Capítulo 350: El emocionado dragón oscuro


Han Shuo, quien acababa de regresar de la dimensión nigromante, pasó los siguientes días recuperándose. Después de que estuvo completamente descansado, se dirigió al bosque oscuro y capturo algunas bestias mágicas, y continuó practicando la magia “Temblor del Alma”.

Después de unos días de práctica, Han Shuo finalmente fue capaz de manipular su fuerza mental a voluntad. Cuando el hechizo “Temblor del Alma” se disparaba, una bestia salvaje simplemente caía, sangre fluía de su nariz y boca.

Cuando Han Shuo pudo controlar “Temblor del Alma” como lo hacía, comenzó a estudiar hechizos que los nigromantes de alto rango deberían dominar.

Los asuntos más importantes eran los hechizos de invocación para demonios de hueso, los viejos demonios sobrenaturales y los señores de las momias. A medida que los nigromantes avanzaban, no solo el nivel de sus criaturas invocadas aumentaría, sino que también podrían invocar otras clases de criaturas. Los archimagos nigromantes como Han Shuo debían ser capaces de invocar demonios de hueso, viejos demonios sobrenaturales y señores de las momias.

En realidad, aparte de algunas diferencias en los encantamientos, no había muchas diferencias entre la invocación de los tres. A pesar de que las marcas de alma eran diferentes, la fuerza requerida para invocar a cualquiera de ellas era más o menos la misma. Mientras Han Shuo dominara la invocación de los demonios de hueso, podría ser capaz de invocar a las otras dos criaturas no muertas modificando ligeramente el encantamiento.

Aunque, al igual que el hechizo “Temblor del Alma”, cuanto más progresaba un nigromante, más duros de dominar se volverían los hechizos avanzados. La comprensión de Han Shuo de la magia de la necromancia del difunto archimago Clarendon ahora era inútil.

A partir de ese reino, Han Shuo tendría que estudiar cuidadosamente la magia de la necromancia por sí mismo. Afortunadamente, el Cementerio de la Muerte tenía muchos libros que Han Shuo podía leer detenidamente. El número de referencias sobre la esencia de la necromancia eran demasiadas para contarse.

Mientras los tres caballeros malvados y los doce demonios místicos todavía estaban siendo refinados, Han Shuo usó ese tiempo para estudiar la magia de necromancia más avanzada.

Los días pasaron volando. Un día, Han Shuo sintió repentinamente una presencia familiar fuera del Cementerio de la Muerte mientras cantaba sus encantamientos.

De pronto despertó de su profunda meditación, Han Shuo sostuvo el bastón esquelético mientras salía del Cementerio de la Muerte, corriendo hacia el dragón oscuro Gilbert que deambulaba afuera, “¿Qué estás haciendo aquí?”

“Estimado maestro, sentí tu presencia, y resulta que estaba en el Valle del Sol. Por lo tanto, vine a buscarte”. El dragón oscuro Gilbert vitoreó cuando vio aparecer a Han Shuo.

Gilbert no parecía haber sufrido grandes cambios. Sin embargo, Han Shuo podía sentir del cuerpo de Gilbert que su aura parecía haberse fortalecido un poco. Después de que Gilbert entró al Cementerio de la Muerte, inmediatamente comenzó a charlar con Han Shuo, reportando lo que había sucedido en el Valle del Sol.

Han Shuo gradualmente entendió la situación en el Valle del Sol a partir de las historias de Gilbert. Desde que Han Shuo había planeado previamente en contra de los diversos poderes que habían convergido en el valle oculto con la mina de mithril, los cuatro grandes poderes habían formado una tregua temporal. En cambio, ellos se centraron toda su atención en la cruzada contra el culpable detrás de escena.

Laureton había dicho previamente que cualquiera que fuera la facción que fuera la primera en encontrar al culpable detrás de escena tendría el poder del Valle del Sol. Por ello, todos los poderes, grandes o pequeños estaban tratando de encontrar al culpable detrás de escena. Sin embargo, incluso después de tantos meses, todavía no hubo resultados.

