Capítulo 311: Rejuvenecimiento


“¡Qué piensas, jeje!” Han Shuo intencionalmente se rio lascivamente, su rostro lucia lujurioso. Cuando miró a Helen Tina, deliberadamente miró sus curvas pechugonas.

Las ramas se habían entrelazado fuertemente alrededor de Helen Tina, que llevaba una túnica rojo ardiente, a un lado del fénix. El zombi élite de madera le había ordenado a las enormes ramas que se volvieran tan suaves como serpientes, pero no importaba cuán suaves fueran las ramas, habría algunos bordes filosos. La túnica mágica de Helen Tina había sido cortada en varios lugares, las ramas se envolvieron alrededor de ella, revelando su piel blanca como la nieve en varios lugares.

Cuando Helen Tina fue inmovilizada de pies y manos, inmediatamente tuvo una idea equivocada. En el momento en que vio a Han Shuo revelar una mirada tan lujuriosa, su corazón se vio inmediatamente sumido en el caos. Miró enojada y con ansiedad a Han Shuo antes de intentar cometer suicidio.

“¡Helen, no!” La fénix fue capaz de sentir los pensamientos de Helen Tina, por lo que rápidamente grito para detener a la mujer. Desafortunadamente, la fénix estaba tan apretada que no podía moverse, por lo que no pudo alcanzar a Helen Tina.

Helen Tina, que estaba tratando de suicidarse mordiéndose la lengua, de repente sintió que todo su cuerpo perdía su energía. Ni siquiera tenía las fuerzas para lastimarse. Justo después de eso, ella vio a Han Shuo acercarse, extendiendo sus grandes manos y tocando su cuello blanco y largo. Cuando eso sucedió, una oleada de un extraño poder fluyó a su cuerpo desde las toscas manos de Han Shuo, causando que gradualmente perdiera su fuerza por completo.

“Hmph, no tengo interés en tu cuerpo por ahora, ¡no necesitas estar tan ansiosa por suicidarte!” Han Shuo resopló fríamente, luego abofeteó a Helen Tina con una mano antes de sujetarla y volar hacia el cielo.

La voz de Han Shuo sonó desde lejos cuando las ramas que contenían a la fénix cayeron lentamente al suelo, “Dile al Ducado Helon que prepare un millón de monedas de oro. La devolveré solo después de eso. De lo contrario, prepárate para recibir su cadáver”.

La fénix sintió que las ramas a su alrededor se aflojaban lentamente. Ella miro a Han Shuo mientras voló cada vez más lejos mientras cargaba a Helen Tina. Hablo con un tono irónico y claro. “¿Un millón de monedas de oro? Si su gente sabe que fue capturada, ¡solo pensarían en como revelarse! ¿¡Qué debería hacer!?”

Han Shuo ya estaba lejos en la distancia y no escuchó las palabras del fénix. Después de capturar a Helen Tina con vida, descansó un poco en las profundidades del valle para reponer su energía mental y su yuan mágico.

Cuando Han Shuo regresó a la montaña con la punta calva una vez más después de mediodía, pudo ver por las rocas rotas en la montaña que otra batalla intensa había ocurrido después de que él fue. Han Shuo naturalmente no estaba al tanto del resultado final de la batalla entre la Iglesia de la Calamidad y la Iglesia de la Luz. Cuando llegó al pie de la montaña, Han Shuo usó el zombi de élite de tierra para usar la fuerza de la tierra para invocar a los seis cañones de cristal mágico una vez más.

Han Shuo invocó a varios guerreros zombis para empujar los seis cañones de cristal mágico hacia delante, luego usó dos demonios yin para examinar los alrededores antes de comenzar lentamente a caminar en dirección a Ciudad Brettel.

Si Han Shuo volaba, naturalmente podría regresar a Ciudad Brettel en cuestión de minutos. Sin embargo, estaba transportando seis cañones de cristal mágico en ese momento, por lo que también tenía que evitar a los soldados de otros ducados durante el viaje y no pudo volar a toda velocidad.

En la noche del segundo día, Han Shuo ordenó a los guerreros zombis que llevaran los cañones de cristal mágico a un bosque escondido. Mientras él avanzaba lentamente con los guerreros zombis, Han Shuo colocó a los dos demonios yin a su lado para cubrir sus flancos.

De pronto, Han Shuo invocó al zombi élite de tierra y escondió los seis cañones de cristal mágico en la tierra. Luego miró las profundidades de la oscuridad de los bosques ocultos con una expresión fría, y dijo con una voz siniestra: “Sal”.

Las hebras de una silueta aparecieron lentamente desde las profundidades de la oscuridad. Era el nigromante con el que Han Shuo se había encontrado el día anterior. Mientras su figura se materializó lentamente, el nigromante gradualmente reveló su apariencia original como un lich que se había arrastrado fuera de una tumba. Ese nigromante exudaba una densa aura de cadáveres podridos. Sus pupilas grises y blancas eran como las de un zombi y no tenían un foco, lo que hacia que la gente le temiera instintivamente bajo la espeluznante oscuridad de la luz.

Han Shuo era un nigromante y naturalmente no le temería a la aterradora imagen del recién llegado. Han Shuo tenía su brazo izquierdo alrededor de Helen Tina y frunció el ceño mientras miraba al nigromante que había aparecido. Han Shuo comentó, “Parece que tu cuerpo físico ya no está aquí. Ahora estás unido por almas y criaturas no muertas. ¿Por cuántos años has vivido?”

Otros llamaban a los nigromantes los observadores del alma. Además de los dioses que se rumorea que existían, los nigromantes eran las personas que más entendieron el alma es esa dimensión. Poderosos nigromantes pudieron hacer que su alma viviera permanentemente a través de su comprensión de los fundamentos básicos del alma.

