Capítulo 353: Lugar extremo de metal


Las cavernas de las minas eran oscuras y húmedas. Aun así Han Shuo, alguien que no debería haber estado familiarizado con la mina, corría hacia adelante como si estuviera muy familiarizado con el área.

Al principio, Delia había esperado él que tomara la posición más atrasada. ¿Quién habría pensado que Han Shuo simplemente avanzaría sin siquiera dar un paso atrás de principio a fin? Lo que era aún más sorprendente era que Han Shuo lideró el camino como si fuera el guía. No se cometieron errores ya que él fue directo a las profundidades de la mina.

Después de un rato, Delia no pudo contener su curiosidad, mientras los mineros comenzaron a dudar de su guía. Camino rápidamente hacia Han Shuo, con ojos brillantes mirándolo mientras preguntaba, “Mi Señor, ¿usted ha estado en Monte Silk antes, no?”

Sacudiendo su cabeza, Han Shuo respondió, “No, no he estado, esta es la primera vez que estoy en Monte Silk. ¿Por qué?”

“¿En verdad? Entonces, ¿por qué está tan familiarizado con el terreno dentro de la mina? No se ha detenido a considerar ningún camino más que una vez, sin embargo no ha tomado ni solo giro incorrecto. Si no ha estado en Monte Silk antes, ¿cómo está tan familiarizado con los giros y vueltas aquí?” Delia se estaba volviendo cada vez más y más dudosa y persiguió a Han Shuo con un montón de preguntas.

A los ojos de Han Shuo, ese grupo de personas, incluyendo a Delia, no eran fuertes en absoluto. Dado que los hombres de piedra en el interior de la cueva no temían a la magia y poseían cuerpos de roca sólida, Han Shuo había liberado el demonio yin para que los explorara de modo que no los mataran repentinamente. Eso, junto a algunas de las descripciones de los mineros, le permitieron proceder con naturalidad sin vacilar en absoluto. ¿Pero quién sabría que eso despertaría las dudas de Delia?

Han Shuo se rio suavemente y dijo, “¿acaso no los escuché describir la situación antes de que ingresáramos? Mi intuición hacia el terreno de la caverna es altamente sensible. Según tu descripción, puedo determinar al instante y con precisión el terreno de esta área. ¿Me crees o no?”

Escuchando la explicación de Han Shuo, Delia quedó atónita antes de preguntar con una expresión medio dudosa, “¿En serio?”

“¡Por supuesto!” Han Shuo se rio a carcajadas, “nunca antes he estado en Monte Silk, y mucho menos tuve la oportunidad de explorar esta mina solo. ¿Cómo estaría familiarizado con el camino si no tuviera un buen sentido del terreno de la caverna?”

Delia pensó cuidadosamente al respecto. Con la identidad de Han Shuo como señor de la Ciudad Brettel y también como conde, él realmente no tendría el tiempo libre para explorar la mina. Enfrentado con esa lógica, ella estaba en su mayoría convencida al escuchar la explicación de Han Shuo. Inconscientemente, su mirada hacia él produjo un poco más de admiración cuando se dijo a sí misma que ese señor de la ciudad era realmente tan increíble como decían las leyendas. ¡En efecto era un hombre de verdad!

Al ver que Delia no hizo ninguna otra pregunta, Han Shuo continuó apresurándose. Se había convertido de invitado a guía gracias al demonio yin. Los mineros y Delia se convirtieron en sus asistentes.

El único demonio yin que quedaba se adentró lentamente en el vientre del Monte Silk. Pronto llegó a una estrecha área seca basada en la descripción de los mineros y Delia. Esa área conectaba las entradas de tres profundos túneles al pasaje por el que habían atravesado. Las rocas presionaban el techo del túnel. Si ellos quisieran continuar, tendrían que gatear sobre sus vientres.

Según los mineros, ese era el lugar donde habían encontrado algunos hombres de piedra la última vez que estuvieron allí para minar. Incluso había algunas huellas dejadas por la extracción de la última vez. Sin embargo, el demonio yin era invisible. Ellos no podían descubrir su existencia incluso si los hombres de piedra estuvieran escondidos en el entorno.

