Capítulo 349: La dignidad del pequeño esqueleto en la otra dimensión


A pesar de la completa ausencia de viento, doce grandes banderas ondeaban vigorosamente en el viento. La funesta aura se arremolinaba alrededor, fluyendo como mercurio hacia el pozo en el medio. Dentro del pozo, el líquido hervía como aceite en el fuego, abrasando a los tres caballeros malvados y sus monturas, enviando humo al aire.

Han Shuo cerró los ojos mientras se sentaba, enfrentando a tres caballeros malvados. Su fuerza mental fluía como río imparable, manteniendo a los tres caballeros malvados fieles a su contrato. Como las monturas de los caballeros malvados eran más débiles, gradualmente perdieron la fuerza de continuar luchando infructuosamente.

Tres enormes espolones de hueso continuaron agitándose alocadamente frente a Han Shuo. Un milisegundo de relajación, y los caballeros malvados explotarían despiadadamente la ventaja para atravesar la cabeza de Han Shuo. Han Shuo estaba completamente concentrado en su tarea, con su voluntad de hierro hasta el final. Los patrones inextricables de su fuerza mental se tejieron en una red sin forma en el cielo, moliendo la montaña de resistencia que era la voluntad de los tres caballeros malvados.

El Cementerio de la Muerte no era tocado ni por el sol ni por la luna, eternamente envuelto en una tenue y penumbrosa luz. Por tanto, uno no podía sentir el paso del tiempo. Después de un tiempo desconocido, las tres lanzas de hueso que luchaban por llegar a Han Shuo perdieron lentamente sus fuerzas. Al igual que los cuerpos de los caballeros malvados, estas cayeron apáticamente en el pozo.

Todo el cuerpo de Han Shuo parecía haber sido tallado en piedra, sin ni un signo de vida desde su posición con las piernas cruzadas. Las doce banderas todavía absorbían fantasmas e irradiaban aura asesina que convergía en el pozo. Después de lo que parecían unos días, los cuerpos de los tres caballeros malvados se disolvieron completamente en el líquido, sin dejar rastros atrás.

Por fin, Han Shuo se movió, una bocanada de aire se escapó de sus labios cuando sus ojos se abrieron. Su voz estaba demacrada por el agotamiento, “¡Esto fue endemoniadamente agotador!” Solo habían sido tres caballeros malvados y sus monturas, pero el proceso de reformar sus cuerpos ya le había causado tantos problemas a Han Shuo. Parecía que las hipótesis iniciales de Han Shuo eran ciertas. Era imposible el usar las artes demoníacas para reformar el cuerpo de cada criatura no muerta.

Por un lado, esa clase de refinamiento utilizaba ingredientes complejos y altamente preciosos. Si los innumerables guerreros esqueletos y guerreros zombis bajo las órdenes de Han Shuo fueran todos refinados, incluso sus prodigiosos ahorros no serían suficientes para soportarlo. Solo refinar esos tres caballeros malvados ya había costado por lo menos cien mil de oro. Refinar a los incontables guerreros esqueletos y guerreros zombis lo llevaría a la bancarrota y más allá. Incluso entonces, ¡él aún no habría terminado!

Además, refinar las criaturas no muertas de esa manera tomaba demasiado de su tiempo y energía, con muy pocos beneficios para una empresa tan enorme. Después de todo, los guerreros esqueletos y los guerreros zombis eran esencialmente carne de cañón. Incluso si los hacía inmunes al efecto corrosivo de la magia de luz, su uso era limitado. Como tal, Han Shuo no estaba dispuesto a perder montañas de oro en ellos.

