Capítulo 330: Preparándose para la guerra


“Jack, ¿estás realmente preparado para enfrentar los peligros que están por venir?” Fabián le preguntó a Jack después de que dejó escapar un largo suspiro. Podía ver el mismo espíritu orgulloso e intrépido que solía tener emanando de Jack.

Asintiendo pesadamente, Jack dijo obstinadamente, “Sí, he tomado una decisión”.

Viendo que Jack insistía, Fabián negó con la cabeza y no dijo nada más. Entendió en su corazón que Jack finalmente había crecido. Quizás algo de temple a la edad de Jack no era algo malo. Sin mencionar que Fabián sabía que Han Shuo definitivamente cuidaría bien de Jack y nunca permitiría que su amigo se lastimara.

El silencio de Fabián significaba que ya no se oponía a la idea. Jack luego se volvió hacia Han Shuo, con los ojos llenos de expectativa. Han Shuo, media una cabeza más alto que Jack, se paró frente a él y le dio unas palmaditas en el hombro. Él dijo con sinceridad, “No apresuren esa decisión por el momento. Quédense en Ciudad Brettel por unos días. Avísame cuando hayas pensado bien las cosas”.

La Ciudad Brettel no sería tan pacífica en los próximos días. Tal vez cuando Jack viera las crueles realidades de la guerra por sí mismo, dejaría caer automáticamente esa idea, pensó Han Shuo para sí mismo.

Han Shuo ya no siguió hablando con Jack sobre ese tema. Sin embargo, estaba bastante interesado en la chica favorecida de Jack, Jessica y le preguntó todo tipo de cosas sobre ella.

Según las tartamudeantes respuestas de Jack, Han Shuo entendió que la chica llamada Jessica era hija de un pequeño noble. Su padre había hecho algunos negocios con el Gremio de Comerciantes Boozt y había llegado a conocer a Jack como solía visitar Boozt. Por el momento, el amor de Jack era unilateral. Era un mero contador del gremio de comerciantes, por lo que naturalmente no podía atraer la atención de la hija de un noble. Por no mencionar que el cuerpo gordito de Jack no obtuvo ventajas a su favor.

Jack también había averiguado sobre el hombre ideal de Jessica mediante el uso de métodos astutos para extraer esa información. En el Continente Profundo, donde dominaba la aristocracia, incluso Phoebe, la dueña del Gremio de Comerciantes de Boozt no era aceptada por la clase alta. ¿Cómo podría Jack, un pequeño contador, ser aceptado entonces?

Por lo tanto, Jack ahora esperaba que Han Shuo lo ayudara debido a su amor fanático por Jessica y posiblemente por su mentalidad verdaderamente motivada.

La alegre atmósfera duró todo el banquete, y los invitados se sintieron muy a gusto. Fuera de la mansión del señor de la ciudad, los civiles que habían oído las noticias, eran reacios a dispersarse y seguían llegando. La tentación de la comida gratis había excedido la imaginación de Han Shuo. Los empleados contratados estuvieron ocupados todo el día, pero aun así no pudieron mantener el ritmo. Esa situación se prolongó hasta que el sol se puso detrás de las montañas y el velo de la noche estaba a punto de cubrir la tierra. Solo con la persuasión amistosa de los caballeros la multitud de civiles finalmente se dispersó.

La noche anterior había sido sin luna. Esa noche brillaba notablemente, como si la luna estuviera compensando el día libre de ayer. De pie en el campanario más alto de la mansión del señor de la ciudad, Han Shuo miró por encima de la Ciudad Brettel, bañado por la luz de la luna. Ciudad Brettel era enorme ya que cubría una enorme área. Las casas ocupaban cada tramo de tierra hasta las puertas de la ciudad en cuatro direcciones, con capacidad absoluta para albergar a millones de habitantes.

