Capítulo 261: Noche de locura


Los magos de tierra ordinarios podían usar el poder de la tierra para formar todo tipo de ataques. La magia prohibida del elemento de tierra “Meteorito que Cae” e “Ira de la Tierra” incluso tenían el terrorífico poder de arrasar una ciudad. Sin embargo, a pesar de que los magos de la tierra podían usar el elemento Tierra para realizar todo tipo de ataques, aún no podían utilizar el poder de la tierra como el zombi élite de tierra.

Como el hijo favorito de la tierra, una vez que el zombi élite de tierra pisaba el suelo, podía controlar la energía elemental de la tierra para crear una miríada de cosas mágicas y maravillosas. No le fue difícil usar el poder de la tierra para formar túneles subterráneos.

Cuando apareció un túnel de la nada, Trunks sabía que debía conducir hacia la mina.

Los cuatro poderes del Valle del Sol estaban actualmente encerrados en una intensa batalla para reclamar el control de la mina de plata. Aun así, la aparición de un túnel de ese tipo permitió que Trunks y los otros entraran directamente en la ubicación más interna sin los más mínimos estorbos.

“¡Entendido!” Trunks se echó a reír, antes de soltar un chillido como de águila. Debido al clamor de la batalla que sacudía los cielos dentro del valle, los gritos de Trunks no parecían fuera de lo común.

A través de la vigilancia del demonio yin, Han Shuo pudo ver a Grant y los demás tomar la atención después de oír el grito de Trunks, antes de cuidadosamente moverse de inmediato hacia el interior del valle.

“¡RUGIDO!”

El berserk Laureton aullaba hacia el cielo y arrojaba el hacha hacia el frente, causando una luz penetrante y radiante que rodeo a siete personas de la Hoz Arco Iris. Todas esas personas que estaban envueltas por su luz tenían su cuerpo desgarrado salvajemente en pedazos, la sangre se esparcía sobre Laureton.

“¡Cuidado con Laureton! Si estoy viendo correctamente, lo que está sosteniendo debe ser el arma divina de los Berserkers – Hacha de Batalla Berserker. Laureton ya es un poder que puede volverse loco dos veces más. Las leyendas dicen que un berserker con el Hacha de Batalla Berserker puede usar su poder para entrar de nuevo en el modo de locura”.

“Un berserker que puede volverse loco tres veces es definitivamente más fuerte que un gran maestro de la espada. Creo que será el más difícil de manejar en todo este valle. Incluso Ferguson podría no ser su oponente, así que definitivamente debes tener cuidado con él”, Trunks no pudo evitar recordarle a Han Shuo en el momento en que vio al musculoso Laureton enfurecido, liberando su aterradora aura.

Han Shuo realmente se interesó bastante en intentarlo después de escuchar las palabras de Trunks y dijo suavemente, “Un berserker que puede volverse loco tres veces. ¡Jeje, eso es bastante interesante!”

“También están esos orcos Katar. Ten cuidado de no estar rodeado por ellos. De lo contrario, cuando sus tótems golpeen la tierra, convergerán para crear una terrible onda de choque. Una vez que seas barrido por el impacto, será muy difícil sobrevivir”. Como una vieja mano en el valle, Trunks era bastante claro sobre las diferentes facciones y no pudo evitar recordar a Han Shuo después de ver que la batalla en el valle había comenzado oficialmente.

“No te preocupes, lo tendré en mente. Ten cuidado cuando entres. Haré que el zombi élite de tierra te siga para que, si tus movimientos son expuestos, puedas salir del túnel inmediatamente. Con el zombi élite de tierra bajo tierra, tu seguridad debería estar garantizada”, Han Shuo miró al grupo de personas con entusiasmo mientras la sed de sangre se elevaba gradualmente en lo más profundo de su corazón. Después de decirle eso a Trunks, inmediatamente caminó hacia el interior del valle de una manera fantasmagórica.

