GDK – Capítulo 313

1

Capítulo 313: Regresando a la ciudad


“Humph, no intentes eso conmigo. ¡No te dejaré ir a menos que reciba mi millón de monedas de oro!” Helen Tina era notoria en los siete grandes ducados por sus esquemas insidiosos. Naturalmente, Han Shuo no creería las palabras que salieron al azar de su boca. Miró fríamente a Helen Tina y dijo, «Los cañones de cristal mágico están hechos de muchos materiales mágicos raros. Quiero saber si el agua puede dañarlos».

La primer cosa que hizo Helen Tina hizo al despertarse fue mirar alrededor, sus ojos tomaron nota del grupo de guerreros zombis que rodeaba los seis cañones de cristal mágico en la orilla del río. Ella solo fue distraída porque Han Shuo había insinuado que había manchado su cuerpo. Ahora que Han Shuo mencionó nuevamente los cañones de cristal mágico ella fue provocada nuevamente. Ella lo miró y gritó con furia, «¡No esperes obtener ninguna información útil de mi boca, tú maldito bandido!”

“¿Bandido? Jaja, tu Ducado Helon es el verdadero bandido. Has saqueado la Ciudad Brettel día y noche durante años. De una gran ciudad con cientos de miles de personas, ahora es una ciudad desierta con unas pocas docenas de personas. La gente en la ciudad hace tiempo que perdió sus esperanzas y sueños en la vida gracias a ustedes. ¡Sin embargo, todavía tienes la cara para decir que soy el bandido, jaja!” Han Shuo recordó la miserable visión de personas que carecían de la ropa para cubrir sus cuerpos y la comida para llenar sus estómagos en su camino a la Ciudad Brettel. Su corazón dolía con su sufrimiento.

Helen Tina se rio de buena gana al escuchar sus palabras. Ella dijo fríamente, «Así es la guerra. Cuando su Imperio Lancelot nos invadió a nosotros los siete grandes ducados en el pasado, ¿no nos quemaron y saquearon? Si no nos hubiéramos aliado para resistir y rechazarlos, me temo que toda nuestra gente ya se habría convertido en esclava”.

Las palabras de Helen Tina también tenían sentido. Han Shuo reflexionó un momento y pensó que no debería hundirse más en esa discusión. Al ver que Helen Tina no quería decir nada más, dijo con voz fría, «No es que no pueda hacer nada simplemente porque no dices nada. Simplemente significa que tendré que perder un poco más de tiempo. Para un nigromante, la mano de obra costosa nunca es un problema».

Han Shuo ya no le prestó atención a Helen Tina después de hablar. Comenzó a cantar un encantamiento para invocar al zombi élite de madera.

Han Shuo emitió un comando cuando apareció el zombi élite de madera. Este último desarraigó a los grandes árboles uno por uno como si fuera el señor de ese bosque. El Filo Cazador de Demonios después los cortó en secciones, con el zombi élite de madera uniéndolos con ramas suaves. En media hora, Han Shuo y el zombi élite de madera habían construido seis enormes balsas.

Durante ese proceso, Helen Tina observó atentamente a Han Shuo y al zombi élite de madera mientras sacaba pan de su anillo espacial. Tal vez había tenido hambre durante demasiado tiempo, ya que se tragó el pan muy rápido.

Al finalizar, los guerreros zombis empujaron las balsas hacia el rio. Helen Tina finalmente no pudo evitar lamentarse, “No es de extrañar que la Iglesia de la Luz quiera matarte. ¡En verdad puedes invocar criaturas no muertas tan increíbles!”

Helen Tina no sabía que el zombi élite de madera había sido refinado de los guerreros zombis más comunes. Cuando los guerreros zombis empujaron las seis balsas hacia el río y colocaron los seis cañones de cristal mágico en las balsas, Han Shuo dejó escapar un suave suspiro de alivio. Envió al zombi élite de madera y a los guerreros zombis a la extraña dimensión.

Cuatro guerreros zombis remaban en una balsa. Cuando los guerreros zombis movilizaron sus fuerzas, las seis balsas cargadas comenzaron a moverse lentamente hacia el otro lado del banco.

Han Shuo una vez más se acercó detrás de Helen Tina en ese momento y gentilmente le tocó la parte posterior de su cuello. Él dijo en voz baja y suave, “Deberías descansar».

Han Shuo levantó fácilmente a Helen Tina después de dejarla inconsciente. Él después voló lentamente sobre una balsa y ordenó a los guerreros zombis que cruzaran el río.

Han Shuo evitó algunos grupos de bandidos dispersos en el camino, así como algunas bandas de mercenarios que se ganaban la vida en las cercanías. Después de un viaje sin incidentes, finalmente llegó a Ciudad Brettel.

En la noche de primavera, la temperatura era perfecta. La brillante luz de la luna brillaba suavemente sobre la tierra. Esa podía haber sido una noche verdaderamente cálida y pacífica si no fuera por los guerreros zombis que exudan la sensación de muerte, empujando los cañones de cristal mágico.

Cuando se acercaron a las puertas de la Ciudad Brettel, los soldados en la muralla de la ciudad se sobresaltaron por la luz de la luna reflejada por los cañones de cristal mágico. Al ver seis enormes cañones apuntando hacia la fortaleza de la ciudad con algunas figuras rígidas en movimiento detrás, los soldados inmediatamente palidecieron de horror.

“¿Quién es?” Los soldados que manejaban los cañones en las puertas de la ciudad gritaron a la distancia antes de que Han Shuo se acercara.

