Capítulo 260: Agregando combustible a las llamas


“Esta mina de mithril está dentro de la propiedad de la banda mercenaria Hoz Arco Iris. Ahora pertenece a nuestra Iglesia de la Luz. ¡Todos ustedes, por favor, váyanse!” El gran magus Ferguson flotaba en el aire. Vestido con una brillante túnica mágica blanca, era deslumbrantemente brillante, tanto que él y el bastón mágico que tenía en la mano izquierda brillaban. Él emitió un rumbo inviolable y sagrado.

Todos los elementos mágicos de luz en el valle convergieron hacia su bastón mágico desde todas las direcciones. La presencia de Ferguson se hacía cada vez más y más fuerte. Una brillante cortina de luz estalló en el bastón mágico que tenía en la mano, iluminando el valle sin luna.

Un pequeño río fluía silenciosamente por el centro de ese valle, de unos pocos centímetros de ancho. Rocas de formas extrañas salpicaban las orillas. El muro de la montaña estaba cubierto de una alfombra verde y espesa de enredaderas en forma de hiedras.

Las cuatro grandes potencias del Valle del Sol, la banda mercenaria Cairo, la banda mercenaria Hoz Arco Iris, la Casa de Menlo y la tribu orca Katar, se habían reunido allí. Habían dividido el valle en cuatro secciones con el fin de ocuparlo. Además, una docena de fuerzas más pequeñas se dispersaron en grupos aquí y allá. Llevados por la codicia, todos habían ido allí.

Han Shuo originalmente había querido ocultar su rastro. Tan pronto como escuchó el estruendo ruidoso, liberó a los tres demonios yin para circular y explorar el valle. Después de obtener una comprensión clara de la situación a través de los demonios yin, él sabía que ese era un momento clave en el valle, ya que todas las fuerzas ya no se escondían en secreto.

“Vamos. Nadie nos notará mientras tengamos un poco de cuidado”. Han Shuo alzó ligeramente la voz, guiando a Gilbert y a Trunks. Los tres se deslizaron cautelosamente a través de varias fuerzas hacia una esquina remota del valle antes de esconderse detrás de una gran roca.

“Señor Ferguson, la persona que descubrió la mina de plata era un comerciante de nuestra casa Menlo. Por lo tanto, la mina naturalmente nos pertenece a nosotros”. Adam Menlo, jefe de la Casa de Menlo, dijo secamente, con el rostro pesado mientras fulminaba con la mirada a Ferguson.

Adam Menlo era un viejo flaco que se rumoreaba que era un jinete cielo. Estaba montado en la criatura mágica de súper rango el Roc de Alas Doradas, sosteniendo una lanza dorada en la mano. Parecía muy heroico.

Decenas de expertos de la Casa de Menlo estaban detrás de él. El grupo entero estaba montado en criaturas mágicas exóticas y extrañas, sosteniendo con las manos armas superiores o artefactos mágicos. Todos miraron fijamente a Ferguson de una manera antipática.

“Ferguson, no es el turno de tu Iglesia de la Luz para ser arrogante en este Valle del Sol. Nuestra banda mercenaria Cairo es el verdadero maestro de este lugar, todo aquí nos pertenece”. El calvo y robusto Laureton bramó en una profunda voz como campana. Una gran hacha de batalla completó su conjunto.

Esa hacha de batalla no mostraba ninguna reflexión bajo la magia de luz, como si contuviera una fuerza misteriosa dentro. De un vistazo, el mango parecía oxidado por todas partes, como si hubiera pasado muchos años de vida.

Del mismo modo, los mercenarios de élite de la banda mercenaria Cairo estaban detrás de Laureton. Evidentemente, también estaba decidido a tomar el control de esa mina de mithril. El jefe de la tribu orca Katar estaba de pie al otro lado. Tenía aproximadamente dos metros y medio de altura y llevaba un enorme tótem en el hombro. Los guerreros de la tribu que estaban detrás de él eran todos similares en forma y armamento.

“¡Parece que esta batalla es inevitable!” Han Shuo curvó sus labios en una sonrisa malvada mientras le decía a Trunks, mirando a los cuatro grandes poderes que tenían su charla en la parte central del valle.

“Mm, pero, ¿por qué las bandas de bandidos de Janet y del Carnicero no están aquí?” Trunks primero asintió con la cabeza y luego preguntó algo con sospecha, “Hablando lógicamente, deberían haber recibido el mensaje. No esperaba que ni siquiera llegaran por un pedazo del pastel”.