Trunks entendió que el verdadero culpable, Han Shuo hacía tiempo que había dejado el valle. Con respecto a ese tema, fingió expresar preocupación, pero amplió silenciosamente la banda de mercenarios Destructor del Alma. Inconscientemente, los silenciosos y desconocidos Destructores del Alma se convirtieron gradualmente en el quinto gran poder en el Valle del Sol gracias a los abundantes fondos y al prestigio de Trunks.

Habiendo consumido una de las Píldora del Renacimiento de Han Shuo, la fuerza de Trunks había avanzado desde maestro de la espada hasta gran maestro de la espada. De todas las diferentes facciones en el Valle del Sol, solo Laureton, que podía enloquecer tres veces, podía vencerlo. Florida y Adam Menlo ambos eran inferiores a Trunks.

Ese período de tiempo fue la oportunidad para los Destructores del Alma para levantarse. A medida que avanzaban entre las filas de sus compañeros, absorbieron aún más expertos destacados. La crueldad previa de Trunks ahora tenía una ventaja adicional de insidia. No tenía prisa por tratar de inmediato con Florida, tenía la intención de atormentarlo un poco a la vez.

Gilbert tomo algunas misiones con Trunks, completando cada operación a la perfección. En ese proceso, Gilbert frecuentemente visitaba muchos burdeles, usando las habilidades que Han Shuo le enseñó para absorber secretamente algo de energía yin. Por lo tanto, su fuerza también mejoró rápidamente.

Después de que terminó de escuchar a Gilbert narrar la situación en el Valle del Sol, Han Shuo en realidad estaba algo preocupado. Actualmente, los Destructores del Alma de Trunks eran el quinto gran poder en el Valle del Sol. Eso también significaba que los Destructores del Alma tenían derecho a participar en la lucha por el liderazgo sobre el Valle del Sol. Anteriormente, cuando los Destructores del Alma no tenían ese nivel de fuerza, solo Florida no escatimaba esfuerzos para suprimirlos. Ahora que los Destructores del Alma realmente tenían tanta fuerza, los otros tres lados naturalmente pondrían más atención en Trunks.

Incluso el Guerrero Berserker Laureton desafortunadamente no sería tan amigable con Trunks como anteriormente. Después de todo, Trunks poseía la fuerza para amenazar a su banda mercenaria Cairo. No había amigos que fueran para siempre en ese mundo. Una vez que hubiera un claro conflicto de intereses, era muy posible que sucedieran algunas cosas sucias.

Han Shuo contempló por un momento, entendiendo en su corazón que Trunks y el resto quizás encontrarían más dificultades para desarrollarse en el futuro. Sin embargo, Han Shuo creía en la habilidad de Trunks y no se preocupó demasiado por eso. Después de pensar un tiempo, sonrió ligeramente y le dijo al dragón oscuro Gilbert, “Tengo algo para ti”.

“¿Qué es?” Después de que Gilbert le explicara los detalles de la situación en el Valle del Sol a Han Shuo, se sorprendió con la respuesta de Han Shuo.

Han Shuo saco el núcleo mágico del dragón verde de su anillo espacial, una energía verde lustrosa circulaba dentro. La masiva cantidad de energía contenida dentro inmediatamente causo que Gilbert enloqueciera de alegría, gritando en voz alta con deleite, “¿Un núcleo mágico supremo?”

“Es correcto. Este es el núcleo mágico de un dragón verde, ¿creo que este núcleo mágico debería ser útil para ti?” Han Shuo le sonrió a Gilbert y preguntó.

Incapaz de dejar de asentir con su cabeza como un pollo picoteando arroz, Gilbert estaba tremendamente emocionado, su mano derecha ya sostenía el núcleo mágico del dragón verde en su palma, riendo bulliciosamente, “Útil. ¡Demasiado útil! Puedo sentir la enorme energía contenida dentro. ¡Con este núcleo mágico de dragón verde que está en un rango más alto que yo, definitivamente puedo evolucionar al segundo nivel!”

