Capítulo 344: Persecución mortal


“¡No es bueno, maldito Celt! ¡Todo el mundo, tenga cuidado!” El bonito rostro de Cecilia palideció cuando vio el repentino cambio de dirección de Celt. Celt condujo al grupo de caballeros, así como a Arlen y sus elfos oscuros en una carrera hacia la aturdida Cecilia.

“Maestro, ese Bryan también es miembro del Manto Oscuro. Él no se atreverá a actuar impúdicamente mientras capturemos a esas mujeres”. Kassel apuro vigorosamente a Celt que siguiera. La aparición del Antiguo Rey Lagarto y la posterior brutalidad había marcado profundamente un miedo dentro de él.

“Si ellos están con Bryan, podemos usarlos para obligarlo a que se rinda”. Celt respondió fuertemente. Él corrió fríamente hacia Cecilia mientras sacaba “Cielo Estrellado” desde su anillo espacial.

Desde su posición en lo alto del hombro del viejo Rey Lagarto, Han Shuo identificó rápidamente a Emily desde lejos. Dado que los Caballeros Redbud y los elfos oscuros habían creado un desorden tan llamativo, era imposible mantener al Manto Oscuro en la oscuridad. Su aparición en esa coyuntura estaba dentro de las expectativas de Han Shuo.

“¡No puedes dejar que esos seres se vayan vivos, de lo contrario definitivamente puedes esperar que este lugar se convierta en una zona de guerra en un futuro cercano!” Han Shuo susurró con urgencia en el oído del viejo Rey Lagarto. Sus ojos estaban fijos en los dos líderes, un destello asesino brillo a través de sus ojos.

“No necesito que me lo recuerde”. El Antiguo Rey Lagarto no se molestó con el discurso audible, dejando que su voz hiciera eco en la mente de Han Shuo.

En ese punto, el Antiguo Rey Lagarto había dejado los cadáveres de más de mil caballeros y elfos oscuros a su paso mientras arrasaba ese ejército combinado. Los afortunados supervivientes corrieron en todas direcciones, haciendo todo lo posible para poner tanta distancia como pudieran entre ellos y la figura feroz del Rey Lagarto.

Repentinamente, una luz rojiza brilló sobre el enorme cuerpo del Antiguo Rey Lagarto. Sorprendentemente, su enorme cuerpo comenzó a encogerse, la luz se plegaba hacia dentro.

Todavía sobre el hombro del Lagarto Rey, Han Shuo tenía asientos en primera fila para presenciar esa transformación. Con un rápido mensaje mental del viejo Rey Lagarto mitigó sus preocupaciones, el Rey Lagarto simplemente se estaba transformando en su forma humana. Han Shuo saltó de su percha, para flotar en el aire.

El colosal cuerpo de Dagassi se encogió rápidamente bajo esa luz rojiza. La forma de veinte metros de altura del predador prehistórico fue reemplazada por un anciano de ciento setenta centímetros de alto dentro de diez respiraciones. Tenía el rostro enrojecido, y el único vestigio de su forma anterior era la cola de un hombre lagarto que se extendía desde su espina. Una túnica roja apareció de la nada, cayendo casualmente sobre él.

La transformación de Dagassi en realidad había resultado en un cambio que estremecía la tierra en sus características. En ninguna parte se podía ver al monstruo que había masacrado a caballeros y elfos como si golpeara moscas en ese pequeño anciano de apariencia normal. Alzó la vista para ver a Han Shuo flotando en el cielo sobre él. Se estiró, gritando en la lengua humana, “Lleva a tus amigos a un lugar seguro, voy a exigir mi precio en sangre de los invasores”.

El viejo Rey Lagarto había renunciado a su transmisión mental, en su lugar uso la lengua común. Parecía que la antigua formación mágica que lo ataba también había sellado su capacidad para transformarse libremente. Ahora que podía cambiar a su forma humana, había recuperado su capacidad de usar la lengua humana común.

