Capítulo 293: Los Caballeros del Templo


Han Shuo no gastó demasiado esfuerzo en refinar al zombi élite de agua. Gracias a los zombis élite de tierra, madera y fuego, él estaba bien versado en el proceso. Después de que todo estuvo terminado, Han Shuo saltó del pozo y de repente sintió dos presencias desconocidas.

El aire mortal de la Formación de Alma Shura circulaba silenciosamente en el patio de la tienda. El gran magus oscuro Edwin de la Iglesia de la Calamidad y la alquimista Belinda estaban deambulando afuera. No se atrevían a entrar, y solo podían mirar hacia abajo en estado de shock ese patio sombrío desde la azotea.

Un sentimiento concentrado de muerte se podía encontrar dentro de la Formación de Alma Shura. Las dos personas absolutamente no podían ver lo que Han Shuo estaba haciendo adentro. Pero para Han Shuo, solo necesitó levantar la cabeza después de saltar fuera del pozo para ver claramente a los dos expertos de la Iglesia de la Calamidad.

Edwin y Belinda obviamente sabían que había un gran peligro escondido debajo. Miraron hacia abajo, desconcertados ante los cambios, sin atreverse a arriesgarse a entrar en la formación. Parecían muy cautelosos y pendientes.

Gracias a la emboscada de la última ocasión de la Hoz Arco Iris, los dos ya sabían que ese lugar era extremadamente peligroso. Han Shuo sabía que lo sabían, por lo que era comprensible que esos dos no se atrevieran a acercarse.

Después de dar vueltas alrededor del patio para inspeccionarlo, Han Shuo caminó hacia el ojo de la formación y disparó una luz negra sobre él. El violento y lúgubre aire mortal en la formación se dispersó instantáneamente y la formación volvió a su estado inerte.

Han Shuo se sentó en una silla en el patio, mirando perezosamente a Edwin en la azotea. Preguntó con indiferencia, “Señor Edwin, parece que siempre es tan cauteloso cuando me hace una visita. ¿Puede ser que así es como opera tu Iglesia de la Calamidad?”

Edwin todavía no se atrevía a bajar, aunque los cambios en el patio habían desaparecido. Después de escuchar las palabras de Han Shuo, se rio entre dientes y dijo, “Mis disculpas. Nos quedaremos aquí para nuestra pequeña charla. Felicitaciones por matar a Ferguson. Sin embargo, también has ofendido por completo a la Iglesia de la Luz. Ahora ellos no ahorrarán ningún costo al tratar contigo. Entonces, je je, nuestra Iglesia de la Calamidad sinceramente te invita a unirte a nosotros. Estamos dispuestos a pagar cualquier precio siempre y cuando estés dispuesto a unirtenos”.

“¡Lo lamento, no estoy interesado!” Han Shuo había rechazado antes, y todavía estaba decidido a rechazarlos de la misma manera. No dejó espacio para una mayor negociación.

“Bien entonces. Desde que no quieres unirte a nosotros, vamos a discutir un poco sobre la cooperación en su lugar. Jeje, la Iglesia de la Luz ha enviado una pequeña tropa de Caballeros del Templo, cuyo objetivo es tratar con contigo. Los Caballeros del Templo no son muchos, pero cada uno es un verdadero experto. Esta tropa es la espada que usa la Iglesia de la Luz para erradicar a los herejes. Actualmente están marchando hacia Ciudad Brettel, esperando a que llegues”.

“Incluso si no hubieras venido al Valle del Sol este día, mi gente aún habría ido a informarte cuando llegaras a Ciudad Brettel. Pero no esperaba poder reunirme contigo aquí, y es por eso que te lo digo con anticipación para ver si podemos cooperar”. Edwin era verdaderamente sincero, le había hablado a Han Shuo sobre esa importante información en la primera oportunidad.

