Capítulo 338: Explorando el mundo subterráneo nuevamente


Una gran parte de la gente de las montañas que había vivido alrededor de las cinco minas durante muchos años ya había bajado de las montañas bajo los arreglos de los cinco jefes de las montañas, y una vez más regresó a la Ciudad Brettel.

La noticia de la derrota de los cuatro grupos de bandidos se había extendido inadvertidamente a lo largo de los siete grandes ducados. Los grupos de bandidos más pequeños no se atreverían a robar la Ciudad Brettel nuevamente. Incluso los siete grandes ducados que aún estaban encerrados en el conflicto quedaron conmocionados por esa noticia. De la noche a la mañana, Ciudad Brettel se había transformado de una ciudad que cualquiera podía intimidar a una existencia tabú, su nuevo estatus fue pavimentado por los cadáveres de diez mil bandidos.

Cuando Ciudad Brettel estaba ocupada preparándose para la gente, Han Shuo dejó a Dorcas y a los otros unas pocas instrucciones, y luego desapareció silenciosamente.

Todos los minerales de cristal mágicos se habían agotado. Estos tampoco eran fáciles de adquirir. Aunque eran diferentes a los misiles trasgos para los carruajes de guerra, donde eran extremadamente raros y estaban monopolizados por los diversos imperios para su uso en formaciones mágicas. Han Shuo ya le había ordenado a Fabián que comprara más minerales de cristal, pero ahora el primero también comenzó a pensar en otras formas de obtener minerales de cristal.

El primer pensamiento de Han Shuo fue al mundo subterráneo. La última vez que estuvo en el Bosque Oscuro, escuchó que ese mundo poseía minas de cristal mágico. Ahora que Ciudad Brettel se había calmado temporalmente, Han Shuo una vez más partió hacia el Bosque Oscuro por sí mismo.

Al llegar al Bosque Oscuro, Han Shuo no se demoró y fue directamente a la entrada del mundo subterráneo.

Él no se apresuró inmediatamente, sino que lanzó un demonio yin para barrer un radio de cinco millas. Después de que el demonio yin cubrió el área, Han Shuo no encontró rastros de los Caballeros Redbud, lo que significaba que habían dejado de explorar el mundo subterráneo o habían entrado.

No pasó demasiado tiempo dudando. Han Shuo tampoco había informado a los trols del bosque esa vez y se había aventurado solo en el mundo subterráneo. Después de un túnel subterráneo largo y sinuoso, llegó gradualmente a las profundidades del mundo. Como su poder se había expandido enormemente desde la última vez que estuvo allí, Han Shuo solo necesitó una hora de vuelo ininterrumpido antes de ingresar oficialmente al mundo subterráneo.

No hubo muchos cambios en comparación con la última vez. Según la división de las capas del mundo subterráneo, los hombres lagarto estaban una capa por encima de Han Shuo, mientras que la Ciudad Dragón Oscuro parecía estar debajo.

El mundo subterráneo tenía una jerarquía clara. Las razas más débiles vivían en las capas superiores, y cuanto más bajo vivía una raza, más poderosa era. De acuerdo a la leyenda, algunas razas que vivían en el fondo del mundo subterráneo eran tan poderosas que incluso eran dolores de cabeza para los dioses. Sin embargo, se dijo que esas razas estaban malditas. Estaban atados por una fuerza desconocida, incapaces de abandonar el mundo subterráneo que estaba privado de luz todo el año.

“Si lo hubiera sabido antes, habría llamado a Gilbert aquí. Él es del mundo subterráneo y debe estar familiarizado con los hombres lagarto. Podría ahorrar mucho esfuerzo con él aquí”. Han Shuo no pudo evitar lamentarse después de entrar en el mundo subterráneo. Había olvidado que no tenía idea de dónde vivían los hombres lagarto.

El mundo subterráneo era tan vasto como el mundo de la superficie. Los caminos eran interminables, numerosos y complicados. Si uno no conociera el camino hasta allí y se perdiera, sería difícil encontrar el camino de regreso. Afortunadamente, la memoria de Han Shuo era asombrosa después de que su cerebro había sido desarrollado por su cultivo mágico. Lentamente caminó a lo largo del camino donde se encontró con los hombres lagarto previamente.

La última vez en el mundo subterráneo, Han Shuo había entrado en conflicto con los elfos oscuros. Fue por la presencia de Gilbert que se había familiarizado con los hombres lagarto. Así como los humanos miraban a los hombres lagarto ser todos iguales, en los ojos de los hombres lagarto todos los humanos parecían iguales. Han Shuo no sabía si los hombres lagarto aún podían reconocerlo.

