Capítulo 340: Montaña Calabaza Invertida


“No me extraña, Celt ha capturado y matado a tres de nuestros miembros durante este tiempo. Él debe haber sabido por Kassel que fuiste tú quien nos salvó la última vez. Celt ya debería saber tu identidad”.

El druida traidor, Kassel había estado persiguiendo a Cecilia y su grupo cuando Han Shuo repentinamente salió corriendo para bloquearlo. Después de regresar a los Caballeros Redbud, Kassel debe haber informado de la situación a Celt. Como muchos miembros del Manto Oscuro conocían a Han Shuo, los tres capturados deben haber revelado la verdad bajo la tortura de Celt.

“Si ese es el caso, también me gustaría aprovechar esta oportunidad para matar a Celt. Estoy seguro de que todavía tiene que recuperarse de su lesión. Ahora es el mejor momento para hacerlo”. La voz de Han Shuo era tan fría como el viento de la tundra, estaba decidido a destruir a su enemigo desde las raíces.

“Tienes razón, Celt de hecho no se ha recuperado, pero debido a esto ahora está fuertemente protegido por los guardias. Los Caballeros Redbud son una de las diez mejores tropas de caballeros en el continente, y Celt y Kassel no son sus únicos expertos. En esta ocasión, me enteré de que la gran magus de fuego Marceau también ha venido. Esa vieja es demasiado poderosa y extremadamente difícil de manejar”. Temiendo que hubiera tomado ese asunto demasiado a la ligera, Emily le contó apresuradamente a Han Shuo todo sobre los Caballeros Redbud.

Los labios de Han Shuo se curvaron en una sonrisa desdeñosa mientras respondía, “Esa gran magus de fuego ya está muerta, por lo que ya no será una amenaza. ¡No hay preocupaciones allí!”

Emily se sorprendió una vez más cuando escuchó esas palabras. Ella miró fijamente al confiado Han Shuo, tratando de sentirlo, “¿Tú también la mataste?”

Asintiendo con la cabeza, Han Shuo dijo, “Si, ¡también fui yo!”

Emily se quedó sin palabras.

Tirando de Emily hacia su abrazo, Han Shuo susurro con una sonrisa, “No te había visto en mucho tiempo, y realmente te extrañé demasiado. Llevándome a este rincón remoto, es que quieres que yo… Je je…”

Las manos de Han Shuo comenzaron a portarse mal mientras se aferraba a Emily. Jadeando suavemente bajo sus diestras manos, los ojos de ella se volvieron suaves mientras proclamaba petulantemente, “¡solo tenía la intención de hablar de negocios tranquilamente, no malinterpretes!”

“¡Ya lo he malinterpretado!” Han Shuo dejó escapar un ligero gruñido, tomó a Emily y corrió directamente a la cueva. El sonido de jadeos y gemidos reprimidos resonó desde adentro momentos más tarde.

Después de un largo rato, los dos salieron de la cueva, sus ropas todavía estaban un poco desordenadas. Los ojos de Emily estaban llorosos y húmedos con una encantadora sumisión. Su suave cuerpo se apoyó en Han Shuo mientras hablaba con un asomo de preocupación, “Cecilia está a cargo de esta misión. Ella parece tener algunos prejuicios en contra de ti; ¿Qué deberíamos hacer?”

“Eso no importa. Mi misión y la tuya no entran en conflicto, y no tengo intención de quitarle el crédito. Solo necesito matar a Celt, y luego ir a ver si puedo obtener cualquier mineral de cristal mágico”. A Han Shuo no le preocupaba la impresión que Cecilia tenía de él, ni tenía buena voluntad hacia ella. Si no hubiera sido porque Emily estaba en su equipo, no habría impedido que Kassel los persiguiera la última vez.

“¡Aii!” Emily soltó un suspiro y le dijo a Han Shuo, “Cecilia es realmente una persona muy agradable. Ella es amistosa con todos, y mi relación privada con ella es incluso mejor. No sé por qué ella sería así contigo”.

“No hablemos más de esto, necesito ir a la mina. Si algo sucede, mientras sepa que todavía estás aquí, vendré por ti. Descansa tranquila que nadie me encontrará si no quiero que lo hagan”. Han Shuo había obtenido toda la información necesaria de Emily y no tenía la intención de quedarse más tiempo. Él estaba listo para explorar dentro de la mina de cristal mágico por el mismo.

El propósito del Manto Oscuro en hacer un viaje al Bosque Oscuro esa vez era observar el movimiento de los Caballeros Redbud de la Alianza Mercantil Brut. Los altos mandos del Imperio naturalmente necesitaban una comprensión clara de lo que los Caballeros Redbud estaban haciendo en la frontera del Imperio Lancelot. Cecilia estaba a cargo de los asuntos fuera de la frontera, por lo que había asumido esa importante misión. Sus informes eran necesarios para desentrañar lentamente las intenciones de los Caballeros Redbud.

