Capítulo 319: El arte de cambiar de forma.


“¿Quién era ese de hace un momento?” Han Shuo no olvidó preguntarle a Emily sobre la identidad del hombre de mediana edad mientras huían apresuradamente.

Emily salió disparada del pequeño río, su cuerpo empapado se envolvió en una profunda neblina negra. Ella reveló solo su rostro impecable mientras alcanzaba rápidamente al grupo detrás de Cecilia. Cecilia caminaba rápidamente en el frente, Emily y Han Shuo estaban uno al lado del otro en la parte de atrás, y los miembros de bajo rango del Manto Oscuro ocupaban la retaguardia.

Emily se volvió para mirar a Han Shuo y explicó, “Ese era Kassel, un gran druida que traicionó a la Orden Druídica y una potencia aterradora por derecho propio. A pesar de que ha traicionado a la Orden Druida y ya no puede utilizar la fuerza de la naturaleza, todavía puede usar hábilmente el arte de cambiar de forma de los grandes druidas. Esa transformación en aquel entonces fue que se convirtió en un oso de tierra que puede utilizar el arte de la gravedad. Al tomarlo de esa manera, tu fuerza se vuelve cada vez más impresionante”.

Al enterarse de que su homólogo era un gran druida, Han Shuo recordó de repente al gran druida Caspian. Inconscientemente los comparó y sintió que Caspian era mucho más débil en fuerza.

“Caspian es también un gran druida. ¿Por qué no es tan poderoso como Kassel?” Han Shuo frunció el ceño y preguntó, internamente dudoso.

Emily casualmente arregló su desordenado cabello. Miró a Cecilia en el frente antes de continuar explicando, “Los grandes druidas pueden entrenar en las diversas artes mágicas de la Orden Druida. La mayoría de ellos domina el método para manipular las plantas. De acuerdo a las leyendas, esa es la habilidad que la Diosa de la Naturaleza les ha otorgado”.

“Sin embargo, el arte de cambiar de forma no es tan fácil de dominar. Solo unos pocos grandes druidas con talento extraordinario pueden comprenderlo con éxito. Parece que Caspian todavía no la ha dominado del todo. De lo contrario, no podría haber sido capturado tan fácilmente la última vez en Ciudad Velen”.

Han Shuo tuvo que reflexionar sobre las palabras de Emily por un momento antes de poder entenderlas. Pensó que era una ironía que Caspian, que siempre había servido a la Diosa de la Naturaleza, no pudiera aprender el arte de cambiar de forma, mientras que el traidor de la Orden Druídica podía aprenderlo.

“Cierto, ¿qué misión los trajo a ustedes al Bosque Oscuro en esta ocasión?” Han Shuo siguió tranquilamente a Emily por el camino hacia el exuberante bosque. Continuó preguntándole acerca de su propósito.

Cecilia lideraba el camino en el frente. Ella de pronto, sacudió su cabello largo y hermoso y envió perlas de agua cristalina que rodaban hacia abajo. Se dio la vuelta para dirigir sus brillantes ojos hacia Emily y soltó un débil bufido, “Todavía podríamos habernos ido sin ningún problema, incluso sin tu ayuda. Esta misión está bajo mi cargo, e incluso la hermana mayor Emily tiene que escucharme. Tu nombre no figura en esta misión, por lo que no necesitas saberlo”.

Emily había estado a punto de responder, y no pudo evitar sentir una disculpa hacia Han Shuo por las palabras de Cecilia. Ella le dijo con una sonrisa irónica, “Como la señora Cecilia ha hablado, será mejor que no diga nada”.

“¡Hermana mayor Emily!” Cecilia miró a Emily con reproche en sus ojos, y dijo en voz baja, “Tenemos que ser claros sobre el trabajo y asuntos personales”.

“¡Lo sé, lo sé!” Emily gritó antes de sonreír hacia Han Shuo, “Bien, no deberías preguntar demasiado. Estamos bien. Si tienes asuntos que manejar, ve rápido. No hay necesidad de preocuparse por nosotros”.

Cecilia obviamente había creado la puerta espacio a través del rollo mágico. Sin embargo, dado que ella poseía el pergamino, eso significaba que incluso sin la aparición de Han Shuo, Cecilia aún podía haber llevado a Emily y al grupo a un lugar seguro con el pergamino. Por lo tanto, no contaba como si Han Shuo hubiera salvado a Cecilia.

A pesar de que Han Shuo todavía estaba preocupado por Emily, era obvio que Cecilia no quería que él se involucrara, por lo que no dijo más después de escuchar sus palabras.

Han Shuo planeaba decirle unas palabras a Emily cuando de repente se dio cuenta de que había llegado al territorio de los trols del bosque mientras seguía al grupo de Cecilia. A primera vista, una docena de guerreros trol azul verdoso lanzaron sus hachas directamente hacia Cecilia sin decir una palabra.

“Despreciables trols del bosque, ¿por qué últimamente sus armas se vuelven cada vez más sofisticadas?” Un destello de arco atravesó el pecho de Cecilia y desencadenó una formación mágica, derramando líquido en el aire antes de fundirse en un magnífico escudo de cristal de hielo azul.

Las hachas lanzadas por los guerreros trol crearon ruidos metálicos al golpear el escudo de hielo. Solo dejaron algunas marcas débiles en la superficie y simplemente no pudieron penetrar la defensa del escudo de hielo.

