Capítulo 341: Una antigua formación mágica


Celt ciertamente sintió que su suerte se había agotado últimamente. Realmente, ¡era casi como si fuera el epítome de la mala suerte! Ese viaje al Bosque Oscuro debería haber sido una experiencia rica, llena de botines y recompensas. No había forma de que hubiera esperado encontrar retrocesos por docenas.

Para empezar, el Manto Oscuro aparentemente había puesto sus ojos en él en el segundo en que puso un pie en el Bosque Oscuro. Ellos se pegaron a él como un grupo de moscas irritantes, sin dejarlo ni a él ni a su grupo sin vigilancia. Cuando finalmente se las arregló para saquear la guarida de un dragón dorado, un elusivo experto había ido a perseguirlo. Esa batalla le había costado su montura, así como su oreja.

Incluso esa gran magus de fuego, Marceau, por quien había hecho un gran esfuerzo para invitar, había desaparecido inexplicablemente. Sus dos discípulos no dejaban de hablar de ella todo el día, así que eso no había ayudado a su humor.

Finalmente cuando alcanzo el mundo subterráneo, Celt había asumido que podría tomar ventaja de sus fuerzas superiores para someter fácilmente a esa criatura. Sin embargo nuevamente, él se encontró con un severo retroceso. Incluso después de tres intentos consecutivos, ellos no pudieron ocupar la mina de cristal mágico. Aparte de los trescientos hombres heridos, no habían ganado nada.

Al final, sus bajos números lo habían forzado a aliarse con los elfos oscuros que tanto le disgustaban. Su orgullo y arrogancia habían tomado un duro golpe en los últimos días, y él intentaba rectificar eso en breve. Él ventilaría todo su mal humor al tomar la mina de cristal mágico y torturar a fondo a cualquier hombre lagarto que se atreviera a bloquear su camino.

“Señor Celt, espero que pueda apreciar y valorar esta oportunidad con la que usted ha sido bendecido. No es muy frecuente que nosotros los elfos oscuros estemos dispuestos a trabajar con otros”. Un elfo oscuro refinado y elegantemente vestido estaba hablando con Celt. Una intrincada red natural de dobleces y pliegues decoraban su mejilla izquierda, y el mechón de una barba crecía en su barbilla. En general, el efecto lo hacía parecer un poco siniestro.

El atuendo de ese elfo oscuro era el de un noble espléndido y lujoso. Un bastón de magia negra estaba perezosamente sujeto en su mano izquierda mientras sus lentas palabras alcanzaban a Celt.

El rostro de Celt se nubló. Él le ordenó a los caballeros que se detuvieran cuando estuvieron a punto de llegar a la montaña en forma de calabaza custodiada por los hombres lagarto. Girando su cabeza para mirar al elegante elfo oscuro, dijo en un tono neutro, “Distinguido Sir Arlen, usted debe saber que estamos actuando en beneficio mutuo en esta ocasión, y no es que yo le haya suplicado que viniera conmigo”.

“Nuestro objetivo es la mina de cristal mágico, mientras que ustedes los elfos oscuros estarían igualmente felices de ver a un gran número de hombres lagarto erradicados. Si esa extraña criatura continúa protegiendo a los hombres lagarto, no será fácil para ti ocupar su territorio. Esa criatura tiene miedo de las llamas, así que espero que hayas preparado suficientes misiles trasgos, o simplemente podemos dar marcha atrás en este momento”.

“Señor Celt, descanse tranquilo que los sabios elfos oscuros son los verdaderos maestros de esta capa. Esos trasgos cobardes nos ofrecen una asombrosa cantidad de misiles en tributo cada año. Esa enorme criatura seguramente será convertida en añicos”. La elfa oscura Dana era tan coqueta como siempre, sonriendo obsequiosamente hacia Celt. Sus ojos límpidos que eran capaces de dibujar a la gente, estos estaban barriendo arriba y abajo de su cuerpo. Celt secretamente tragó una bocanada de baba que amenazaba con salir por un lado de su boca. ¡Esa mujer libertina ciertamente es atractiva! Sin embargo, él naturalmente no revelaría el lado desenfrenado de él que “iba a la guerra” con una Dana desnuda frente a sus subordinados.

Celt reveló solemnemente una sonrisa encantadora y asintió, “Entonces me siento aliviado. Hemos ido tres veces y tenemos algo de comprensión sobre esta criatura. Parece incapaz de abandonar el pie de la montaña calabaza. Si no, habríamos incurrido en una pérdida mucho mayor en nuestros últimos tres intentos. Como los hombres lagarto están protegiendo la mina de cristal mágico, no sabemos si esa criatura extraña ha evolucionado o no de los hombres lagarto. Luce como una enorme lagartija mil veces más grande que los hombres lagarto y ocupa una gran área debajo de la montaña calabaza. Usted debe tener cuidado cuando entre, lo mejor es retirarse inmediatamente de la montaña calabaza si hay algo que no pueda manejar”.