Han Shuo involuntariamente frunció el ceño ante las palabras de Edwin. Los cuarteles centrales de la Iglesia de la Luz se ubicaban en la nación más poderosa del Continente Profundo – El Imperio Oden. Ese Imperio estaba separado del Imperio Lancelot por el Imperio Ángel. Los Caballeros del Templo siempre habían protegido lealmente al Templo de la Luz. Parecía que la Iglesia de la Luz estaba realmente decidida en esa ocasión si despacharon una pequeña tropa de Caballeros del Templo solo por Han Shuo.

“No cooperaré contigo por el momento. Sin embargo, si necesito algo, ¡tal vez podría contactarte!” Han Shuo pensó por un momento antes de decirle a Edwin.

Edwin inmediatamente sonrió al escuchar las palabras de Han Shuo y dijo, “¡La Iglesia de la Calamidad y la Iglesia de la Luz son enemigos jurados a muerte en el Continente Profundo! Muy bien entonces, si encuentras algún problema, nuestra Iglesia de la Calamidad puede simplemente aparecer a tu lado. ¡Vamos a encontrarnos entonces!”

Edwin y Belinda no se demoraron después de decir esas palabras. Dirigieron una mirada casual alrededor del entorno antes de salir cautelosamente de la azotea de Han Shuo y desaparecer fuera de la vista.

Han Shuo inmediatamente se levantó después de que Edwin y Belinda se retiraran. Lanzó a los tres demonios yin y los hizo seguir a Edwin y Belinda. Tenía la intención de ver por qué estos dos habían llegado al Valle del Sol.

Edwin y Belinda fueron muy cuidadosos, hicieron muchos giros en el camino, evitando el rastreo de cualquier posible enemigo. Sin embargo, no pudieron ocultar su presencia de la vigilancia de los tres demonios yin.

Al final, las dos personas ingresaron inesperadamente a la sede de la banda de mercenarios Cairo. Han Shuo los estaba rastreando en secreto en esa ocasión por lo que no ingresó abiertamente a la sede. En cambio, se escondió en un rincón del valle que no estaba muy lejos y usó los tres demonios yin para espiar las acciones de Edwin.

Para ser honesto, cuando vio que los dos caminaban hacia la puerta, Han Shuo dedujo que Edwin había llegado a un acuerdo con Laureton. De lo contrario, Edwin y Belinda no podrían haber ido a la puerta de Han Shuo tan rápido después de haber regresado al Valle del Sol hace menos de un par de horas. El Valle del Sol estaba dentro de la esfera de influencia de la banda mercenaria Cairo. La Iglesia de la Calamidad se había extendido por todas partes.

“Señor Edwin, ¿Fue a ver a Bryan?” Laureton preguntó primero cuando llegó Edwin.

Asintiendo, Edwin le agradeció con una sonrisa, “Muchas gracias por avisarme. Acabo de ver a Bryan. Cierto, ¿cómo va la preparación? Trescientos Guardias de la Muerte de nuestra Iglesia de la Calamidad llegarán al Valle del Sol en dos días. Después de todo, cualquiera excepto la Iglesia de la Luz puede tener la mina de mithril. Si fabrican armaduras de mithril para los Caballeros del Templo, ¡nos traerá grandes problemas en el futuro!”

La expresión de Laureton era fría cuando dijo ferozmente, “Descanse tranquilo. Inmediatamente movilizaré a la banda de mercenarios Cairo tan pronto como lleguen sus Guardias de la Muerte para aplanar esos poderes alrededor de la mina de mithril. ¡Humph! Casi pierdo mi vida allí la última vez, esta vez no seré tan descuidado. ¡Esos tres grandes poderes definitivamente pagarán esa deuda en sangre!”.

“Heh heh, eso sería lo mejor ¡Dado que la Iglesia de la Luz quiere la mina de mithril, llenaremos la mina con sus vidas!” Edwin se rio de manera siniestra mientras discutía los detalles del plan con Laureton. Han Shuo escuchó por un rato y memorizó cuidadosamente su conversación. Cuando Edwin y Laureton estaban a punto de irse, Han Shuo se movió un paso más rápido que ellos y silenciosamente salió del área.