Viendo que Han Shuo se había ido, el pequeño esqueleto se acercó al lado del zombi élite de tierra, y le dio unas palmaditas en los hombros, después siguió a Han Shuo como de costumbre.

A los ojos de Gilbert, eso no era nada especial, ya que no era la primera vez que veía comunicarse a los dos seres. Sin embargo, Trunks, enfrentado con esa evidente discordancia de sentido común, exclamó una vez más cuando vio las extrañas acciones del pequeño esqueleto.

“Jefe, ¿qué pasa?” Grant no pudo evitar preguntar después de apresurarse cuando vio la extraña expresión de Trunks. Trunks se quedó mirando el pequeño esqueleto que se alejaba.

“Na-Nada, todos ustedes síganme”. Trunks sonrió con ironía y sacudió su cabeza, después agito la mano hacia Grant antes de bajar al túnel.

El zombi élite de tierra era muy inteligente. En el momento en que vio a Trunks saltar, se adentró en la oscuridad y se adelantó.

¿Qué… qué está pasando? ¿Por qué hay un túnel?” Grant no pudo evitar exclamar con una mueca de sorpresa cuando bajó y vio un túnel interminable.

“No preguntes tanto, ¡date prisa!” Gilbert gritó, luego inmediatamente siguió a Trunks hacia el túnel.

Todos los mercenarios que habían caído estaban extremadamente confundidos, pero una vez que superaron su sorpresa, todos ingresaron al túnel. Después de que todos hubieran entrado, el túnel se cerró milagrosamente sin dejar rastro.

Mientras tanto, el valle estaba en caos. Los más de cien élites de los cuatro poderes significativos del Valle del Sol estaban envueltos en una gran refriega. Cuando Han Shuo se acercó con interés, descubrió que la situación había cambiado de una manera extraña, completamente fuera de sus predicciones.

Originalmente, debido a las acciones del zombi élite de tierra, las otras tres fuerzas se apresuraron hacia la Hoz Arco Iris. De todos ellos, los mercenarios Cairo, con Laureton luchando tan ferozmente como un dios de la guerra, masacrando a la Hoz Arco Iris, no tenían un experto que le igualara. A pesar de que la banda Hoz Arco Iris tenía la ventaja en términos de números, si la casa de Menlo y la tribu orca de Katar también hubieran atacado juntas, la Hoz Arco Iris habría estado en una situación desesperada.

Sin embargo, la situación no fue así. La Casa de Menlo y la tribu orca Katar que se habían precipitado con los mercenarios de Laureton desertaron una vez que se acercaron a la Hoz Arco Iris. Con un rugido explosivo de Adam Menlo y Katar, los expertos de las dos fuerzas comenzaron a atacar a los mercenarios Cairo.

“Wahaha, Laureton, Laureton, nunca hubieras imaginado esto, ¡¿verdad?! El verdadero objetivo de hoy es tu banda mercenaria Cairo. Tu finalmente saliste del Valle del Sol, así que ni siquiera pienses en volver, jaja…” Florida de la Hoz Arco Iris de repente se rio maniáticamente. Mientras flotaba en el aire, su fuerte voz resonó en cada esquina del valle.

“Los tiempos han cambiado. Los mercenarios Cairo han controlado el Valle del Sol por mucho tiempo. Sin importar qué, tienes que moverte un poco”, Adam Menlo, el maestro de la Casa de Menlo, también sonó con una voz siniestra mientras volaba hacia Laureton en su Roc de Alas Doradas.

Las circunstancias habían cambiado de una manera sorprendente. Parecía que la Hoz Arco Iris, Adam Menlo y la tribu orca habían llegado a un acuerdo. El intenso argumento de antemano era solo una forma de cubrir el hecho de que esas tres fuerzas ya habían fijado en secreto su objetivo en la banda mercenaria Cairo de Laureton.