Han Shuo instantáneamente aceleró cuando encontró el lugar correcto. Delia y los mineros detrás de él se sorprendieron enormemente al ver su cuerpo arrastrarse rápidamente a través de las cuevas con extrema sensibilidad. En ese punto, Delia realmente creía que Han Shuo tenía una intuición natural para las cuevas como él había dicho. Aún podía determinar la dirección exacta desde la compleja encrucijada.

“¡Tenga cuidado, Mi Señor! ¡Arriba está el área donde los hombres de piedra aparecieron la última vez!” Los mineros estaban jadeando pesadamente mientras trataban de mantener el ritmo de Han Shuo, que casi volaba mientras se lanzaba al frente. Lentamente disminuyó su velocidad para permitirles ponerse al día cuando escuchó sus voces alzadas. En ese momento, Delia finalmente lo alcanzó. Ella caminó hacia arriba, tomando algunas respiraciones profundas para calmar sus abultados pechos. Su voz estaba llena de preocupación cuando ella dijo, “Mi Señor, por favor tenga cuidado. Estos hombres de piedra no son fáciles de manejar. Deberíamos avanzar con calma y cautelosamente”.

Resultó que Delia no era tan casual y descuidada como ella parecía. Era muy cuidadosa y meticulosa cuando se trataba de momentos críticos. Han Shuo no pudo evitar mirarla con sorpresa. En ese momento, Delia estaba haciendo lo posible por recuperar su aliento y calmar su acelerado corazón. Sus picos gemelos se levantaban y caían en ritmo, atrayendo su atención. El corazón de Han Shuo dio un vuelco, y no pudo evitar echar algunos vistazos a su pecho.

La gente decía que cualquier mujer podía decir por los ojos de los hombres qué parte de sus cuerpos era el punto focal de su atención. No importaba qué clase de método de ocultación utilizara un hombre, la mujer observada podía sentir si ese hombre le había echado un vistazo a sus pechos o no.

Esas palabras ciertamente tenían algo de verdad para ellas. Aunque estaban actualmente en el medio de una cueva oscura, Delia pudo descubrir los ojos de Han Shuo en su pecho. Ella era de alguna forma tímida bajo su persistente mirada en sus imponentes picos. Instintivamente, Delia se inclinó ligeramente, como si quisiera cubrir algunas partes de su frondoso pecho a través de su cintura.

“Muy bien, creo que hemos llegado al lugar. Ustedes quédense cerca para que pueda ocuparme de ustedes en caso de que haya algún peligro”. Han Shuo freno hasta detenerse y se giró para decirle a la gente detrás de él.

Los mineros rápidamente los alcanzaron, pero aun así se quedaron atrás de Han Shuo y Delia. Afortunadamente, la luz en el túnel era tenue, y no ellos no vieron la vista de Han Shuo. Estando a una distancia atrás, no vieron el rubor en el rostro de Delia.

Los tres túneles convergían a mitad de camino. Cuando el grupo camino unos cientos de metros más, el techo sobre sus cabezas gradualmente se volvió más bajo. El camino también se redujo, permitiendo que solo dos personas caminaran una al lado de la otra. Todos tuvieron que inclinarse en ese punto para evitar que sus cabezas se golpearan con las rocas.

Después de pasar por el angosto camino, el grupo alcanzo el área donde el demonio yin se había detenido. Ese lugar era en realidad muy amplio, sin embargo, las rocas sobre su cabeza se extendían bastante hacia abajo. Había tres túneles planos alrededor, en los que uno tenía que arrastrarse sobre su vientre si quería pasar.

Ese lugar era precisamente donde los hombres de piedra aparecieron repentinamente y atacaron la última vez, resultando en muchas bajas para los mineros.

Han Shuo tenía 190 centímetros de altura. No podía caminar erguido incluso si se inclinaba, por lo que tuvo que ponerse en cuclillas para inspeccionar la situación. Los mineros que habían estado allí antes revelaron expresiones nerviosas mientras miraban cuidadosamente. Levantaron las crudas herramientas de minería en sus manos, como si se prepararan para lidiar con cualquier hombre de piedra que emergiera.

Incluso Delia parecía un poco nerviosa. Ella sacó la daga atada en su pierna izquierda, mirando alrededor con vigilancia. Han Shuo y Delia ahora estaban inclinados uno cerca del otro. En esa área donde podían enfrentar ataques en cualquier momento, su vergüenza había sido arrojada lejos de su mente.