Confiando en su memoria, Han Shuo regresó al lugar donde había conocido a los hombres lagarto. Él encontró muchas razas extrañas en el camino. Había trasgos de piel gris azulada, hombres murciélagos oscuros a los que les gustaban los lugares húmedos y sombríos e incluso a los elfos oscuros, pero no vio ningún hombre lagarto.

El demonio yin lanzado por Han Shuo también estaba flotando para encontrar rastros de los hombres lagarto en vano, incluso después de un largo tiempo.

Cuando Han Shuo entró en un área oscura y húmeda, un chillido penetrante de repente asaltó sus oídos. Alzó la vista y descubrió una masa de sombras negras que volaban hacia él, estas resultaron ser un grupo de hombres que podían transformarse en murciélagos. Sorprendentemente estaban intentando atacarlo.

“¡Humano, deja todo lo que tienes aquí y consideraremos darte una muerte más fácil!” Un hombre murciélago en la parte delantera del grupo habló torpemente en la lengua común, dirigiéndose directamente a la cabeza de Han Shuo.

Los cuerpos de los hombres murciélagos eran más pequeños que los de un humano promedio. Sin embargo, tenían un par de alas como paraguas y garras afiladas que los humanos no tenían. A esos hombres murciélago les gustaba vivir en bandadas y eran tan infames como los trols del bosque en el mundo superior. Ellos no se contenían una vez que se encontraban con individuos que podían hostigar con facilidad y mostrarían sus colmillos para desgarrar a sus presas, saqueando sus objetivos.

Han Shuo no estaba aterrorizado y en cambio se regocijó cuando vio a los hombres murciélago salir volando de la cueva espaciosa, sombría y húmeda. Se burló malignamente, luces sangrientas brotaron de sus diez dedos que danzaban en el aire como si tocara un piano invisible. Cada luz era tan afilada como una cuchilla, entrecruzada para formar un rayo de luz inevitable. Mientras se hundían en la masa entrante de los hombres murciélago, gritos agonizantes y penetrantes resonaron en el aire a medida que caían.

Han Shuo en realidad no tocó al hombre murciélago que hablo. Los pequeños y brillantes ojos de ese último brillaban con luz de miedo mientras observaba a sus compañeros ser masacrados por Han Shuo sin siquiera un mínimo indicio de resistencia. Se giró rápidamente, tratando de alejarse de ese demonio del desastre.

“¿Y a dónde crees que estas corriendo?” Han Shuo gritó ligeramente, liberando su fuerza mental. Su recientemente practicado hechizo demoníaco “Temblor del Alma” inmediatamente se dirigió al hombre murciélago.

El cuerpo del hombre murciélago cayó en picada como un avión sin combustible. Intentó en vano agitarse para evitar su incontrolable caída, pero se estrelló contra el suelo con un impacto estruendoso, dejándolo mareado y desorientado.

Cuando el hombre murciélago logró volver en si, fue recibido con el rostro de un ser humano sonriendo diabólicamente. El poder individual del hombre murciélago era casi insignificante, por lo que barrió sus ojos pequeños y redondos alrededor para no ver a ninguno de sus hermanos. Sus alas temblaban de miedo, el hombre murciélago gritaba en el idioma común del continente, “¡Poderoso mago humano, por favor perdona la ofensa de este humilde murciélago, te ruego que me perdones!”

“Hablas muy bien el lenguaje humano, de lo contrario ya estarías muerto”. Han Shuo pateó al hombre murciélago en el aire cuando acababa de levantarse. Han Shuo se rio de buena gana y esperó a que ese último aterrizara antes de patear al hombre murciélago como una pelota de goma.

“¡Bien, ahora perdono tus ofensas!” Han Shuo detuvo su tortura cuando vio que el hombre murciélago estaba a punto de desmoronarse, sonriendo alegremente, “Ahora responderás cada pregunta que haga. No me importa desmantelar tu esqueleto frágil si tus respuestas no son lo suficientemente buenas”.

La mejor forma de lidiar con esos hombres murciélago era ser brutal y dominante. Ese tipo de raza intimidaba a los débiles y temía a los fuertes. Morderían al débil sin cuidado, pero serían mansos y honestos frente a alguien más fuerte. La forma en que Han Shuo manejó a ese hombre murciélago lo hizo desechar cualquier idea de huir o mentir. Respondió con voz aguda, “Poderoso mago humano, mis respuestas definitivamente te satisfarán. ¡Nosotros, los hombres murciélago, somos conscientes de todos los acontecimientos en este mundo subterráneo!”

