Capítulo 312: Condiciones


“¿No es demasiado increíble? ¡Solo la divinidad del bastón de hueso puede permitirnos obtener la inmortalidad mientras disfrutamos las maravillas de la juventud!” El gran magus Wolf, con vida desde hace ciento setenta años, le dijo orgullosamente a Han Shuo después de tomar una bocanada de aire fresco.

Los ojos de Han Shuo brillaron con luz mientras miraba con avidez el bastón de hueso en sus manos. Su corazón se llenó de sorpresa y alegría mientras murmuraba, “No es de extrañar que siguiera sintiendo que el bastón de hueso tendría otros usos fantásticos, ¡nunca hubiera pensado que realmente tendría un efecto tan milagroso!”

Wolf pareció estar muy satisfecho con la sorpresa de Han Shuo. Wolf se miraba solo de veinte años y ahora estaba lleno de la elegancia de un noble. Comenzó a recortar cuidadosamente sus uñas parecidas a cuchillos con un cuchillo afilado que había aparecido repentinamente en su mano derecha.

Mientras Han Shuo todavía estaba atrapado en las profundidades de su conmoción, Wolf ya había terminado de recortar sus uñas y estaba examinando alegremente sus blancas manos bajo la luz de la luna. Él exclamó, “¿Cuántos años han pasado? Incluso desde que me fusioné con el lich, mis largas y hermosas manos habían desaparecido. Lo que las reemplazó fue un par de garras similares a cuchillas. ¡Mhmm, mis maravillosas manos finalmente han aparecido una vez más! ¡Ya no necesito esconderme en la oscuridad sin fin y usar una túnica negra para cubrir un cuerpo que no se puede ver!”

Después de que su cuerpo se fusionó con el antiguo lich, no solo se llenó del olor a cadáveres podridos, sino que también hizo que su cuerpo se pareciera a la cruza de un ser humano y un monstruo. Aunque Wolf había ganado la vida eterna, ya no se atrevía a caminar abiertamente en público. De lo contrario, incluso si la Iglesia de la Luz no hiciera nada, algunos aventureros ignorantes lo atacarían después de pensar que era una criatura no muerta.

Han Shuo estaba tan feliz como Wolf. Estudió el bastón de hueso en sus manos con interés, pero no pudo encontrar la fuente del misterioso poder del rejuvenecimiento. Él tampoco sabía cómo lanzarlo. Después de dudar por un momento, Han Shuo miró a Wolf con una sonrisa, “¿Quizás puedas decirme el secreto del rejuvenecimiento de este bastón?”

Wolf sonrió con su rostro juvenil, sacudiendo la cabeza hacia Han Shuo, “Si tú admites que perteneces a nuestra Iglesia de la Calamidad, y vuelves a los terrenos sagrados conmigo. Te ayudaré a obtener los verdaderos secretos del bastón de hueso divino”.

Han Shuo resopló burlonamente, entonces colocó el bastón de hueso en su anillo espacial y dijo con frialdad, “Todavía soy joven, así que no necesito este tipo de poder misterioso en este momento. Si no tienes nada más, entonces no sigas molestando mi viaje”.

“Entonces bien, por favor cuídate. Necesito regresar de inmediato a los terrenos sagrados e informar lo que ha sucedido en los últimos días”, Wolf sonrió con un asentimiento y luego miró a Han Shuo por última vez. Hizo una ligera reverencia que era una reminiscencia de la etiqueta de nobleza antigua estándar y expresó su agradecimiento, “Gracias, Bryan. Tú eres una persona increíble, creo que debes haber recibido el favor de nuestro dios. Tendremos muchas oportunidades de encontrarnos en el futuro”.

Wolf no se detuvo después de eso. Lentamente caminó hacia la oscuridad con un humor alegre. Después de un tiempo, cuando Han Shuo no pudo detectar ni una pizca del aura de Wolf, invocó al zombi élite de tierra y lo hizo escupir los seis cañones de cristal mágico. Han Shuo continuó viajando hacia Ciudad Brettel mientras usaba los demonios yin para examinar su entorno.

