Capítulo 292: Trescientas mil monedas de oro


“Hermano mayor Lawrence, hay algo de lo que quiero hablar con Bryan a solas”. Phoebe miró a Lawrence y dijo en voz baja.

Lawrence se sobresaltó pero se recuperó pronto. Sonrió de manera significativa y dijo, “Está bien. Descansa tranquilo Bryan, organizaré algunos buenos líderes militares para que lleguen a Ciudad Brettel antes de que llegues allí”.

Asintiendo, Han Shuo dijo con una leve sonrisa, “muchas gracias, realmente no soy muy bueno en estrategia militar. ¡Tú gente seguramente será de gran ayuda para mí!”

“Muy bien entonces, ustedes hablen, me retirare primero. Personalmente iré a Ciudad Brettel para hacerte una visita”. Lawrence les guiñó un ojo a los dos antes de salir de la habitación con una sonrisa.

Han Shuo se adelantó y reunió a Phoebe en sus brazos tan pronto como Lawrence se retiró, siguió con un largo y prolongado beso. Han Shuo la levantó y caminó directamente hacia la habitación. La dejó caer sobre la cama espaciosa y suave y se presionó sobre ella.

Las ropas salieron, los dos cuerpos desnudos se entrelazaron. Phoebe dejó escapar un sensual gemido tras otro, tratando desesperadamente de igualar los movimientos de Han Shuo. Ella siguió hasta que había agotado hasta lo último de sus fuerzas.

Después de una sesión tormentosa, Phoebe se apoyó perezosamente en el fuerte pecho de Han Shuo. Sus delicados dedos se deslizaron suavemente por su cuerpo mientras murmuraba satisfecha, “No puedo irme de momento contigo. La alianza mercantil de Cameron enfrenta una crisis de disolución debido a la reciente pérdida por su gran apuesta. Eso ha abierto una oportunidad”.

Habitualmente había una cámara secreta en la mansión de cada noble para almacenar bienes preciosos o dedicarse a actividades secretas. La mansión que el Rey le había otorgado a Han Shuo no era una excepción. Cándido le había contado todo a Han Shuo sobre esa mansión cuando se encontró con él en la sede del Manto Oscuro, incluida la cámara secreta subterránea.

Caminando por un túnel, Han Shuo encontró una habitación grande y vacía. No había nada adentro a excepción de algunos armarios vacíos.

Colocando los palos mágicos en un armario, Han Shuo llegó al Cementerio de la Muerte a través de la matriz de transportación. El Cementerio de la Muerte estaba sombrío todo el año. Excepto por los huesos blancos esparcidos por todas partes, no había vitalidad ni cambios, Han Shuo soltó un suave suspiro de alivio al salir del Cementerio de la Muerte. Miró hacia las profundidades del Bosque Oscuro y extendió sus sentidos.

“¡¿Por qué el zombi élite de fuego no se ha completado después de tanto tiempo?!” Han Shuo frunció el ceño y murmuró para sí mismo, incapaz de comprender el asunto.

El zombi élite de tierra y el zombi élite de madera ciertamente no habían tardado tanto en emerger como el zombi élite de fuego. Si no fuera porque Han Shuo podía sentir su presencia, realmente habría pensado que había tenido algunos problemas.

“¿Podría ser por el tesoro de atributo fuego – el loto de fuego o el Señor de las Llamas?” Han Shuo reflexionó un poco y adivinó.

En contraste con el zombi élite de tierra y el zombi élite de madera, el lugar extremo de fuego había dado a luz a un tesoro de atributo fuego – el loto de fuego. Lo que resultaría de ello no había sido mencionado en las memorias de Chu Cang Lan. También había un terrorífico Señor de las Llamas dentro que había tomado al zombi élite de fuego para que fuera su hijo, lo que puso un giro aún más extraño en las cosas. Tantos sucesos extraños juntos podrían haber impactado en la formación del zombi élite de fuego. De lo contrario, no debería haber tardado tanto en emerger.

