Capítulo 289: Una medalla al mérito


El destino de Leah Cain fue sellado en el momento en que fue invocado un centenar de criaturas oscuras. Después de todo, una gran parte de su aura de pelea ya se había agotado después de intercambiar golpes con Han Shuo. Particularmente con su ataque final, Leah Cain había consumido una aterradora cantidad de aura de pelea para producir esas agujas de hielo.

A pesar de su incapacidad para lanzar hechizos de necromancia de ese nivel, Han Shuo tenía la fuerza mental de un gran magus. Una cantidad tan grande de fuerza mental era suficiente para que él invocara un gran número de criaturas oscuras. Entre esas criaturas se encontraba el remarcablemente poderoso pequeño esqueleto, el zombi élite de tierra, y el zombi élite de madera.

Las tres extrañas criaturas oscuras acechaban dentro del gran ejército de criaturas no muertas y lanzaban ataques al azar que tomaban desprevenidas a las personas promedio, dejándolos incapaces de defenderse. Leah Cain tuvo que lidiar con los ataques omnipresentes del Filo Cazador de Demonios además de enfrentarse a los dos caballeros malvados, criaturas que eran famosas por su fuerza tiránica. Eso obviamente le quitó la mayor parte de su atención.

Las tres criaturas extrañas aprovecharon esa oportunidad para presionar sus ataques únicos en el contenido de sus corazones. Esa estrategia fue naturalmente efectiva, ya que Leah Cain resultó gravemente herido por los ataques furtivos del pequeño esqueleto. Era solo cuestión de tiempo que los caballeros malvados lo pisotearan hasta la muerte.

La armada de un centenar de fuertes criaturas oscuras al instante ahogó a Leah Cain y bloqueó la visión de los nobles circundantes, así como la de sus seguidores. Esas personas no podían ver lo que estaba pasando en absoluto. Solo podían escuchar los agudos y trágicos gritos de Leah Cain.

Han Shuo estaba de pie grandiosamente en el cielo mientras los desesperados gritos de Leah Cain comenzaban a disminuir. Sin prisa, cantó un hechizo, enviando a sus criaturas oscuras invocadas a la otra dimensión. Aparte de los rastros de sangre esparcidos en la hierba, no había nada más. Ni siquiera quedó un solo hueso en el césped para indicar que esas criaturas habían estado presentes.

¡Todo el mundo entendió que Leah Cain estaba terminado! ¡Debió haber sido destrozado y comido limpiamente por esas criaturas oscuras! Los grandes y todavía húmedos parches de sangre en el césped eran prueba de esa verdad.

“¡Hecho, fue hecho solo así!”

“¡¿Leah Cain está muerto?! ¡Quiero decir, debería estar muerto!”

“Uhh, ¿cómo puede ser eso? ¡¿Fue terminado tan rápido?!”

Los espectadores de los alrededores dispararon miradas horrorizadas hacia Han Shuo que estaba orgullosamente en medio del aire. Después volvieron a mirar las manchas de sangre en el césped y comprendieron que la batalla había terminado. Han Shuo había asesinado con éxito al Loco Gran Maestro de la Espada Leah Cain de la Alianza Mercantil Brut. Había ganado limpia y justamente, y había demostrado sus habilidades únicas de principio a fin a lo largo de la batalla.

Había utilizado la táctica más brillante, común y efectiva de los nigromantes, los números abrumadores al final para someter directamente al gran maestro de la espada. No importaba desde qué perspectiva se abordara esa batalla, esa partida podría considerarse como un clásico para los libros. La densa lluvia de agujas de hielo de Leah Cain y la habilidad única de Han Shuo para dividirse en cuatro clones estaba profundamente grabada en la memoria de todo el mundo.

Un alboroto de discusión se alzó y bajó. Han Shuo había estado parado orgullosamente en el cielo mientras de repente dejó escapar un grito resonante y desapareció con una velocidad cegadora. Su elegante y deslumbrante figura se convirtió gradualmente en un punto negro hasta que la multitud ya no pudo ver un rastro de él.