Actualmente los caballeros malvados eran las criaturas no muertas más fuertes que Han Shuo podía invocar. Incluso dentro de las criaturas no muertas, ellos eran considerados de alto nivel. Tenían una gran utilidad y flexibilidad una vez que sus corceles respira fuego podían salir al campo con ellos. Su monstruosa fuerza innata podía combinarse con una resistente armadura para producir un combatiente que era más duro que un caballero humano. Han Shuo había tenido que usar toda su fuerza mental para suprimir la feroz resistencia de tres caballeros malvados y sus caballos de guerra. Si bien Han Shuo podía invocar a demonios de hueso y viejos demonios sobrenaturales, él definitivamente no podría refinar tres de ellos de una sola vez. Eso se debía a que la resistencia de los Demonios de Hueso y  los Viejos Demonios Sobrenaturales definitivamente sería más fuerte.

Poniéndose de pie desde su posición con las piernas cruzadas, Han Shuo invoco las doce cabezas de demonio en las banderas con un pensamiento. Aullando, regresaron a regañadientes al cuerpo de Han Shuo. Dado que los cuerpos de los tres caballeros malvados ya se habían fusionado en el pozo, Han Shuo no necesitaba suprimir la matriz con su yuan mágico.

Las doce cabezas de demonio se habían formado cuando Han Shuo alcanzo la etapa del demonio separado, usando la gran aura funesta dentro del Valle del Sol como catalizador. Esas doce cabezas de demonio contenían un vicioso instinto asesino innato, cada cabeza de demonio se formó a partir de la última obsesión viciosa de muchas almas odiosas. Eran los mejores ingredientes para refinar los “demonios místicos” que estaban un nivel por encima de los “demonios yin”.

De los tres demonios yin previamente refinados, en la actualidad solo quedaba uno que podía usarse. Han Shuo estaba convencido de que un demonio yin estaba lejos de ser adecuado para mantener su ventaja en el campo de batalla. Cuando avanzó al reino demoníaco separado en el Valle del Sol, Han Shuo había guardado deliberadamente la ilimitada aura asesina, coagulándola en las doce cabezas de demonio. Cuando los ingredientes necesarios para refinar demonios místicos fueran reunidos, las doce cabezas de demonio se utilizarían como los ingredientes base para refinar a los demonios místicos.

Después de asegurarse de que el área funcionara sin supervisión, Han Shuo se dirigió al área especializada para refinar ‘demonios originales’ y los ‘demonios yin’. Primero invoco al zombi de élite de tierra, ordenado que modificara el diseño de la cueva del demonio yin, moldeándola en una cueva adecuada para la cultivación de los “demonios místicos”. Cuando las modificaciones se completaron, Han Shuo sacó los ingredientes que necesitaba y los colocó en el centro de los ojos de la formación alrededor de la cueva.

Una vez que completó todos los preparativos, Han Shuo despidió al zombi élite de tierra y colocó doce gotas de su propia esencia de sangre en la cueva del demonio místico. La esencia de sangre comenzó a girar en el aire dentro de la cueva del demonio místico. Las doce cabezas de demonio emergieron del cuerpo de Han Shuo a su orden, cada una tragó una gota de esencia de sangre. Como si se tratara de una señal desconocida, la cueva comenzó a activarse. Han Shuo entonces invoco unos pocos cientos de espectros y arrojó algunos espíritus del Filo Cazador de Demonios para que actuaran como forraje para la evolución de los demonios místicos.

Han Shuo después cavo profundamente en su reserva de yuan mágico, vertiendo los restos en la cueva del demonio místico para mantener su operación normal. Cuando las doce cabezas de demonio comenzaron a aullar y desgarrar a los espectros y espíritus en la matriz, el exhausto Han Shuo regresó al centro del Cementerio de la Muerte.

Las dos matrices en ese momento habían reanudado las operaciones normales. Han Shuo no solo había gastado una gran cantidad de fuerza mental, sino que también había usado una cantidad significativa de yuan mágico y esencia de sangre. Eso era incluso más agotador que cuando luchó contra Kosse en Ciudad Brettel. En esa ocasión, tenía al pequeño esqueleto, al zombi élite de tierra, al zombi élte de madera  y al zombi élite de fuego para que lo apoyaran. Pero algo como ese proceso de refinamiento era algo que solo él podía manejar. Como resultado, estaba agotado hasta lo profundo de sus huesos.