Las minas de cristal mágico eran un recurso escaso para cualquier país. Sin embargo, el mundo subterráneo poseía todo tipo de razas, y sus números eran innumerables, casi más allá de la imaginación. Como tal, los altos mandos del Imperio Lancelot no tenían la intención de mantener su conocimiento de esa mina para sí mismos. Solo esperaban interrumpir lo que los Caballeros Redbud estaban planeando y obtener una ventaja suficiente para obtener algunos minerales de cristal mágico.

Cuando los Caballeros Redbud avanzaron al mundo subterráneo, desaparecieron sin dejar rastro después de una trágica derrota en la mina de cristal mágico custodiada por los hombres lagarto. Sin embargo, según Emily, todavía tenían que abandonar el mundo subterráneo y parecían haber comenzado a saquear a las otras razas de allí.

Varias razas dominaban diferentes regiones en el mundo subterráneo. Los elfos oscuros poseían una gran cantidad de equipos de magia oscura, el territorio de las sirenas era rico en una variedad de hermosos cristales, y otras razas extrañas tenían varios recursos raros.

Explorar el mundo subterráneo era lo mismo que ingresar a un terreno de caza para Celt. Todas las razas de ese mundo se habían convertido en su presa, exceptuando el reverso en la mina de cristal mágico donde los hombres lagarto obstaculizaban a su ejército, los objetos de valor de las otras razas eran todos suyos.

El vasto mundo subterráneo cubría un área enorme. Incluso el Manto Oscuro, con su gran mano de obra y su base segura, no pudo encontrar ningún rastro de los Caballeros Redbud; Han Shuo naturalmente no perdería su tiempo con ellos. Estaba interesado en la mina de cristal mágico y estaba aún más curioso sobre la poderosa entidad que vivía dentro de ella. Quería saber cómo podía obligar a Celt, un enemigo armado hasta los dientes a retirarse con las manos vacías.

Han Shuo se abrió paso ágilmente a través de los exuberantes arbustos del territorio de los hombres lagarto como un insecto volador brillante. Numerosas cuevas estaban escondidas en las diversas grietas de la zona. Gracias a su poderosa conciencia, junto con un demonio yin que cubría el área, Han Shuo no despertó la atención de un solo hombre lagarto. Voló todo el camino hasta la línea más interna y se detuvo solo cuando llegó a una montaña marrón rojiza con una cima calva.

El mundo subterráneo no estaba sin luz todo el año. Varias plantas brillantes crecieron en la parte superior de la pared de roca de mil metros de altura, cubriendo el mundo subterráneo con una luz suave y tenue. La montaña calva de color marrón rojizo medía aproximadamente entre doscientos y trescientos metros de altura. Ninguna otra planta o animal residía en ella excepto alguna roca marrón rojiza.

Mirando desde lejos, esta montaña era como una calabaza boca abajo, ancha en su pico y más delgada hacia abajo. Eso hacia que uno se preocupara si el esbelto pie de la montaña podría soportar el peso de las dos pesadas esferas de roca en forma de calabaza. Muchas cuevas grandes y pequeñas se podían ver a lo largo de esa montaña de calabaza calva. Ninguna de ellas traicionó sus profundidades, aparentemente sin fondo y dando lugar a quién sabía dónde.

Varios hombres lagarto de color marrón rojizo con armas en la mano cuidaban cautelosamente las cuevas, alertados contra la posibilidad de que los Caballeros Redbud los invadieran nuevamente. Había muchas pisadas desordenadas, varios baches desiguales y algunos arbustos con hojas dispersas alrededor de la montaña como si hubieran sido cortados por un cuchillo afilado.

Mirando esa escena desde afuera, Han Shuo entendió que ese lugar debía haber sido el lugar de la batalla. Él examinó el área minuciosamente, y pensó en un método para infiltrarse en la mina de cristal mágico. Finalmente, invoco al zombi élite de tierra e hizo que el zombi lo llevara a las profundidades de la montaña calva, para sentir la situación. Si no podía alcanzar el centro de la mina a través del zombi élite de tierra, tendría que pensar en otras formas.

Mientras el suelo fuera suave, no obstaculizará al zombi élite de tierra. El zombi élite de tierra apareció junto con el encantamiento mágico de Han Shuo, después desapareció en la tierra en un abrir y cerrar de ojos. A través de su conexión espiritual con el zombi élite de tierra, Han Shuo sabía que estaba avanzando lentamente hacia la mina según sus órdenes.

Final de la Primera Parte del capítulo.