La Ciudad Brettel había sido originalmente construida como una base militar desde la cual atacar a los siete grandes ducados. Ciudad Brettel todavía estaba orgullosa incluso después de muchas vicisitudes y humillaciones. Si no hubiera sufrido las severas represarías de los siete grandes ducados después de muchos intentos fallidos de conquistarlos, Ciudad Brettel probablemente sería una de las ciudades más fuertes del Imperio Lancelot.

Se había invertido una gran cantidad de monedas de oro en la renovación de Ciudad Brettel. Han Shuo no había retenido el aumento y la mejora de las murallas de la ciudad. Además de los seis terroríficamente poderosos cañones de cristal mágico, muchos carruajes de guerra y catapultas lanzadoras de rocas ahora llenaban los puestos originalmente vacíos a lo largo de la pared. Varios equipamientos de gran poder de fuego habían sido ensamblados.

Ciudad Brettel acababa de comenzar a revelar sus colmillos iniciando desde un tiempo desconocido, como la feroz y gigantesca máquina de guerra que era. Después de invertir millones de monedas de oro, estaría lista para aplastar a todos esos invasores arrogantes y ambiciosos que se atrevieran a venir en cualquier momento.

Una brigada de mil personas gradualmente regresó de la dirección de Ciudad Niebla Marina. Esa brigada de soldados pertenecía a Dorcas. Sus armas brillantes y sus robustas armaduras estaban completamente en un nivel diferente en comparación con las de la noche anterior. Cada espada valía al menos tres monedas de oro, y cada conjunto de armadura y casco valía por lo menos cinco monedas de oro, ya que estaban forjadas con el acero más fino.

Además, cada soldado estaba equipado con otras armas diestras y afiladas, como dagas que valían más de diez monedas de oro en valor. Sin embargo, había soldados que deberían haber sido caballeros pero que habían sido asignados temporalmente a las unidades de infantería debido a la falta de caballos de guerra. Los caballos de guerra eran un recurso escaso incluso en el Imperio Lancelot. De hecho, los siete grandes ducados eran expertos en criar caballos. Era una pena que Han Shuo no hubiera encontrado la forma de comprárselos.

Un millar de soldados montando caballos de guerra avanzaron ordenadamente hacia Ciudad Brettel bajo el liderazgo de Dorcas. Esas personas deben haber pasado por muchas batallas, cada una parecía remota con un destello sutil de locura en sus ojos. Sus armaduras y armas habían sido pulidas limpiamente, pero las manchas de sangre en sus ropas eran muy obvias.

Desde el punto más alto de la mansión del señor de la ciudad, Han Shuo miró desde abajo a Dorcas por un momento antes de susurrar para sus adentros con satisfacción, “tres días, doce grupos de bandidos. De los mil soldados que partieron, novecientos sesenta han regresado a salvo. Solo cuarenta muertes. ¡De hecho un verdadero talento!”

Media hora después, Dorcas se había cambiado por un conjunto limpio y caminaba bajo la luz de la luna hacia la mansión del señor de la ciudad. Han Shuo lo recibió en la sala de estar.

“Dorcas, muy bien hecho. ¿Los doce grupos de bandidos han sido completamente destruidos?” Han Shuo miró a Dorcas arrodillado y preguntó sonriendo.

Sacudiendo su cabeza, Dorcas miró a Han Shuo y dijo, “Señor Conde, todavía hay más de setecientos que todavía están vivos”.

Han Shuo frunció el ceño, aun no permitiendo que Dorcas se levantara. Su dedo golpeó inconscientemente el reposabrazos de su silla. Miró a Dorcas con los ojos entrecerrados y le preguntó, “Dorcas. Sacaste a mil soldados. Con tus métodos, no habrías permitido escapar a setecientos bandidos, ¿verdad?”

Dorcas miró a Han Shuo, su expresión no cambió cuando respondió, “Señor Conde, doce grupos de bandidos fueron completamente destruidos, todos los obstáculos entre las ciudades Niebla Marina y Brettel se han despejado. Solo que tu humilde servidor no cree que matar ciegamente sea un buen método. Los crímenes de esos setecientos bandidos no eran suficientes para condenarlos a muerte. Solo estaban indefensos y obligados a cometer crímenes para sobrevivir”.