Los que acompañaban a Laureton eran los berserkers de mayor élite en la banda mercenaria Cairo. De los cincuenta y tantos, había veinte berserkers que tenían la capacidad de volverse locos una vez y cuatro de ellos, incluido Harris, tenían la capacidad de volverse locos dos veces. Agregado a eso la presencia de los cuatro archimagos y tres maestros de la espada que habían reclutado a lo largo de los años, significaba que la mayoría de las personas más fuertes de los mercenarios Cairo estaban todos allí.

Sin embargo, cuando se enfrentaron a la súbita defección de la Casa Menlo y la tribu orca, seis berserkers en el anillo exterior fueron inmediatamente asesinados por los expertos de las dos fuerzas en un abrir de ojos.

En el lado de Florida, su abuelo Ferguson, ya había descendido de los cielos y observaba los cambios en el valle con una fría mirada. No se unió al ataque sobre Laureton.

“¡Rugido!”

Laureton aullaba mientras el Hacha de Guerra Berserker atacaba sin un patrón en su mano. Mientras tanto, una poderosa aura se extendió cuando el Hacha de Batalla Berserker hizo que aparecieran cortinas de luz y todos los que fueron barridos por la luz fueron destrozados en pedazos.

“¡Síganme para salir!” Los gritos de Laureton resonaron en todo el valle. Todas las personas de la banda mercenaria Cairo cambiaron de repente direcciones y se precipitaron hacia la Casa de Menlo que cargaban hacia ellos.

Adam Menlo, agitó la lanza dorada en sus manos sobre su roc, hizo que el aire gritara con su lanza. Cuando el Roc de Alas Doradas agitó sus alas, se formaron tornados en el aire y se arrastraron hacia la gente de la banda mercenaria Cairo.

Un mago de fuego de la Casa de Menlo lanzó tres serpientes de fuego que tenían cinco metros de largo. Estas se extendieron como si estuvieran vivas, uno hacia Laureton, mientras que las otros dos se deslizaron para flanquear al Grupo de Mercenarios Cairo en una formación como de cono. Las tiernas plantas verdes en las que se habían deslizado rápidamente se convirtieron en cenizas.

“¡Adam, viejo pedazo de mierda! ¡Si quieres morir con tanta urgencia, te enviaré en tu camino!” Laureton rugió de ira y saltó en el aire. El Hacha de Batalla Berserker lanzó una cortina de luz, haciendo que la serpiente de fuego de cinco metros de largo cayera del cielo en chispas antes de que siquiera lograra acercarse a su cuerpo.

La luz plateada explotó desde el Hacha de Batalla Berserker como bandas de satén. Salió como una cascada al dispararse directamente hacia Adam Menlo y su gran Roc de Alas Doradas.

¡Ding!

La lanza dorada de Adam Menlo se conectó directamente con el Hacha de Batalla Berserker, haciendo que la figura asaltante de Laureton temblara y cayera del cielo en medio de las tropas de la Casa de Menlo. Adam Menlo gruñó, luego rápidamente instó al roc a volar más alto, como si tuviera miedo del arrebatado Laureton.

Mientras Laureton aullaba de ira, hizo su movimiento una vez más. El hecho de que hubiera aterrizado justo en medio de la Casa de Menlo también hizo las cosas más convenientes. Antes de que el archimago que había lanzado las “Serpientes Bailarinas de Fuego” pudiera reaccionar, fue dividido en dos por un solo corte del hacha de batalla, derramando su sangre y tripas por todo el suelo.

El poder salvaje de Laureton parecía haber encontrado una salida después de aterrizar en medio de las tropas de Adam Menlo. Al instante causó la brutal muerte de varias personas, pero los expertos de la Casa de Menlo habían logrado reaccionar y ahora todos apuntaban a Laureton con sus espadones, lanzas y arcos. Todo tipo de ataques lo invadieron antes de que Laureton pudiera causar más daño.

Ding clang dong.