Era debido a la notoriedad de Han Shuo que Delia y los mineros ahora sentían una sensación tranquilizadora de poder confiar en alguien. Si hubieran sido solo ellos, habrían estado al borde del pánico, y no solo nerviosos.

Han Shuo se puso en cuclillas para mirar los alrededores antes de preguntarle a los mineros, “¿Qué altura tienen estos hombres de piedra y cómo lucen?”

“Ellos tienen solo 150 centímetros de alto, pero son anchos, por lo que pueden moverse de manera muy flexible sin ser restringidos por el techo bajo”. Uno de los mineros respondió.

Al escuchar sus palabras, Han Shuo miró los tres túneles y tomó una estimación. Los túneles tenían solo un metro de alto, por lo que un humano tenía que arrastrarse sobre su vientre para entrar. Según los mineros, los hombres de piedra tenían 150 centímetros de alto y eran muy anchos horizontalmente. Estos no podrían haber salido de esos tres túneles.

Excepto por los tres túneles en esa área, solo estaba el pasaje por el que acababan de llegar. Si los hombres de piedra no habían llegado de los tres túneles, ¿podría ser que también llegaron del pasaje?

El corazón de Han Shuo estaba lleno de dudas. Él no siguió observando los alrededores, y en su lugar se quedó quieto para pensar. De repente silbó en un tono bajo. El silbido comenzó débil y bajo, gradualmente se hizo más fuerte y agudo, y luego terminó en un eco como el rugido de un dragón.

“Está bien, si los hombres de piedra están cerca, definitivamente escucharan y vendrán. Solo tenemos que esperar y ver”. Han Shuo se dio la vuelta para decirles a los mineros de aspecto nervioso.

Fin de la primera parte del capítulo.

A la izquierda de Han Shuo, Delia se inclinaba para examinar los alrededores, revelando las impresionantes curvas de su cintura. Ella solo llevaba una minifalda de cuero suave en la parte inferior de su cuerpo, acentuando la curva de sus caderas y sus tentadoras piernas desnudas. Cuando Han Shuo la vio cuando se giró para darles órdenes a los mineros, no pudo evitar pasar un poco de tiempo saboreando sus redondas nalgas.

La mayoría de los mineros nerviosos no se dio cuenta, excepto los tres que accidentalmente vieron esa hermosa escena también. Los tres jóvenes tragaron duramente, y de repente desarrollaron una ligera curva en sus posturas, tratando de ocultar un bulto que se alzaba.

Mirando a su alrededor, Delia bruscamente se dio la vuelta rápidamente, sus brillantes ojos miraron directamente a Han Shuo, cuya mirada estaba fija en sus caderas. Atrapado in fraganti, Han Shuo tosió torpemente y conscientemente giró su cabeza.

Delia estaba sonrojada. Miró ferozmente al torpe Han Shuo y resopló ligeramente. Después enojada, se dio la vuelta hacia los tres mineros y gritó, “¿Qué están mirando bribones? ¿Podrían ser ustedes ya quieren buscar la muerte después de que deje Monte Silk por unos días?”

Terminando de hablar, Delia bajó la voz para murmurar, “¡Los hombres realmente no son buenos!”. No se sabía si esta frase se había dicho deliberadamente solo para los oídos de Han Shuo, pero él de hecho lo había escuchado. Él pensó en secreto, “¿Acaso las mujeres no deben ser vistas por los hombres? ¿Cómo supiste que te estábamos mirando? Te inclinaste para exponer ese maravilloso y hermoso trasero curvo. ¿No fue eso intencional?”

Mientras meditaba Han Shuo, varios murmullos casi intangibles flotaron desde los tres estrechos túneles. Han Shuo miró a su alrededor, pero no encontró nada que los provocara. Sin embargo, como un nigromante y cultivador demoníaco, inmediatamente pudo sentir que esas respiraciones eran similares a la existencia de los espectros.

Silenciosamente lanzó una magia de exploración del alma, observo las ocho neblinas oscuras, que estaban ocultas de los ojos humanos, moviéndose lentamente hacia algunos rincones oscuros. Se extendieron lentamente, cada una enrollándose en la parte superior de un gran bloque de roca. Luego imbuyeron cada roca con un poder extraño.

Las rocas originalmente sólidas se volvieron lentamente maleables después de ser impregnadas con esos pulsos de poder. Después, fue como si alguien estuviera moldeando esas rocas, mientras se dividían en ocho hombres de piedra a los que los mineros habían enfrentado anteriormente. Han Shuo, experto tanto en magia demoníaca como en magia nigromántica, vio ese proceso de modelado de piedra claramente.