No era solo la audiencia dentro de la Casa Jardín quien conocía la gran victoria de Han Shuo, sino que los civiles en la calle frente a la Casa Jardín habían deducido eso cuando vieron a Han Shuo alejarse volando. Todos aplaudieron y gritaron, el ambiente era tan alegre como unas vacaciones.

El rostro del Primer Príncipe Charles era terriblemente sombrío. Nunca había esperado que Leah Cain perdiera, no importa cuánto especuló sobre la partida. Para él, eso era simplemente irreal.

Una expresión que estaba aún más avergonzada que la de Charles pertenecía al comerciante Cameron. Estaba de pie justo detrás de Charles con una expresión sombría sobre su tez ahora cenicienta, con los ojos vidriosos mientras miraba hacia el espacio. Simplemente no sabía qué hacer en ese momento. Como operador detrás de escena, Cameron tuvo que sacar todo su capital para esa apuesta, similar a todos los demás. Ya había pagado un brazo y una pierna solo por el Gremio de Comerciantes Boozt de Phoebe.

Phoebe, sin embargo, era todo lo contrario a él. Su usualmente frio rostro estaba lleno de una excitación incontrolable, sus labios de cereza murmuraban sin parar, “¡soy rica, soy rica!

“Heh heh, heh heh, Bryan ah Bryan, ¡realmente no me fallaste!” Lawrence nunca se había sentido más feliz de lo que estaba ese día mientras miraba el rostro sombrío de Charles. Él se rio a carcajadas y se fue con Phoebe, caminando arrogantemente junto a Charles y Cameron.

“¡Vamos, suegro!” Aunque Emily estaba segura del resultado desde el principio, todavía sentía un incomparable sentido de gloria como la mujer secreta de Han Shuo cuando vio desplegada su fuerza gloriosa para que todos la vieran. Las esquinas de sus labios se volvieron ligeramente en una encantadora sonrisa mientras se giraba para hablar con el viejo señor Hahn.

“¡Increíble, pequeño chico increíble, heh!” El viejo señor Hahn derramó alabanzas ininterrumpidas sobre Han Shuo antes de irse de la Casa Jardín junto a Emily.

Cuando los nobles salieron de la Casa Jardín, los detalles de la gran victoria de Han Shuo sobre Leah Cain se extendieron rápidamente. En ese momento, la totalidad de la Ciudad Ossen estaba alborotada, hablando sobre Han Shuo. Muchas jóvenes nobles secretamente lo consideraban el blanco de su admiración y adoración. Innumerables aristócratas querían reclutar a Han Shuo.

Ciudad Ossen, el Palacio Imperial.

Los dos que se habían marchado temprano, Amyes y Cándido – estaban en una cámara con el rey del Imperio. Ellos narraban suavemente los detalles de la batalla.

El Rey Uhtred repentinamente habló en voz alta con alegría después de escuchar por un momento, “¡Bien, bien hecho! Escuché ayer que él había encontrado el plano, y hoy asesino a Leah Cain de la Alianza Mercantil Brut. ¡Este chico es verdaderamente digno de una enorme inversión!”

“No solo eso, su Majestad. Bryan también posee un arte único. ¡No solo puede convertirse en un experto de primer nivel, su arte marcial puede crear un impacto inconmensurable en nuestro Imperio si es promovido ampliamente!” Amyes esperó hasta que Uhtred terminó felizmente sus palabras antes de agregar cautelosamente.

Mientras estas palabras caían, Uhtred preguntó sorprendido, “¿Qué hay sobre eso?”

“Es así…” El sombrío Cándido, uno de los tres pesos pesados, le explicó cuidadosamente a Uhtred mientras repasaba los detalles de cómo Han Shuo había derrotado a Leah Cain. Después agregó, “Su Majestad, Bryan tiene antecedentes limpios y es totalmente leal al Imperio. ¡Vale la pena sin importar el costo!”