“¡Muy bien!” asintió Han Shuo. Él sonrió y preguntó, “¿Ha ingresado recientemente un gran grupo de humanos al mundo subterráneo? Si es así, ¿a dónde fueron? ¿Dónde están los hombres lagarto? Escuché que los hombres lagarto descubrieron recientemente una mina de cristal mágico, ¿conoces su ubicación?”

Justo cuando el asustado hombre murciélago escucho las preguntas de Han Shuo, inmediatamente respondió “Entonces también eres un cazador de tesoros. Los hombres lagarto en efecto han descubierto una mina de cristal mágico. Hubo muchos humanos que ingresaron al mundo subterráneo recientemente, pero el grupo más grande parece ser una brigada de caballeros, y su objetivo es definitivamente la mina de los hombres lagarto. ¿Estás con ese grupo?”

“¡Corta las tonterías, solo responde mis preguntas!” Han Shuo se regocijó en secreto. Los Caballeros Redbud ya habían entrado en el mundo subterráneo. Eso podría estar relacionado con las amenazas del dragón dorado, de lo contrario, Celt no habría tenido tanta prisa.

“¡Si, si, Señor Mago por favor pregunte!” El hombre murciélago se sobresaltó de miedo y habló apresuradamente.

“¿Algún otro ser humano entro además de ese grupo de caballeros? Además, ¿dónde están los hombres lagarto y la mina de cristal mágico? ¿Ha sucedido algo importante recientemente?” Han Shuo continuó su línea de preguntas.

“También hubo varios grupos humanos además de esos caballeros, pero sus miembros no eran muchos y sus ocupaciones eran demasiado aleatorias, por lo que los hombres murciélago no conocemos los detalles”.

“Solo los hombres lagarto conocen la ubicación de la mina de cristal mágico. ¡Honestamente, solo sé dónde viven los hombres lagarto!” El hombre murciélago respondió rápidamente.

Mirando fijamente al hombre murciélago durante un rato, Han Shuo se dio cuenta de que ese hombre murciélago solo parecía saber mucho. Casualmente hizo algunas preguntas más. La información que el hombre murciélago sabía era limitada, así que Han Shuo le ordenó después de un breve interrogatorio, “bien, llévame al lugar de los hombres lagarto y te perdonaré la vida”.

El hombre murciélago no se atrevió a perder el tiempo después de ser amenazado por Han Shuo. Lo condujo a través de los complejos y serpenteantes caminos hasta el área donde vivían los hombres lagarto. Había que admitir que los caminos subterráneos estaban llenos de innumerables giros y vueltas, e incluso Han Shuo con su asombrosa memoria estaba confundido a lo largo del camino. Si no hubiera sido por el hombre murciélago, un nativo de ese mundo subterráneo, liderando el camino, Han Shuo simplemente no podría haber encontrado a los hombres lagarto.

Después de más de una hora, a través de quién sabía cuántas cuevas profundas, giros y vueltas, el hombre murciélago se detuvo en un valle. Señaló una zona densamente derrumbada y le dijo a Han Shuo, “Ahí viven los hombres lagarto, les gustan las cuevas incluso más que a nosotros. Las cuevas grandes y pequeñas que estás viendo son sus hogares”.

“¿Los hombres lagarto del mundo subterráneo realmente viven en ese lugar?” Cuando vio que los ojos pequeños y brillantes del hombre murciélago parpadeaban, Han Shuo sospechó nuevamente y pidió confirmación.

“Poderoso Señor Mago, la mayoría de los hombres lagarto se reúnen en este lugar. El número total de hombres lagarto excede por mucho tu imaginación, están dispersos en miles de esas áreas en todo el mundo subterráneo. No me obligarás a llevarte ente todos, ¿verdad?” Al ver que Han Shuo lo miraba con los ojos entrecerrados, el hombre murciélago aulló apresuradamente, ya que no pudo evitar que los escalofríos recorrieran su cuerpo.

Han Shuo realmente había albergado esa idea. Sin embargo, el demonio yin de repente descubrió a un ser humano escabulléndose. Ese atuendo humano era un poco familiar, por lo que Han Shuo se volvió giro hacia el hombre murciélago en pánico, agitando su mano como si se estuviera quitando una mosca y dijo, “lárgate, tu papel aquí está hecho”.

El hombre murciélago sintió que había sido indultado cuando escuchó a Han Shuo decir eso. Sin embargo, sus movimientos eran incómodos, sus pequeños ojos miraban fijamente a Han Shuo mientras agitaba sus alas hacia atrás con cautela.

Al ver esa extraña acción, Han Shuo pregunto con sorpresa, “Ya te dije que te fueras, ¿por qué sigues aquí?”

