dio un paso atrás. Él la miró, algo confundido mientras preguntaba, “¿Qué pasa?”

“Mi Señor, usted es un hombre de verdad. ¡Me gusta!” Contrario a las expectativas de Han Shuo, los ojos ardientes de Delia se fijaron en él mientras confesaba con audacia sus verdaderos sentimientos. Las mujeres de la montaña eran muy directas en su carácter, y Delia era uno de los especímenes más sobresalientes. Ella era salvaje, atrevida en el amor y atrevida en el odio. Las mujeres normales del Imperio Lancelot no eran ni tan atrevidas y ni tan francas.

Semejante confesión de Delia asombró a Han Shuo. Entornó sus ojos y recorrió con la mirada el cuerpo de Delia, como si quisiera verla claramente.

Mientras los ojos de Han Shuo vagaban por su cuerpo, Delia instintivamente se sintió algo tímida, especialmente cuando sus ojos se posaron en sus altos y llenos picos gemelos. Algunas de las partes sensibles cerca de su cintura tampoco se salvaron. Bajo la caricia de esa audaz mirada, su cuerpo comenzó a arder, haciéndola sentir un poco avergonzada. Sin embargo, Delia no era tan tímida como las mujeres ordinarias. Ella había confirmado a Han Shuo como su objetivo, por lo que no se retiró a pesar de su timidez. En cambio, ella incluso empujó sus pechos, pareciendo muy confiada en su propio cuerpo.

“No estas mal”. Han Shuo repentinamente sonrió débilmente un tiempo después y habló con una voz suave.

Delia estaba encantada. Una sonrisa apasionada floreció en sus labios, ella le habló con audacia a Han Shuo, “Mi Señor, entonces, ¿me quiere, cierto?”

Fin de la primera parte del capítulo.

Sacudiendo su cabeza, Han Shuo respondió, “Lo siento. Ya tengo una mujer y amo a mi mujer”.

El rostro de Delia se ensombreció cuando escuchó esas palabras. Ella silenciosamente bajó su cabeza por un momento antes de volver a levantar su rostro y decir obstinadamente, “Yo, Delia, nunca he tenido ningún hombre antes. Solo usted ha sido lo suficientemente poderoso como para hacerme perder mi resolución. Ya sea que tenga una mujer o no, quiero convertirme en su mujer”.

Han Shuo estaba estupefacto. Miró el rostro obstinado de Delia, el rostro de una mujer que no parecía conocer el significado de la derrota. Su primer pensamiento fue ya fuera porque esa mujer había sido agasajada por las miradas de adoración de los hombres de la montaña durante demasiado tiempo, o tal vez que sus estándares eran demasiado altos. Parecía que estaba estableciendo en su mente su propio objetivo, independientemente de su voluntad.

Han Shuo en sí mismo no era un caballero que pudiera controlar sus deseos con una hermosa mujer sentada en su regazo. De lo contrario, no estarían ni Emily y Phoebe, y desde luego Fanny con quien él estaba obsesionado. Por supuesto, Han Shuo era un macho caliente que tenía que montar cada mujer que miraba. Un practicante demoníaco como Han Shuo no tendría ningún escrúpulo sobre las restricciones seculares. Mientras estuviera interesado genuinamente en una mujer, arrojaría toda la moralidad al viento.

El cuerpo de Delia era extremadamente tentador y su rostro también era muy hermoso. Han Shuo no negaba que deseaba su belleza. Sin embargo, eso era todo, lujuria. Si no hubiera ninguna responsabilidad después de tener sexo con ella, la habría tomado sin vacilación.

Sin embargo, cualquier cosa tenía su límite. Si Delia quería persistentemente estar con él, pero él solo se quedaba en Ciudad Brettel el tiempo suficiente para jugar con ella, solo para después abandonarla, entonces los treinta mil hombres de la montaña allí no estarían dispuestos a dejar pasar ese asunto. Han Shuo tampoco quiso meterse  en esa clase de papa caliente.

“Jeje, realmente tengo, y no solo una”. Han Shuo primero explicó un poco antes de continuar, “hablando honestamente, solo tengo un poco de interés por ti. Sin embargo, es solo el interés que un hombre tendría por el cuerpo de una hermosa mujer, no de la clase que tú sientes. Debes entender lo que quiero decir, ¿verdad?”

