Capítulo 279: El arrogante retador


Imperio Lancelot, en un pequeño pueblo llamado Billow en las afueras de la Ciudad Bimson.

El alcalde Colbert acababa de comer un bocadillo bajo la luz del sol y tarareaba un poco mientras se recostaba perezosamente en el balcón más alto de la ciudad. Miraba a las chicas de la ciudad que caminaban, tratando de decidir a qué casa iba a visitar para relajarse por la noche.

Esa pequeña ciudad no era grande, pero aún podía producir unos pocos miles de monedas de oro en ingresos fiscales cada año. Colbert podía vivir un poco cómodamente con ese dinero. De vez en cuando, cuando su interés se despertaba, podía usar la fuerza bruta al azar o abusar de su privilegio sobre las mujeres de la ciudad. Nadie se atrevía a decir nada.

Eso se había convertido gradualmente en la norma porque tenía el título de barón y el poder político de un alcalde, y él mismo era un poderoso maestro de la espada. Todas esas condiciones eran más que suficientes para convertirlo en el emperador de esa pequeña ciudad.

“Ai, ¡¿Cuándo terminará este tipo de vida?!” Un civil acababa de regresar de las montañas y se quejaba en voz baja.

“Escuché que la esposa de Roots fue violada nuevamente por Colbert. Esta es la novena vez en este año. ¿Qué tal si dejamos Billow? ¡Esta no es manera de vivir!” Otro civil dejó escapar un largo suspiro y dijo impotente.

“Mhm, tenemos que tener cuidado si queremos irnos. Nuestro único destino es una muerte miserable si se entera. ¡Verdaderamente malvado!”

“Disculpe, ¿esto es Billow?” Repentinamente alguien se entrometió en su conversación mientras los dos cuchicheaban entre ellos. El orador era un joven muy alto con una sonrisa brillante en su hermoso rostro.

“Así es. Joven, ¿por qué viniste aquí?” Uno de ellos preguntó, perplejo.

“¿Su alcalde se llama Colbert?” Han Shuo sonrió y preguntó de nuevo.

La persona asintió, su expresión cambió un poco y agregó con disgusto, “¿conoces a nuestro alcalde? ¿Y qué haces?”

“Tengo algunos asuntos pequeños, ¿dónde vive?” Al ver a ese civil revelar una expresión de disgusto al escuchar el nombre de Colbert, Han Shuo inmediatamente comprendió la situación en su corazón.

“Sigue recto. ¡La casa más grande y lujosa que veas es donde vive!” La otra persona respondió y alejó a su amigo de Han Shuo, susurrando, “¿no quieres vivir más? ¿Ves lo alto y fuerte que es? Definitivamente es amigo de ese bastardo Colbert. ¡No te busques problemas!”

Los dos susurraron de un lado a otro mientras se marchaban rápidamente después de arrojar a Han Shuo una mirada desdeñosa. La audición sensible de Han Shuo lo había atrapado todo. Secretamente pensó que ese Colbert estaba realmente desprovisto de conciencia. Incluso como alcalde de esa pequeña ciudad, no había nada malo que no hubiera hecho.

Han Shuo rápidamente caminó hacia la casa más grande y le dijo al guardia en la puerta, “Quiero reunirme con el alcalde Colbert”

“¿Quién eres tú?” El guardia frunció el ceño y lanzó una mirada a Han Shuo mientras respondía.

Los tres demonios yin inspeccionaron las habitaciones de la casa y tomaron nota de cada detalle para Han Shuo. Sonrió y dijo, “Escuché que el alcalde Colbert era un poderoso maestro de la espada. Esta vez he venido especialmente para desafiarlo en una pelea. ¡Por favor reporta eso por mí!”

“El alcalde no tiene interés en ti. ¡Será mejor que te vayas mientras puedas!” El guardia respondió groseramente, pareciendo no tener intenciones de hacer un informe.