“Temo que me mataras para mantenerme en silencio. ¡Todo el mundo subterráneo sabe que los humanos son los peores en cumplir las promesas!” Contrariamente a las expectativas de Han Shuo, ese patético hombre murciélago lo miró patéticamente, respondiendo temeroso.

Han Shuo estaba sorprendió, y luego dijo, “Eres inútil para mí, no desperdiciaré mi poder mental si matarte no me trae el más mínimo beneficio”.

El hombre murciélago finalmente dejó escapar un suspiro de alivio cuando escuchó eso. Sin atreverse a quedarse junto a Han Shuo, agitó sus alas y giró su cuerpo, huyendo lejos rápidamente.

El humano furtivo se escondía detrás de las rocas. Han Shuo estaba seguro de que era del Manto Oscuro cuando vio su traje y capucha. Los miembros del Manto Oscuro generalmente usaban ese disfraz holgado y oculto cada vez que realizaban misiones.

Han Shuo saltó como una flecha hacia el colega que se escondía detrás de una roca gris después de que el hombre murciélago se retiró. Él está mezclado perfectamente, era uno con la roca. Han Shuo no hizo ningún sonido para alertar a esa persona mientras se acercaba. Cuando su mano grande acarició al colega, éste se sobresaltó como un pájaro asustado por el sonido de una cuerda de arco y salto de su posición inactiva. Rápidamente comenzó a cantar dos bolas de fuego.

Ese colega llevaba una capucha que ocultaba su rostro, pero el canto mágico expuso su identidad como una mujer. La única cosa visible eran sus ojos, que estaban llenos de horror. Cuando las bolas de fuego explotaron, de repente exclamó, “¡¿Bryan?!

Han Shuo agitó su mano. Dos destellos púrpuras discretos se dispararon en un abrir y cerrar de ojos, y las dos bolas de fuego se dispersaron en chispas. Han Shuo evaluó a esa maga de fuego oculta con asombro y luego preguntó con sorpresa, “¿Me conoces?”

Quitándose la capucha para revelar un rostro joven y familiar, era la maga Chrissie, la maga de fuego a quien había visto la última vez en la sede del Manto Oscuro. La pelirroja de cabello corto dio un grito de sorpresa, luego agitó sus manos y rápidamente explicó, “Soy Chrissie, nos encontramos la última vez en la sede del Manto Oscuro, ¿te has olvidado de mí?”

Con la memoria de Han Shuo, incluso una mirada era suficiente para nunca olvidar ningún rostro. Chrissie no era la excepción. Al escuchar sus palabras, él asintió con la cabeza con una sonrisa y respondió, “entonces eres tú. Ah, no esperaba volver a verte aquí en este mundo subterráneo. Que coincidencia”.

“Sí, sí, realmente una coincidencia. Escuché que eres el señor de la Ciudad Brettel. Waoh, eres realmente formidable, ¡ya eres un conde! Mm, cierto, ¿no deberías estar en Brettel? ¿Por qué estás aquí? ¿Puede ser que tú también estás en esta misión? Si eso es así realmente es genial, escuché que incluso derrotaste a Leah Cain…”

Chrissie no se detuvo una vez que abrió la boca. Pregunta tras pregunta fueron preguntadas en sucesión rápida en su dulce y crujiente voz. Como la totalmente emocionada Chrissie parecía no tener intención de detenerse, Han Shuo no tuvo más remedio que darle una leve tos, interrumpiendo su interminable interrogatorio.

“Eh, Chrissie, ¿puedes llevarme primero con la persona a cargo? Oh, si sabes dónde está Emily, es mejor llevarme a verla directamente”. Han Shuo finalmente tuvo la oportunidad de preguntar cuando vio que Chrissie estaba haciendo una pausa.

Han Shuo sabía que Cecilia estaba a cargo de esa misión la última vez en el Bosque Oscuro. Emily estaba actuando como su asistente, y él podría obtener toda la información necesaria si la encontraba.

“No hay problema, sé dónde está Madame Emily, ¡te llevaré a verla ahora mismo!” Chrissie estuvo de acuerdo inmediatamente después de quitarse la capucha.

“Entonces muchas gracias a ti, Chrissie”. Han Shuo dijo sonrientemente.

Chrissie no siguió investigando el movimiento de los hombres lagarto, sino que actuó alegremente como guía de Han Shuo, girando a la izquierda y a la derecha en los complicados caminos mientras le contaba sobre el estado actual del mundo subterráneo.

Han Shuo sonrió ligeramente mientras escuchaba a Chrissie hablar. De vez en cuando le hacía algunas preguntas sobre algunas cosas que le interesaban, comprendiendo gradualmente la situación actual en el mundo subterráneo.