Sentado en el suelo del Cementerio de la Muerte, Han Shuo reflexionó por un momento y sacó el bastón esquelético, examino meticulosamente el bastón esquelético de tres colores. Quería hacer uso de ese interludio para examinar los secretos del bastón esquelético.

El gran magus nigromante de Iglesia de la Calamidad Wolf y el Antiguo Rey Lagarto Dagassi parecían saber rastros del origen del bastón esquelético. Ese bastón esquelético, que se había transformado del Ojo de la Oscuridad, era la clave para abrir el Cementerio de la Muerte. Definitivamente contenía muchos secretos ocultos.

Han Shuo no había poseído el bastón esquelético durante mucho tiempo. Su entendimiento del bastón esquelético solo llego tan lejos como para ver que mejoraba su magia de necromancia. Si no fuera por el gran magus nigromante Wolf usando el poder del bastón esquelético para rejuvenecer su vida, Han Shuo quizás nunca hubiera adivinado que el bastón esquelético podía tener semejante efecto.

“Bastón esquelético, oh bastón esquelético. ¡Cuántos secretos más estas escondiendo!” Han Shuo murmuró para sí mismo mientras tocaba los tres cráneos de colores.

El exhausto Han Shuo cayó inconsciente. Él semi-conscientemente sintió como si estuviera envuelto por la luz de tres colores del bastón esquelético, que giraba a su alrededor. Luces de colores pasaron rápidamente por su cuerpo. Esa sensación era como si estuviera cayendo desde una gran altura en un abismo sin fin.

Justo cuando Han Shuo sintió náuseas por la sensación de vértigo, de repente sintió que un olor familiar invadía su conciencia. Ese olor parecía provenir de un área del abismo en la que había caído. La adormilada conciencia de Han Shuo se adhirió firmemente a ese olor familiar, cayendo gradualmente en la inconsciencia.

Había un infinito vacío negro en la distancia. Los alrededores parecían haber estado envueltos por siempre en un gris tórpido, y las nubes grises y negras rodaban constantemente por el horizonte. Toda la zona estaba llena del olor a muerte, desolación y una naturaleza salvaje.

Los pantanos y los troncos de árboles que estaban desprovistos de ramas y hojas salpicaban el paisaje cercano a él. Una variedad de criaturas no muertas corrían a través del desierto, vagando sin rumbo en el espacio desolado.

No había un ciclo de día y de noche en ese lugar desolado, ni ningún sentido del tiempo. Solo había soledad y desesperación, una quietud mortal y desolación.

Por un momento, Han Shuo pensó que todavía estaba dentro del Cementerio de la Muerte. Era muy similar al eterno atardecer del Cementerio de la Muerte. Pero cuando una manada de gárgolas se elevó sobre su cabeza, seguida de una horda de esqueletos y zombis en el suelo, Han Shuo de pronto se vio impresionado por el hecho real de que no era en verdad el Cementerio de la Muerte.

Él recordaba claramente que no había invocado a esas criaturas no muertas de bajo nivel en el Cementerio de la Muerte. Han Shuo de pronto sintió que estaba en un sueño. Solo cuando él siguió esa línea de pensamiento hasta el final se dio cuenta de que no tenía un cuerpo, que existía como una conciencia pura. Sin embargo, tan pronto como Han Shuo pensó en su cuerpo, su agotada fuerza mental llenó lentamente el área de su conciencia. Una copia idéntica de su cuerpo se unió rápidamente a su ser.

Su mano izquierda tocó su mano derecha, obviamente ambas manos hicieron contacto. Sin embargo, Han Shuo no sintió ningún contacto entre su piel, todo se sentía muy extraño. Pero él sintió una sensación de intimidad con los alrededores. En cuanto a lo que parecía íntimo, no podía ubicar el dedo en ello.