“¿Qué? ¿Usted tiene más de una mujer?” Contrariamente a las expectativas de Han Shuo, a Delia no le importo demasiado la implicación de sus palabras. Su sorpresa solo la llevo a aclarar la primera oración.

Han Shuo asintió, reflexionando internamente si Delia dejaría salir alguna tontería. Sin embargo, cuando pensó en ello, ese asunto quedaría expuesto tarde o temprano, por lo que no lo negó. Han Shuo respondió asintiendo, “Mhm, de hecho hay más de una. ¿Y qué hay con eso?”

“¡Entonces eso significa que no le molestará tenerme como otra más! Estoy dispuesta a ser una de sus mujeres. Todavía es mejor que ser la única mujer en el corazón de un hombre mediocre”. Sus ojos brillaban con excitación, Delia continuó, “Lo sabía. Un hombre como usted no podría tener solo una mujer. Agregarme no debería ser un problema, ¿verdad?”

Los ojos y la boca de Han Shuo se abrieron de asombro ante las palabras de Delia. Esas mujeres de la montaña eran inesperadamente audaces y directas. Incluso alguien tan libre como Han Shuo, que siempre había hecho lo que quería, encontró esa actitud difícil de digerir.

Delia todavía quería discutir ese asunto a detalle, mientras que Han Shuo estaba decidido a encontrar los materiales para refinar al zombi élite de metal. Sin saber cómo responderle a Delia, respondió directamente, “Discutamos esto más adelante. Por ahora, todavía no tengo interés en ti. Consideraré tu propuesta cuando tenga interés en ti. De acuerdo, tengo que hacerme cargo de algunos asuntos, así que me voy primero”.

Han Shuo se disparó hacia el cielo justo cuando la última palabra salío de su boca. Su yuan mágico circuló para emitir un aura que lo colocó en lo alto del mundo entero, y se convirtió en un rayo negro de luz que desapareció en las nubes sin dejar ningún rastro.

Delia miraba con fascinación cómo la postura voladora de Han Shuo desapareció gradualmente en el horizonte. Ella reveló una sonrisa resuelta, asintiendo firmemente con su cabeza y susurrándose para sí misma, “definitivamente haré que te enamores de mí. ¡Mi Señor, Keke, solo un hombre como tú puede hacer que me someta desde el fondo de mi corazón!”

Por supuesto, Han Shuo no escuchó esas palabras. Voló hasta Ciudad Brettel y buscó al pequeño gordito Jack, dándole la lista de materiales necesarios para refinar al zombi élite de metal, diciendo, “Adquiere estos materiales para mí. Utiliza al Gremio de Comerciantes Boozt o cualquier gremio de comerciantes, solo consígueme estos materiales lo antes posible”.

“¡No hay problema!” Poseyendo una montaña de monedas de oro, Jack respondió con el cien por ciento de su poder pulmonar. Estaba proyectando un espíritu extraordinario que gritaba “¡Considéralo hecho!”. Cuando terminó esas palabras, agregó, “Oh, claro, Dick te estaba buscando”.

Escuchando que Dick lo estaba buscando, Han Shuo se separó de Jack. Fue a la fortaleza del Manto Oscuro en Ciudad Brettel, dado que Dick normalmente estaba allí. Realmente encontró a Dick allí después de llegar a la fortaleza del Manto Oscuro de la Ciudad Brettel. Ese último estaba procesando y organizando información sobre los siete grandes ducados enviada por sus subordinados.

Al ver a Han Shuo entrar abruptamente, Dick rápidamente se levantó para saludar con sorpresa. Luego se sentó y preguntó con una sonrisa, “Mi Señor, ¿por qué ha venido aquí?”

“Escuché de Jack que me estabas buscando. ¿Pasó algo?” Han Shuo le preguntó a Dick tan pronto como se sentó.

Solo había seis miembros, incluido Dick, en esa fortaleza secreta. Sin embargo, Han Shuo estaba absolutamente seguro de que había más de seis miembros del Manto Oscuro estacionados en Ciudad Brettel. Era solo que por lo general estaban diseminados por toda la ciudad o los siete grandes ducados. Todos estaban secretamente encubiertos o llevando a cabo alguna misión secreta.