Han Shuo inmediatamente se fue del Valle del Sol después de dejar la banda mercenaria Cairo. Regresó a los Destructores del Alma para preguntar sobre el movimiento del grupo de Trunks. De Grant, Han Shuo supo que pasaría un tiempo antes de que esos dos regresaran.

Han Shuo no permaneció en la base de los Destructores del Alma. En su lugar, corrió de vuelta al Cementerio de la Muerte y regresó a la cámara secreta de su mansión. Kallas entró en la cámara secreta no mucho después de su regreso y le dijo respetuosamente a Han Shuo, “Su Señoría, una joven llamada Fanny quiere verte. ¡Dijo que definitivamente la verías si te informaba su nombre!”

Han Shuo estaba sorprendió. De repente recordó su promesa con Fanny. Él había dicho que la encontraría en unos días cuando se fue la última vez. No esperaba estar tan ocupado y se había olvidado de eso. Ahora era Fanny quien había ido a buscarlo.

“¿Dónde está ella? ¡Llévame a verla!” Ahora que Han Shuo tenía su propia mansión, si Fanny y Phoebe iban a buscarlo demasiado a menudo, sus relaciones con ellas quedarían expuestas tarde o temprano. Solo de pensarlo le dio un dolor de cabeza.

Al verlo tan ansioso, Kallas estaba bastante sorprendido. Inmediatamente dijo de manera respetuosa, “Su Señoría, ¡por favor sígame!”

Después de pasar por un par de pasillos, Kallas llevó a Han Shuo a la habitación donde estaba Fanny. Señaló dentro y dijo, “La señorita Fanny está allí”.

“Mhm, puedes retirarte, ¡no dejes que otras personas vengan aquí!” Han Shuo instruyo.

Han Shuo esperó a que Kallas se fuera antes de morder la bala y entrar. Inmediatamente vio a Fanny sentada en el medio de la habitación. Llevaba un vestido azul marino en lugar de su habitual túnica mágica. Ella inmediatamente se encogió al ver a Han Shuo entrar, mirándolo fríamente mientras decía, “¿Su Señoría tiene algo de tiempo de sobra para nosotros los civiles comunes?”

“Lo siento. Hubo algo que sucedió, así que me retrasé un poco. Eso no volverá a suceder. Fanny, debes perdonarme”. Han Shuo sonrió irónicamente y se disculpó tan pronto como entró, realmente se había equivocado, así que era natural que Fanny estuviera tan enojada.

“Esta tampoco es la primera vez. ¡Tú nunca honras tus promesas!” Fanny todavía mantenía su rostro de hierro mientras lo miraba fríamente.

Han Shuo sonrió irónicamente mientras miraba a Fanny, levantando sus manos en señal de rendición, “Yo estaba equivocado. ¡Puedes castigarme como quieras!”

“Entonces bien, solo prométeme que serás un profesor honorario para nuestro departamento de necromancia y te perdonaré”. Fanny pensó por un momento antes de mirar ferozmente a Han Shuo.

Profesor honorario era solo un título para mostrar en la Academia de Magia y Fuerza Babylon. Una persona con ese título básicamente no estaba sujeto a las reglas de la Academia. Solo necesitan dar ocasionalmente un discurso de acuerdo con la solicitud de la Academia. Había una fuerte competencia entre los diferentes departamentos en la Academia. La habilidad de invitar a figuras famosas y poderosas para ser profesores honorarios era el estándar con el que medir la influencia de un departamento.

“¡No hay problema!” Han Shuo estuvo de acuerdo.

“Tú sinvergüenza, ¿cómo es que tienes la habilidad de matar a alguien tan malvado como Leah Cain? ¿Cómo te convertiste en un archimago nigromante? ¿Sobre cuántas cosas en realidad todavía me estás mintiendo?” Fanny estuvo feliz cuando escuchó el consentimiento de Han Shuo, pero luego sus muchas dudas inundaron su corazón y simplemente estallaron.