Capítulo 297: Explosión


Era una escena de tres mil, incluidos trescientos notorios Guardias de la Muerte de la Iglesia de la Calamidad, contra seiscientas personas. La diferencia de poder era completamente desproporcionada. El destino de las seiscientas personas restantes estaba destinado a ser la muerte, solo que el momento exacto de su desaparición fue demorado por unos minutos más.

La vida se volvió barata con cada grito desgarrador y miserable de los mercenarios que provenían de diversas razas y tenían diferentes colores de piel. Ellos lenta y apáticamente cayeron en un campo cubierto de sangre. Corrientes de aire, apenas visibles para el ojo humano, se elevaron hacia arriba desde los cuerpos muertos antes de reunirse en una esquina del valle de la montaña.

Han Shuo era la mano en las sombras que silenciosamente tiraba de las cuerdas de esa batalla. Con los tres demonios yin observando la batalla, se sentó en el banquillo, cómodamente en su escondite mientras absorbía subrepticiamente cada estallido de energía dispersa. Los deseos del reino de la sed de sangre se agitaban, queriendo explotar. Sin embargo, su mente racional firmemente forzó el impulso hacia abajo.

Con el paso del tiempo, más vidas perecieron. El grupo original de seiscientos mercenarios custodiando la mina ahora había bajado a doscientos. Los magos en ese grupo lanzaron incesantemente varios hechizos. Sus objetivos eran naturalmente los mercenarios con los atuendos con colores vividos. Nadie desperdiciaba su magia en los Guardias de la Muerte.

Adam Menlo y los expertos de su familia fueron los primeros en llegar. Sin embargo, solo podían usar magia y flechas para atacar al grupo de Laureton en el valle de la montaña desde la distancia. Se quedaron quietos mientras observaban cómo asesinaban a los miembros de su familia que quedaban en el valle.

¡No era que no quisieran, sino que simplemente no se atrevían a entrar en la batalla!

Esos miembros élite de la Casa de Menlo, que podían volar en el aire, eran todos jinetes de criaturas mágicas. Ese ejercito élite era la base de la familia. Era una lástima que sus números fueran pocos, mucho menos que el número de expertos en la banda de mercenarios Cairo de Laureton. El corazón de Adam Menlo sangraba al ver a los miembros de su familia morir uno por uno. Sin embargo, no se atrevió a acercarse para rescatarlos. Sabía muy bien que una vez que aterrizara, lo que le esperaba a su grupo no sería nada más que la aniquilación.

Él estaba esperando, aguardando a que llegaran los grupos de Florida y Katar. Los recién llegados podían rodear al grupo de Laureton desde fuera del valle de la montaña. Una vez que los miembros de las tres fuerzas se reunieran, podía descargar su rabia acumulada sobre Laureton.

“¡Honorable padre, sálvame!” Un hombre de mediana edad, con un rostro similar al de Adam Menlo, montaba un búfalo negro blindado en el medio del valle. Sus ojos se llenaron de impotencia cuando le gritó miserablemente a Adam Menlo, que flotaba en el aire sobre su pájaro ardiente.

Laureton se paró frente a ese hombre de mediana edad, sosteniendo su Hacha de Guerra Berserker, mirando con una amplia lascivia. Varios berserkers estaban al lado de Laureton, también sonriendo maliciosamente mientras se coordinaban para vigilar al hombre de mediana edad. Laureton no tenía prisa por matarlo. En su lugar, levantó la cabeza para mirar al cielo, como si esperara que Adam Menlo se acercara.

Sin embargo, solo vio a Adam Menlo darse la vuelta con los hombros temblando ligeramente después de esperar un rato. Parecía que Adam había tomado la decisión correcta a pesar de la agonía que sentía en su corazón.

“¡No!” El hombre de edad media gruñó amargamente. Laureton se acercó y lo partió en dos. El eco de su último grito hizo que el distante Adam Menlo flaqueara en la parte posterior de su pájaro en llamas.