Después de que los ocho hombres de piedra emergieran lentamente de las esquinas, Han Shuo finalmente entendió cómo habían aparecido repentinamente en ese lugar la última vez. “¡Entonces es realmente así, mmm!” Evidentemente, solo las almas salieron de esos tres estrechos pasajes, que luego usaron las rocas allí para reformar sus cuerpos.

“Ocho de ellos, con cuerpos completamente formados. ¿Se están preparando para atacar?” Han Shuo sacó el bastón esquelético para invocar a docenas de esqueletos guerreros y guerreros zombis. Algunos de ellos rodearon a Delia y los mineros mientras Han Shuo miraba a los ocho hombres de piedra que salían lentamente de las oscuras esquinas.

El techo de piedra de esa área era demasiado bajo, las criaturas no muertas de rango alto como los guerreros de odio y los caballeros malvados tendrían dificultades para desplegar todo su poder. Solo los pequeños y cortos esqueletos guerreros y zombis podían moverse fácilmente en ese lugar.

Delia estaba asustada al estar de pronto rodeada por una multitud de esqueletos guerreros y zombis. Esas criaturas no muertas naturalmente no se veían muy agradables a la vista, y la pantanosa aura mortal que las envolvía enviaba un escalofrío de miedo a través de ella.

Sin embargo, al escuchar las palabras de Han Shuo y al ver que solo la rodeaban sin la intención de atacar, Delia supo que esos eran los guardias que Han Shuo había invocado para ella. Ella inmediatamente se sintió segura en su corazón.

“Mi Señor, ¿han aparecido los hombres de piedra?” Delia se calmó y finalmente reaccionó a las palabras de Han Shuo, levantando su daga.

La luz allí era demasiado tenue. Los ocho hombres de piedra también se estaban formando en las sombras, por lo que el grupo de Delia simplemente no podía ver sus movimientos. Asintiendo con su cabeza, Han Shuo sonrió y dijo, “Así es, ocho hombres de piedra”.

Los ocho hombres de piedra dispersos repentinamente comenzaron a atacar a Han Shuo mientras ellos hablaban, cargando desde las ocho esquinas oscuras. Sus cuerpos fueron formaron a partir del mineral de hierro de esa mina, y por lo tanto los ataques mágicos ordinarios no serían muy efectivos. Incluso las armas estándar no eran una gran amenaza para esos hombres de piedra. No era de extrañar que tantos mineros hubieran muerto allí la última vez.

Sin embargo, el cuerpo actual de Han Shuo era mucho más sólido que el hierro y las rocas. Ni siquiera necesitó sacar el Filo Cazador de Demonios para tratar con esos hombres de piedra, simplemente se agachó y se estrelló directamente contra ellos.

“Interesante, ¿qué tipo de criaturas son ustedes?” Han Shuo todavía tuvo tiempo para hacer preguntas incluso cuando luchaba con ocho hombres de piedra.

Rodeada por las criaturas no muertas, Delia observó a Han Shuo enfrentar los ataques de los hombres de piedra sin temor. A pesar de que algunos puños y patadas se conectaron, él no respondió en absoluto. Era como si el cuerpo de Han Shuo fuera aún más sólido que los hombres de piedra hechos de mineral de hierro.

Han Shuo golpeó con sus puños desnudos los cuerpos de los ocho hombres de piedra. Esa vez, fueron ellos quienes fueron obligados a retirarse. Sonidos de metal sonaron cuando los puños de Han Shuo se conectaban con sus cuerpos de hierro, dejando sin habla al grupo de Delia mientras miraban con los ojos y la boca bien abiertos.

En el Continente Profundo, los únicos que contaban como expertos en combate cuerpo a cuerpo eran los espadachines y los caballeros. Pero ellos también tenían que usar el aura de pelea para mejorar las habilidades defensivas de sus cuerpos físicos. Nadie había oído hablar de un cuerpo físico lo suficientemente fuerte como para no requerir la suplementación de aura de pelea.