Han Shuo no perdió más tiempo. Dando un paso adelante, rompió la puerta. Levantó la voz y gritó, “¡Colbert, cobarde!” Como un maestro de la espada, ¿aún no te atreves a aceptar mi desafío?”

“Chico, ¿estás tratando de crear problemas a propósito?” Los dos guardias se sorprendieron al instante. Sacaron sus espadas, a punto de hacer un movimiento.

Han Shuo desplegó dos bofetadas, empujando a los dos guardias antes de que pudieran ver algo. Sonriendo mientras miro a los dos agarrándose el rostro, Han Shuo dijo pausadamente, “¡Sería mejor si ustedes dos no fueran a buscar su propia muerte!”

El fuerte grito de Han Shuo había resonado tanto que la mitad de Billow lo escuchó. La gente del pueblo inmediatamente detuvo lo que estaban haciendo para ir a ver cuando escucharon que alguien había ido a desafiar a Colbert.

Colbert había estado entrecerrando los ojos, mirando al azar, cuando obviamente escuchó la voz de Han Shuo. Gritó furioso desde el alto balcón, “¿De dónde vienes, mocoso? ¡Te atreves a venir a Billow para causar problemas!”

Una docena de soldados salieron corriendo del interior de la casa para acompañar al bramido de Colbert. Después, Colbert salió de la puerta rota con un rostro frío, blindado con un brillante conjunto de armadura plateada.

“¡¿Qué demonios están mirando?! ¡Maldito grupo de personas bajas, basuras!” Lo primero que Colbert hizo después de salir fue poner los ojos en blanco y mirar a los civiles. Luego miró enojado a Han Shuo y dijo, “Pequeño mocoso, deliberadamente viniste a causarte problemas, ¿no?”

“He oído hablar del gran nombre del Barón Colbert como maestro de la espada. También entreno en los caminos de la espada y estaba pasando por Billow, así que esperaba pedirle a su señoría alguna orientación. Pero no sé si su señoría… ¿tiene agallas para aceptar?” Han Shuo sonrió suavemente, esperando la respuesta de Colbert.

Colbert miró enojado a Han Shuo, enfurecido, “¡¿Tú, un mocoso que no conoce la altura del cielo, se atreve a desafiarme?! Realmente debes estar cansado de vivir. ¡Bien! Acepto tu desafío. Sin embargo, ¡no me culpes si mueres!”

“¡Desde luego!” Han Shuo respondió directamente.

“Ustedes retrocedan. ¡Vean como lo mato!” Colbert despidió a sus subordinados. Desenfundo su espada, respirando profundamente mientras controlaba su temperamento.

“Joven, ¡te dejaré atacar primero!” Colbert puso un rostro generoso y le dijo calmadamente a Han Shuo.

“¡Muy bien!” Han Shuo no arrastró sus pies. Tan pronto como terminó de hablar, caminó tranquilamente hacia Colbert y golpeó.

“¡¿Oh?!” Colbert estaba un poco atónito al ver que Han Shuo no saco su espada. Sin embargo, se sorprendió aún más al ver que no irradiaba aura de pelea en ese golpe. Sintiéndose extraño, Colbert se burló y levantó su espada para apuñalar el golpe.

“Heh heh, ¡cortejando a la muerte!” Han Shuo también tomo un momento para burlarse. Su yuan mágico se condensó, una deslumbrante luz roja surgió del golpe.

La luz roja al instante se disparó y destruyó el aura blanca lechosa que rodeaba la espada de Colbert. El golpe se estrelló contra la espada, haciendo un ruido metálico. Una corriente de aire caliente estalló, acompañada del grito trágico de Colbert. Él fue lanzado a volar junto con su espada y no pudo dejar de vomitar sangre.

“¡Oh mi dios, el demonio está muy herido!”

“¡Grandioso! ¡Espero que muera esta vez! ¡Entonces seremos libres!”

“¡Será mejor que muera, o la Ciudad Billow no tendrá un día de paz!”