Comparado con lo previo, los diversos baches y marcas de viruela que salpicaban la Ciudad Brettel habían sido perfectamente reparados, las puertas se cambiaron por unas enormes de acero oscuro. Habiendo experimentado la última cruzada contra los bandidos, los soldados inicialmente cobardes ahora poseían un porte algo fuerte y tranquilo.

La armadura de los soldados reflejaba el brillo de la luna de una manera extraña en las paredes de la ciudad. Los soldados empezaron a moverse a la acción, se apresuraron a preparar sus flechas y alzaron sus arcos para apuntar a los guerreros zombis. Las llamadas de advertencia hicieron eco y más soldados se reunieron en la fortaleza, todos ellos apuntando sus arcos a continuación.

Después de su última experiencia cuando entró a la ciudad sin encontrar ninguna defensa, Han Shuo entendió que la Ciudad Brettel ya no era la misma bajo la vigilancia de esos soldados. Los soldados no podían ver claramente el rostro de Han Shuo debido a la larga distancia, pero él podía ver claramente sus figuras sobre la fortaleza.

“¡Abran las puertas para mí, bastardos! ¿¡Ustedes no me reconocen!?” La voz de Han Shuo de repente sonó y se extendió por toda la ciudad.

“¡El señor de la ciudad, es el señor de la ciudad! ¡El señor de la ciudad ha regresado!” Los soldados en la fortaleza no podían ver a Han Shuo con claridad, pero aún podían reconocer su voz. Todos vitorearon con una agradable sorpresa, abriendo las puertas de la ciudad lentamente.

Después de que las puertas se abrieron de par en par, los guerreros zombis finalmente transportaron los pesados cañones de cristal mágico a la Ciudad Brettel. A pesar de que ya era tarde, Faulke se apresuró a reunirse con Han Shuo al recibir la noticia.

“Ahh, esto, esto es…” Faulke se inclinó para rendirle homenaje a Han Shuo al llegar. Cuando dirigió una mirada para ver a los guerreros zombis empujando los seis cañones de cristal mágico, Faulke no pudo evitar exclamar con sorpresa y emoción.

“Estos son cañones de cristal mágico, también llamados el poderoso Dios del Rayo. El tipo más barato de cañones de cristal mágico cuesta al menos cien mil monedas de oro. Pueden liberar un terrorífico poder ofensivo a través de los minerales de cristal mágico. Estos cañones de cristal mágico son simplemente armas geniales e invencibles en el campo de batalla. Su Señoría, ¿de dónde sacaste esto?” Faulke era digno de ser un veterano que había sido bautizado por años de guerra. Realmente reconoció los seis cañones de cristal mágico e incluso sabía de su nombre, “Dios del Rayo”.

Han Shuo solo sabía que eran cañones de cristal mágico. En cuanto a qué tipo y qué tamaño, no tenía ni idea. Escuchando que Faulke estaba tan bien informado sobre los cañones de cristal mágico, Han Shuo respondió con deleite, “¿Es así? Entonces tú, ¿debes saber cómo usar estos cañones de cristal mágico?”

“Desde luego. Este tipo de cañón de cristal mágico es extremadamente fácil de usar siempre que tengamos suficientes minerales de cristal mágico. Si se le da suficiente poder, cada disparo de este «Dios del Rayo» es equivalente a un ataque extremadamente poderoso de un archimago. Estos cañones de cristal mágico pueden incluso mantener descargas continuas si se les da suficiente potencia». Faulke dijo con una sonrisa confiada, mientras caminaba hacia un cañón de cristal mágico. No estaba claro qué hizo cuando el cañón de repente se sacudió un poco y una pequeña caja se abrió desde su fondo.

“Mm, los minerales de cristal mágico disponibles aquí son suficientes para cinco o seis disparos. Heh heh, un grupo de bandidos ha estado deambulando por los alrededores de la Ciudad Brettel recientemente. Parece que intentan hacer un movimiento de nuevo. Yo estaba preocupado acerca de cómo tratar con ellos, pero ahora, con los seis cañones de cristal mágico aquí, haré que se arrepientan de sus tontos pensamientos”. Faulke tenía una fría sonrisa en su rostro mientras miraba los seis cañones de cristal mágico. Parecía que tenía la intención de utilizar esos seis cañones de cristal mágico para llevar a cabo una gran hazaña.

“Entonces bien, estos seis cañones de cristal mágico están bajo tu cuidado”. Han Shuo inmediatamente emitió esa orden antes de caminar directamente hacia la mansión del señor de la ciudad.

Faulke y los soldados habían notado la impresionante e inconsciente Helen Tina bajo el brazo de Han Shuo desde el inicio. Desde luego, no preguntarían sobre los asuntos privados del señor de la ciudad. Cuando vieron a Han Shuo caminar en dirección a la mansión del señor de la ciudad, los ojos ladrones de esa gente recorrieron el encantador cuerpo de Helen Tina varias veces antes de reír maliciosamente en sus corazones.

Por lo tanto, después de que Han Shuo regresara con Helen Tina a la Ciudad Brettel esa noche, algunos rumores y chismes se extendieron por toda la ciudad. La gente no sabía de la identidad de Helen Tina, pero su belleza había causado una profunda impresión en los soldados. Ellos o estaban admirados o celosos de Han Shuo, y así aparecieron varios rumores y especulaciones malvadas.

Después de llevar a Helen Tina a la mansión del señor de la ciudad, Han Shuo fue impacientemente a la cámara secreta. Había percibido una llamada lejana poco después de que había regresado a la Ciudad Brettel. Esa llamada fue tan débil y frágil como si viniera de mil montañas y mares de distancia. Sin embargo, la conciencia de Han Shuo en el reino demoníaco separado podría percibirla naturalmente.

¡Parecía que el zombi élite de fuego finalmente había emergido!