La densa horda de criaturas no muertas repentinamente descendió desde una montaña calva. Esas criaturas no muertas estaban arregladas en un orden. Justo al frente había guerreros esqueletos y guerreros zombis, detrás de ellos había esqueletos arqueros e hileras de gárgolas. Incluso más atrás estaban dos caballeros malvados.

Esas criaturas no muertas en realidad ascendían a tres o cuatro mil. Sin embargo, la mayoría de estas eran guerreros esqueletos, guerreros zombis y necrófagos, solo una pequeña porción eran guerreros de odio y caballeros malvados. Cargando hacia abajo desde la imponente montaña, se congregaron hacia un abrupto cañón.

El cuerpo y la conciencia de Han Shuo lentamente flotaron en el cañón. Solo cuando llegó al cañón Han Shuo se dio cuenta de que el interior del cañón estaba igualmente inundado de criaturas no muertas. Justo en el centro del cañón había un grupo de criaturas no muertas involucradas en una batalla. Las garras y los dientes se utilizaban a todo su potencial mientras luchaban y se atacaban unas a otras, incapaces de sentir dolor y saber cuándo retirarse. Era una escena magnífica pero escalofriante.

Cuando las débiles criaturas no muertas como los guerreros esqueletos y los zombis fueron completamente destruidas, esas almas de bajo nivel se dispersaron inmediatamente. Pero desde los guerreros de odio en adelante, sus almas no se dispersaban inmediatamente después de ser eliminados. Las criaturas no muertas a su alrededor luchaban para reclamar una parte del poder de esa alma, devorándola para fortalecerse a sí mismas.

A mitad de la lucha se levantó un enorme señor de las momias de cinco metros de altura. Envuelto en tiras de tela blanca corroída que exudaba un aura mortal, se levantó lentamente de las profundidades del suelo del cañón. Ese señor de las momias parecía ser el líder de las criaturas no muertas dentro del cañón. Cuando se levantó de lo profundo del suelo, todo su cuerpo desencadenó una incomparable tormenta de muerte.

Cuando las criaturas no muertas que cargaban desde la montaña entraron en contacto con la tormenta de la muerte, estas inmediatamente se convirtieron en cenizas. Las tiras de tela alrededor de su cuerpo bailaban como armas, cortando a cualquier criatura hostil que tuviera la desgracia de ser atrapada en su camino. Solo un caballero malvado que descendía fue capaz de bloquear el ataque con su lanza de hueso, haciendo retroceder a su caballo de guerra que respiraba fuego hacia un lado.

En la jerarquía de criaturas no muertas, los señores de las momias tenían un nivel más alto que los caballeros malvados. Como tal, en escaramuzas entre criaturas no muertas, una diferencia en un nivel generalmente significaba una conclusión inevitable. A menos que hubiera diez caballeros malvados atacando al señor de las momias, esa batalla no tenía suspenso en su resultado.

Final de la Primera Parte del capítulo.

Cuando el señor de las momias emergió del suelo, las criaturas no muertas de los alrededores que habían cargado desde la montaña calva fueron decapitadas una tras otra por la tormenta mortal. Más de setecientas criaturas no muertas se convirtieron en cenizas en unos momentos.

“¡El ser que está atrincherado en el terreno elevado, acepta este desafío del señor de las momias Faraón! ¡Esa imponente montaña no está a la altura que pueda sostener alguien tan débil como tú, así que dame ese territorio a mí!” El señor de las momias Faraón rugió hacia la imponente montaña mientras una gran cantidad de fuerza mental recorría toda el área.

“Mi Señor Su Majestad, ¿cómo puede usted tolerar la transgresión de esa momia inferior?” El caballero malvado que se había retirado en su caballo de guerra que respiraba fuego siseaba con severidad.

Los sonidos de rocas que se movían repentinamente sonaron alrededor del cañón. Los incomparablemente familiares zombis élite de fuego y madera cabalgaban por separado sobre caballos de batalla que respiraban fuego, entrando desde ambos lados del valle.