“Bien entonces, ¿qué estamos esperando? ¡Enviemos a esos hombres lagarto al infierno!” El líder de los elfos oscuros Arlen agitó el cetro de magia oscura en su mano, haciendo un gesto para que sus elfos oscuros comenzaran el asalto.

Celt no vaciló más al escuchar sus palabras. Él asintió hacia varios capitanes de caballeros que estaban detrás. Él mismo sacó una espada brillante, pero no era el artefacto divino “Cielo Estrellado”. Celt se dirigió directamente a la montaña calabaza junto con el traidor druida Kassel.

“Entonces ese tipo le teme al fuego, ¿huh? ¡Celt finalmente ha proporcionado algo de información útil!” Han Shuo pensó secretamente mientras escuchaba a hurtadillas a través del demonio yin.

Han Shuo no corrió de inmediato a la montaña calabaza que los hombres lagarto estaban reguardando. En su lugar, usó el demonio yin para determinar el curso de acción de Celt, ocultándose en un rincón oscuro, esperando para tomar ventaja del caos subsiguiente para colarse silenciosamente.

Los Caballeros Redbud y los elfos oscuros invasores avanzaron abiertamente hacia la montaña calabaza, acompañados por el largo y fuerte aullido de Celt. Arlen se destacó como su líder obvio ya que incluso la matriarca Dana, que había intentado tomar ventaja de Han Shuo la última vez, siguió el liderazgo de Arlen.

Arlen condujo varios arcos o bastones empuñados por elfos oscuros para pasear tranquilamente hasta la montaña calabaza. Observó a los hombres lagarto, que salían corriendo de sus cuevas después de recibir la alarma, y habló con una voz que goteaba desdén, “¡Ustedes bajos y vulgares hombres lagartos! No tienen ni la calificación ni los derechos para disfrutar de esta fértil tierra. Les daré a ustedes una última oportunidad. Mientras se larguen al infierno de Paparlia, nosotros los nobles elfos oscuros los dejaremos ir”.

Cada raza tenía su propio lenguaje único en el vasto mundo subterráneo. Sin embargo, ellos todavía usaban el lenguaje humano común cuando conversaban, ya que el lenguaje humano era conciso y simple. Además, después de tantos años de desarrollo, la civilización humana era indudablemente la líder de todo el Continente.

Muchos hombres lagarto salieron de las cuevas de la montaña. Ellos miraban enojados a Arlen y sus lacayos que promocionaban su propia nobleza. Un hombre lagarto con una cola relativamente grande y áspera señaló con un arma que parecía una cruza entre un cuchillo y un tenedor al extravagantemente vestido Arlen. Gritó estridentemente en la lengua común, “¡Despreciables y codiciosos elfos oscuros, esta tierra está protegida por el dios guardián de nuestra raza! ¡Nadie puede ni siquiera soñar con entrometerse! ¡Si ustedes los elfos oscuros se atreven a librar una guerra con nuestro dios verdadero, lucharemos esta sangrienta batalla con ustedes hasta el final! ¡Nuestro dios verdadero los destruirá a ustedes sucios y despreciables ofensores!”

“Hmph, es solo una enorme lagartija, ¿cómo se convirtió en tu dios verdadero?” Arlen resopló despectivamente, creando un extraño sello de mano frente a su pecho. Habló con una expresión algo piadosa, “Hemos sido bendecidos con la protección de la Diosa Rose, y eliminaremos a todas las razas en esta capa. ¡Los elfos oscuros unificarán todas las grandes razas en el mundo, y nadie podrá detener esto!”

“¡¡Cómo te atreves codicioso elfo oscuro, a despreciar a nuestro poderoso y verdadero dios!! ¡Tú pagarás el precio!” La voz chillona del lagarto se volvió incluso más aguda. Él levantó su cola en alto mientras bramaba, golpeándola en el aire como un enorme látigo.

Los hombres lagarto poseían cuerpos fuertes y carnosos con una increíble fuerza cruda de batalla. Sin embargo, ellos eran incapaces de captar las profundidades de la magia, por lo que su cultura era mucho más cruda y vulgar en comparación con la ilustre historia de los elfos oscuros.

