Capítulo 348: Crianza de demonios


Pasaron cinco días, y Fabián llegó a Ciudad Brettel, seguido por un grupo de comerciantes. Ellos habían traído muchos más productos en esta ocasión que en su viaje anterior. El entusiasmo de los comerciantes que habían probado un mercado sin explotar excedía con creces las expectativas de Han Shuo.

Todos los comerciantes habían traído una caravana esa ocasión. Cada uno tenía carruajes tirados por dragones de tierra, cargados con bolsas de varios tamaños. Dentro de varios bolsos había misiles tragos y sacos llenos de pernos de ballestas y flechas.

Las mercancías en los carruajes de la parte trasera estaban envueltos con lienzos. Aunque, por el aspecto voluminoso de los paquetes, no se necesitaba un genio para darse cuenta de que eran carruajes llevando munición, y mucha de esta. Dos dragones de tierra grandes y de movimiento lento tiraban de los carros, cada uno de 5 metros de ancho y 10 metros de largo. Cada uno de estos gigantescos vagones era lo suficientemente grande como para acomodar 10 vagones de batalla o catapultas.

Los carros tirados por los dragones contenían al menos 20 carruajes de batalla, mientras que los 27 carros más pequeños detrás de ellos eran tirados por caballos de guerra. Aunque esos 27 carros no eran tan grandes como los tirados por los dragones de tierra, cada uno era lo suficientemente grande como para acomodar 3 carruajes de batalla cada uno.

Ubicados incluso más atrás estaban las Bestias Montículo Nublado. Extraordinariamente, estas criaturas eran fuertes como los dragones de tierra, y también tan lentas. Esas eran dos veces más grandes que los caballos de guerra, y cada pierna larga era tan grande como la de los elefantes. Estas llevaban sacos llenos de comida y artículos de primera necesidad. Estos deberían poder rellenar los almacenes de Ciudad Brettel.

El número de comerciantes se había duplicado, comparado con la última vez, cada uno con una sonrisa que se hacía más amplia a medida que se acercaban a la ciudad. Todos llevaban expresiones casuales, cada uno hablando sobre sus futuras ganancias.

Ellos no habían encontrado un solo cadáver en el camino de Ciudad Niebla Marina a Ciudad Brettel, ni vieron un solo pelo de algún bandido. Después de la campaña de exterminio de Dorcas, todos los bandidos habían sido erradicados. Aquellos que cooperaron habían sido reclutados como conserjes que trabajaban arduamente, para mantener los caminos libres de desechos.

Cuando ellos notaron esos detalles sutiles, los comerciantes comenzaron a relajarse gradualmente. Cuando llegaron a la ciudad, Jack, el ministro de finanzas de Ciudad Brettel, pagó a los comerciantes en un solo pago después de completar un inventario por los bienes entregados.

Los comerciantes que habían recorrido una distancia tan larga estaban encantados al recibir su dinero. Estos no salieron inmediatamente de Ciudad Brettel, pero molestaron a Jack para que les permitiera abrir una tienda en Ciudad Brettel.

“Jack, el Gremio de Comerciantes Boozt también planea abrir una sucursal aquí, ayudanos a preparar una ubicación adecuada”, Fabián le dijo a Jack.

“Entendido. La sucursal del Gremio de Comerciantes Boozt será la primera en organizarse”, Jack prometió, sonriendo. A pesar de las objeciones de los comerciantes cercanos, encubrió a Fabián a quien le preguntó furtivamente, “¿estos comerciantes finalmente han recuperado sus sentidos y quieren establecerse en Ciudad Brettel?”

“Sí. Desde que los cuatro grandes grupos de bandidos fueron derrotados, Ciudad Brettel se ha convertido en el país de las maravillas para los mercaderes bajo nuestra minuciosa campaña de mercadotecnia. Para ser sincero, las minas alrededor de Ciudad Brettel son ricas en recursos. Mientras tengamos suficientes herreros, Ciudad Brettel ciertamente podrá usar esos recursos para crear armas”.