Los pesados sonidos de cascos finalmente se escucharon. Florida y Katar lideraban una gran cantidad de mercenarios para avanzar sobre el valle de la montaña. Los ojos de Adam Menlo estaban inyectados en sangre mientras se sostenía bajo la angustiosa agonía de las escenas que se exhibieron frente a él. Él fue el primero en cargar al centro del valle. El aura de pelea estallo en la lanza en su mano y se cruzó con las llamas del pico del pájaro en llamas, e instantáneamente tomo varias vidas.

La batalla se había vuelto aún más devastadora, teniendo lugar en el valle de la montaña como un fuego furioso. En lo alto del acantilado, Han Shuo absorbía la intención asesina silenciosa e indiferentemente. Observó fríamente la batalla que convirtió el valle de la montaña en un cuadro del infierno y reprimió desesperadamente su intenso deseo de unirse a la refriega.

Las fuerzas igualadas se peleaban entre sí hasta que se enloquecieron con la sed de sangre. El noventa por ciento de las fuerzas del Valle del Sol se habían involucrado en eso, ya fuera por la mina de mithril, para obtener privilegios en el Valle o para ventilar el profundo odio que se había acumulado durante muchos años.

La fuerza de vida de los ejércitos de las potencias inflexibles fue felizmente absorbida por un oportunista. Pronto, los cuerpos se amontonaron en todo el valle de la montaña y comenzaron a obstaculizar la batalla. Las razas se masacraron unas a otras por el contenido de su corazón por interés y odio.

La niebla rojo sangre comenzó a materializarse alrededor de Han Shuo por la gran cantidad de energía que había absorbido. El cielo sobre el valle de la montaña fue repentinamente borrado por una niebla roja sangrienta. Ese terrorífico y malvado intento asesino trajo consigo un olor nauseabundo y sangriento que envolvió todo el valle de la montaña.

Sin embargo, todas las fuerzas estaban obsesionadas por la batalla y no notaron esa extraña ocurrencia. Toda su atención se centró en el enemigo frente a ellos. Todos y cada uno de los individuos se habían vuelto completamente locos, usando sus armas, sus manos y pies desnudos, o incluso sus dientes para atacar.

Han Shuo casi perdió el control de sí mismo mientras luchaba contra sus propias urgencias de sed de  sangre. Finalmente emitió una orden para el zombi élite de tierra que acechaba bajo tierra. Han Shuo entendió que ese no era el momento adecuado, ya que un lado aún no había obtenido la victoria. Aún tenía que esperar un poco más. Desafortunadamente, Han Shuo sabía que estaba en un estado extremadamente malo. Había absorbido mucho más intento asesino de lo que podía soportar. Tenía miedo de perder su racionalidad y perder esa oportunidad.

Noventa por ciento de las fuerzas en el Valle del Sol estaba allí, encerrado en la batalla. De eso, un cuarto de ese número ya había perecido. Esa batalla era absolutamente la más intensa que jamás hubiera ocurrido en la historia del Valle del Sol, con la mayor cantidad de participantes. De pronto, las fuerzas que habían estado luchando hasta la muerte, sintieron un violento temblor desde el suelo. Cada rincón de todo el valle de la montaña parecía explotar antes de que pudieran reaccionar, el fuerte olor de los explosivos se propago al instante.

Cada rincón en el valle de la montaña tenía oponentes peleando entre sí, la explosión causó un daño masivo. Los mercenarios explotaron al instante en nubes de una niebla sangrienta. La tierra tembló, y las montañas se resquebrajaron cuando las explosiones se encadenaron en secuencia. Más de la mitad de las fuerzas que tuvieron la suerte de sobrevivir hasta ese momento murieron por las violentas explosiones.

Las enormes rocas sobre el suelo se rompieron en pedazos debido a la explosión subterránea. Cada pieza era más grande que una persona, y caían como una lluvia. El impacto de las rocas que caían desde una altura de varios cientos de metros era extremadamente aterrador. Los descuidados expertos fueron aplastados en una pasta de carne por ellas.

