Capítulo 294: Una masiva cantidad de explosivos


Han Shuo solo necesitó media hora de palabras melosas y suaves caricias para hacer que Fanny, que había ido a incriminarlo, resplandeciera de alegría. Sonrisas florecieron en sus labios, Fanny dejó la mansión de Han Shuo contenta después de escuchar su dulce conversación.

Han Shuo después viajó a la velocidad más rápida que pudo al Gremio de Comerciantes Boozt para encontrar a Phoebe. Cuando la encontró, pidió urgentemente, “¡Necesito una tonelada de explosivos, los que tengan la máxima mortalidad, y al menos los suficientes para destruir una montaña pequeña!”

“¡Dios! ¿Para qué necesitas tantos?” Como una chica normal, Phoebe se sorprendió al escuchar que Han Shuo necesitaba con urgencia una gran cantidad de letales explosivos. Ella solo necesitaba usar los dedos de sus pies para descubrir qué iba a hacer.

“No preguntes mucho. Date prisa y ayúdame a poner mis manos sobre ellos. Además, no le hagas saber a nadie sobre este asunto”. Han Shuo había tomado una decisión sin importarle nada. El tiempo no esperaba a nadie, así que cuanto más rápido mejor.

Una vez que una mujer entraba en una relación física con un hombre, ella cambiaba debido a él, incluso si esa mujer era la fría y arrogante Phoebe. Además, sabía que Han Shuo era muy lúcido, por lo que no haría nada estúpido. Por lo tanto, ella no hizo más preguntas a pesar de sus dudas. Cuando Han Shuo la apuro nuevamente, ella asintió y dijo, “Dame un poco de tiempo, los reuniré usando todos los medios posibles”.

“¡Bien! Vendré por los explosivos pasado mañana. Deberías evitar salir temporalmente durante los próximos dos días”. Han Shuo instruyo antes de dejar el Gremio de Comerciantes Boozt con prisa.

Después de regresar silenciosamente a la cámara secreta de su mansión, Han Shuo usó la matriz de transportación para llegar al Cementerio de la Muerte una vez más. Después utilizó el arte de los Nueve Cielos Demoníacos y voló hacia el valle de la montaña con la mina de mithril. Allí, invoco al zombi élite de tierra.

Tres demonios yin lentamente se desplazaron hacia el centro del valle de la montaña, transmitiendo rápidamente imágenes y escenas a la mente de Han Shuo. La alianza de la banda mercenaria Hoz Arco Iris, la Casa de Menlo y la tribu de orcos Katar estaban presente. Más de mil de sus miembros estaban estacionados cerca del valle, rodeándolo dentro de capas y capas de cercos.

Esa mina de mithril todavía estaba funcionando como de costumbre. Sin embargo, cosechar esa mina no era tarea fácil debido a su terreno empinado y estrecho, especialmente cuando el mithril se mezcló con los minerales de plata y se localizaban en el lugar más profundo. Los tres poderes aún no estaban satisfechos con su progreso, incluso después de aumentar la cantidad de horas extras en los últimos días.

Los tres demonios yin recorrieron cada rincón del valle. El zombi élite de tierra acechaba bajo tierra, disparándose de un lado a otro como el hijo de la tierra. Bajo las órdenes de Han Shuo, cavo un agujero indetectable en el fondo del valle de la montaña. Ese agujero sería el contenedor de los explosivos que recibiría de Phoebe.

Han Shuo sabía que habría una sangrienta batalla en ese valle montañoso por la conversación de Laureton. La mayoría de los cuatro grandes poderes iban a participar en esa guerra, incluida la banda de mercenarios Cairo de Laureton. Laureton había utilizado recientemente varios incentivos para atraer a más de diez fuerzas menores a su lado.

