Capítulo 347: Convertirse en un enviado del Sol Oscuro


Han Shuo permaneció bajo el mundo subterráneo durante los siguientes días. Con la ayuda del Antiguo Rey Lagarto Dagassi, recogió tantos minerales de cristal mágico como pudo desde las profundidades de la montaña. Finalmente, cuando su anillo espacial estuvo lleno hasta el borde, él salió de las ruinas de la montaña calabaza. Ese viaje al mundo subterráneo le había otorgado una enorme cosecha. No solo Celt estaba muerto por sus manos, Han Shuo incluso había ganado la amistad de los hombres lagarto.

Aparte de los minerales de cristal mágico, el anillo espacial de Han Shuo también estaba lleno con todo lo que había saqueado de los Caballeros Redbud. Había saqueado completamente sus cadáveres, así como la riqueza que Celt había acumulado, y se había apropiado de algunos de los equipos mágicos de Arlen. Su cosecha total, si se convertía en monedas de oro, sumaria un poco más de dos millones de monedas de oro.

“Muy bien, saldré del mundo subterráneo por ahora. Recogeré el resto de los minerales en mi próxima visita. Traeré algunas armas para ustedes entonces. Les deberían ayudar a resistir la invasión de los elfos oscuros”. Han Shuo le dijo sus despedidas al líder de los hombres lagarto. Desde su lado, Dagassi miró a Han Shuo, listo para hacer su retirada. “La próxima vez que llegues, yo ya me habré ido de este mundo subterráneo. Espero que tomes cuidado de mis hijos en mi ausencia. Si el destino lo quiere, nosotros nos encontraremos de nuevo”.

“Descansa tranquilo, te ayudare a tomar cuidar de ellos”. Han Shuo aceptó con una promesa.

En los pasados últimos días, Dagassi había sido como un amable anciano, impartiéndole a Han Shuo muchas cosas interesantes y útiles. Inconscientemente, Han Shuo había desarrollado una impresión favorable de Dagassi, hasta el punto en que ahora se mostraba reacio a retirarse. Del tono de Dagassi, Han Shuo entendió que el viejo lagarto no estaba simplemente intentando dejar el mundo subterráneo, sino más bien ese plano que contenía al Continente Profundo.

Sin embargo, Dagassi solo le pasó superficialmente algunos de los secretos más profundos, sin dejar que Han Shuo profundizara en su conocimiento. Han Shuo no estaba familiarizado con la forma en que los semidioses pensaban, así que no siguió las cosas demasiado lejos con sus preguntas. Él solo entendía vagamente que el enemigo de Dagassi era tan terriblemente poderoso como el del último.

La despedida de Han Shuo hacia Dagassi fue helada, calmada y no se prolongó. Después de dejar a los hombres lagarto, él no permaneció por mucho en el mundo subterráneo. Solo le tomó un momento recordar el viejo camino que había memorizado en su camino de descenso. Han Shuo no encontró nada fuera de lo normal a lo largo del camino. Ocasionalmente se encontraba con algunas otras razas que intentaban robarlo. Ellos pagaron por su imprudencia con sangre y vidas, y fácilmente hizo su camino de regresó al Bosque Oscuro

Habiendo permanecido en el mundo subterráneo durante casi dos semanas, Han Shuo sintió un rayo de calor extendiéndose a través de él cuando vio el sol brillando sobre él. La gentil luz del sol lo bañaba en luz, como si hubiera renacido. Su humor se elevó a la alegría ante el más simple de los placeres.

El Bosque Oscuro era rico en exuberantes árboles verdes y plantas exóticas. Sus fragancias se desbordaban a través de la cálida luz primaveral, e impregnaron su corazón con una tranquilidad que refrescaba su mente. Estaba muy lejos del sombrío y húmedo mundo subterráneo, y Han Shuo no pudo evitar deleitarse en su calor por un momento antes de dirigirse al Cementerio de la Muerte.

