Capítulo 283: Compostura fría


Antes de la llegada de Han Shuo a la Guardia del Norte, el archimago de trueno Killua había sido el líder del Cuerpo Mágico de la Guardia del Norte. Sin embargo, debido a la aparición de Han Shuo, ahora solo podía tomar las órdenes de este.

Killua había sido un poco reticente, pero después de que Boris le habló unas pocas palabras, comprendió de inmediato que Han Shuo solo había llegado a la Guardia del Norte para obtener algunos logros militares, y que el Cuerpo Mágico de la Guardia del Norte sería solo un tablero de salto para Han Shuo. Después de eso, no solo eliminó cualquier queja que pudiera haber tenido, sino que incluso trato intencionalmente ganar el favor de Han Shuo con la esperanza de obtener un poco de ayuda cuando Han Shuo tuviera éxito.

“¡Ten cuidado, tienen veinte personas y son muy fuertes!” Dijo Han Shuo dijo en voz baja, cuando regresó al lado de Emily después de dar sus órdenes.

“Entiendo, ¿qué crees que deberíamos hacer?” Emily asintió en respuesta, después pregunto la opinión de Han Shuo.

“Cuando los cien caballeros rodeen esta área, inmediatamente usa la magia para destruir todos los obstáculos. Captura a los expertos si puedes, de lo contrario, está bien si los matas a todos. ¡Mientras podamos encontrar los planos, esencialmente habremos terminado esta misión!” Han Shuo lo pensó y dijo en voz baja.

“Haremos lo que dices. Esos Guardias del Norte parecen confiar mucho en ti. ¡Tienes que comandarlos bien, para que no se equivoquen!” Emily dijo dócilmente frente a Han Shuo, ella ya se había acostumbrado a tenerlo a cargo.

“Entonces bien, presta atención a Yoland, ¡No lo dejes escapar!” Han Shuo respondió antes de flotar lentamente en el aire.

Han Shuo rápidamente atravesó a los caballeros y magos como un fantasma. Usando la vigilancia de trescientos sesenta grados de los tres demonios yin, Han Shuo continuamente daba órdenes a los caballeros de los alrededores. Les hizo descartar a sus caballos y esconderse en los alrededores. El contingente de caballeros rodeó lentamente a la otra parte, manteniendo una distancia de ciento cincuenta metros.

Han Shuo se levantó con orgullo en el cielo y ordenó calmadamente a los caballeros y magos de la Guardia del Norte. Se aseguró de poner hombres adecuados en todos los lugares. Mientras tanto, todos bajaron la voz y se acercaron sigilosamente al edificio sucio y derruido.

La distancia disminuyó lentamente a medida que el cerco se apretaba. Cuando las dos partes estaban a sólo cincuenta metros de distancia, Han Shuo le aviso a Killua y a los demás. Al ver su acción, inmediatamente comenzaron a cantar hechizos mágicos, sus expresiones eran solemnes.

“Mi señor, hemos sido rodeados. ¡Puedo escuchar sonidos inusuales en el viento!” Un mago de viento le dijo ansiosamente a Yoland, que tenía un cuerpo oscuro y musculoso, y estaba montando una bestia tatuada.

“¡Cómo es esto posible!” Yoland de repente se sentó sobre un montón de paja en el que había estado descansando. Rápidamente miró por la ventana, su expresión se oscureció inmediatamente mientras gritaba suavemente, “Todo mundo, reúnanse. ¡Encuentren una oportunidad para romper el cerco!”

Las veinte personas dentro de la sala se pusieron de pie en silencio después de escuchar eso. Todos ellos desenvainaron sus espadas y cuchillos y se prepararon para salir.