Y de hecho, Han Shuo no estaba usando el poder defensivo del yuan mágico. Simplemente estaba usando la durabilidad de su cuerpo para bloquear con fuerza los ataques de los hombres de piedra. Cuando su cultivo mágico alcanzó el reino demoníaco separado, el cuerpo de Han Shuo era mucho más resistente que el hierro. Las espadas ordinarias ni siquiera dejarían una marca en él

Después de luchar un rato y descubrir que esos ocho hombres de piedra no mostraban ningún signo de comunicación entre ellos, Han Shuo se impacientó. Comenzó a juntar un poco de yuan mágico en sus manos mientras atacaba. Los hombres de piedra que ya se tambaleaban por los golpes físicos, no pudieron soportar esos golpes recién reforzados. Han Shuo agarró sus cuellos con su mano, ignorando los golpes que estaban lloviendo sobre su pecho, decapitándolos con un crujido.

La velocidad de los movimientos de Han Shuo aumentó de repente. Sus puños, ahora llenos de yuan mágico, rompieron los cuerpos de los hombres de piedra en fragmentos. En un abrir y cerrar de ojos, los ocho hombres de piedra fueron completamente pulverizados en trozos. Ni un solo bloque entero de piedra permaneció.

“¡Su señoría es realmente tan fuerte!” Un minero no pudo evitar murmurar, con una mirada de adoración en su rostro.

Los bonitos ojos de Delia brillaron con una extraña luz mientras miraba a Han Shuo. Ella acababa de verlo aplastar a los hombres de piedra en fragmentos sin usar más que sus manos desnudas. A los ojos de una mujer que adoraba a hombres salvajes y fuertes, eso era demasiado irresistible. Delia no pudo evitar que su corazón palpitara.

“¿Quieres correr? ¡Je, je, no será tan fácil!” Después de que Han Shuo destruyera los cuerpos de los ocho hombres de piedra, los ocho oscuros entes de los tres túneles parecían saber que Han Shuo no era alguien con quien pudieran lidiar. Comenzaron a reunirse lentamente, planeando regresar por donde habían llegado.

Ya fuera su identidad como cultivador demoníaco o nigromante, Han Shuo tenía muchos métodos para lidiar con ese tipo de extrañas almas. Su mano izquierda se extendió, una oleada de intento asesino surgió de su palma como un vórtice en miniatura. Ese intento asesino era inofensivo para cuerpos físicos, pero esos ocho entes no pudieron resistir su succión.

No solo las ocho almas no podían alejarse un solo paso de Han Shuo, sino que fueron absorbidas lentamente por la fuerza del pequeño vórtice en su palma. Cuando los ocho cayeron en su palma, fueron fuertemente sujetados por el intento asesino, incapaces de liberarse.

“¡Hablen! ¿Qué clase de cosa son?” Esa vez, Han Shuo no habló de manera audible, sino que usó su conciencia para transmitir el mensaje.

La oscuridad de las ocho almas que giraba a la gran velocidad en el vórtice en su palma se dispersó lentamente, y se convirtieron en ocho brillantes puntos de luz verde. Al igual que ocho hermosas estrellas brillantes, el pequeño tornado en la mano de Han Shuo se había convertido en una órbita de la profunda Vía Láctea.

Lo que debería haber sido una escena oscura y atemorizante se había convertido en una imagen intoxicantemente hermosa a los ojos de Delia. Era como si la mano de Han Shuo fuera un interminable cielo estrellado, destellando con el centelleo de las estrellas nocturnas. Si, en ese momento, alguien le preguntara qué hombre podía arrancar las estrellas del cielo nocturno para ella, respondería instantáneamente sin dudarlo, que definitivamente era el hombre justo frente a ella. Había un cielo lleno de estrellas en su poder.

Después de usar su conciencia para transmitir el mensaje, Han Shuo sintió una débil respuesta. La conciencia de esas ocho almas era demasiado pequeña comparada con su poderosa conciencia. Por lo tanto, el mensaje que transmitieron también era muy débil, “Piedad por favor. Somos los mineros que murieron antes del colapso de la mina. Nuestras almas no se dispersaron, sino que se desplazaron a un lugar extraño y absorbieron una extraña energía, convirtiéndonos en lo que ves aquí”.

Han Shuo calmó su mente para escuchar con atención. Cuando gradualmente entendió el mensaje, quedó atónito, “¿Qué era ese extraño lugar?”