“Olvídalo. ¡Vamos a comenzar con el zombi élite de agua por ahora!” Han Shuo decidió dejar de pensar en eso. Entendió que ya que todavía podía sentir la presencia del zombi élite de fuego, no había ningún problema. Decidió ir al Valle del Sol y colocar al zombi élite de agua en el lugar extremo de agua.

Después de volar en el aire por un tiempo, Han Shuo viajó desde el Bosque Oscuro al territorio del Valle del Sol. Saltó por el extraño acantilado para buscar la base de los Destructores del Alma.

Sorprendentemente, Han Shuo no podía sentir la presencia de Gilbert en absoluto. Solo vio a Grant cuando entró, Este último inmediatamente presentó sus respetos al ver a Han Shuo y explicó, “El jefe y Gilbert han aceptado una misión, no están aquí por el momento”.

“¿Cuál es la situación actual?” Han Shuo le ordeno a los tres demonios yin que observar su entorno. Descubrió que todavía había más de doscientos mercenarios presentes. Esas doscientas personas parecían completamente desconocidas, comprendió inmediatamente que la banda mercenaria Destructor del Alma se había expandido.

“¿Qué más podría haber pasado? Los grandes poderes han pasado de la lucha encubierta a la lucha directa. Durante este período caótico, la banda de mercenarios Cairo de Laureton ha sido la más fuerte. Los otros tres poderes se vieron obligados a unir sus manos para tomar una posición en contra de los mercenarios Cairo. Algunas fuerzas poderosas de bandidos también han participado de vez en cuando. El actual Valle del Sol se ha convertido en un desastre caótico”. Grant le explicó la situación a Han Shuo con una sonrisa.

“Oh cierto, después de lo que sucedió la última vez, ¿la banda mercenaria Hoz Arco Iris y la Casa de Menlo les han creado problemas a ustedes?” Recordando los eventos en los que mató a Ferguson e hirió gravemente a Adam Menlo, Han Shuo no pudo evitar preguntar con sorpresa sobre lo que sucedió después.

“Heh heh, esos dos en efecto nos odian mucho a los Destructores del Alma. Es una pena que no sepan dónde estamos. ¡No pueden proceder incluso si quieren venganza!” Grant parecía presumido mientras reía a carcajadas.

“Veo muchos rostros nuevos en nuestra banda. No hay ningún problema con estas personas, ¿cierto?” La preocupación estaba atada a su voz cuando Han Shuo preguntó.

“Descansa tranquilo. Nosotros solo elegimos estos mercenarios después de una estricta inspección. Aquellos que pueden venir aquí son confiables. Jeje, Laureton nos ha permitido reclutar gente en el Valle del Sol gracias a ti. Eso nos ahorró mucho esfuerzo”. Grant miró alegremente a Han Shuo.

“Bien. En ese caso, me retirare ya que Trunks no está aquí”. Han Shuo le dijo adiós a Grant después de obtener la información que quería y voló directamente al Valle del Sol.

Los miembros de la banda de mercenarios Cairo en el Valle del Sol ya conocían a Han Shuo de vista. Como tal, descartaron todos los procedimientos necesarios para que él ingresara al valle. Todos saludaron a Han Shuo con una sonrisa, su actitud hacia él era muy amable.

Han Shuo fue directamente a su tienda tan pronto como entró al Valle del Sol. Comenzó a operar la formación sin decir una palabra más antes de saltar al pozo. Sacó los materiales de su anillo espacial uno por uno y se hundió en las profundidades del pozo. El agua estaba fría, tanto que penetraba hasta los huesos. Han Shuo invoco al pequeño esqueleto tan pronto como llegó al fondo.

El pequeño esqueleto localizó a un zombi de aspecto ordinario según la orden de Han Shuo y desapareció después de sacarlo. Han Shuo colocó a ese guerrero zombi en el centro del lugar extremo de agua. Lanzó los extraños materiales uno por uno después y dirigió todos los elementos de agua disponibles en el lugar para que se reunieran alrededor del guerrero zombi.