Como el líder, Yoland mantuvo la calma frente a una situación tan terrible. Su anillo espacial se iluminó ligeramente mientras sacaba los planos en los que había gastado mucho esfuerzo para obtener. Cavó cuidadosamente un agujero en la pared y dijo en voz baja, “Los hermanos que han venido a esta operación no tienen miedo a la muerte. Pondré los planos en esta brecha de la pared. Si alguno de ustedes puede salir de este lugar con vida, pueden esperar hasta que la Ciudad Ossen ya no esté bajo vigilancia antes de regresar para recuperar los planos del Imperio. ¿Me escucharon?”

“No se preocupe mi señor. ¡Sabemos qué hacer!” Ese mago de viento respondió seriamente. Las otras personas en la sala también tenían expresiones determinadas, preparadas para hacer el sacrificio.

De pronto, cinco rayos cayeron del cielo. El relámpago en zigzag iluminó el cielo oscuro. Al mismo tiempo, varios muros de llamas aparecieron alrededor del edificio, causando que la temperatura circundante aumentara a niveles peligrosos. Mientras tanto, el suelo comenzó a temblar a medida que los picos comenzaron a proyectarse desde el suelo.

Yoland y los otros que estaban dentro de la casa entendieron que el ataque ya había comenzado. Todos saltaron desde la puerta y las ventanas, y comenzaron a cargar por separado de todas las direcciones a través de los ataques de un rayo, serpientes de fuego y picos de roca.

“¡Maten!” La fría voz de Han Shuo sonó a través de toda la noche.

El rayo de Killua se cerró repentinamente. Cuando las casas fueron golpeadas, cada una de ellas explotó con un profundo estruendo. Dos hombres salieron corriendo de esas casas. Instantáneamente cayeron lacios sobre el suelo cuando fueron alcanzados por un rayo.

Los cien caballeros de la Guardia del Norte eran todos élites de los militares, cada uno con la fuerza de un compañero de armas o un sargento. Bajo las órdenes de Han Shuo, cada uno metódicamente bloqueó los caminos. Una vez que notaron que alguien corría hacia ellos, inmediatamente se moverían para bloquear el objetivo sin piedad.

“Envía a tres caballeros hacia el norte para detenerlos. Killua, haz que el Cuerpo Mágico ataque a los cuatro expertos que vienen desde el sur. Yoland está en el oeste, es un jinete cielo, por lo que los del oeste tienen que tener cuidado…”

Usando la visión de los tres demonios yin, Han Shuo envió sus órdenes sin prisa. Mencionaría con precisión la fuerza y los números de la otra parte cada vez, después enviaría el número adecuado de tropas para detener la carga de los asesinos.

Emily y Chester se acercaron lentamente a la dirección por la que Yoland estaba cargando bajo las instrucciones de Han Shuo. Como un ladrón, atacar directamente no era el fuerte de Chester, por lo que permaneció entre el grupo de caballeros que estaba estableciendo el bloqueo y se lo dejó a Emily, que estaba lista para atacar en cualquier momento con magia oscura.

“Maldita sea, ¿por qué el enemigo es tan claro sobre nuestros movimientos?” Yoland les había dicho a todos que se separaran y atacaran usando la fuerza más poderosa que pudieran reunir. Al principio había notado algunas áreas más débiles que podrían haber roto. Tristemente, incluso antes de que se acercaran, esos lugares se habían vuelto fuertemente resguardados, causando que aquellos que intentaban abrirse paso sufrieran enormes pérdidas.

Los magos lanzaron hechizos en direcciones que no podían ver bajo las órdenes de Han Shuo. Sin embargo, los hechizos siempre dejarían a la gente de Yoland en una situación desesperada, y herirían o incluso matarían a las personas que esperaban en la oscuridad.

“No noté que alguien lanzara Ojo del Cielo. ¡No sé por qué el enemigo puede ver nuestros movimientos tan claramente!” La voz del mago de viento estaba frenética mientras su ansiedad se abría paso.

“¡Todo el mundo, si piensan que pueden escapar fácilmente después de violar la ley en la ciudad capital del Imperio Lancelot, entonces piensen de nuevo! Jeje, todos aquí son claros hacia sus identidades. Mientras depongan sus armas, se rindan e identifiquen a sí mismos, podemos permitirles vivir y esperar a que los mediadores de su país negocien”. Han Shuo disparó una serie de órdenes antes de gritarles con una sonrisa.