Una enorme sombra descendió desde lo alto de la montaña, el increíble puercoespín no muerto lleno de púas de hueso. El pequeño esqueleto estaba empuñando una daga de hueso que se había transformado en una lanza de tres metros de largo. Las siete púas de hueso se mantenían erectas desde su espina. Su gran aura cubrió la escena cuando él aterrizó.

“Humilde señor de las momias, mi territorio no es un lugar donde casualmente puedas invadir. Ahora, no solo quiero que tu alma se disipe, de hoy en adelante, el lado norte del territorio del señor de las momias también estará bajo mi control”. Los pensamientos del pequeño esqueleto explotaron como una inundación, completamente desproporcionados con su diminuta figura en lo alto del cielo.

“Mi Señor Su Majestad, debe unirse y gobernar la oscuridad”. El caballero malvado que había hablado anteriormente desmontó, inclinándose frente al pequeño esqueleto que volaba en lo alto del campo de batalla. Su rostro estaba lleno de adoración solemne.

Esa era la primera vez que el señor de las momias Faraón había puesto los ojos en el rumoreado esqueleto mutante superior. El aura que explotaba desde la figura del pequeño esqueleto al instante aterrorizó a Faraón. También estaba el llameante zombi élite de fuego, aparentemente lanzando dos bolas de fuego de mano a mano mientras estaba sentado en la parte trasera del caballo de guerra. La abrasadora temperatura alta hizo que el señor de las momias amante del frío Faraón se sintiera extremadamente incómodo.

Faraón de repente sintió que había caído en una trampa en esa ocasión. Había sobrevivido en ese mundo por un tiempo extremadamente largo, él no era como las típicas criaturas no muertas que andaban por allí. Él desde hacía mucho tiempo había ganado verdadera inteligencia.

Ese mal presentimiento que tuvo había solidificado su decisión de irse e intentó regresar al subsuelo. Sin embargo, la tierra previamente blanda de repente se volvió tan dura como el diamante. Justo cuando el señor de las momias Faraón comenzó a entrar en pánico, el simple zombi élite de tierra emergió lentamente de la tierra. Sonriendo hacia Faraón, ingenuamente dijo, “No puedes escapar, ¿verdad?”

El previamente inspirado señor de las momias Faraón repentinamente se dio cuenta de que todos sus caminos de escape habían sido cortados. Él aulló furiosamente, “¡Ser despreciable, eres demasiado siniestro!”

El pequeño esqueleto no respondió. La criatura no muerta debajo de él repentinamente se lanzó hacia Faraón. El pequeño esqueleto levantó la lanza de hueso de tres metros de largo, el aura funesta en los alrededores surgió de la lanza de hueso. La lanza de hueso absorbió una gran cantidad de aura mortal, volviéndose tan pesada como una montaña. Mientras atravesaba hacia Faraón, el señor de las momias echó hacia atrás la cabeza en un rugido de desafío.

Las tiras de tela en el cuerpo de Faraón bailaron mientras aplastaban a todos los que estaban dentro de su rango. Pero cuando la lanza de hueso del pequeño esqueleto descendió, se deslizó directamente a través de las tiras envueltas alrededor de su cuerpo, perforando su pecho con un solo golpe, inmovilizándolo en el suelo.

“¡Sométete, o muere!” El pequeño esqueleto gritó fríamente mientras su enorme aura cubría ferozmente cada centímetro del señor de las momias inmovilizado por la lanza de hueso.

Incapaz de forcejear, Faraón cedió ante la crueldad del pequeño esqueleto después de un aullido lúgubre. Inclinó dócilmente su cabeza hacia el pequeño esqueleto y dijo, “Yo, el señor de las momias Faraón, me someto Mi Señor”.