“Ciudad Brettel es la coyuntura más cercana a los siete grandes ducados. En lo que se refiere a la nobleza de los siete grandes ducados, la ropa ornamentada y porcelana del Imperio Lancelot son productos de lujo en los que está dispuesta a gastar grandes cantidades de dinero. Por otro lado, los robustos caballos, pieles y joyas producidas por los siete grandes ducados también tienen mucha demanda por el Imperio Lancelot”.

Si no fuera por el hecho de que no se podía garantizar la seguridad en Ciudad Brettel, la ubicación ideal de esta ciudad habría impulsado a esta ciudad a convertirse en el lugar ideal para los comerciantes. Ahora que la noticia de la derrota de los cuatro grupos de bandidos se está extendiendo, junto con la garantía de un paso seguro, muchos comerciantes comenzarán a buscar voluntariamente a nuestro Gremio de Comerciantes Boozt para vender sus productos aquí”.

“Solo espera y mira, esta es solo la primera ola. Mientras Ciudad Brettel pueda darles a los comerciantes una sensación de seguridad, cada vez más y más comerciantes vendrán en masa. En ese momento, nos sentiríamos presionados para siquiera intentar detener esa actividad”. Fabián le explicó a Jack

“Parece que nuestra elección fue la más sabia”. El pequeño gordito Jack sonrió hasta que sus pequeños ojos casi desaparecieron al escuchar las palabras de Fabián, “Adivina qué, Bryan hizo un viaje al mundo subterráneo hace un tiempo. ¿Sabes cuántas cosas valiosas trajo consigo de regreso? ¡Jaja, ahora tengo dos millones de monedas de oro a mi disposición! Si incluimos los cristales y otros objetos de valor, ¡entonces el dinero a mi disposición asciende a tres millones! ¡Yo nunca habría pensado que algún día sería capaz de controlar tanto dinero!”

Fabián se sorprendió visiblemente al escuchar a Jack decir esas palabras, y luego suspiró, “Sigue bien a Bryan, tú pequeño mocoso. El solo hecho de que él te haya dado tanto dinero para cuidar es una gran prueba de su confianza. Mientras trabajes duramente, convertirte en un noble es solo cuestión de tiempo”.

“Descansa tranquilo, tío, sé qué hacer. Los cristales, oro, plata, joyas y otros objetos de valor tienen que ser vendidos a través de los gremios de comerciantes. Ciudad Brettel se convertirá en una fortaleza de hierro siempre que tengamos suficiente dinero”, Jack respondió.

“Hay un par de comerciantes que creo que estarán muy interesados en tus productos. Debes encontrarlos y negociar directamente”. Fabián se rio, y dijo, “nos vamos a ver a Bryan, Phoebe me pidió que le trajera algunas cosas”.

“Entra, él te está esperando”. Jack respondió.

Fabián pronto encontró la habitación de Han Shuo después de dejar a Jack. Han Shuo estaba esperando impacientemente, ya que sabía que Fabián iría. Han Shuo dio la bienvenida a Fabián tan pronto como sonaron los pasos de ese último. Sonriendo, dijo, “Señor Fabián. ¿Te pidió Phoebe que me trajeras algo?”

“Por supuesto. Este anillo espacial contiene lo que necesitas”. Fabián se rio, entregándole a Han Shuo el anillo espacial. Han Shuo concentró su fuerza mental en el anillo espacial e inmediatamente se unió a la risa de Fabián.

“Llévale esta espada a Phoebe por mí. Ten cuidado, asegúrate de que no ocurra nada en el camino”. Sacando el arma divina “Cielo Estrellado”, Han Shuo se la entregó a Fabián con una advertencia, “Esta es el arma divina, “Cielo Estrellado”, anteriormente era de Celt el líder de los Caballeros Redbud. Tú deberías saber su valor”.