Los elfos oscuros se proclamaron a sí mismos la raza más antigua y noble del mundo subterráneo. Consideraban a los hombres lagarto como bestias salvajes que solo sabían cómo usar fuerza física. Con su magia en la vanguardia de cada asalto, los elfos oscuros a menudo ganaban las batallas en contra de los hombres lagarto, forzándolos a dispersarse a través del mundo subterráneo en un intento desesperado de sobrevivir a lo largo de los años.

Sin embargo, cada raza de alta inteligencia tenía un problema común – la guerra civil. Desde la autodenominada raza más antigua de los elfos oscuros hasta la raza humana, todos sufrían de esa extraña enfermedad. Diferentes tribus de elfos oscuros constantemente luchaban entre sí en inmensas batallas. Si no fuera por la incapacidad de unirse, ellos podrían haber conquistado desde hace mucho esa capa del mundo subterráneo.

A pesar de que los hombres lagarto no se podían comparar con los elfos oscuros en términos de capacidad de combate, mientras ellos no sabían cómo usar la magia, poseían una unidad increíble. Habían sobrevivido en virtud de esa unidad así como de la efectividad del combate físico durante mucho tiempo. Esa era la razón por la que no habían sido conquistados por elfos oscuros hasta ese momento.

Cuando el hombre lagarto chasqueo su cola en el aire, sus hermanos arrojaron numerosas lanzas crudas, dirigiéndose directamente hacia el burlón Arlen.

Las lanzas parecían bastante simples para Han Shuo. Eran esencialmente solo palos duraderos y afilados de madera. Eso limitaba en gran medida su letalidad.

En un agudo contraste con los hombres lagarto, los elfos oscuros obviamente sabían cómo utilizar armas afiladas. No solo eran sus arcos y espadas anormalmente afilados, sino que también estaban grabados con intrincados patrones. Sus armas en efecto superaban por mucho a las de los llamados salvajes hombres lagarto en términos de practicidad y estética.

Los dos jóvenes arqueros detrás de Arlen giraron sus arcos, destrozando las lanzas que llegaban en el aire.

Completamente impasible, Arlen miró fríamente a los hombres lagarto y se burló, “¡Inferiores hombres lagarto que no conocen su lugar! Toda tu raza solo conoce la fuerza bruta. ¡La gente como ustedes solo pueden servir como nuestros animales domésticos!”

Celt no podría estar menos interesado en las disputas entre los elfos oscuros y los hombres lagarto. Como líder de los Caballeros Redbud, tenía el título de marqués en el Imperio Brut. Ya había perdido toda la paciencia en el momento que interrumpió el discurso de Arlen, hablando con Kassel, “Estamos familiarizados con el interior, lideramos el camino”.

Kassel asintió. Él entendió que como un traidor para los druidas, unirse a los Caballeros Redbud significaba una absoluta devoción al líder. Kassel cargo al frente tan pronto como Celt terminó de hablar, su cuerpo se transformó a la forma de una enorme águila en el aire.

Los Caballeros Redbud abandonaron sus caballos y siguieron a Kassel para cargar hacia las cuevas de la montaña calabaza. Cuando vio que sus hombres ya se habían desplegado, Celt se giró hacia el oscuro Arlen con algo de disgusto, “Distinguido Sir Arlen, ¿no debería estar tomando medidas ya?”.

“No necesito que me lo recuerde”. Arlen tampoco puso un buen rostro con los humanos. Aunque admitió que los humanos eran más avanzados que los elfos oscuros en algunas áreas, los humanos todavía eran conocidos por ser despreciables y desvergonzados. Su notoria reputación en el mundo subterráneo era más infame incluso que los hombres murciélago.

“¡Vamos a movernos!” Dana sonrió encantadoramente mientras daba la orden a sus lacayos. La rama de elfos oscuros que le respondían a ella salió corriendo, apuntando finas flechas directamente hacia los hombres lagarto.

Justo cuando los elfos de Dana tomaron acciones, los numerosos elfos oscuros detrás de ella se dividieron en equipos y cargaron en contra de la montaña calabaza. Una parte de ellos se quedó atrás con Arlen.

Frunciendo el ceño mientras observaba estallar el conflicto, Arlen sintió que algo andaba mal. Habló con Celt de cerca, “Mientras esa maldita criatura aparezca, nuestros misiles trasgo terminarán su vida junto con la montaña calabaza”.

“¡Eso espero!” Celt no respondió mucho hacia el egoísmo de Arlen. Él también miró a los hombres lagarto como lo hizo Arlen, e incluyó también a los elfos oscuros en este desdén.