Los otros tres grandes poderes también habían enviado una gran cantidad de tropas al valle debido a la existencia de la mina de mithril. Una vez que la lucha estallara, ese valle de la montaña se convertiría en el campo de batalla más grande en toda la historia del Valle del Sol. Todo lo que Han Shuo necesitaba era poner suficientes explosivos bajo ese campo de batalla para destruir a todas las fuerzas enemigas, subyugándolas a todas de una sola vez.

Eso tenía que hacerse con precaución. Solo la habilidad milagrosa del zombi élite de tierra para perforar silenciosamente bajo tierra le permitió realizar esa tarea. Los tres demonios yin no habían registrado ningún poderoso mago de tierra en su vigilancia de esa ocasión, así que audazmente permitió que el zombi élite de tierra cavara de acuerdo con sus arreglos.

Incluso con su habilidad milagrosa, el zombi élite de tierra todavía tardó bastante tiempo en realizar los preparativos para los explosivos en el valle de la montaña. Han Shuo constantemente vigilaba a los expertos presentes a través de sus tres demonios yin. Temía que sintieran los movimientos bajo tierra y descubrieran su plan.

Afortunadamente, todo transcurrió sin problemas. Han Shuo inmediatamente abandonó el valle de la montaña una vez que el zombi élite de tierra termino sus preparativos. Regresó y se quedó en el Cementerio de la Muerte, estudiando cuidadosamente el hechizo de rango archimago, Temblor del Alma. Ese hechizo era extremadamente oscuro y fue bastante difícil de entender.

“Temblor del Alma” atacaba directamente el alma del oponente usando su propia fuerza mental. Uno primero tenía que captar una cierta cantidad de conocimiento sobre el alma antes de poder dominar ese hechizo. Por otro lado, también necesitaban dominar el método de usar la fuerza mental para atacar. Solo ese paso por sí solo, de dar forma a la fuerza mental en un ataque ya era muy difícil de ejecutar.

Han Shuo práctico continuamente en el Cementerio de la Muerte, frunciendo el ceño mientras consideraba la forma de utilizar su fuerza mental como un ataque. Podía sentir claramente esa fuerza mental invisible cuando concentraba su mente. Sin embargo, Han Shuo no pudo materializarla en un ataque sin importar el método que probara.

“¡Esto es realmente algo difícil!” Han Shuo murmuro. Era incapaz de reunir la fuerza mental necesaria y convertirla en un ataque tangible.

“La conciencia no tiene forma, pero su poder es ilimitado. El corazón es la base del ataque. Cuando el corazón se mueve, el alma también se moverá…”

Han Shuo de repente recordó un conjuro sobre la conciencia que se describía en la magia demoníaca. Al llegar al reino demoníaco separado, los cultivadores podían percibir claramente su conciencia. La conciencia era en realidad un refuerzo para el alma. Los cultivadores en el reino demoníaco separado podrían transformar su alma en su conciencia. Podrían vivir para siempre mientras esa conciencia no fuera completamente destruida.

Como la conciencia era una existencia sin forma, el cultivador ganaría muchas habilidades milagrosas una vez que su alma se transformara. El beneficio más básico sería la capacidad de usar su conciencia para detectar movimientos en el entorno. La sensibilidad y el alcance dependían de la fuerza de la conciencia del cultivador. En una pelea, la conciencia podría formar todo tipo de ataques exóticos, siempre fuera lo suficientemente fuerte. Por ejemplo, un espejismo o ataques tangibles podrían manipular la mente del oponente, convirtiéndolos en un títere u otros efectos sorprendentes.

La conciencia también podría atacar el alma del oponente como la fuerza mental, con formas mucho más variadas y misteriosas que una simple fuerza mental atacando. De acuerdo con las enseñanzas de la magia demoníaca sobre el uso de la conciencia para atacar, Han Shuo sintió vagamente que la conciencia y la fuerza mental eran similares en sus usos.

La diferencia principal era que la conciencia era el alma transformada de los cultivadores demoníacos, y era una parte importante de la fundación, como el demonio infante. De hecho, la conciencia era incluso un poco más importante. El demonio infante era la fuente de su yuan mágico. Una vez que fuera destruido, un practicante demoníaco perdería todo su poder. Se convertirían en personas ordinarias una vez que su cuerpo careciera de yuan mágico.