Una vez que regresó al Cementerio de la Muerte, Han Shuo no se demoró mucho tiempo, usando la matriz de transportación para ir directamente a Ciudad Brettel. Sus bolsillos estaban llenos de dinero y recursos, él inmediatamente organizó una reunión con el pequeño gordito Jack, Dorcas y Faulke y Chester.

“Tú te fuiste repentinamente por más de diez días, ¿a dónde fuiste?”. Jack tenía la relación más cercana con Han Shuo, por lo que inmediatamente comenzó a acribillarlo con preguntas.

“Jeje, hice un viaje al Bosque Oscuro. ¿Las cosas han estado tranquilas en Ciudad Brettel recientemente?” Han Shuo sonrió ligeramente, sin la intención de ocultar su viaje al Bosque Oscuro. Solo la existencia del Cementerio de la Muerte permaneció en secreto.

Los Caballeros Redbud y los elfos oscuros habían sufrido grandes pérdidas en el mundo subterráneo. Sin embargo, un pequeño número de ellos se las arregló para escapar. Así, las noticias de las acciones de Han Shuo en el mundo subterráneo debían haberse extendido ya.

Dick, el enlace local del Manto Oscuro, se inclinó respetuosamente ante Han Shuo y dijo, “Mi Señor, me gustaría reportarle algo de información a solas”.

“Esta habitación solo contiene a nuestra gente. No hay necesidad de ocultar nada, puedes hablar directamente”. Han Shuo sabía que Dick debía haber reunido información de sus superiores. Sin embargo, Jack, Dorcas, Faulke y Chester todos ellos eran su gente de confianza. Desde que Faulke había sido enviado allí por Lawrence, ese debía haber mencionado la identidad de Han Shuo como miembro del Manto Oscuro a él. Han Shuo no tenía nada que esconder frente a él.

Jack y Dorcas últimamente habían pasado mucho tiempo con Dick,  así que ellos más o menos sabían de su identidad. La existencia del Manto Oscuro en el Imperio Lancelot no era más que un secreto abierto. Aunque no se hablaba abiertamente de eso, los ciudadanos eran conscientes de ellos.

“El Maestro Cándido me ha pedido que le transmita que sus obras en el mundo subterráneo fueron muy apreciadas. Desde que el Bosque Oscuro está al borde de la frontera de nuestro Imperio, es poco probable que provoque una respuesta radical por parte de la Alianza Mercantil Brut incluso si los Caballeros Redbud sufrieron grandes pérdidas. Ellos probablemente estarán extremadamente indignados, pero el Maestro Cándido dijo que estuviera tranquilo”. El reporte de Dick era conciso e informativo una vez que vio que Han Shuo no tuvo reparos sobre la privacidad.

Asintiendo con su cabeza, Han Shuo sonrió, “Puedes continuar”.

Dorcas, Jack y Faulke escucharon pero no pudieron entender mucho. De los tres, Faulke y Dorcas reconocieron el nombre de Cándido como uno de los tres pesos pesados del Manto Oscuro. Por las palabras de Dick, sabían que la relación de Han Shuo con Cándido estaba lejos de lo superficial. Eso, en sí mismo, era suficiente para sorprenderlos.

“Desde que el Maestro Cándido dijo que usted logró una gran hazaña en esta ocasión. Su Majestad ha aprobado que su rango sea el de un enviado de una estrella del Sol Oscuro desde ahora. Usted puede actualizar su insignia una vez que visite el cuartel general del Manto Oscuro. ¡Enhorabuena y felicidades, mi Señor!” El rostro de Dick se volvió casi a la adoración mientras su excitación amenazaba con liberarse de su control.

“Enviado del Sol Oscuro, jeje, parece que Cecilia no ocultó nada de mi crédito. Al final, esa mujer sabe qué hacer”. La voz de Han Shuo era un murmullo quedo mientras una sonrisa de satisfacción cruzo su rostro.