Uhtred no se había convertido en el rey de Lancelot sin una visión extraordinaria. Sus ojos brillaron cuando escuchó hablar a Cándido sobre los milagros que Han Shuo había realizado. Guardó silencio un momento antes de emitir una orden, “Cándido, tengo la intención de otorgarle el título de conde, otorgarle una mansión en el extremo norte de la ciudad, junto con diez mil monedas de oro. Promuévelo directamente de Luna Oscura a enviado del Sol Oscuro con el derecho de acceder a toda la inteligencia del Manto Oscuro. Además, personalmente lideraras a Bryan y le permitirás elegir su territorio. No le preguntes por sus artes marciales por el momento. Primero tenemos que mostrarle nuestra sinceridad”.

“Su Majestad es sabio, ¡creo que Bryan estará muy agradecido!” Cándido dijo aduladoramente.

“Mm, Cándido, este Bryan fue guiado personalmente por ti, por lo tanto tu crédito es enorme. Ahora te otorgo una Medalla de Valentía. ¡Considera eso tu recompensa!” Uhtred le dijo a Cándido con una sonrisa.

“¡Muchas gracias Su Majestad, su súbdito está muy agradecido!” Cándido estaba regocijado mientras se arrodillaba para recibir el honor.

La Medalla de Valentía del Imperio tenía un significado especial. Solo aquellos con contribuciones sobresalientes al Imperio recibirán esa prestigiosa medalla. Tener esa Medalla de Valentía significaba que Cándido podría disfrutar de los privilegios especiales del Imperio por el resto de su vida. Incluso si el rey actual falleciera, el próximo heredero del trono nunca podría usar la fuerza bruta contra los héroes imperiales que poseían la Medalla de la Valentía. Además, esa medalla era hereditaria. Cuando Cándido muriera, sus descendientes directos aún podrían disfrutar de los privilegios especiales otorgados por su existencia.

Aunque la Medalla de Valentía no traía beneficios tangibles, esa pequeña medalla era como una carta de privilegios que daba una identidad muy superior a un título de nobleza promedio. Por lo tanto, Cándido se llenó de alegría al escuchar a Uhtred otorgarle una Medalla de Valentía. ¡Secretamente pensó que ese Bryan era en verdad su estrella de la suerte!

“¡Cándido, felicitaciones!” Amyes se volvió elegantemente para ofrecerle sus felicitaciones a Cándido.

“¡Muchas gracias!” Cándido sonrió en respuesta, su rostro no podía ocultar su alegría.

“Muy bien, esa es la recompensa que te mereces porque has descubierto a una persona que puede convertirse en un maestro de la espada sagrado y un magus sagrado para el Imperio. ¡Espero que le proporciones a Bryan más orientación y aportes aún más al Imperio!” Uhtred sonrió mientras miraba a Cándido y hablaba lentamente.

“Descanse tranquilo su Majestad, ayudaré a Bryan a adaptarse al estilo de vida aristocrático lo antes posible. Ese chico es muy inteligente, ¡por lo que tarde o temprano se convertirá en un pilar del Imperio!” Cándido estaba tan contento después de recibir la Medalla de Valentía que inmediatamente hizo esas promesas.

Asintiendo con la cabeza, Uhtred dijo sonriendo, “Bien Pueden retirarse por ahora. Advertiré a la Iglesia de la Luz y no les permitiré actuar violentamente en nuestro Imperio Lancelot. Jeje, creo que el título de conde es solo el comienzo para este chico. ¡Espero que no me decepcione!”

Cándido y Amyes se miraron el uno al otro. Ellos no dijeron nada más y se inclinaron respetuosamente. Luego salieron por un túnel secreto y regresaron a la sede del Manto Oscuro dentro del monte Ordas detrás del Palacio Imperial. Después de llegar, Cándido comenzó a prepararse para los asuntos del ennoblecimiento de Han Shuo.