Desde luego, los nigromantes con un alma inmortal tampoco podrían hacer inmortales sus cuerpos físicos. Los nigromantes normales que habían sobrevivido durante mucho tiempo en la forma de un alma tendrían que usar los cuerpos físicos de varias poderosas criaturas no muertas y mezclarlas con su propio cuerpo. Así era como sus cuerpos físicos se llenarían con la fría aura de la muerte y no se pudrirían.

El cuerpo de ese nigromante que apareció ante Han Shuo se combinó claramente con un lich, una criatura oscura clasificada incluso más alta que los caballeros malvados. Su rostro pálido estaba lleno de la enfermiza aura de muerte, mientras que el olor difícil de ocultar de la carne podrida demostraba que su cuerpo ya no era puro.

“Me llamo Wolf. Tengo ciento setenta años este año, y soy un gran magus nigromante en la Iglesia de la Calamidad. Jeje, ya que ambos practicamos la necromancia, por supuesto sabrías que no es muy difícil prolongar nuestra vida utilizando nuestro conocimiento de las almas, siempre y cuando no nos maten”, Wolf miró a Han Shuo con una sonrisa y habló con calma sobre la inmortalidad.

Han Shuo asintió y dijo con una sonrisa, “Por supuesto. ¿Solo quieres hablar sobre la inmortalidad conmigo después de seguirme por tanto tiempo?”

“Bryan, eres un talento especial. Tu existencia es un milagro raro para la Iglesia de la Calamidad. Previamente, pensamos en muchas maneras de reclutarte para la Iglesia de la Calamidad, pero parece que todos estábamos equivocados. Tú siempre fuiste uno de los nuestros. ¡Jeje!” El gran magus Wolf le dijo a Han Shuo con una sonrisa siniestra.

En el momento en que dijo eso, Han Shuo estaba sorprendió, y miró hacia Wolf con una mirada llena de confusión. Frunció el ceño y dijo, “Nunca me uní a la Iglesia de la Calamidad, ¿cuándo me convertí en uno de tu Iglesia de la Calamidad?”

“Jeje, parece que ni siquiera te das cuenta de lo que tienes”, Wolf negó con la cabeza y exclamó, después habló con una sonrisa. “Lo sabrás tarde o temprano. Mi razón para venir aquí es para decirte que, aunque la Iglesia de la Luz perdió bastantes Templarios, el Arzobispo Rojo Kosse aún fue capaz de tomar a un grupo de templarios y salir vivo de la montaña”.

“Desde ahora, creo que la Iglesia de la Luz ya te está viendo como parte de nuestra Iglesia. Será difícil evitar las interminables amenazas de muerte provenientes de la Iglesia de la Luz, ya que tú resides tan abiertamente en Ciudad Brettel. Independientemente de si estás dispuesto o no, te protegeremos desde las sombras, pero espero que también estés más atento”.

Han Shuo inicialmente estaba muy confundido cuando escuchó las palabras de Wolf, pero de repente lo fulminó con brillantez después de pensar por un momento. Sacó el bastón de hueso tricolor y miró significativamente a Wolf, de ciento setenta años de edad, y le preguntó, “¿Es este bastón de hueso un artefacto divino que pertenece a tu Iglesia de Calamidad?”

La oscura sonrisa en el rostro de Wolf se desvaneció e inmediatamente se arrodilló ante el bastón, temblando mientras cantaba una serie de nombres. Sus ojos desenfocados de repente lanzaron una luz verde pálida mientras se inclinaba profundamente. Mientras tanto, también levantó las manos para formar algunos gestos extraños, como si se estuviera postrando ante un dios maligno.

El bastón esquelético tricolor repentinamente disparó tres rayos de tenue luz amarilla, azul y púrpura. Los tres rayos de luz aterrizaron instantáneamente sobre ese antiguo nigromante, causando que Wolf se agachara continuamente temblando mientras se retorcía como un gusano, bañado por los tres débiles rayos de luz.

Cuando la luz del bastón de tres colores brilló sobre Wolf, la energía mental completamente drenada de Han Shuo se recuperó milagrosamente. Por otro lado, el nigromante que se retorcía en el suelo había comenzado a debilitarse lentamente. Han Shuo podía sentir claramente que el bastón de hueso absorbía la energía mental del nigromante como una esponja.

Ese proceso continuó por un tiempo corto hasta que el bastón de huesos dejó de brillar. Cuando el brillo murió, la energía mental de Han Shuo realmente se había repuesto por completo. Sin embargo, el cuerpo del nigromante continuó retorciéndose debajo de la túnica negra a los pies de Han Shuo, como un enorme tumor vivo que seguía moviéndose.

El cuerpo de Wolf tembló incontrolablemente mientras continuaba el antiguo canto. Después de consumir bastante de su energía mental, las contorsiones de su cuerpo en realidad se volvieron más y más intensas. Después de un último aullido terrible, Wolf se levantó de repente de su posición postrada.

La apariencia antigua y pálida de Wolf se había transformado de repente para convertirse en un elegante joven lleno de una suave aura noble con cejas como espadas y ojos como estrellas. La densa aura de cadáveres podridos que lo rodeaba había desaparecido por completo, su piel se llenó con una luz suave similar al jade blanco. La voz originalmente siniestra de Wolf también se volvió suave y tierna cuando exclamó, “¡La sensación de la juventud es maravillosa!”

Cuando Han Shuo vio esa transformación de Wolf frente a él, su sorpresa solo aumentó. Miró al rejuvenecido Wolf con incredulidad, después al bastón de hueso en sus manos con ojos brillantes y murmuró, “¡Milagroso, demasiado milagroso!!