GDK – Capítulo 271

6

Capítulo 271: El bastón tri color de hueso


“Aowuuuu…”

Han Shuo estaba gritando en extrema agonía en el altar ovalado en la segunda capa del Cementerio de la Muerte. Una gruesa luz verde rodeaba su cuerpo. Su cabeza en particular mostraba un brillo similar a un jaspe. La luz etérea parecía ser el color del más brillante jade verde.

La fuerza mental de Han Shuo aún crecía a un ritmo dispar durante ese proceso. Sin embargo, la marca del dios maligno de una fuente desconocida en realidad quería penetrar profundamente en su alma, ordenándole convertirse en un fiel seguidor de la religión del dios maligno hasta su muerte. Esa era una especie de marca de alma similar a la que Han Shuo había impreso en el pequeño esqueleto y en el zombi élite de tierra. Una vez que su alma fuera sellada por esa marca, él nunca volvería a ser él mismo.

¡Eso era absolutamente algo que Han Shuo no quería!

Aunque su cerebro se sentía cortado por diez mil cuchillas, Han Shuo aún se mantuvo en pie, sus ojos se agitaban en agonía. Rugió locamente de rabia, tratando de aliviar el dolor de alguna manera.

Sin embargo, el poder de la marca del alma era cada vez mayor a medida que el creciente halo verde sobre el altar se hacía más brillante. En su pánico, apareció una enorme figura negra en la conciencia de Han Shuo. El cuerpo masivo parecía borrar el cielo. Sus pupilas verdes eran como dos enormes lunas llenas, mientras miraba a todos los seres como si contemplase sobre hormigas débiles y diminutas.

La enorme presión llenó los cielos y la tierra, lo que hizo difícil para Han Shuo incluso respirar. Ese tipo de presencia interminable sabía de inmortalidad, como una estrella existente durante miles de millones de años en la galaxia.

“Ríndete. ¡No habrá dolor, solo vida eterna!”

Una huella de espíritu irrumpió de repente en la mente de Han Shuo, tentándolo repetidamente. Parecía que si él se relajaba y aceptaba esa marca, el sufrimiento desaparecería en el siguiente momento, y su vida sería interminable.

“¡No!”

Han Shuo gritó trágicamente, sus manos se aferraban a su cabeza mientras rodaba por el suelo. El Filo Cazador de Demonios almacenado en su cuerpo se disparó bruscamente con una intención de matar terriblemente intensa. Los sentimientos negativos de miedo, resentimiento y sed de destrucción se unieron en una fuerza que instantáneamente fluía en el demonio infante para formar una resistencia.

El Filo Cazador de Demonios se encogió en un rayo de luz, trayendo cada fibra de poder dentro de Han Shuo para bombardear la figura oscura que había nacido del pánico en su mente.

Grieta…

Un sonido nítido, como la rotura de un vidrio frágil, resonó claramente en la mente de Han Shuo. La figura colosal se rompió en manchas de luz de estrellas. Las luces de repente se reunieron en el Filo Cazador de Demonios.

En un pestañeo de ojos, la agonía que había desgarrado su corazón y perforado sus pulmones desapareció. Dentro de su conciencia, la frenética tasa de crecimiento que su fortaleza mental había disfrutado de repente se detuvo. La cortina de luz verde sobre el altar también desapareció sin dejar rastros.

El Ojo de la Oscuridad en la mano de Han Shuo desapareció, y fue reemplazado por un bastón de hueso verde. La parte superior del bastón estaba formada por tres calaveras.

El bastón de hueso tenía un metro y treinta centímetros de longitud y estaba hecho de un material verde parecido al jade. Los tres cráneos no eran humanos, y eran respectivamente amarillos, azules y púrpuras. El cráneo amarillo tenía tres cuencas de grandes ojos, el azul tenía un cuerno, mientras que el púrpura estaba lleno de agujeros del tamaño de un dedo.