El pequeño esqueleto no tenía prisa por remover la lanza de hueso del cuerpo del señor de las momias. Dibujó una marca de contrato en el oscuro aire con su mano izquierda, haciendo que el señor de las momias entregara parte de su alma para marcar el contrato. Solo entonces removió la lanza de hueso sin preocuparse por el dolor del señor de las momias, dándose la vuelta y diciendo, “¡Regresa a la montaña!”

El señor de las momias no tenía ninguna posibilidad de resistir ahora que se había formado el contrato unilateral entre amo y sirviente. Lucho para ponerse de pie, avanzando con pasos lentos detrás de los zombis de élite de madera y tierra, su objetivo claramente era la imponente montaña.

Han Shuo había visto todo claramente y se llenó con sorpresa. Él finalmente supo dónde estaba en ese momento. Esa era la otra dimensión en la que vivían las criaturas no muertas.

Han Shuo nunca hubiera imaginado que el pequeño esqueleto y el zombi élite de tierra en realidad tendrían una enorme tropa en la otra dimensión. Incluso parecía que se estaban llevando bastante bien. No era de extrañar que el zombi élite de la tierra hubiera pedido regresar la última vez si no había nada para él. Al observar esa batalla, parecía que el pequeño esqueleto había llevado consigo a los zombis élite de tierra, madera y fuego, y estaba llevando a cabo una poderosa invasión en la otra dimensión.

Una criatura no muerta de alto nivel como el señor de las momias solo podía ser invocado por un archimago nigromante, era similar al demonio de hueso. Sin embargo, el pequeño esqueleto había manejado al señor de las momias con un solo golpe. Eso probaba completamente que el nivel del esqueleto pequeño era más alto que el del señor de las momias. Eso era algo en lo que Han Shuo nunca habría pensado.

Cuando señor de las momias fue subyugado por el pequeño esqueleto, Han Shuo repentinamente se asustó. Él repentinamente recordó que no sabía cómo regresar al Continente Profundo. No había personas o cosas con las que Han Shuo estuviera familiarizado en ese espacio eternamente desolado y silencioso.

Si solo pudiera permanecer en ese inframundo con su conciencia, sería una completa tortura para Han Shuo. En la actualidad, incluso con su cuerpo formado por su conciencia, Han Shuo no solo no podía controlar nada, tampoco podía usar magia. Eso era una situación extremadamente desfavorable para Han Shuo.

Mirando al pequeño esqueleto volar hacia la imponente montaña calva, Han Shuo gritó varias veces mentalmente en un intento por contactar al pequeño esqueleto. En medio de eso, un dolor agudo repentinamente se extendió a través de todo el cuerpo de Han Shuo. Ese tipo de agonía era insoportable incluso para los duros nervios de Han Shuo. Como resultado, su conciencia se disipó gradualmente.

El pequeño esqueleto, que se dirigía hacia la imponente montaña con los zombis élite, de pronto se detuvo, mirando hacia el área donde la conciencia de Han Shuo desapareció. Él de repente le dio vuelta a la criatura no muerta voladora y voló hacia el área donde acababa de estar la conciencia de Han Shuo. El ojo púrpura del demonio centellaba, lleno de incertidumbre.

Los zombis élite de tierra, madera y fuego espolearon sus caballos de guerra que respiraban fuego para pasar a través de las filas del ejército de muertos vivientes para pararse junto al pequeño esqueleto. El zombi élite de tierra preguntó inocentemente, “¿Qué sucede?”

“Padre estuvo aquí”. El pequeño esqueleto, que solo tenía dos agujeros por nariz, se movió con un crujido y le respondió a las tres criaturas no muertas especiales.

“¡Cómo puede Padre haber estado aquí, este es nuestro mundo!” El zombi de tierra miró ingenuamente al pequeño esqueleto, tratando entender.

“No lo sé, pero sentí la conexión entre Padre y yo. ¡Él estaba aquí!” El pequeño esqueleto blandió la lanza de hueso de tres metros en su mano, la punta de la lanza de hueso se detuvo en el área donde la conciencia de Han Shuo había estado previamente, diciendo, “Justo aquí, si hueles cuidadosamente, todavía puedes oler la esencia de Padre”.