Mientras hablaba, se levantó vacilante del suelo. Sus acciones parecían un poco fuera de práctica, aparentemente buscando esa familiaridad que alguna vez tuvo en el aire, la sensación que había perdido al permanecer oculto bajo tierra por tanto tiempo.

El recordatorio de Dagassi rompió la fascinación de Han Shuo con la transformación del Rey Lagarto. Alzo la vista para ver a Celt y su grupo casi en los talones de Cecilia y su grupo. Kassel había tomado la oportunidad para cambiar de forma a la de su favorito gran oso de tierra, haciendo que el suelo se agrietara bajo su carga mientras se dirigía hacia Cecilia.

El noble elfo oscuro Arlen parecía estar estupefacto, con los ojos muy abiertos, por la transformación de Kassel. Girando la cabeza, capturo la vista de “Cielo Estrellado” en manos de Celt. La aprensión creció en su corazón al recordar lo arrogante que había sido frente a ellos anteriormente.

Él estalló con un sudor frío. Arlen había sido despertado bruscamente por el hecho de que la fuerza de sus hombres palidecía en comparación con la de los Caballeros Redbud durante la anterior furia del Antiguo Rey Lagarto. Con “Cielo Estrellado”, él podía admitir que ya no era el rival de Celt. Ahora que ese druida subordinado había revelado una habilidad de transformación que permitía convertirse en un gran oso de tierra, Arlen se dio cuenta de que si hubiera llegado realmente a los golpes con Celt, él realmente habría sido derrotado miserablemente.

Mientras el corazón de Arlen temblaba por miedo, un tipo diferente de emoción se despertó en el corazón de Cecilia. Ella maldijo con vehemencia desde su interior mientras flotaba en el aire, gritando, “¡Muévanse! ¡No se queden allí parados, Celt está llegando!”

Incluso en su estado actual, Celt era reconocido como el líder de los Caballeros Redbud, una de las diez mejores tropas de caballeros, a través del Continente Profundo. La pérdida de su dragón verde no causó una disminución notable en su fuerza cuando manejaba “Cielo Estrellado”. Cecilia podía ser uno de los tres pesos pesados del Manto Oscuro, pero no se especializaba en combate. Con poca experiencia para realizarlo, viendo a Celt y su banda formar una carga inmediatamente la hizo entrar en pánico.

“¡Mujeres desagradables, no esperen salir de aquí hoy!” Celt gritó. “Cielo Estrellado” comenzó a emitir una luz cegadora mientras su carga se convertía en un asalto completo. Era como si las estrellas hubieran descendido por todo el mundo subterráneo. Al otro lado, el gran oso de tierra Kassel también montó su propio asalto para presionar a Cecilia y su banda.

En vista de esa embestida gemela, una luz carmesí apareció repentinamente en el cielo. Incluso mientras aceleraba a través del cielo, su punto rápidamente se fusionó en un denso orbe de sed de sangre. El orbe de luz sangrienta comenzó a girar rápidamente, cuando sus astillas comenzaron a vibrar con una advertencia. La enorme bola de luz espinosa y carmesí se sacudió mientras continuaba girando rápidamente en el aire. Han Shuo finalmente había desatado el “Resplandor Sangriento de los Diez Mil Cortes”.

Los gemidos de los fantasmas que lloraban y los aullidos como de lobos acompañaban el “Resplandor Sangriento de los Diez Mil Cortes” mientras salía disparado del Filo Cazador de Demonios. Se deslizó a través del aire hacia la gran forma del oso de tierra de Kassel. Estaba a punto de arremeter con un poderoso golpe en contra de Emily cuando él sintió la densa aura de intento asesino que se cerraba sobre él por atrás. Tan rápido como pensó, Kassel cambió de objetivo, patinó hasta detenerse y se giró para enfrentarse al orbe escarlata que gritaba en el aire hacia él.

Emily no se quedó atrás, ella rápidamente aprovechó sus habilidades de levitación para lanzarse fuera del peligro. Su cabello oscuro bailaba en el viento mientras cantaba bajo su aliento, bastón mágico en mano. Dos enormes Manos de la Muerte aparecieron en el aire, golpeando los transformados pies de Kassel.