“Este es el territorio de los trols del bosque. Vamos a ocultarnos primero aquí. Una vez que los Caballeros de Redbud entren en esta área, esos trols del bosque codiciosos e idiotas definitivamente arriesgarán sus vidas para atacarlos. A pesar de que los Caballeros Redbud son uno de los diez mejores caballeros del continente, su poder se verá muy restringido en este bosque. La tribu de los trols del bosque tampoco es pequeña, por lo que definitivamente causarán algunos problemas para esos caballeros. Incluso si los Caballeros Redbud destruyen a todos los trols, se puede considerar la eliminación de un elemento dañino del Bosque Oscuro”.

Cecilia narró fríamente mientras veía a los trols del bosque huir después de arrojar sus armas. Ella después se giró hacia los miembros enmascarados del Manto Oscuro y ordeno, “destruyan a los exploradores de los trol del bosque en el frente. Una vez que son provocados, definitivamente atacarán con todo lo que tengan cuando lleguen los Caballeros Redbud. No solo podemos aprovechar esta oportunidad para escapar, incluso podríamos llegar a la cima”.

Varios miembros del Manto Oscuro ya habían salido corriendo tan pronto como las palabras de Cecilia sonaron. Esa gente tenía al menos la fuerza de espadachines mayores. Unos pocos trols del bosque exploradores no tenían manera de resistirlos.

En ese momento, Han Shuo repentinamente bloqueó su camino con un rostro oscurecido y ordenó en un tono bajo, “Encuentra otra manera. Estos chicos no deben tocar a esos trols del bosque”.

La raza de los trols del bosque podría considerarse una fuerza en la mano de Han Shuo. Ellos trataban al pequeño esqueleto como a su dios Datara. Su fuerza estaba completamente bajo el control de Han Shuo y atendían sus órdenes sin vacilación. Él los usaría mucho a partir de ahora, así que ciertamente no podía permitir que Cecilia tomara prestado el poder de los Caballeros Redbud para exterminar a la tribu.

Cualquiera de los diez mejores caballeros del continente serían veteranos que habrían pasado por numerosas batallas. Como los Caballeros Redbud estaban en esa lista, solo necesitarían un centenar de sus compañeros para masacrar a más de quinientos trols de bosque.

Han Shuo había oído hablar de su reputación, y por eso estaba absolutamente en contra de que Cecilia lo hiciera. De lo contrario, lo único que les esperaba a los trols del bosque sería el genocidio. Eso era algo completamente inaceptable para Han Shuo.

“Solo son unos trols del bosque codiciosos. ¿Por qué los estás protegiendo? ¿¡Tú estás loco!?” Cecilia arrugó sus delicadas cejas, pareciendo infeliz mientras reprendía fríamente a Han Shuo.

“Date prisa y toma un desvío. Puedo sentir que los Caballeros Redbud se acercan. Esos trols del bosque me son útiles y nadie puede tocarlos. De lo contrario, ¡no me culpes por ofenderte como tú subordinado!” Han Shuo dijo fríamente, mirando a Cecilia de una manera que no permitía el debate.

“Estás obstruyendo nuestra misión. Como miembro del Manto Oscuro, ¡¿te das cuenta de que tengo derecho a castigarte?!” Cecilia también estaba enojada con Han Shuo. Ella lo fulminó con la mirada, su voz se alzó con ira.

“¡Desvíate! De lo contrario, ¡no me culpes por no ser cortés!” Han Shuo no estaba asustado en absoluto, en cambio enfatizó sus palabras.

“Hermana pequeña Cecilia, ¿qué tal si tomamos un desvío? ¡Considerarlo como darme algo de cara!” Al ver a los dos encerrados en una discusión, Emily tiró rápidamente de la ropa de Cecilia y preguntó en un tono suplicante.

Cecilia acababa de presenciar a Han Shuo luchar sin miedo contra el transformado gran oso de tierra, por lo que sabía muy bien que su poder era absolutamente insondable. Los caballeros que los perseguían podían llegar en cualquier momento. No tenía sentido quedar atrapado en un callejón sin salida con Han Shuo en ese momento.

Cecilia fue atrapada entre una roca y un lugar duro. Al escuchar las súplicas de Emily, lanzó una fría mirada hacia Han Shuo, “Exigiré una explicación de ese viejo zorro, Cándido sobre esto. Nos vamos, ¡vamos a tomar una desviación!”

Después de que sus palabras terminaron, Cecilia se giró e inicio la marcha. Emily le echó un vistazo a Han Shuo antes de perseguir a toda prisa a la enojada Cecilia. Los miembros del Manto Oscuro que participan en la misión de Cecilia también miraron a Han Shuo de mala manera mientras se marchaban uno por uno.

“¡Datara, Datara!” Después de que el grupo de Cecilia se había ido, los trols del bosque repentinamente rodearon a Han Shuo cuando lo vieron.

Han Shuo se sorprendió hasta que escuchó el sonido de unos pasos acercándose rápidamente. Se apresuró a alejar a los trols del bosque de ese lugar.

El traidor de la Orden Druida, el gran druida Kassel, irrumpió en la escena con aproximadamente sesenta Caballeros Redbud poco después de que Han Shuo se fuera. A pesar de que había traicionado a la Orden Druídica, su experiencia en los bosques aún permanecía.

Mirando los dos senderos de huellas en el frente mientras olfateaba los aromas en el aire, Kassel señaló la dirección en la que el grupo de Cecilia se había ido, “persíganlos por mí, de hecho han corrido en esa dirección. ¡Humph! Nadie puede eludir la persecución de mí, Kassel, en el bosque”.