Sin embargo, el zombi élite de tierra todavía tenía que acercarse al área cuando de repente, un aullido vino desde el interior de la mina de cristal mágico. Sacudió la montaña, como si un monstruo dormido hubiese despertado. Una extraña energía barrió la tierra desde la montaña, dirigiéndose directamente hacia el zombi élite de tierra.

Han Shuo pudo sentir inmediatamente la poderosa presencia dentro de la montaña calva. Rápidamente evaluó la situación y concluyó que se trataba de una criatura poderosa comparable al Señor de las Llamas. El zombi élite de tierra todavía estaba lejos de la montaña, por lo que Han Shuo rápidamente le ordenó retirarse.

El zombi élite de tierra se retiró ágilmente, como una pequeña anguila, a los pies de Han Shuo. Saltó de la tierra al lado de Han Shuo sin esperar a que esa extraña energía se acercara.

Han Shuo agitó el bastón de hueso blanco en su mano izquierda. Una masa de niebla negra apareció, envolviendo al zombi élite de tierra emergente, y el bastón de hueso blanco emitió una ligera brisa. A medida que la brisa gradualmente dispersaba la niebla negra, el zombi élite de tierra también había desaparecido sin dejar rastro.

Al llegar a los pies de Han Shuo, la extraña energía de repente perdió su objetivo, y regresó a las profundidades de la montaña calva. Después del aullido que sacudió la montaña, cientos de hombres lagarto salieron de las diversas cuevas con armas en las manos, cuidadosamente preparados y listos para cualquier ataque.

“No es de extrañar que Celt haya fallado varias veces. Con una criatura tan poderosa protegiendo la mina de cristal mágico, esto ciertamente le daría un dolor de cabeza”. Han Shuo murmuró para sí mismo, retirándose lentamente a un rincón más oscuro y remoto. Observó desde lejos a los hombres lagarto que ahora estaban alertados, sabiendo que habían recibido noticias de su invasión con la ayuda de esa extraña criatura.

Con una criatura tan poderosa atrincherada en la montaña de calabaza invertida, sería algo difícil si Han Shuo quisiera avanzar en la mina. Esa criatura tenía una presencia espiritual aterradora, incluso había descubierto que el zombi élite de tierra entraba furtivamente desde debajo de la tierra. Por tanto, Han Shuo no podía garantizar si él mismo podría entrar en la mina al suprimir su presencia.

Naturalmente, Han Shuo no se arriesgaría mientras hubiera una sola pizca de incertidumbre. Por no hablar de la poderosa criatura, solo los cientos de hombres lagarto que aparecían interminablemente desde dentro de la mina lo dejarían en apuros.

Después de dudar un poco, Han Shuo disipó temporalmente la idea de entrar furtivamente, esperaría a que los Caballeros Redbud llegaran para ayudar a Celt, y luego decidiría su próximo curso de acción en consecuencia.

Ya sea Celt o cualquier otra persona, siempre y cuando su objetivo final fuera la mina de cristal mágico, aparecerían de nuevo. Han Shuo entendió esto por completo, por lo que no tenía prisa por irse. En cambio, él permaneció escondido debajo de las rocas, meditando en silencio mientras esperaba la llegada de esa gente.

Al llegar al reino demoniaco separado de la magia demoníaca, uno llegaría a un cuello de botella, y el progreso a futuro sería cada vez más difícil. Sin embargo, con el avance de cada reino, el poder del cultivador aumentaría inmediatamente diez, cien veces más que antes. Chu Cang Lan pudo volar a la luna en el mero pico del reino de los nueve cambios. Alcanzar ese reino en este mundo podría ser comparable a los dioses.

Han Shuo solo necesitaba hacer un gran avance desde el reino demoníaco “separado” al “carnal”, y después dar un paso más para alcanzar el reino de los “nueve cambios”. Desafortunadamente, comenzando en el reino demoníaco “separado”, cada reino estaría compuesto de muchos obstáculos. Sin encuentros fortuitos durante su cultivación, los practicantes demoníacos tendrían que pasar año tras año en duro entrenamiento antes de poder dar un paso más.

De acuerdo con las memorias de Chu Cang Lan, Han Shuo sabía que sin encuentros fortuitos, tomaría al menos cien años avanzar del reino demoníaco “separado” al reino “carnal”. Incluso quinientos años no serían necesariamente suficientes para pasar del “carnal” a “nueve cambios”. Tampoco nadie podría decir si el cultivador no enloquecería con la obsesión a mitad de su práctica. En cuanto a un rompimiento de los “nueve cambios” al reino del “presagio”, incluso Chu Cang Lan no tenía ni idea. De lo contrario, no habría secuestrado a Han Shuo, lo habría llevado a la luna y habría luchado contra los tres expertos para buscar una oportunidad de abrirse paso en la batalla decisiva.