Pasar de Estrella a Luna era un nivel, desde Luna hasta Sol era otro. Convertirse en un enviado del Sol Oscuro significaba que a partir de ahora, Han Shuo era oficialmente un miembro de alto rango del Manto Oscuro y ahora podía disfrutar de un tratamiento incluso más especial. Él podría reclutar sus propios subordinados y redistribuir a los miembros de la organización en un lugar.

“Mi Señor, los enviados del Sol Oscuro tienen el derecho de asignar misiones a los miembros de la Estrella Oscura, y también pueden otorgarles crédito directamente y elevar sus niveles”. Chester le recordó a Han Shuo emocionado. “Descansa tranquilo, ahora que soy un enviado del Sol Oscuro, tú naturalmente recibirás algunos beneficios”. Han Shuo se rio mientras le respondía, luego se giró hacia Dick, “¿Hay algo más aparte de eso?”

“… El Maestro Cándido dijo que no tiene que preocuparse de nada más, él se encargará de los malos comentarios que surjan en contra de usted. Su concentración puede permanecer en Ciudad Brettel”. Dick vaciló por un momento antes de contestar. Han Shuo asintió hacia él, entendiendo el subtexto. Parecía que Cecilia había informado con precisión de todos sus encuentros con él, incluyendo la ocasión en que la había detenido de actuar en contra de los trols del bosque.

“Muy bien, lo entiendo”. Han Shuo se giró hacia Dorcas y Faulke, “¿Cómo es la situación dentro de Ciudad Brettel? ¿La gente de la montaña ha descendido de la montaña? ¿Han hecho los siete grandes ducados algún movimiento?”

“Un total de veinte mil personas han bajado de la montaña para tomar residencia en la Ciudad Brettel. Los cinco jefes de la gente de la montaña están cooperando activamente con nosotros, por lo que la transición avanza sin problemas. La pelea en los siete grandes ducados ha ido disminuyendo lentamente, con la excepción del Ducado Helon. Ellos aún están luchando con los rebeldes del interior, pero ahora el asunto está llegando a su fin”. Dorcas respondió.

Desde que Dorcas se unió al ejército, gradualmente había suplantado a Faulke como jefe del ejército, debido en parte a sus propios esfuerzos, y en parte a los deliberados arreglos de Han Shuo Dorcas era un hombre militar de todo a todo y nunca había escondido ese deseo de luchar. Sus muchos años de educación militar formal lo habían hecho vuelto más experto en dirigir operaciones que Faulke, quien era originalmente un caballero.

Faulke también entendía en su corazón que Dorcas era superior a él en ese aspecto. Desde que él último también había ganado la confianza de Han Shuo, Faulke no tenía poder en contra de ese cambio gradual en el poder. Afortunadamente, Han Shuo no lo menosprecio, permitiéndole transformar a su propio equipo de confidentes y soldados en la brigada de mil caballeros.

Han Shuo tampoco escatimó en equipar a esa brigada de caballeros. Sus armaduras, armas y otros equipos eran los más caros en Ciudad Brettel. Han Shuo había invertido una gran cantidad de recursos en esa brigada, equipándolos con lo mejor en el mercado actual. Tal como estaba, su inversión era de trescientas mil monedas de oro. Excepto por la falta de caballos de guerra, el equipo por sí solo no los dejaba inferiores a los Caballero Reales Oficiales del Imperio.

Desde luego cuando se comparaba con las diez mejores asociaciones de caballeros del Continente Profundo, esa brigada quedaba muy atrás en ambos, poder de pelea y equipo. Sin embargo, en Ciudad Brettel, o incluso en los siete grandes ducados de los alrededores, esta incipiente brigada no podía ser subestimada.

Como un caballero puro de corazón, nada era más gratificante que comandar una brigada oficial de caballeros, por lo que Faulke no se sintió muy movido por la pérdida de poder militar. Por el contrario, él invirtió su tiempo, esfuerzo y corazón en entrenar a su brigada.