“Eso es bueno, trágalo de inmediato y solo evoluciona en el Cementerio de la Muerte”. El núcleo mágico de ese dragón verde obviamente había sido especialmente preparado por Han Shuo para Gilbert. Al ver a Gilbert sorprendido y excitado hasta el punto de la locura, él sonrió.

Aparte de su lascivia, Gilbert también podía ser considerado un seguidor leal. Previamente en la tierra tabú en lo profundo del Bosque Oscuro, él había mostrado una lealtad que había tocado a Han Shuo. Si no, Han Shuo, quien estaba enloquecido en ese momento, tal vez se habría perdido por siempre.

“Gracias, Maestro. ¡Maestro, eres muy bueno! Tu fiel servidor te elogia desde el fondo de su corazón…” Gilbert cantó incesantes alabanzas mientras se aferraba al núcleo mágico del dragón verde. Gilbert había interactuado con humanos durante un largo período de tiempo para ese momento. Sus habilidades para lamer botas habían mejorado enormemente, y casi no repitió ni una sola frase.

“Está bien, está bien. Solo trágate el núcleo mágico del dragón verde por mí. Menos de esas tonterías”. Han Shuo interrumpió la adulación de Gilbert, sin saber si reír o llorar.

Gilbert detuvo sus tonterías en ese momento, asintiendo animadamente con su cabeza y hablando con Han Shuo, “Maestro, necesito transformarme en mi forma original, lo que podría ser un inconveniente en el Cementerio de la Muerte. Voy a salir fuera”.

“Ve, pero tú debes tener cuidado. No estropees la formación que coloque”. Han Shuo le recordó frenéticamente mientras Gilbert se apresuraba a la entrada del Cementerio de la Muerte, con el núcleo mágico del dragón verde en su mano.

“Descansa tranquilo, Maestro. ¡Sé lo que debo hacer!” Gilbert respondió, evitando en gran medida las dos grandes formaciones que Han Shuo había colocado. Solo se tragó el núcleo mágico del dragón verde después de llegar a otra área.

Parecía que Gilbert podría convertirse en una súper bestia mágica de nivel dos en el futuro cercano, Han Shuo reflexionó. Decidió continuar estudiando necromancia y practicando encantamientos en el Cementerio de la Muerte.

Pasaron algunos días cuando Han Shuo pensó de pronto en los enanos del valle. Pensando en las habilidades de los enanos para forjar armas y recordando su promesa para el Antiguo Rey Lagarto Dagassi, partió del Cementerio de la Muerte, viajando al valle donde residían los enanos.

El invierno había pasado, y el valle de los enanos estaba lleno del fresco olor de la flora. Los enanos que protegían el valle reconocieron a Han Shuo. Él entró suavemente en la aldea enana, viendo a algunos enanos preparando vino de fruta. Cuando los enanos que estaban elaborando vino vieron aparecer a Han Shuo, todos aplaudieron sin parar, independientemente de adultos o niños.

Animado por una mujer, un niño enano de menos de un metro de altura caminó hacia Han Shuo con un vaso lleno de vino con olor a fruta. “Tío Han, esto es para ti, es muy delicioso”. Ese niño enano se puso de puntillas, entregándole el vaso lleno de vino a Han Shuo.

Arrodillándose, Han Shuo frotó la cabeza del niño enano y recibió el vaso con una sonrisa. “¡Gracias!”

El rostro sonriente del niño enano se sonrojó, mientras corría tímidamente al lado de su madre diciendo, “El tío Han me agradeció”.

Los honestos enanos, no importa si eran jóvenes o viejos, todos rieron a carcajadas. La villa estaba llena de un ambiente alegre. Parecía que los enanos habían estado viviendo bastante bien durante ese período de tiempo.