Ellos no irían allí si no hubiera circunstancias especiales. Solo cuando adquirieran una pieza de inteligencia precisa o completaran con éxito una misión, entrarían a informarle a Dick. Originalmente, Dick había sido restringido por la escasa mano de obra. Sin embargo, cuando Han Shuo llegó allí, Cándido había reorganizado algunos miembros en Ciudad Brettel para que estuvieran bajo el mando directo de Han Shuo.

Todas las actividades secretas del Imperio Lancelot eran administradas por Cándido. Incluso la Ciudad Brettel, ubicada en el extremo este del Imperio, estaba bajo su control. Como el subordinado más destacado de Cándido, Han Shuo también tenía derecho a administrar la red de personal del Manto Oscuro en Ciudad Brettel, además de ser el señor de la ciudad. Dick estaba naturalmente bajo la jurisdicción de Han Shuo.

“Mi Señor, lo busqué porque he adquirido algo de información. Es solo que no estaba en la mansión en ese momento. No esperaba que viniera personalmente a buscarme. Este honor realmente asusta a este pequeño”. Dick por sí mismo también se sentó con una sonrisa antes de explicarle a Han Shuo.

“Muy bien, muy bien, menos tonterías. ¿Qué pasó actualmente?” En privado, Han Shuo y Dick nunca representaban su acto de sirviente y maestro.

Dick se rio entre dientes y soltó una tos. Su rostro se volvió solemne, “Tal vez tengamos un gran problema en esta ocasión. Todos los siete grandes ducados han llegado a una tregua. Según la información que nuestra gente envió, los grandes duques de los siete ducados tendrán una reunión secreta en el valle de una montaña. No tenemos forma de saber la agenda de esa reunión, pero estoy seguro de que se trata de cómo lidiar con nosotros”.

Los siete grandes ducados habían estado incansablemente en guerra con ellos mismos sin la amenaza de Ciudad Brettel. Sin embargo, ahora que Ciudad Brettel había revelado su ímpetu feroz y dominante, se convirtió naturalmente en la principal amenaza para los siete grandes ducados.

Los siete grandes ducados estaban todos separados de la Dinastía Vanerdun. Hace cien años, la familia real había luchado entre sí en la batalla por el trono y dividió la Dinastía Vanerdun en siete ducados. Después, estos gradualmente se convirtieron en los siete grandes ducados de hoy día. Cuando no había una amenaza externa, encontraron alegría en invadir a los otros por los beneficios. Sin embargo, su historia los hacía familia, y un enemigo común se encontraría rápidamente enfrentando una estrecha alianza de los siete ducados.

El Imperio Lancelot no había entendido claramente esa situación la última vez y estuvo tentado a invadir los siete grandes ducados. Al final, los siete grandes ducados se habían aliado para vencer al Imperio Lancelot en retirada. También desde ese evento, Ciudad Brettel cayó en una depresión, reducida a una existencia sin valor.

“Parece que los siete grandes ducados ahora consideran a Ciudad Brettel una nueva amenaza. Jeje, deberíamos estar orgullosos. La población de Ciudad Brettel ni siquiera toca los cien mil, mucho menos que cualquiera de los siete grandes ducados. No pensé que pensaran tan bien de nosotros”. Han Shuo sonrió fríamente hacia Dick.

“Mi Señor, los siete grandes ducados no pueden tomarse a la ligera. No pueden compararse con grupos de bandidos ordinarios. Ellos son un verdadero ejército. No solo poseen conjuntos completos de equipos de asedio, sus años de constante guerra han resultado en que sus soldados comunes sean de alta calidad. Son incluso una muesca más fuertes que el ejército estándar del Imperio Lancelot”. Dick sonrió irónicamente mientras le explicaba a Han Shuo, “Además, cada ducado tiene al menos treinta o cuarenta mil soldados en espera, sin mencionar los muchos ejércitos privados de los aristócratas locales. Si cada hombre se pone a luchar, y los siete grandes ducados combinan fuerzas, su fuerza total probablemente sea el doble de la de nuestra población. ¡Nosotros absolutamente no podemos subestimarlos!”

“Descansa tranquilo. Ya tengo un plan. No los dejaré aliarse entre ellos”. Han Shuo rio siniestramente mientras le respondía a Dick.