“Cien años es realmente demasiado largo. Necesito encontrar otras formas de hacer esto”. Han Shuo murmuró, imprimiendo en silencio la información sobre “encuentros fortuitos” de la memoria de Chu Cang Lan en su corazón. Él estaría listo para cualquier oportunidad en el futuro.

Los llamados “encuentros fortuitos” eran simplemente un lugar con una enorme cantidad de qi demoníaco adecuado para su cultivo mágico o tragarse un tesoro nutrido por el cielo y la tierra durante cientos de millones de años. También podría significar refinar tesoros mágicos y luego usarlos para nutrir al demonio infante. También estaba el método de devorar a otros cultivadores demoníacos.

Aún sentado con las piernas cruzadas detrás de una roca, Han Shuo consideró la viabilidad de esos “encuentros fortuitos”, así como algunas otras cosas, como la forma de cultivar ambas la magia y la magia demoníaca juntas. Después de unos días que pasaron sin saberlo, la mente de Han Shuo se iluminó cuando de repente pensó en una nueva idea.

La último vez que luchó contra Kosse, ese último había destruido gran parte de la magia de necromancia de Han Shuo con su artefacto divino “Revelación”. Las criaturas no muertas y el Pantano Ácido se habían disipado después de haber sido purificados bajo la luz sagrada. Para un nigromante como Han Shuo, eso era simplemente un golpe fatal.

Si no hubiera sido por la práctica de magia demoníaca de Han Shuo que le permitió usar métodos misteriosos para crear cinco zombis elementales divinos, habría perdido la lucha contra Kosse y los caballeros.

La razón por la cual la Iglesia de la Luz y la Iglesia de la Calamidad tenían tanto miedo de Han Shuo era que su pequeño esqueleto y criaturas no le temían a la magia de luz. Han Shuo planeaba perfeccionarse precisamente en ese punto.

Las criaturas no muertas de alto rango como el caballero malvado poseían temible letalidad y habilidades de ataque, por lo que no tenían demasiado miedo de la magia de luz normal. Sin embargo, si Kosse usaba “Revelación” para liberar la luz sagrada, Han Shuo sabía que incluso los caballeros malvados tendrían dificultades para evitar una lesión grave.

Los nigromantes y la Iglesia de la Calamidad en realidad poseían una larga e ilustre historia, pero debido al efecto de la luz sagrada sobre las criaturas no muertas, siempre habían estado en desventaja contra la Iglesia de la Luz. Una vez que esa regla se rompiera, Han Shuo creyó que la Iglesia de la Luz no sería capaz de aferrarse a su ventaja absoluta para siempre.

La Iglesia de la Luz era a lo que más le temía, así que realmente debería aprovechar eso. “Tengo al caballero malvado de alto rango y pronto podré invocar a los demonios de hueso y los viejos demonios sobrenaturales. No espero que tengan la misma habilidad que el pequeño esqueleto o el zombi élite de tierra. Sin embargo, si los vuelvo a refinar con el método óseo secreto de magia demoníaca, entonces ya no deberían temer la corrosión de la magia de luz, ¿cierto?”

Las criaturas no muertas de alto rango como el caballero malvado; el demonio de huesos y el viejo demonio sobrenatural serían espantosamente letales sin la debilidad de la luz sagrada. Cuando la Iglesia de la Luz tuviera que enfrentarse a una corriente interminable de criaturas no muertas sin miedo a hacer frente a su magia de luz, ¿no se morirían de miedo entonces?

Cuanto más reflexionaba Han Shuo, más entendía que esa era la forma más rápida de mejorar su fuerza. Mientras creara con éxito criaturas anti magia de luz, Han Shuo creía que Kosse se encontraría con su creador sin importar cuántos caballeros le respaldaran.

“Parece que necesito comenzar a experimentar cómo librar a los no muertos de su debilidad a la luz sagrada a mi regreso al Cementerio de la Muerte en esta ocasión”. Han Shuo pensó para sí mismo mientras tomaba una decisión.

En ese momento, el demonio yin alrededor de Han Shuo sintió que un gran grupo de criaturas vivientes se acercaba. Miró hacia su dirección y vio algunos elfos oscuros familiares, además de los brillantes Caballeros Redbud. Incluso la elfa oscura Dana, con quien Han Shuo había tenido trato antes, había llevado a su tribu a seguir a Celt.

“¡Interesante, todos mis enemigos se han reunido!” Han Shuo murmuro, levantándose de su postura con las piernas cruzadas. Estaba listo para ver cómo ese grupo trataría con la poderosa criatura que residía dentro de la montaña.