El Hacha de Batalla Berserker bailaba furiosamente en el agarre de Laureton mientras bloqueaba la mayoría de los ataques. Sin embargo, varias flechas aún penetraban en sus defensas, y le perforaron los hombros y la espalda. Una lanza también apareció desde un ángulo extraño y talló una herida fina y larga debajo de su brazo, donde la sangre broto con locura.

Pese a ello, el loco Laureton no sintió dolor en absoluto. Además, las defensas de su cuerpo también eran aterradoras. A pesar de que todas las flechas y los largos arcos habían llevado suficiente potencia e impulso que atravesarían el cuerpo de una persona normal, solo lograron rasguñar la piel de Laureton. Independientemente de la flecha o la lanza, los misiles solo penetraron en la profundidad de un clavo en los músculos de Laureton.

“Mientras matemos a Laureton, yo, Florida, juro alejarme de la pelea. ¡No dejen que salga vivo!” Florida se elevó en el aire mientras el exquisito bastón en su mano brillaba continuamente, enviando exquisitas cuchillas de Cortes de Espada Radiante y pulsaciones hacia la gente de la banda mercenaria Cairo.

“¡Aooooo!”

El caudillo orco, Katar, aullaba y guiaba a un grupo de orcos, potenciados por varios hechizos chamánicos, cargo hacia los mercenarios Cairo. Aunque esos orcos eran los menos numerosos, parecían inmunes a la mayoría de los ataques mágicos. Aparte de hacer que su piel se volviera más roja, los hechizos de agua y fuego lanzados por los archimagos Cairo no servían de nada.

Un poder salvaje impactó el suelo, causando que uno de los archimagos fuera asaltado por un gran temblor. Incluso su bestia mágica de rango tres, la Pitón Venenosa de Agua Profunda, también fue golpeada. Su montura murió instantáneamente, mientras que el archimago sangraba de todos los orificios. Utilizó frenéticamente un hechizo de levitación para volar al cielo.

Desde que esa pelea había incluido a todos los verdaderos expertos en los cuatro grandes poderes del Valle del Sol, la densa aura asesina debido a su odio y amargura fue atraída por un poder cuando murieron, lo que hizo que se reunieran detrás de una enorme roca.

Han Shuo, que había estado mirando con entusiasmo detrás de la roca, tenía los ojos inyectados en sangre en ese momento mientras oleadas de una aura maligna rojo sangre envolvían su cuerpo. A medida que más y más expertos murieron, la terrorífica aura alrededor del cuerpo de Han Shuo se volvía cada vez más densa.

“¡¡Awoooooo!!”

Un aullido loco y lejano resonó desde lejos, causando que una enorme roca, del tamaño de una casa, se rompiera de repente y sus trozos volaran por todas partes.

El aura malvada alrededor de Han Shuo se condensó en una extraña ola de sangre mientras sus ojos carmesíes miraban furiosamente hacia adelante. El aura terrorífica de su cuerpo se extendió rápidamente, y todas las miradas se dirigieron a Han Shuo mientras todas las potencias en el valle sentían esa aura malvada y furiosa.

Han Shuo se convirtió rápidamente en un rayo de luz sangrienta y se disparó contra las filas de la banda mercenaria Hoz Arco Iris como un demonio sediento de sangre. Un solo golpe envió a volar a tres grandes maestros de la espada de la Hoz Arco Iris, mientras la sangre que arrojaban se condensaba en plasma.

“¡Es él, es él, mantelo!” El odio de Florida por Han Shuo estaba profundamente arraigado en sus huesos. A pesar de que la apariencia de Han Shuo era muy diferente de lo habitual en ese momento, aún podía reconocerlo con una sola mirada, lo que le hizo gritar furiosamente.

Sin embargo, por una razón desconocida, Florida, que debería haber sido el primero en hacer un movimiento, de pronto sintió un profundo terror en su corazón. Aunque gritó en voz alta sobre matar a Han Shuo, subconscientemente retrocedió.

¡Era obvio, más allá de toda duda, que tenía miedo!