Sus acciones fueron completamente reveladas a Han Shuo a través de la vigilancia de demonios yin. Luego, organizaría expertos de habilidades apropiadas para detener a los posibles fugitivos. Había matado con éxito a bastantes asesinos, dejando solo trece. Por otro lado, la Guardia del Norte solo tenía cuatro heridos leves y uno gravemente herido mientras la otra parte luchaba hasta el borde de la muerte. Aparte de eso, no hubo otras casualidades.

Sin embargo, solo ataques valientes fueron la respuesta al anuncio de Han Shuo. Ninguno de los asesinos del Imperio Ángel mostró la más mínima duda. Después de que Han Shuo terminó de hablar, nuevamente trataron brutalmente de romper el cerco.

Han Shuo pudo determinar que esas personas eran todas ajenas al miedo a la muerte por sus reacciones y fuerzas. Probablemente no habían pensado en sobrevivir después de entrar en el Imperio Lancelot. Era una noción irreal capturar a esas personas con vida. Por lo tanto, después de un poco de vacilación, Han Shuo de repente ordenó, “¡Todos, no se detengan más, simplemente mátenlos a todos!”

“Hermanos, corran con todas sus fuerzas. ¡Incluso si no pueden, tienes que llevar a varios de ellos con ustedes!” Gritó Yoland después de escuchar las órdenes de Han Shuo.

“¡No tendrás más oportunidades!” La fría voz de Emily sonó mientras miraba a Yoland desde su túnica negra, “Los técnicos en la fábrica militar eran civiles indefensos. Todos fueron asesinados salvajemente. ¡Ustedes realmente merecen morir hoy!”

“Jaja, ya que no eran personas de mi imperio, ¡y que si mueren!” Yoland se rio maniáticamente mientras levantaba una enorme espada y cabalgaba sobre su bestia tatuada. Se lanzó directamente hacia Emily. “Mujer, ¿me estas deteniendo tu sola?”

“¡Tonto!” El aura asesina de Han Shuo se extendió a la velocidad del rayo antes de que Emily pudiera cantar un hechizo. El Filo Cazador de Demonios brilló con luz carmesí mientras el aura espada se abría hacia Yoland desde el cielo con una ferocidad sin paralelo.

Yoland había corrido hacia Emily y no había pensado que Han Shuo atacaría repentinamente de esa manera, por no mencionar desde arriba. A pesar de que tenía la fuerza de un jinete cielo, todavía le resultaba un poco difícil enfrentar ese tipo de ataque repentino. El espadón que sostenía horizontalmente tuvo que levantarse rápidamente para encontrarse con el Filo Cazador de Demonios que atacaba sobre su cabeza.

¡Clang!

Las chispas explotaron en todas partes y una grieta clara apareció en el espadón de Yoland. Él resopló mientras su hombro temblaba, mientras tanto las cuatro patas cortas de la bestia tatuada se aturdieron, incapaces de resistir la fuerza. La bestia tatuada cayó al suelo mientras su cabeza como de lobo escupía continuamente sangre.

“Jaja, no pienses en obtener los planos, incluso si me matas. Todos los técnicos fueron asesinados, ¡no podrán crear los carruajes de guerra sin los planos!” Yoland miró trágicamente a la bestia tatuada debajo de él antes de reírse salvajemente con una mueca. Desde que no tenía forma de atacar a Han Shuo en el cielo, él solo podía correr rápidamente hacia Emily.

“¿No están solo escondidos en una brecha en la pared? ¡Qué tan difícil de encontrar es eso!” Han Shuo dijo con desprecio. Han Shuo ignoró a Yoland cuando la expresión de ese último cambió drásticamente y se lanzó hacia la habitación donde el objetivo se había escondido a la velocidad del rayo.