Aunque sus formas eran extrañas, los cráneos eran tan pequeños como un puño, cada uno parecía más siniestro que el anterior. Esos tres cráneos se integraron perfectamente con el bastón, las tres calaveras miraban en diferentes direcciones mientras coronaban al bastón.

Han Shuo calmo lentamente su respiración. Al final, se desmayó y cayó indiferente al suelo en estado de coma.

Sin embargo, mientras estaba inconsciente, el bastón de hueso en su mano emitía rayos de luz amarillos, azules y púrpuras procedentes de los tres cráneos con forma diferente. Las tres luces eran como cintas de seda que se deslizaban en su nariz y boca al mismo tiempo.

La sangre seguía fluyendo de la boca y las fosas nasales de Han Shuo debido a la agonía penetrante que acababa de experimentar. Cada parte de la sangre caliente se deslizó lentamente en las tres calaveras bajo la guía de las luces tricolores. Los tres cráneos brillaron con una creciente luz.

Las tres calaveras terminaron de absorber la sangre fresca de la boca y las fosas nasales de Han Shuo. El bastón brilló con una luz brillante que luego se dispersó lentamente, volviendo a su brillo normal.

Después de quién sabía cuánto tiempo, Han Shuo gradualmente se incorporó. Su cuerpo entero dolía hasta el extremo, como si sus meridianos y huesos se hubieran roto. No había un lugar que no gritara con dolor.

Por otro lado, después de experimentar una agonía explosiva, su mente ahora era mucho más clara y cómoda. Cuando Han Shuo bajó la mirada hacia el bastón de hueso, se sobresaltó. Sus ojos estaban llenos de confusión; simplemente no sabía de dónde había venido el bastón de hueso.

“Ah, ¡¿dónde está el Ojo de la Oscuridad?!” Han Shuo quedó muy sorprendido en el siguiente momento cuando descubrió que el Ojo de la Oscuridad, que había estado en su mano durante todo el calvario, había desaparecido.

El Ojo de la Oscuridad era la llave dentro y fuera del Cementerio de la Muerte. Una vez que desapareció, solo podría usar la matriz de transportación para abandonar el Cementerio de la Muerte, lo que sería un gran revés.

De repente, Han Shuo miró de cerca el bastón de hueso y notó que su color verde jade era el mismo que el color del Ojo de la Oscuridad. El bastón se sintió extremadamente familiar en su mano.

Una idea lo golpeó. Han Shuo intentó usar el bastón de hueso de la misma manera en que usó el Ojo de la Oscuridad. Cuando el bastón de hueso lanzó inmediatamente un halo verde familiar, Han Shuo entendió lo que había sucedido.

Mirando fijamente al bastón de hueso por un momento, Han Shuo se volvió cada vez más sorprendido. Sin embargo, cuando recordó el asunto del dios maligno invadiendo su alma, temerosamente volvió a colocar el bastón en su anillo espacial. No se atrevió a probar su poder en una situación en que su yuan mágico estaba exhausto y su cuerpo era extremadamente frágil.

Cerrando los ojos para recordar los eventos que ocurrieron antes de caer inconsciente, Han Shuo no pudo evitar sentirse afortunado. Secretamente pensó que ese Cementerio de la Muerte no era tan simple. Cuando ese dios maligno se infiltró en su mente, la horrible presión de esa figura oscura sobre él había sido realmente impensable para Han Shuo.

Han Shuo estaba seguro de que la figura colosal era definitivamente la verdadera apariencia del dios maligno. Han Shuo entendió completamente lo que la marca del dios maligno quería hacerle. Eso lo hizo aún más agradecido de haber escapado y se volvió más cauto del Cementerio de la Muerte.

En el siguiente momento, Han Shuo recordó lo que dijo la sombra de la figura, “Deja todo y acepta esta fuerza espiritual. ¡Te ayudará a alcanzar el poder de un gran magus!”