“Nosotros tampoco lo sabemos. Extraña energía llena esa área. No sabemos por qué nuestras almas se volvieron lentamente poderosas cuando absorbimos algo de esa energía. Nosotros incluso podemos tener el poder de manipular piedra y formar cuerpos de piedra para nosotros. No podíamos permitir que los mineros cosecharan esa área y destruyeran ese lugar de energía milagrosa, así que atacamos a los mineros. Te lo suplicamos, por favor déjanos ir. A partir de ahora no nos atreveremos a hacer eso”. Las ocho almas en la palma de la mano de Han Shuo se unieron, aclarando el mensaje que transmitieron.

Han Shuo primero frunció el ceño con duda cuando comenzó a escuchar, antes de que la inspiración lo golpeara. De pronto gritó deleitado, “Jaja, ahora lo sé. ¡Entonces es así como es!”.

Ese alegre grito no fue una comunicación silenciosa, sino un fuerte vitoreo que rompió en el aire. Eso hizo que el grupo de Delia saltara sorprendido. Ellos lo miraron inexplicablemente, sin saber por qué de repente se había vuelto tan animado.

“Mi Señor, ¿qué ocurre?” Cuando miró a Han Shuo esa vez, Delia no supo por qué de repente ella sintió que era el hombre más tentador. Su voz sin saberlo, se volvió suave y tierna.

“No mucho”. Han Shuo sacó el bastón esquelético para enviar a todas las criaturas no muertas alrededor del grupo de Delia de regreso a la extraña dimensión. Luego pensó un momento antes de responder, “Ustedes deberían dejar de explorar esta área a partir de ahora, o se enfrentarán al peligro. Solo pueden venir a recoger el mineral cosechado una vez al mes. Mm, estén tranquilos estos hombres de piedra ya no los atacarán más. Muy bien, pueden retirarse primero, déjenme este asunto para que lo maneje”.

El grupo de Delia estaba lleno de dudas por las palabras de Han Shuo. Solo lo vieron aniquilar fácilmente a los hombres de piedra, pero no sabían por qué diría esas palabras.

“Mi Señor, ¿puede decirnos qué está ocurriendo aquí?” Delia pensó por un momento antes de preguntarle a Han Shuo.

“Oh, los hombres de piedra se han sometido a mí. A partir de ahora, ellos deberán minar una porción de mineral cada mes, a tasas seguramente más productivas que las suyas. Ustedes solo necesitan venir aquí una vez al mes para recogerlos. Acepté permitirles tener el área alrededor de estos tres túneles como su hogar a cambio de ayudarlos con la minería”. Han Shuo sonrió y le explicó a Delia.

“Pero, ¿no murieron ya los hombres de piedra?” Delia preguntó, desconcertada.

“No lo hicieron, sus almas todavía están en mi mano. Ustedes pueden estar tranquilos e irse. A partir de ahora, solo tienen que venir una vez al mes para recoger el mineral. Esto es lo mejor para ambos mundos”. Han Shuo le explicó a Delia.

Delia originalmente había venido a buscar a los hombres de piedra para saldar sus deudas. Ahora que Han Shuo había destruido sus cuerpos, capturado sus almas y ofrecido semejantes condiciones tan favorables, ella aceptó las palabras de Han Shuo sin preguntar demasiado al respecto.

“Muy bien. Me iré con ellos primero. Lo esperaré en la entrada”. Delia no preguntó por qué Han Shuo quería permanecer allí. Ella les dirigió algunas palabras a los mineros antes de llevarlos de regreso por donde habían llegado.

Después de que el grupo de Delia se fue, Han Shuo siguió la guía de las almas de los hombres de piedra para arrastrarse sobre su vientre por un estrecho túnel. Avanzando durante siete u ochocientos metros, emergió repentinamente en una vasta área.

Cada parte de esa área estaba cubierta por piedras de varios colores. La pared de roca sobre su cabeza era de un ligero color plateado, brillante con un brillo plata. Una variedad de minerales rojos, púrpuras y blancos estaba presentes, algunos de los cuales Han Shuo conocía y otros de los que nunca antes había oído hablar. Estos estaban dispersos por todas partes en esa maravillosa área.

Una densa sensación de elemento metal llenaba el área. Había un enorme pilar de roca en el centro exudando una concentrada fuerza de metal.

¡El lugar extremo de metal – el último de los cinco lugares de elementos extremos, finalmente se había revelado a si mismo frente a Han Shuo!