En el mundo humano de la superficie, ya fueran los elfos oscuros o los elfos del bosque, todos ellos eran objetos esclavizados. Los humanos clamaban a sí mismos como el centro de todas las cosas, criando a los elfos oscuros como una ayuda domesticada. Los aristócratas como Celt incluso tenían una o dos elfas oscuras jóvenes y hermosas que les servían en casa.

Los vigorosos hombres lagarto inmediatamente retrocedieron a sus cuevas justo cuando los Caballeros Redbud y los elfos oscuros montaban su asalto. Varios elfos oscuros llevaban enormes bultos en sus espaldas. Han Shuo supuso que esos debían ser los misiles trasgo que había visto antes.

Mirando sus posturas, parecía que tenían la intención de lanzar esas bombas masivas directamente dentro de la montaña calabaza, tratando de hacer explotar a esa enorme criatura junto con todos los hombres lagarto de una sola vez.

El espíritu de Han Shuo podía sentir la furia hirviente de la criatura en el interior. Él sabía que no sería capaz de preocuparse por demasiadas cosas a la vez, por lo que una vez más invoco al zombi élite de tierra y le ordenó que se colara en la montaña calabaza.

El zombi élite de tierra se hundió en el suelo, y ya no fue obstruido o perseguido por esa extraña fuerza en esa ocasión. Como había una gran cantidad de Caballeros Redbud y elfos oscuros dentro de la montaña calabaza, era imposible que la extraña y poderosa criatura detectara y escaneara a todos y cada uno de ellos.

Además, su ira había alcanzado el pico y finalmente hervía. El sonido agudo de su grito aullante retumbó desde las profundidades de la montaña. Toda la montaña calabaza parecía sacudirse bajo su aullido. Han Shuo estaba preocupado de que el delgado fondo de la montaña no fuera capaz de soportar la parte superior de la montaña y se desmoronara.

Han Shuo unió el único demonio yin que tenía con el zombi élite de tierra. Podía ver la situación bajo tierra a través de la visión del zombi élite de tierra, pero como todavía no había alcanzado la zona de combate principal, el zombi no podía enviar ninguna información útil. Han Shuo solo pudo poner su atención en la alianza de los Caballeros Redbud y los elfos oscuros.

En la opinión de Han Shuo, la fuerza de los Caballeros Redbud excedía con creces a la de los elfos oscuros, ya fuera en sus equipos o su poder individual. Llevaban una armadura voluminosa, pero su velocidad aún superaba a la de los elfos oscuros escasamente vestidos incluso sin el apoyo de los caballos.

Los caballeros tenían una apariencia fría y confiada, habiendo pasado por varias batallas. Sus cuerpos eran los de verdaderos guerreros, robustos y con una ferocidad contenida. Cada caballero realizaba formaciones de triángulo o diamante mientras cargaban, complementando a sus camaradas mientras se ayudaban a sí mismos a correr rápidamente. Eso les ayudó a evitar emboscadas desde los lados y de la retaguardia.

Los arrogantes elfos oscuros se quedaban atrás en ese aspecto. Ellos seguían cargando desordenadamente hacia adelante como un enjambre de abejas, sus tácticas no habían cambiado en los últimos mil años. Los elfos oscuros habían residido en el mundo subterráneo por quién sabe cuánto tiempo, sin embargo  nunca habían luchado mano a mano en formaciones apropiadas como los humanos, mucho menos coordinándose hábilmente el uno con el otro.

Mientras Han Shuo observaba la batalla, de repente vio una escena en su mente. Inmediatamente entendió que el zombi élite de tierra había despejado todos los obstáculos subterráneos y había alcanzado la ubicación de esa poderosa criatura debajo de la montaña calabaza.

El zombi élite de tierra estaba mostrándole a Han Shuo su línea de visión desde debajo de la enorme criatura. La primer cosa que transmitió fue una enorme y antigua formación mágica octogonal arriba de él. Una matriz mucho más pequeña, también octogonal, yacía en cada esquina de la formación. Cada pequeño conjunto estaba lleno con elementos mágicos.

Una enorme cola marrón rojiza de diez metros de largo estaba en el centro de la formación. La cola en sí misma era como una pequeña colina atrincherada en la formación. Círculos de coloridos relámpagos se disparaban de la formación, como si estuvieran restringiéndola, cada vez que luchaba.

“¿Puede ser que la enorme criatura está siendo sellada bajo esta montaña en forma de calabaza por esa formación? Si los misiles trasgo destruyen esta montaña, ¿no se romperá la formación de aprisionamiento?” El corazón de Han Shuo sufrió un espasmo con asombro mientras pensaba preocupadamente.