Eufórico, Han Shuo cantó un hechizo para invocar a un esqueleto ordinario. Ocho esqueletos guerreros aparecieron inmediatamente en el altar. Sintiendo la fluida circulación de su vasta fuerza mental, Han Shuo se alegró al descubrir que su fuerza mental había hecho un avance impactante.

El mismo hechizo de necromancia significaba que los resultados serían diferentes en función del nivel de la fuerza mental de uno. Hablando generalmente, un hechizo mágico podría dividirse en cinco niveles basados en la fuerza mental de uno.

Tomando el invocar un esqueleto guerrero como ejemplo. Un mago novato aprendiz con una fuerza mental débil solo podría invocar a un esqueleto guerrero. Sin embargo, para los magos oficiales, podrían desencadenar el segundo nivel del hechizo debido a su poderosa fuerza de espíritu, lo que les permitía recurrir a dos esqueletos guerreros.

Han Shuo invocando a ocho esqueletos guerreros significaba que había alcanzado el cuarto nivel del hechizo. Eso fue más que suficiente prueba de su excelente mejora en la fuerza mental. De acuerdo a la explicación en los libros mágicos de necromancia, Han Shuo entendió que uno alcanzaría el cuarto nivel de la invocación de esqueletos guerreros solo cuando su fuerza mental avanzaba hacia el gran magus.

“¡Verdaderamente inesperado! ¡Todo esto era cierto! ¡Avanzar a gran magus de repente! ¡Este Cementerio de la Muerte es extraño, pero verdaderamente milagroso!” Han Shuo estaba sorprendido. No pudo evitar reír de buena gana a pesar de su actual estado frágil.

Luchando por sentarse, los ojos de Han Shuo brillaron intensamente mientras miraba a su alrededor. Vio que ese segundo nivel era la mitad del tamaño del primero. El área circundante estaba vacía, excepto por el altar ovalado en el centro. Ningún objeto estaba almacenado en esa habitación secreta.

El segundo nivel se centró alrededor del altar debajo de Han Shuo, se creó una misteriosa formación mágica para ocupar toda la habitación. No había nada más que eso, aparentemente era un lugar para limpiar el alma y mejorar la fuerza mental.

Han Shuo descansó un rato antes de abandonar el segundo nivel del Cementerio de la Muerte. Se sentó en el centro de la formación mágica, recogiendo lentamente su exhausto yuan mágico y restableciéndolo poco a poco.

Después de unos cinco días, Han Shuo exhaló un suspiro de alivio y murmuró de buen humor, “Aunque el dios maligno invadió mi alma esta vez, en realidad fue bastante útil. ¡No solo mi fuerza mental avanzó al nivel del gran magus de un solo golpe, incluso mi cultivo mágico mostró signos de una gran mejora!”

Han Shuo no tenía prisa por irse. Se quedó en el Cementerio de la Muerte, pasando todo el día y la noche para complacerse en el estudio de la magia de la necromancia. Aunque tenía el poder de un gran magus, todavía necesitaba repasar algunos hechizos de necromancia. Gracias a los recuerdos absorbidos de Clarendon, Han Shuo pudo comenzar oficialmente su preparación para el nivel de archimago, y esos recuerdos jugaron un papel importante.

Han Shuo practicó magia de necromancia en el Cementerio de la Muerte sin descanso ni comida, como si estuviera poseído. Repetidamente lanzo todos los hechizos del nivel de archimago. Practicaba todos los días hasta que su fuerza mental estaba completamente agotada. Luego, su fuerza mental mejoraba ligeramente con la meditación.

Más de diez días después, Han Shuo pudo liberar hábilmente varios hechizos de necromancia de nivel archimago que había obtenido de Clarendon. En cuanto a los dos nuevos hechizos escritos en el libro de “Magia de la Necromancia» que había recogido en el Cementerio de la Muerte, eran difíciles de comprender en un corto período de tiempo. Han Shuo decidió no perder más tiempo y abandonó el Cementerio de la Muerte a través de la matriz de transportación.