El mediodía del segundo día, Han Shuo y un grupo de guerreros zombis caminaban por un sendero sombreado y serpenteante bajo el sol abrasador. Cuando pasó por un río claro, Han Shuo no pudo evitar detenerse temporalmente mientras miraba el pequeño río que le bloqueaba el camino.

Ese tipo de río limpio y claro era completamente opuesto a los vistos en las otras dimensiones húmedas y oscuras. Aunque las criaturas no muertas como los guerreros zombis no temían al poder corrosivo de las corrientes de agua, ese río no parecía superficial. No sería una tarea fácil para los guerreros zombis cruzar el río mientras empujaban seis cañones de cristal mágico.

Los cañones de cristal mágico se construyeron utilizando muchos materiales mágicos valiosos, y había algunos que reaccionarían muy fácilmente con el agua. Aunque Han Shuo no conocía la teoría detrás de la operación de los cañones de cristal mágico, él si tenía algo de sentido común. No podía estar seguro de si ocurrirían algunas reacciones negativas cuando esos seis cañones de cristal mágico quedaran expuestos al agua.

La luz del sol sobre su cabeza era un poco brillante, y como la sombra estaba bloqueando parte de ella largas y extrañas sombras se dibujaban en el suelo. Han Shuo vaciló mientras miraba el río que había aparecido frente a él, y finalmente despertó a Helen Tina, que había estado durmiendo durante bastante tiempo.

Habían pasado casi dos días desde que Han Shuo había dejado inconsciente a Helen Tina. Con el fin de evitar los problemas que surgirían después de que ella se despertara, Han Shuo simplemente la había ignorado. Su estómago reaccionó antes de que ella estuviera consciente, después de que el restrictivo yuan mágico había sido retirado de su cuerpo.

Gorgoteo…

El estómago plano de Helen Tina de repente dejó escapar un estruendo hambriento. Al principio, el sonido era aún muy pequeño, pero a medida que las funciones corporales de Helen Tina se recuperaron gradualmente, la objeción de su estómago se hizo más y más fuerte.

Fue en ese momento cuando Helen Tina despertó lentamente. Cuando ella levantó la cabeza y vio a Han Shuo sonriendo terriblemente, Helen Tina instintivamente protegió su cuerpo. Se calmó a sí misma un poco y miró a Han Shuo fríamente, “¿Qué más quieres hacer?”

“Ya he terminado todo lo que se puede hacer, así que ¿de qué sirve cuidarse en este momento? Ya probé lo milagroso de tu cuerpo cuando estabas inconsciente. ¡Dios dios, realmente fue fascinante!” Han Shuo sonrió lascivamente con mala intención mientras pensaba en la ferocidad sin fin de Helen Tina, y después el daño que el Ducado Helon había causado a la gente de Ciudad Brettel.

Como esperaba, en el momento en que sonó la risa lasciva de Han Shuo, Helen Tina reaccionó como si hubiera sido golpeada por un rayo. Ella quedo completamente en blanco, con una expresión inconsolable en su rostro. Sin embargo, su mirada lastimera y desesperada solo duró un momento antes de enfocar su mirada de odio sobre Han Shuo.

Después de haber sido observado por los ojos fríos de Helen Tina llenos de odio sin fin, incluso alguien con una voluntad tan fuerte como Han Shuo no pudo evitar sentir un escalofrío recorrer su espina. Era como si una serpiente venenosa se hubiera aproximado silenciosamente a la parte posterior de su cuello, y estaba planeando darle el golpe fatal en cualquier momento.

Después de eso, Helen Tina permaneció en silencio sin importar lo que Han Shuo dijera. Ella ignoró las objeciones de su estómago y continuó mirando a Han Shuo con una mirada tan fría y vengativa que hizo que Han Shuo se sintiera extremadamente incómodo.