Kassel se había centrado en el Filo Cazador de Demonios de Han Shuo como la mayor amenaza, y no esperaba que Emily lanzara un contraataque en medio de su retirada. Sus dos pies fueron firmemente agarrados por sus dos Manos de la Muerte.

No quedaba tiempo para que se intentara soltar. Kassel solo pudo apretar los dientes y usar sus garras delanteras para capturar el orbe escarlata que giraba. La luz carmesí roto locamente en las garras del oso, chispas de fuego brotaron en sus palmas cuando el oso estampaba sus pies en agonía.

Después de agotar el treinta por ciento de su reserva de energía en ese único ataque en contra de Kassel, el Filo Cazador de Demonios una vez más se convirtió en una franja de luz roja y regresó hacia Han Shuo, dejando atrás al aullante Kassel con sus dos brazos de oso mutilados.

Emily de repente tampoco decidió no perseguir a Celt y al elfo oscuro Arlen mientras se alejaba más rápido.

Boom…

Una poderosa fuerza se precipitó desde el cielo, pisoteando bruscamente al oso de diez metros de alto en el suelo. Docenas de ataques de ondas de fuerza invadieron el cuerpo de Kassel simultáneamente. Él sangraba profusamente de su nariz y su boca, su cuerpo se encogía de nuevo a su forma humana.

El que había atacado a Kassel desde arriba era el Antiguo Rey Lagarto Dagassi, que descendió de un punto rojo en medio del cielo para aterrizar al lado de Kassel. “Tú eres uno de los principales perpetradores, ¡¿cómo podría dejarte escapar?!” Dagassi todavía estaba usando la forma de un anciano rubicundo, por lo que pisó directamente la cabeza de Kassel.

El cráneo de Kassel se rompió como una sandía podrida con un sonido de crujido.

Final de la Primera Parte del capítulo.

Por otro lado, Cecilia y los miembros del Manto Oscuro intentaban desesperadamente evadir la persecución de Celt y Arlen. Los dos últimos obviamente no estaban al tanto de la dudosa relación entre Han Shuo y Cecilia. La única razón por la que Han Shuo se había precipitado fue para rescatar a Emily. A él no le importaba el resto, y vio cómo el grupo de Cecilia huía sin ofrecerles una mano amiga.

Solo cuando vio a la maga oficial de fuego Chrissie casi atrapada por el movimiento asesino de los Caballeros Redbud, Han Shuo hizo un movimiento, bloqueando el ataque por ella. Gritó desde lejos, “¡Chrissie, ven a mi lado! ¡Te mantendré a salvo!”

“Bryan, apúrate y ayuda a la Señora Cecilia. ¡Apúrate!” A Chrissie parecía importarle mucho Cecilia. Ella no corrió hacia Han Shuo, sino que ignoró su propia seguridad para pedirle que salvara a Cecilia.

Emily no estaba muy lejos de Han Shuo en ese momento. Conociendo el rencor entre él y Cecilia, sus elegantes cejas negras se fruncieron. Ella no dijo nada para persuadirlo, voló directamente hasta Cecilia en su lugar.

De pie orgullosamente en el aire, Han Shuo vio a Emily volando hacia Cecilia sin decir otra palabra. No pudo evitar soltar una maldición antes de correr tras ella. A él no le importaba si Cecilia vivía o moría. Sin embargo Emily, era su mujer. Él absolutamente no quería que nada le sucediera a ella.

En realidad, Emily estaba prestando secretamente atención a las acciones de Han Shuo. Una dulce sensación surgió en su corazón cuando ella lo vio volar detrás de ella. Ella sabía que Han Shuo solo la había seguido para garantizar su seguridad. Él todavía no interferiría incluso si Cecilia estuviera en un grave peligro.