Después de ver a Colbert gravemente herido luego de un solo golpe, la gente del pueblo, que miraba desde la distancia, se puso tan feliz como si fuera un día de fiesta y murmuró en voz baja.

“Yo, yo no tengo odio ni injusticia contigo, ¿por qué viniste por mí?” Con la boca llena de sangre, Colbert comprendió de inmediato que la fuerza de Han Shuo era muy superior a la suya después de haber sido gravemente herido por un solo golpe. Sin embargo, no sabía cómo o cuándo había ofendido a Han Shuo.

“Heh heh, ¡por qué mereces morir!” Han Shuo sonrió fríamente. Lentamente se acercó a Colbert y le dijo, “¡Soy Bryan, y tú eres el primero!”

¡Bang! Repitió su golpe. Colbert no tenía fuerzas para resistir cuando el puñetazo le golpeó la cabeza. Inmediatamente sangró de los siete orificios y murió en el acto.

“Lo maté justa y abiertamente en un desafío, y todos ustedes son testigos de esto”. Han Shuo se volvió hacia los lacayos, expresando que no lo hizo a propósito. Después de decir eso, dejo la Ciudad Billow con estilo bajo las miradas conmocionadas, perplejas y temerosas de la gente.

El Imperio no perseguiría el asunto si uno matara al oponente después de que se aceptara un desafío. Cándido se lo había explicado claramente a Han Shuo antes. El viejo se haría cargo de las consecuencias, por lo que Han Shuo no estaba preocupado en absoluto.

“Segundo objetivo – archimaga de agua Deborah en Ciudad Brimson. Mató a una familia de dieciocho personas hace tres años en una tienda de magia por un bastón mágico. Las consecuencias se manejaron limpiamente, sin dejar pistas. Escapó con éxito del castigo del Imperio. ¡Mm, es ella!” Han Shuo sacó el pergamino que Cándido le había dado y lo hojeó.

Cándido realmente había puesto su corazón en ello. Cada objetivo estaba muy cerca del anterior, por lo que era conveniente para Han Shuo seguir la lista.

Dos horas más tarde, en la Ciudad Bimson, en la residencia del conde Chapman Dean.

Han Shuo vestía un traje de mago, agarrando con su mano el bastón de hueso blanco. Apareció con gracia en la residencia del conde Chapman Dean y le dijo al guardia con una sonrisa, “estoy buscando a la honorable archimaga de agua Deborah”.

“Sígame”. Ese guardia vio a Han Shuo con un traje de mago, y un bastón de hueso blanco en la mano para iniciar. Por lo tanto, no se atrevió a ser descortés y condujo a Han Shuo respetuosamente.

Cuando llegaron a un gran patio, el guardia dijo, “Por favor, espere un momento, ¡informaré a la Maestra Deborah!”

Un rato después, una mujer baja, un poco gorda, de unos cuarenta años de edad salió. Llevaba una lujosa túnica mágica y un anillo espacial azul en el dedo. Frunció el ceño sospechosamente hacia Han Shuo y preguntó, “¿Quién eres tú? ¿No creo que te conozca?”

Asintiendo, Han Shuo respondió con una sonrisa, “por supuesto, es nuestra primera reunión. Sin embargo, he admirado su gran nombre por mucho tiempo. Esta vez, vine aquí para pedirle orientación sobre algún conocimiento mágico, ¡espero que esté de acuerdo!”

Al escuchar las palabras de Han Shuo, Deborah agitó su mano con impaciencia, “Y me preguntaba quien eras. No me importa. Lárgate ahora. ¡No me hagas enojar, maldito mocoso!”

Dando la vuelta para mirar al guardia, Deborah reprendió, “la próxima vez pregunte claramente quién es el visitante. No pienses que todos los magos están familiarizados conmigo. ¡No tengo tiempo para lidiar con este mocoso inmaduro!”

Terminando su discurso, Deborah trató a Han Shuo como si no existiera y regresó adentro, con la intención de seguir jugueteando con algunas nuevas pociones mágicas.