Han Shuo finalmente fue derrotado después de un tiempo. Agitó su cabeza mientras sentía un entumecimiento en su cuero cabelludo, “Maldita sea, mujer, realmente no tengo ningún interés en alguien como tú. Estaba mintiendo antes. Te necesito para intercambiarte por un rescate de un millón de monedas de oro, así que no te haré nada con tanta facilidad. Mira, tus seis cañones de cristal mágico están ahí. Ahora, dime, ¿los cañones de cristal mágico le temen al agua?”

La expresión de Helen Tina de odio infinito se suavizó un poco cuando Han Shuo terminó de hablar, pero ella todavía lo miraba con recelo. Ella finalmente dejó escapar un suspiro y preguntó, “¿Realmente no me hiciste nada?”

“No, mierda, ahora tienes tus manos y tus pies, no te estoy atando, ¡así que no sabes cómo revisarte!” Han Shuo maldijo, y luego dijo en voz baja, “Sin embargo, con tu nombre tan libertino, es probable que ya no seas virgen. Es posible que no puedas encontrar nada”.

¡Whap!

Helen Tina agarró un puñado de rocas y se las arrojó a Han Shuo. Miró enojada a Han Shuo y rugió, “¡Todos ustedes hombres de mierda son lo mismo!”

En el momento en que dijo eso, Helen Tina le apretó las piernas con un poco de vergüenza. Después de revisar con un método desconocido, en realidad mostró un poco de felicidad. Cuando vio a Han Shuo mirar desinteresadamente, un pensamiento la golpeó y rápidamente sacó su bastón mágico para cantar un hechizo de fuego de alto rango, “Catástrofe de Llamas”.

Desafortunadamente para Helen Tina, ella no encontró ninguna energía mental que pudiera usar mientras cantaba el encantamiento y agitaba el bastón mágico. Ella inmediatamente miró a Han Shuo en estado de shock, mientras que su yo interior estaba lleno de terror. Ella gritó con un pánico frenético, “Malvado e inmundo nigromante, ¿¡qué hiciste conmigo!? ¿¡Por qué no me queda ni un rastro de fuerza mental!?”

Han Shuo vio todas las acciones de Helen Tina a sus espaldas a través de un demonio yin. Se giró como si nada hubiera pasado y sonrió brillantemente, “No desperdicies tu fuerza. Ni siquiera pienses en cantar un solo hechizo antes de que te libere. Jeje, pero no necesitas preocuparte. Mientras tu hermana fénix me traiga un millón de monedas de oro, te dejaré ir completamente ilesa, y también podrás utilizar tu fuerza mental de nuevo”.

Helen Tina se sorprendió en el momento en que dijo eso. Ella estaba sorprendida por la capacidad omnímoda de Han Shuo. Helen Tina era una maga de fuego que estaba lejos de ser débil. De acuerdo a lo que ella sabía, restringir la fuerza mental de un archimago no era algo que las personas normales pudieran hacer, incluso los magos a nivel de gran magus necesitarían la ayuda de algunos rollos o formaciones mágicas para restringir la fuerza mental de un archimago.

Ella encontró increíble que Han Shuo pudiera tener la capacidad de limitar la fuerza mental de otra persona a una edad tan temprana.

Sin embargo, después de su sorpresa, Helen Tina rápidamente pensó en algunas de las personas que tenían motivos ocultos en su Imperio Helon. Ella entendió que una vez que esa gente descubriera que fue capturada con vida, ellos simplemente tomarían la oportunidad para controlar el Ducado Helon. Ellos absolutamente no sacarían un millón de monedas para recuperarla. Incluso el Duque Benedict del Ducado Benson, que parecía estar persiguiéndola locamente, probablemente solo consideraría enviar su ejército al Imperio Helon y aprovechar esa oportunidad para hacerlo suyo.

“Solo mátame, nadie vendrá por mí. ¡Ni una sola persona!” Helen Tina sacudió la cabeza lastimosamente y respondió mientras miraba a Han Shuo con desesperación.