Celt estaba ocupado persiguiendo a Cecilia, pero Arlen vio volar a Emily. Inmediatamente le dio una orden a los dos elfos oscuros arqueros detrás de él. Los arqueros levantaron sus arcos y le apuntaron a Emily, las fluctuaciones mágicas comenzaron a existir alrededor de las puntas de las flechas.

El cetro de magia negra en la mano de Arlen se agitó una vez mientras cantaba un hechizo en la lengua de los elfos oscuros. Una enorme pitón negra formada de elementos oscuros se deslizó desde el cetro mágico. Sacudió la cabeza y la cola y se lanzó hacia Emily, con su sangrienta boca abierta.

“¿¡Tú quieres morir?!” Han Shuo rugió, y el Filo Cazador de Demonios salió volando de su mano derecha. La luz sangrienta explotó justo en medio de la enorme pitón.

El Filo Cazador de Demonios era como un pantano sangriento, una fuerza de succión aterradora que devoraba todo a su alrededor. Incluso el aire no era una excepción ya que la fuerza de vacío comenzó a incrementar. La pitón negra estaba indefensa al hacer frente a tal poder y fue absorbida en su totalidad.

Los dos arqueros junto a Arlen tampoco pudieron resistir. Ellos gritaron, pero simplemente no pudieron controlar sus cuerpos y fueron succionados involuntariamente en el fango. Los arqueros, junto con la grava y las plantas de los alrededores giraron en el aire, dirigiéndose directamente al fango creado por Filo Cazador de Demonios.

El alma de Arlen parecía haber escapado de su cuerpo del susto. Decididamente apuñaló el cetro de magia negra en el suelo, sosteniéndolo firmemente con una mano. Sacó un rollo de magia oscura con su otra mano. Rápidamente dibujó algo en el pergamino, y una masa de neblina negra se elevó para envolverse alrededor de su cuerpo.

Muchos seres de gas que se parecían a Arlen se formaron de la niebla negra, enviados a volar con la más mínima ráfaga de viento. Esos seres gaseosos se retorcían como hojas en el viento, pero no parecían afectados por la fuerza de succión del Filo Cazador de Demonios. Pronto, se fueron alejando cada vez más, a punto de desvanecerse a la distancia.

Sin embargo, Arlen obviamente se había olvidado de la existencia del viejo Rey Lagarto Dagassi. Él había estado observando los cambios en la escena sin hacer un solo movimiento. De repente, disparó docenas de ondas de fuerza bajo la tierra.

Un grito luctuoso llego de las profundidades de la tierra. Cuando él escuchó que efectivamente era el grito de Arlen, Dagassi se burló y murmuró, “¿despreciables elfos oscuros todavía se atreven a intentar huir en mi presencia?”

“Dagassi, ¿qué es lo que estás esperando? Matarlos era tu responsabilidad, ¡¿cuándo cambio a mí?!” Han Shuo había visto por mucho tiempo que el antiguo Rey Lagarto había tomado la posición de un espectador, observando con un ojo de interés. No pudo evitar gritar fuertemente cuando sintió que Arlen era asesinado bajo la tierra.

“Pequeño humano divertido, solo por ti solo eres capaz de manejarlos. Simplemente actuaré como tú asistente”. Dagassi de repente se interesó en Han Shuo, continuó, “He vivido durante incontables años, pero esta es la primera vez que me encuentro con algo parecido a tu estilo de combate. Ese método tuyo de cultivación parece bastante especial, así que estoy esperando ver cuántas áreas más milagrosas hay en ti”.

Dagassi era muy poderoso, y naturalmente su vista era bastante afilada. Él solo necesitó un poco de tiempo para darse cuenta de que el cultivo mágico de Han Shuo no se parecía al aura de pelea ni seguía los principios mágicos. Nunca había visto algo semejante en su vida. Como resultado, inmediatamente estuvo interesado en Han Shuo, y decidió ver qué profundidad que tenía ese humano. Por ello no se apresuró a pasar a la ofensiva.

Escuchando esas palabras, Han Shuo resopló fríamente, “Si es así, entonces solo mira”.