La expresión de Fabián inmediatamente se volvió seria al darse cuenta de lo que sostenía. Guardó a “Cielo Estrellado” en su propio anillo espacial, diciendo, “Descansa tranquilo, definitivamente le  llevaré esta espada a la Señorita Phoebe”.

“Dile a Phoebe que continúe recogiendo las cosas en esta lista”. Han Shuo una vez más sacó una lista y se la entregó a Fabián.

“Entiendo, sé qué hacer”. Fabián guardó la carta, y continuó tranquilizando a Han Shuo.

Después de que Fabián se despidió, Han Shuo encontró a Chester y le dio algunas órdenes, después regresó al Cementerio de la Muerte.

El Cementerio de la Muerte estaba inmerso en el aura de muerte todo el año. Un agujero grande y ovalado apareció entre los huesos blancos. El agujero estaba rodeado por 12 banderas de colores, cada una de alrededor de 10 metros de altura y aún lograba aletear a pesar de la completa falta de viento. Cada bandera estaba adornada con un símbolo exótico.

El pozo ovalado estaba lleno con grandes picos de hueso, todos apuntando hacia arriba. Algunos de esos huesos habían sido extraídos del cadáver del dragón verde por Han Shuo, mientras que los otros provenían de la tierra tabú de la última vez. Todos los huesos eran de poderosas criaturas mágicas fallecidas.

Han Shuo arrojó cubos de un reluciente líquido violeta negro en el pozo ovalado. Cubo tras cubo fue arrojado dentro, Han Shuo parecía tener un suministro interminable de su anillo espacial. Todo fue dentro del pozo.

Ese líquido tenía ambos el olor metálico de la sangre o de jugos de una naturaleza mucho más espeluznante. Venia de todo tipo de colores, y el olor estaba lejos de ser halagador. Después de que decenas de cubos fueron arrojados en el pozo, Han Shuo sacó una daga y cortó superficialmente su muñeca. La sostuvo sobre el agujero mientras gotas de sangre fresca goteaban desde su brazo.

Cuando la sangre fresca de Han Shuo salpicó el agujero, el líquido comenzó a emitir un humo rojo. Sorprendentemente, las gotas de sangre de Han Shuo no se disolvieron, sino que en su lugar nadaron alrededor como ágatas rojas. El tranquilo líquido comenzó a burbujear, catalizado por la sangre de Han Shuo, mientras el crepitar llenaba el aire.

Han Shuo inclinó su cabeza y silbó, un largo grito de dragón que prometía cosas siniestras por llegar. El Filo Cazador de Demonios salió disparado de la nuca de Han Shuo, trayendo consigo los fantasmas de los caídos. Los fantasmas que se agitaban silenciosamente y gritaban se asemejaban a un nido de serpientes mientras eran atraídos hacia las doce banderas. Después de que cientos de fantasmas fueron absorbidos por las banderas, un aura asesina comenzó a desviarse de la bandera, elevándose lentamente hacia los cielos.

El aura asesina parecía ser atraída al líquido en el agujero, arqueándose hacia este a una velocidad visible para el ojo. Con la ayuda de esa aura asesina, la sangre originalmente emulsionada de Han Shuo se disolvió gradualmente en el líquido contenido en el agujero, que pronto desapareció sin dejar rastro.

Tomando una respiración profunda, Han Shuo circuló su yuan mágico hacia la herida en su muñeca, mirando como el corte hecho por su daga rápidamente se curaba.

Sacando el bastón esquelético, Han Shuo comenzó a cantar rápidamente un hechizo. Tres caballeros malvados montados aparecieron de repente frente a Han Shuo. Él señalo con su bastón el agujero en el suelo. Los caballeros malvados atados por el contrato no vacilaron, saltando uno tras otro en el agujero.

Cuando el primer caballero malvado y su caballo aterrizaron en el pozo, el caballero y caballo previamente silenciosos, arrojaron repentinamente sus cabezas hacia atrás con un rugido silencioso. Ningún sonido salió del pozo mientras los dos gemían, la armadura color bronce del caballero y su caballo chisporrotearon mientras ellos entraban en contacto con el líquido. Ambos desprendieron nubes de humo, que se elevaron en el aire.