Cuando Bennett que había escuchado las noticias y vio que Han Shuo había llegado, gritó desde lejos, “Yo, Han. ¡Ha pasado mucho tiempo desde que viniste!” Él había estado forjando armas justo en ese momento y estaba desnudo de la cintura para arriba. Su rostro estaba cubierto de hollín y estaba sosteniendo un gran mazo en su mano izquierda.

“Jeje. He estado un poco ocupado recientemente. ¿Han estado bien todos ustedes recientemente?” Han Shuo pregunto sonriente.

“Por supuesto, la primavera ha llegado. Nosotros ni siquiera hemos terminado la comida que nos trajiste para el invierno. Todavía hay mucho tocino. Hemos extraído algo de mineral y solo estaba instruyendo a los jóvenes en las habilidades enanas de forja de armas. La vida es mucho mejor de lo que era antes”. Bennett se rio mientras respondía, luciendo visiblemente refrescado.

“¿Dónde está el jefe de la aldea? He venido a discutir un gran trato con todos ustedes”.

“Han, las puertas de la aldea enana están siempre abiertas para ti. Forjar armas para ti es un honor para los enanos y no cuenta como un negocio”. El Jefe Calvin se apoyó en un bastón mientras acariciaba su barba trenzada con una sonrisa radiante, saliendo de una lejana casa de piedra.

Calvin se veía visiblemente más viejo y su cuerpo se estaba debilitando. Cuando uno alcanzaba una edad específica, las luchas por caminar eran inevitables. La barba de Calvin estaba completamente plateada y tenía que depender de un bastón. Parecía que de manera similar no pudo resistir los efectos del envejecimiento.

Sin embargo, Calvin estaba de buen humor, y su risa lo hacía parecer lleno de benevolencia. Cuando dos jóvenes enanos vieron aparecer a Calvin, tomaron la iniciativa de subir y ayudar al jefe. Bennett preguntó, “Anciano, ¿por qué has salido?”

“Han esta aquí, por supuesto, tengo que venir a visitarlo. Bennett, no soy tan viejo como piensas, ¿no ves que salí por mi cuenta? ¡Heh!” Calvin se rio e hizo una reverencia hacia Han Shuo. “Los enanos de esta villa siempre te agradecerán por tu favor. No hay negocios entre amigos. Nosotros forjaremos todas las armas que necesites, esa es nuestra actitud hacia los amigos”.

Cuando vino en esa ocasión, Han Shuo había querido principalmente que los enanos ayudaran a forjar algunas armas para los hombres lagarto en el mundo subterráneo. Han Shuo le prometió al Antiguo Rey Lagarto Dagassi que lo ayudaría a cuidar de los hombres lagarto. Aunque los hombres lagarto habían obtenido algunas armas de los cadáveres de los Caballeros Redbud, esas armas estaban lejos de ser suficientes para su uso.

Además, los hombres lagarto estaban construidos diferentemente de los humanos normales. Han Shuo quería pedirle a los enanos que le forjaran algunas armas diseñadas para su uso. Por supuesto, los guardias de Ciudad Brettel también necesitaban las armas forjadas por los enanos. Eso se debía a que las armas forjadas por los enanos eran mucho más sobresalientes que las armas normales.

Calvin escuchó atentamente las descripciones de Han Shuo. Cuando Han Shuo terminó, Calvin sonrió y dijo, “No te preocupes. Los niños casualmente están muy libres recientemente. Todavía tenemos suficiente comida actualmente y no necesitamos cazar. Haré arreglos para que forjen las armas que necesitas”.

“¡Muchas gracias, anciano!” Han Shuo sinceramente expresó su gratitud.

“Jaja, no hay necesidad de palabras educadas entre amigos. Es raro que hayas venido, prueba nuestro vino de fruta recién hecho”. Calvin dijo con orgullo, tirando de Han Shuo hacia las mujeres que estaban preparando vino.