Con esa frase del pequeño esqueleto, las tres criaturas no muertas se acercaron al área. Entre ellos, el zombi élite de madera y fuego sacudieron sus cabezas, teniendo aún que desarrollar totalmente su propia conciencia. Ellos actualmente solo podían confiar en el pequeño esqueleto para pensar. Solo el zombi de tierra respiró profundamente algunas respiraciones de aire, como si realmente oliera la esencia de Han Shuo. Respondió mientras sacudía su cabeza, “Sí. ¡Padre realmente ha estado aquí!”

“Volvamos a la montaña, Padre ya se ha ido. Todavía tenemos que tomar el territorio de Faraón más tarde”, dijo el pequeño esqueleto, y entonces espoleó a la criatura no muerta al cielo, aullando mientras se dirigía a la imponente montaña.

Han Shuo se puso de pie como si su cabeza hubiera sido golpeada por un rayo. Cuando aterrizó en el suelo, él estaba cubierto de sudor frío, su corazón todavía palpitaba de miedo.

El bastón esquelético que tenía en su mano cayó al suelo en ese momento. Tintineó cuando rebotó en el duro y liso terreno del Cementerio de la Muerte. No hubo ningún cambio en el bastón esquelético que ahora yacía silenciosamente en el suelo. Sin embargo, Han Shuo sabía que el bastón esquelético lo había llevado a otro lugar.

Viajando a la dimensión desolada y quieta le había dado un susto a Han Shuo. Lo que Han Shuo temía no era la existencia y la guerra en la otra dimensión. Sino que en cambio tenía miedo de no poder regresar al Continente Profundo. Él había existido solo como una conciencia en ese paraíso para la necromancia, pero su cuerpo había permanecido en el Continente Profundo.

El efecto en un nigromante como Han Shuo era obvio, él era incapaz de usar gran parte de su poder allí. Si él estaba atrapado eternamente en esa área, enfrentarse a criaturas no muertas desoladas por el resto de su vida sería similar a una tortura para Han Shuo.

Siendo acostumbrado a los colores desenfrenados de ese mundo, Han Shuo no pudo adaptarse fácilmente a la otra dimensión monocromática. Además, ese mundo todavía tenía amigos cercanos para Han Shuo, que estaban hechos de carne y sangre como Han Shuo, a diferencia de las criaturas en la otra dimensión.

“Eso estuvo cerca, este bastón esquelético es realmente extraño, afortunadamente finalmente me envió de regreso. Si no, mi vida habría sido destruida”. Han Shuo habló para sí mismo por un momento. Solo entonces volvió a mirar al bastón esquelético. Su mente estaba pensando furiosamente en cómo había atravesado los diversos planos, con su conciencia aterrizando en ese espacio.

Desafortunadamente, incluso después de meditar durante un largo tiempo, Han Shuo aún no sabía cómo lo había hecho. Sacudiendo su cabeza, Han Shuo no siguió pensando sobre esa pregunta. En su lugar recordó la increíble actuación del pequeño esqueleto en aquel espacio. Han Shuo quería usar inmediatamente el bastón esquelético para invocar al pequeño esqueleto, pero tenía un miedo persistente a los cambios previos del bastón esquelético. Temporalmente se dio por vencido con la idea de invocar inmediatamente al pequeño esqueleto.

“¿Quién iba a saber que el pequeño esqueleto estaba realmente tan bien establecido? ¡Se veía aún más increíble que yo en Continente Profundo! ¿Cuándo fue que ese tipo se volvió tan formidable, eh?” Han Shuo no pudo resistirse a suspirar. Cuando recordó la escena donde el pequeño esqueleto había aterrizado, y las miradas de miedo de algunas de las criaturas de bajo nivel, finalmente entendió lo que estaba pasando.