“Fea anciana, ¿no te atreves a aceptar mi desafío? ¿O piensas que eres tan fea que no quieres dejar que los demás te miren por mucho tiempo?” Aún con una sonrisa en su rostro, Han Shuo deliberadamente jugó el viejo truco, usando palabras viciosas para enojar a su oponente.

Efectivamente, Deborah hirvió de inmediato cuando escuchó las palabras de Han Shuo. Ella se giró, mirando siniestramente a Han Shuo. Una fría sonrisa torció su rostro cuando dijo, “Bien. Acepto tu desafío. Te enviaré en tu camino al inframundo”.

Una luz brilló cuando un bastón mágico azul apareció en su mano. Deborah canto un encantamiento y tres hombres, de cinco metros de alto cada uno hecho de agua, aparecieron repentinamente de la nada en los tejados. Los hombres de agua empuñaban afiladas puntas de hielo que emitían una brillante luz fría mientras apuñalaban hacia Han Shuo.

“¡Interesante!” Han Shuo soltó una risa extraña. El bastón de hueso blanco en su mano tembló mientras cantaba rápidamente un hechizo. Un escudo de hueso blanco apareció de repente en frente de su cuerpo.

Los cinco punzones de hielo eran más rápidos que los hombres de agua y chocaron directamente en contra de la superficie del escudo con una gran cantidad de fuerza. Los punzones de hielo se hicieron añicos mientras aparecían grietas en el escudo.

Han Shuo redujo pausadamente el tamaño del escudo blanco. El bastón de hueso blanco una vez más brilló. Dos guerreros de odio, un caballero malvado, una docena de zombis y una veintena de esqueletos guerreros, además de un equipo de gárgolas voladoras, aparecieron en el aire, llenando el patio.

El caballero malvado montaba un caballo de batalla que escupía fuego, su mano sujetaba una enorme lanza de hueso. Apuñaló al hombre de hielo de cinco metros de altura, atravesándolo con un gran agujero. El caballero malvado ordenó a su esquelético caballo de guerra que emitiera un soplo de fuego, y el resto de los hombres de hielo se evaporaron en niebla con un sonido chisporroteante.

“¡Tú eres en realidad un archimago nigromante!” Deborah estaba aterrorizada, su voz temblaba mientras gritaba.

Los magos nigromantes estaban en desventaja contra los magos de luz del mismo nivel. Sin embargo, tenían una gran ventaja contra otros departamentos mágicos debido a su habilidad para invocar criaturas. Si no hubiera sido por la desaparición de los reinos de los gran magus y magus sagrados como se narraba en el Códice de Nigromancia el número de magos de necromancia no sería tan reducido como lo era ahora.

Cuando la Capa de Necromancia se extendió por el cielo, la velocidad y la fuerza de las criaturas oscuras en su interior aumentaron enormemente. Atrapados dentro de la Capa de Necromancia, dos hombres de agua fueron rodeados por una gran cantidad de criaturas oscuras.

El caballero malvado en particular ahora cargaba con aterradora fuerza directamente hacia la archimaga de agua Deborah. Las gárgolas flotantes brillaron como sombras mortales, una tras otra, de una manera que parecía muy rápida y extraña, gracias a la ayuda de la Capa de Necromancia.

Han Shuo no necesitó confiar en el pequeño esqueleto, el zombi élite de tierra y el zombi élite de madera, ni en su cultivo mágico en esa lucha. Él había obtenido una ventaja absoluta usando solo la magia de necromancia por si sola. A excepción de archimagos de luz, ningún otro mago en el mismo nivel que él podría ser su contendiente. Incluso si el oponente fuera un archimago de luz, Han Shuo aún podía matarlos fácilmente ya que el pequeño esqueleto, el zombi élite de tierra y el zombi élite de madera eran todos inmunes a la magia de luz.

Por lo tanto, Han Shuo era invencible cuando luchaba contra magos del mismo rango, ¡incluso sin usar magia demoníaca!