“Este servidor siente que si su señoría quiere que Ciudad Brettel se desarrolle lo más rápido posible, se necesitan políticas apropiadas y suaves, aparte del arma de la matanza al por mayor. Los bandidos son fáciles de domesticar. Una vez que experimenten cierto temperamento, se someterán sinceramente a usted, Mi Señor. Ellos también se convertirán en tus guerreros feroces y leales”.

Han Shuo guardó silencio un momento después de escuchar las palabras de Dorcas. Después miró a Dorcas, asintiendo lentamente mientras decía, “Dorcas, tus palabras no están equivocadas. En efecto no lo había considerado cuidadosamente. Mhm. Si es así, entonces debes haber reclutado a los setecientos bandidos, ¿por qué no los veo?”

Asintiendo con su cabeza, Dorcas todavía estaba arrodillado sobre una rodilla ya que no había recibido una orden para levantarse. Él dijo respetuosamente, “Eso es correcto. Setecientos cuarenta y dos bandidos se han presentado y están limpiando el campo de batalla según mi orden. Mi Señor, los cadáveres podridos de los refugiados están en todas partes a lo largo del camino de Ciudad Brettel y Ciudad Niebla Marina. Esa clase de situación es muy perjudicial para el desarrollo de Ciudad Brettel así que ordené a los bandidos que limpien todos los restos de la carretera”.

“Muy bien, Dorcas, eso es muy considerado de tu parte. Mm, cierto, toda tu gente ha regresado. ¿No tienes miedo de que esos bandidos escapen?” Han Shuo primero elogió al otro antes de preguntar con escepticismo.

“Mi Señor, puede que no sepa que la vida de esos bandidos no es mejor que la de los refugiados. Solo prometí darles el mismo trato que a los soldados ordinarios en Ciudad Brettel y aceptaron sin dudarlo”. Dorcas respondió antes de hacer una pausa por un momento. Sacó un gran bulto y se lo entregó a Han Shuo con ambas manos mientras decía, “Se encontraron un total de treinta y siete mil monedas de oro después de atacar a los doce grupos de bandidos. También había, plata, jade y minerales por un valor de unos miles de monedas de oro, que los soldados ahora están transportando al almacén. En cuanto a algunas armas inútiles, las dejé en la guarida de un grupo de bandidos por ahora, ya que eran demasiado pesadas, mientras que su valor no era muy alto. Sentí que no había necesidad de traerlas de vuelta, por tanto las deje”.

“Bien. Bien hecho. Lo has pensado muy bien. Levántate. Registraré tu logro de gran mérito. ¡Mientras sigas así, obtendrás lo que quieras tarde o temprano!” Han Shuo miró profundamente a Dorcas y dijo, “Ciudad Brettel es tu escenario. Parece que te estás adaptando lentamente a tu nueva posición. Nuestro imperio ha enviado a los grandes ejércitos a los siete ducados en el este, pero no pudo dominarlos. Sin embargo, dado que ya estamos aquí, debemos aprovechar esta oportunidad a toda costa para elevarnos a nuevas alturas. Nosotros le demostraremos a esos talentos mediocres del Imperio, que no pudieron hacerlo, como lo hacemos”.

“¡Tu siervo jura seguirte hasta el final, Mi Señor!” Dorcas dejó escapar un fuerte grito. Se puso de pie justo atrás de Han Shuo, como otro invencible Filo Cazador de Demonios.

“Bien entonces, estás despedido. Las monedas de oro están temporalmente a tu cuidado, considérelas el capital para las armaduras y las armas de los setecientos nuevos reclutas”. Han Shuo señaló el despido de Dorcas. Después de que el último se fue, Han Shuo callo en silencio, reflexionando sobre las palabras de Dorcas sobre la tentación de los bandidos. Sintió que había algo de verdad en sus palabras.

Dos días después, temprano por la mañana.