Han Shuo se movió como un rayo al lado de Emily mientras sus palabras caían sobre los oídos de Dagassi, agarrándola de la cintura y deteniendo su vuelo. Luego le gritó a Celt, “Celt, perseguir a esa gente es inútil. A mí no me importa si mueren. Si no huyes, estarás muerto sin lugar a dudas. ¿Estás loco?”

Celt, que estaba persiguiendo diligentemente a Cecilia y su equipo, casi vomitó sangre en ira al escuchar las palabras de Han Shuo. Miró hacia atrás y no vio rastros de Arlen, solo Han Shuo estaba parado allí con una mirada burlona. Han Shuo parecía no tener intención de salvar a esa gente. Él obviamente no estaba bromeando.

“¡Maldito Kassel, dándome información falsa!” Celt escupió una maldición en voz baja. Él tomó un momento para pensar, y dejó de perseguir a Cecilia. Reunió a los restos de sus Caballeros Redbud y forjó un camino profundo dentro de los arbustos.

“Emily, ¿cómo se convirtió Cecilia en uno de los tres pesos pesados del Manto Oscuro? ¡Su fuerza no se puede comparar con la de Cándido o la de tu hermano Amyes!” Han Shuo le preguntó a Emily sorprendido cuando vio que Cecilia solo sabía cómo esquivar y moverse.

Las burlas de Han Shuo habían forzado a Celt a rendirse al perseguir a Cecilia. Emily forcejeo por salir de su abrazo avergonzada cuando vio que Cecilia estaba sana y salva. Tímidamente miró su alrededor, flotando lentamente hacia abajo antes de finalmente responderle a Han Shuo, quien aún la estaba siguiendo de cerca.

“La hermana Cecilia no se especializa en combate. Además, su abuelo es uno de los veteranos más viejos del Manto Oscuro, y también es uno de los únicos magus sagrados del Imperio. Tú Incluso lo has conocido anteriormente”.

Han Shuo estaba aturdido por sus palabras. Él exclamó, “¡No es de extrañar! Yo pensé que su poder era demasiado débil para mantener esa posición a una edad tan joven. Ella tiene tantos extraños artefactos mágicos, así que todo es gracias a su magus sagrado abuelo. Oh cierto, yo no recuerdo haber conocido a ningún magus sagrado, ¿en dónde lo conocí? Estas bromeando conmigo, ¿verdad?”

“Por supuesto que no, pero no puedo decirte quién es desde que es una regla. De todos modos, definitivamente lo conocerás después de que alcances cierto rango en el Manto Oscuro”. Emily sonrió delicadamente y dijo, aparentemente divertida por la expresión confundida de Han Shuo.

“Su abuelo, ¿lo he conocido…?” Los pensamientos de Han Shuo corrieron. Cuando quedo con las manos vacías después de un momento, él ya no escatimo esfuerzos pensando sobre eso.

“¡Tú pequeño mocoso, tú definitivamente eres un sinvergüenza de primer grado, haciendo que un viejo como yo tome medidas por mí mismo!” La voz del viejo Rey Lagarto rodó en olas desde atrás. Han Shuo después vio una sombra roja dispararse en el aire en dirección a Celt.

“Cierto, Celt tiene un artefacto y un anillo espacial, todavía tenemos que darle un vistazo”. Han Shuo repentinamente recordó la riqueza que Celt llevaba. Él rápidamente llevo a Emily y voló hacia los dos.

El zombi élite de tierra todavía estaba bajo tierra, siguiendo las órdenes de Han Shuo. Hizo un túnel hacia el cadáver de Arlen, listo para despojarlo de sus objetos de valor.

En cuanto a Kassel, cuya cabeza había sido aplastada por Dagassi, a Han Shuo no podía importarle menos. Los druidas adoraban la naturaleza y no les gustaba coleccionar riquezas. El traidor Kassel no había tenido oportunidad de recolectar minerales de cristal mágico, y Han Shuo tampoco había visto un anillo espacial en sus manos. Obviamente, él no era de la clase generosa.