“Entonces, por el momento, ¿los siete grandes ducados parecen carecer del poder para tratar con nosotros?” Han Shuo preguntó con una sonrisa.

Dorcas asintió, “Los siete grandes ducados no comenzarán nada durante al menos un mes. Pero, cuando comiencen sus actividades nuevamente, ellos llegaran en grupos, nunca solos. Las noticias de los cuatro grandes regimientos de bandidos que sufrieron grandes pérdidas se han extendido por los siete grandes ducados. Son conscientes de que incluso si exprimen cada gota de esfuerzo de su propio ducado, no podrían igualar la fuerza combinada de los cuatro grandes regimientos de bandidos. Con esa derrota como una lección, ellos definitivamente no actuarán antes de crear un plan en el que ellos tengan plena confianza”, Dorcas tomó aliento, continuando, “en otras palabras, mientras que los siete grandes ducados no actúen por ahora, cuando ellos actúen, ¡Ciudad Brettel tendrá que enfrentar otra batalla cuesta arriba!”

“¡Hmph! Los siete grandes ducados quieren usar Ciudad Brettel como su terreno de caza. Ya es un buen tiempo para que nosotros destruyamos esa percepción de ellos. Solo cuando tiñamos nuestros muros con la sangre de aquellos que traten de asaltarlas ellos grabaran ese hecho en sus memorias por el resto de sus vidas”. El rostro de Han Shuo era una máscara helada. El silencio reinó por un momento antes de que repentinamente le hablara a Dorcas y Faulke, “Hagan buen uso de este tiempo, mientras Ciudad Brettel está a salvo, para entrenar a sus soldados. Utilicen los grupos de bandidos que han atacado en los últimos años como objetivos para sus prácticas. Allí fuera debe haber siete u ocho grupos de bandidos más pequeños aparte de los cuatro grandes grupos de bandidos. Piensen en las formas en que puedan exprimir cada gota de lo que nos saquearon de nosotros”.

Los ojos de Dorcas centellaron con una feroz luz después de escuchar esas palabras, él inmediatamente respondió, “Mi Señor, quédese tranquilo, yo sé qué hay que hacer”.

“Heh heh, desde mi viaje al mundo subterráneo en esta ocasión, me di cuenta de que para que Ciudad Brettel gane fuerza rápidamente, la forma más rápida es saquear recursos de los demás. Entrenar a nuestros soldados por un lado, saquear a otros por el otro. Con eso, obtenemos lo mejor de ambos mundos”. Han Shuo había acumulado una fortuna en dinero sucio del mundo subterráneo. Él finalmente entendió por qué había tantos bandidos en los siete grandes ducados. Era que no había falta de objetivos. Incluso a una de las diez mejores tropas de caballeros en el continente, los Caballeros Redbud, no le importó viajar miles de kilómetros de camino hasta el Bosque Oscuro.

“Mi Señor, tengo algunas noticias interesantes”. La espeluznante sonrisa de Dick levantó los cabellos de Han Shuo. Esa pervertida sonrisa solo salía cuando él se aferraba a un chisme particularmente jugoso. Aun así Han Shuo no estaba enojado, “¿Qué noticias interesantes? No puedo evitar querer darte una golpiza después de ver esa sonrisa”.

“Heh heh, el Ducado Narsen originalmente amigable parece haber tenido un cambio reciente en la política hacia el Ducado Helon. El Gran Duque Benedict del Ducado Narsen ni siquiera ayudó a Helen Tina con su conflicto interno. ¿Sabe por qué, mi señor?” Dick miró a Han Shuo con una mueca malvada.

Frunciendo su ceño, Han Shuo dijo, “¿Por qué?”

“Es enteramente debido a usted, mi Señor. Por ahora, todos en los siete grandes ducados saben que has tenido a Helen Tina. Benedict, un perseguidor ardiente durante muchos años, también lo ha llegado a saber. En contraste a él persiguiéndola en vano por tanto tiempo, mi Señor pudo tenerla después de haber llegado a Ciudad Brettel hace unos meses”.