Los grupos en el valle de la montaña quedaron estupefactos por esa violenta explosión. Noventa por ciento de las fuerzas del Valle del Sol se encontraban allí, pero ese bombardeo que destruyó la tierra no distinguió entre amigo y enemigo. El daño que causó se amplificó aún más. No importaba cuan tonto fuera el grupo de Laureton, ellos también podían oler una conspiración sucediendo allí.

Incontables rocas seguían cayendo, y todo el valle de la montaña estaba sellado. Los expertos sobresaltados salieron de su sed de sangre por el sonido de las explosiones y reaccionaron bruscamente. Ellos levantaron la vista y maldijeron en voz alta antes de huir locamente por sus vidas. Las voces de la gente de Laureton eran extremadamente resonantes entre la escena, cada una gritando y rugiendo antes de evacuar rápidamente.

Quizás esas personas habrián descubierto la existencia de Han Shuo si no fuera por la avalancha que oscurecía la niebla sangrienta que lo rodeaba. Después de todo, la imagen diabólica que él había establecido en los corazones de las personas después de usar la neblina sangrienta para atacar en la última ocasión había dejado un impacto inolvidable en sus corazones.

Sin embargo, las grandes rocas habían dispersado la niebla apenas perceptible. Además, el aguacero de rocas era tan aterrador que nadie tenía el corazón para vigilar cuidadosamente el cielo. Todo mundo puso todo su esfuerzo en huir, por lo que la existencia de Han Shuo no fue expuesta.

Los líderes de los grandes poderes podían oler una conspiración cuando la veían, y su resentimiento y odio se desbordaba como un río lleno de sangre. Sin embargo, sabían muy bien que ese no era el momento de seguir el asunto. Como Laureton, todos los líderes ordenaron a sus subordinados retirarse de ese lugar a toda velocidad.

El grupo de Florida ya había sentido una ominosa premonición cuando recibieron las flechas. La sangrienta batalla ya había comenzado cuando llegaron al valle de la montaña. Las series de explosiones constantemente bombardearon antes de que pudieran terminar de distinguir entre amigo y enemigo. Florida comprendió de inmediato que las personas en el valle de la montaña habían sido parte de un complot en contra de ellos.

El grupo de Florida estaba aterrorizado. Ellos incluso pensaron que se trataba de un acto de los tres grandes imperios que rodeaban el Valle del Sol, para erradicar todas las fuerzas y tomar el control total del Valle. Debido a eso, Florida naturalmente creía que ese ataque con explosivos era solo el comienzo. Quizás una gran cantidad de soldados de algún imperio estaban a punto de enseñarles sus colmillos.

Por lo tanto, cuando Laureton huyó, también eligieron huir en pánico. No importa cómo pensaran al respecto, no esperaron que eso fuera orquestado por una sola persona, y que un ataque con un impacto tan masivo fue creado solo por el zombi élite de tierra. Eso envió a todas las fuerzas a un completo desorden.

El líder de una fuerza era naturalmente mucho más meticuloso en sus cálculos. Sin embargo, no todos sus seguidores eran tan inteligentes. La mayoría de esos mercenarios, que vivían por sus espadas, eran tipos de mentes simples. La desastrosa batalla en el valle de la montaña les había quitado la vida a sus camaradas, y sus enemigos ahora corrían locamente a su alrededor. Ellos no pensaron mucho y atacaron de inmediato.

Y así como así, los grandes poderes aún se pelearon con uñas y dientes incluso mientras trataban de escapar, todo debido al odio irreconciliable entre ellos. Los sonidos del metal chocando con metal resonaron fuera del valle de la montaña, los gritos trágicos de muerte resonaron interminablemente por un largo tiempo.

Sin embargo en ese momento, el culpable estaba envuelto en una espesa niebla rojo sangre.

Y estaba a punto de tener un rompimiento. El Filo Cazador de Demonios flotaba en el cielo sobre el valle de la montaña, absorbiendo las diversas energías en lugar de Han Shuo.