El caballero malvado y su montura parecía como si estuvieran sufriendo el peor dolor imaginable. El caballero malvado, que normalmente no se atrevería a violar el contrato, de repente intentó romper el poder del contrato, tratando de dejar el agujero que le causaba tanto sufrimiento, su cuerpo se retorcía y agitaba por su agonía.

El caballero malvado no era una existencia insignificante como los guerreros esqueletos. Esos fuertes luchadores realmente tenían su propia inteligencia en su dimensión. Aunque su prodigiosa fuerza estaba restringida por el contrato mágico, el angustioso dolor que excedía al de la muerte lo forzó a luchar instintivamente contra el contrato.

Han Shuo maldijo en bajo mientras sostenía el bastón esquelético. “¿Cómo puedes renacer si no sufres esa clase de dolor? Tú no sabes lo que es bueno para ti. Sabrás lo que le traerá ese dolor después de que hayas sido templado y tu cuerpo sea reforjado. Solo los materiales requeridos para esta “Formación de los Doce Fragmentos de Crianza de Demonios” cuestan por lo menos cien mil monedas de oro. ¡Deja de luchar!”

Mientras Han Shuo maldecía, usaba su conciencia para suprimir los forcejeos del caballero malvado y forzar a los otros dos caballeros malvados a entrar en el pozo también.

Al igual que el primer caballero malvado, los otros dos caballeros malvados que fueron forzados a entrar en el pozo también comenzaron a resistir debido al abrumador dolor, intentando romper el contrato que Han Shuo tenía sobre ellos.

Han Shuo podía lidiar fácilmente con la rebelión de un solo caballero malvado. Sin embargo, si tres caballeros malvados y sus corceles se resistían juntos, incluso él tendría problemas para lidiar con ellos. Han Shuo se vio forzado a utilizar toda su fuerza mental disponible para suprimir firmemente su asalto combinado al contrato mágico.

“¡Nueve ciclos de reencarnación demoníaca, almas dispersas regresen a tus posiciones, disminuyan!” Incluso mientras Han Shuo usó su fuerza mental para tirar de nuevo a los caballeros malvados bajo control, aún tuvo que dividir el esfuerzo para manipular el hechizo.

Después de escupir esas palabras, el aura asesina que emanaba de las doce banderas se hizo aún más espeso. Los misteriosos patrones con los que se inscribieron las banderas comenzaron a formar rostros. Bajo la infusión del poder de los fantasmas, aparecieron doce rostros demoníacos siniestros. Aunque el rostro de cada demonio era único, tenían una similitud aterradora. Ellos infundirían miedo en los corazones de hombres y mujeres por igual.

Esos doce rostros demoníacos eran idénticos a las cabezas de demonio que habían entrado en el cuerpo de Han Shuo cuando avanzo al reino demoníaco separado. Después de que los doce rostros demoníacos gesticulantes aparecieron en las banderas, doce cabezas de demonio emergieron lentamente del cuerpo de Han Shuo, flotando frente a sus respectivos rostros.

Después de que las doce cabezas de demonio regresaron a las banderas desde el cuerpo de Han Shuo, el aura asesina que emanaban de las banderas repentinamente se convirtió en un vórtice que se concentró en el centro del pozo central. Los tres caballeros y sus monturas sintieron que sus almas de pronto habían sido incendiadas. Su dolor se duplico, y comenzaron a luchar incluso más ferozmente en contra del contrato que los unía.

Han Shuo se congeló en su lugar, apenas logrando apartar el bastón esquelético. Se sentó en el lugar frente al pozo, usando cada pizca de su formidable fortaleza mental para suprimir a los caballeros malvados y sus corceles En el pozo, los caballeros malvados agitaban violentamente sus lanzas de hueso, como si desearan decapitar a Han Shuo en ese mismo instante.