“Para Benedict, una mujer usada naturalmente ha perdido su sabor. En consecuencia, su actitud hacia el Ducado Helon también cambió enormemente. Él solo se mantuvo al margen para ver como Helen Tina enfrentaba a sus enemigos”. Dick estuvo acosado por carcajadas mientras balbuceaba una explicación. Suspiró dramáticamente,” Mi Señor es ciertamente un clarividente, separando fácilmente a los dos aliados más sólidos”.

“De hecho, mi Señor tiene una gran visión. Comparado con él, nuestro carisma es completamente inadecuado. ¡Definitivamente tenemos que aprender de mi Señor!” Chester tenía la misma mirada de admiración en su rostro mientras asentía y suspiraba emocionado.

La expresión de Han Shuo se oscureció. Él miró a estos tipos innatamente sucios y gruñó, “Así que difundiste esa noticia. No creí que tú serias tan despreciable”.

Chester y Dick se rieron torpemente sin decir ni una palabra, mientras Jack estaba lleno de interés, diciendo con envidia, “Bryan, he oído que ella es muy hermosa, ¡estás realmente bendecido!”

Parecía que esos tipos no creerían su explicación, por lo que Han Shuo ya no se molestó en tratar de explicarse. En su lugar, sacó el anillo espacial de Celt, que contenía todas las armaduras de los Caballeros Redbud, junto con una enorme cantidad de mineral de cristal mágico. Se lo entrego a Jack, diciendo, “este anillo está lleno con armaduras de los Caballeros Redbud y minerales de cristal mágico. Guárdalos en el almacén, puedes quedarte con el anillo”.

“¿Me estás dando un anillo espacial a mí?” La voz de Jack subió una octava mientras miraba a Han Shuo, mientras sus manos sostenían fuertemente el anillo espacial.

“Mhm, ese anillo originalmente le pertenecía al líder de las Caballeros Redbud, Celt. El espacio interior es suficiente para que tu transportes mercancías”. Han Shuo le sonrió a Jack, luego sacó el anillo espacial de la gran magus Marceau y se lo entregó también, “Hay una cantidad de cristales, jades y una variedad de joyas en el interior, valen casi un millón de monedas de oro. Estas deben usarse como capital para las operaciones de Ciudad Brettel, tienes el control total sobre ellas”.

Jack sondeó el anillo espacial de Celt. Cuando él descubrió la cantidad masiva de armaduras y minerales de cristal mágico en el interior, sonrió con entusiasmo hacia Faulke, “¡Faulke, puedes tener incluso una mejor armadura ahora! El mineral de cristal mágico en el interior es suficiente para que nuestros cañones de cristal mágico se usen por un tiempo”.

“Muy bien, ¡Su Señoría hizo un viaje al exterior y adquirió una cosecha realmente muy rica!” Faulke dejó escapar un grito feliz al escuchar las palabras de Jack.

La cosecha total provenía del mineral extraído de la montaña calabaza, armaduras de los Caballeros Redbud muertos; además de los cristales, jades y monedas de oro que habían venido de los anillos espaciales de Celt y Marceau. Han Shuo había transferido algunos equipos mágicos, “Cielo Estrellado ” y la tienda mágica espacial a su propio anillo espacial.

Todo lo que le había dado a Jack tenía un inmenso valor monetario, y semejantes cosas no tenían un beneficio práctico para Han Shuo. Ciudad Brettel actualmente era su mayor activo, y todo lo que podía hacer para reforzarlo a su vez lo beneficiaría. Esas monedas de oro demostrarían plenamente su potencial en manos de Jack.

“Bien, cuento con que ustedes hagan un buen uso de esas cosas”. Han Shuo le dijo a Jack y a los demás. Con esa cosecha, él sabía que Ciudad Brettel pronto sería aún más poderosa.