La conciencia era el alma de un cultivador demoníaco. Todavía podrían hacer uso de sus experiencias pasadas y dedicar tiempo para construir otro demonio infante si el suyo era destruido, siempre y cuando la conciencia se conservara. Sin embargo una vez que la conciencia era destruida, los cultivadores tendrían sus almas dispersas en la nada, sin dejar rastros en ese mundo. La fuerza mental era similar al concepto del demonio infante. Una vez completamente perdida, un mago, a lo sumo, perdería su capacidad de reunir elementos mágicos y lanzar hechizos mágicos. Simplemente se convertirían en personas comunes en lugar de perder la vida.

En el Cementerio de la Muerte, Han Shuo estuvo constantemente contemplado, particularmente con respecto a atacar con su conciencia. Escudriñó cuidadosamente su comprensión y parecía captar gradualmente una pista. Cuando centró completamente toda su fuerza mental en un estado mental tranquilo, un pensamiento cruzó por su cabeza. La fuerza mental se agitó ferozmente, dando a luz a una resonancia maravillosa.

Han Shuo rápidamente cantó un encantamiento en ese momento. Una extraña fuerza apareció de quién sabía dónde y se fusionó rápidamente con su fuerza mental. Una clase de ola se extendió como ondas de agua.

“Mm, eso es una mejora. ¡Solo un poco más!” Han Shuo exhaló un susurro. Justo es ese momento, había sentido que su fuerza mental formaba un ataque tangible. Sin embargo, dado que no había un alma delante de él, su ataque no tenía objetivo, por lo que no fue capaz de poner a prueba su efectividad.

“¡Parece que necesito encontrar un sujeto de prueba vivo!” Han Shuo murmuró para sí mismo mientras pensaba por un momento. Dejo el Cementerio de la Muerte cuando descubrió que ya era un poco tarde.

Han Shuo fue directamente al Gremio de Comerciantes Boozt sin previo aviso. Encontró a Phoebe en su habitación y le preguntó, “¿Cómo va?”

“He logrado reunir algunos. Sin embargo, debido al corto tiempo y a que los explosivos son peligrosos y bienes prohibidos en el Imperio, la cantidad que recolecté no fue suficiente para destruir una montaña pequeña. Mm, si puedes darme un poco más de tiempo, puedo ir a buscar en algunas ciudades más lejos”. Phoebe miró impotente a Han Shuo, hablando con un tono de disculpa.

“No hay suficiente tiempo. Solo reúne tantos como sea posible en este momento. Mm, este asunto sería mejor mantenerlo en secreto, de lo contrario podrían surgir problemas”. Han Shuo dijo con el ceño fruncido.

“Descansa tranquilo, utilicé algunas pequeñas empresas y los adquirí en un gran secreto a través de lotes. Creo que no debería haber problemas”. Phoebe respondió.

El anillo espacial de Phoebe después brilló sin parar. Un montón de explosivos cuidadosamente envueltos apareció en la mano de Phoebe y fue colocado en el anillo espacial de Han Shuo. Cuando Phoebe terminó de entregarlos todos, finalmente preguntó, “Bryan, ¿qué piensas hacer? ¿No quieres destruir la Ciudad Brettel, verdad?”

“Esto no tiene nada que ver con Ciudad Brettel. Ni siquiera he ido allí todavía”. Han Shuo respondió casualmente. Abrazó a Phoebe y le dio un beso antes de decir con una sonrisa, “Está bien, no te preocupes por mí, sé cuáles son mis límites”.

Han Shuo abandonó apresuradamente el Gremio de Comerciantes Boozt bajo la mirada sorprendida de Phoebe. Regresó al Cementerio de la Muerte a través de la matriz de transportación y rápidamente voló al valle de la montaña con la mina de mithril.