Dick fue rápidamente a ver a Han Shuo con un informe, “Mi Señor, varios grupos grandes de bandidos del mismo tamaño que el grupo de Troda se están reuniendo en un bosque a más de seis millas de Ciudad Brettel. He recibido esa información de un miembro del Manto Oscuro que dirige una misión en uno de los ducados. Escuché que esos grupos de bandidos tienen un total de quince mil personas, todos están preparados para apresurarse y saquear furiosamente nuestra ciudad”.

“¡Ya es hora de que vengan!” Han Shuo resopló con frialdad y luego dijo, “Envía a algunas personas para vigilar su paradero. ¿Quince mil bandidos? ¡Este será el primer desafío real que enfrentara Ciudad Brettel!”

“Mi Señor, ¿quieres notificar a los jefes de la gente de la montaña? Esta vez es muy peligroso solo con los tres mil soldados que custodian Ciudad Brettel. ¡La gente de las montañas podría ayudarnos!” Dick propuso.

Sacudiendo su cabeza, Han Shuo dijo, “No por ahora. Esta es una prueba para nosotros. El resultado de esta batalla determinará si puedo hacerlos bailar a mi ritmo en el futuro. ¡Humph! Aunque solo tenemos un poco más de tres mil soldados, las paredes de Ciudad Brettel ya no están hechas jirones como antes. ¡He gastado tantas monedas de oro en Ciudad Brettel! ¿Es que ellos piensan que son fáciles de romper?”

Han Shuo se atrevió a decirlo porque estaba bastante seguro. Los soldados podían esconderse en las altas murallas de la ciudad y esperar tranquilamente a que los enemigos se agotaran, mientras usaban sus nuevos equipos. Como los grandes carruajes de guerra, las catapultas lanzadoras de rocas y fuego para atacar hacia abajo. Los seis cañones de cristal mágico tampoco eran decoraciones. En el peor de los casos, Han Shuo también podría invocar al gran ejército de muertos vivientes para unirse a la refriega. Creía que no sería tan fácil para quince mil bandidos entrar en la actual Ciudad Brettel.

Toda la Ciudad Brettel sin saberlo estaba en alerta máxima. Grupos de soldados arrastraron enormes rocas por las calles. Sin embargo, los carruajes de guerra y los enormes cañones de cristal mágico que los ciudadanos acostumbraban a ver todos los días se cubrían con una tela gris por algún motivo desconocido, como si temieran que los descubrieran.

Los civiles originalmente indiferentes gradualmente se interesaron más en ese nuevo señor de la ciudad. Además de los bandidos que fueron aniquilados en el Monte Tali, también hubo noticias de la destrucción de una docena de grupos de bandidos entre Ciudad Niebla Marina y Ciudad Brettel que habían diseminado deliberadamente por toda la ciudad.

A esto, se les había distribuido un sinfín de comida desde la mansión del señor de la ciudad en el Festival de la Comida el día anterior. Por una vez, los civiles habían recibido una buena comida. Su confianza hacia la ciudad aumentó gradualmente.

Sin embargo, estaban acostumbrados a que los señores de la ciudad los traicionaran en momentos críticos. Como una crisis real aún no había llegado, todavía no se sabía si ese nuevo señor de la ciudad era digno de su confianza. Por lo tanto, los civiles todavía tenían que simpatizar con el nuevo señor de la ciudad. Solo observaron en silencio los cambios en Ciudad Brettel con la retención de sus ojos.

Después de un día más, las cuatro puertas de Ciudad Brettel estaban fuertemente cerradas. Comerciantes o civiles, todos tenían prohibido retirarse. De vez en cuando, los soldados aparecían en las cuatro puertas para mirar atentamente a través de la escena en el exterior. Varios pequeños equipos de caballeros en caballos de guerra cabalgaban incansablemente por la ciudad.

Aunque los caballeros no dijeron nada, los ciudadanos de la Ciudad Brettel habían sufrido demasiadas guerras dolorosas. Olieron una esencia familiar en el aire.

¡La guerra estaba llegando!