“Ellos en realidad ya han venido. Simplemente se esconden como nosotros. Heh heh, estos bandidos no se atrevían a exponerse, así que acabaron por esconderse”. Han Shuo apuntó en dirección al jefe de la tribu orca Katar y dijo, “Hay una gran roca en el valle de la montaña detrás de ellos, los bandidos del Carnicero se esconden allí”.

“Por allá, dentro de la hiedra a un li detrás de la Casa de Menlo está la pandilla de Janet. Sin embargo, no deberíamos ir a cazarla por el momento. Veamos primero la situación antes de decidir”.

“Entendido”. Trunks respondió.

Dado que el valle tenía un tamaño limitado, los grupos allí solo habían traído una parte de sus fuerzas de élite. El número de personas de cada facción no era demasiado grande. Todos los poderes a la luz y la oscuridad se habían reunido allí con la intención de tomar la mina. La situación era un estancamiento precario en cada rincón y dirección del valle. En ese momento, nadie se atrevió a moverse. Incluso Laureton no se atrevió a actuar primero, tratando de evitar la inevitabilidad de convertirse en un blanco para las otras fuerzas.

Después de pelear unos con otros por un tiempo, los cuatro grandes poderes aún estaban atrapados en una batalla de miradas y maldiciones. Incluso los lacayos solo movieron sus armas como amenaza. No habían comenzado oficialmente la pelea. Obviamente, todavía tenían cierta aprensión entre ellos.

“Estas personas son muy problemáticas. ¿Por qué no pueden hacer un movimiento? Ya estoy cansado de verlos”. Gilbert observó por un momento, pero el grupo seguía discutiendo sin parar. No pudo evitar quejarse.

“¿Dónde está la mina? Les daré una patada para que comiencen”. Han Shuo pensó un momento, después miró a Trunks y pregunto.

“Hay una cueva subterránea escondida allá en ese sobre crecimiento. Se rumorea que puedes encontrar plata en el interior, e incluso una cantidad muy pequeña de mithril”. Trunks respondió mientras señalaba el lugar donde estaban las cuatro grandes facciones.

Su corazón se sobresaltó cuando Han Shuo tuvo una idea repentina. Él se rio diabólicamente, “Tengo la forma. ¡Esta vez, debo hacer que Florida sufra continuamente!”

El grupo de Han Shuo vio a Florida al avanzar. Sus heridas habían sido completamente curadas después de medio año de recuperación. Él estaba de muy buen humor cuando estaba detrás de su abuelo Ferguson, y le susurraba algo a Asa.

Asa y Maxine habían tratado de asesinar a Han Shuo durante su último viaje al Valle del Sol. El brazo derecho de Asa había sido cortado al final, y escapó con gran vergüenza. Todavía parecía recuperarse, ya que su rostro estaba pálido, casi anémico. Aunque el brazo cortado había sido reconectado, el espasmo de sus dedos indicó que había algunos efectos secundarios. Su brazo tal vez nunca recuperaría su flexibilidad original.

El pequeño esqueleto y el zombi élite de tierra aparecieron después de un rápido canto de necromancia. Después de ser refinado por la magia demoníaca, el zombi élite de tierra ya no tenía la apariencia original de un guerrero zombi. No se veía muy diferente de un humano.

Al recibir una orden, el zombi élite de tierra se hundió lentamente en el suelo y desapareció ante los ojos incrédulos de Trunks. No hubo cambios en la tierra donde desapareció, como si fuera una gota de agua absorbida por el suelo.

“Eso, ¿qué es eso? ¡¿Él, qué cosa es él?!” Trunks gritó con incredulidad, parecía no poder aceptar la escena que acababa de presenciar.

Apuntando al pequeño esqueleto, Han Shuo sonrió y explico, “Lo mismo que él”.

Al escuchar a Han Shuo mencionarlo, el ojo morado del pequeño esqueleto se iluminó de inmediato y se concentró en Trunks. Arrogantemente agitó su mano derecha, que sujetaba la daga de hueso, aparentemente desdeñoso de la ignorancia de Trunks.

“¡Ya veo, es maravilloso Bryan! ¡Realmente sabes cómo sorprender a la gente!” Trunks exclamó y luego sonrió con ironía mientras decía. “¡No es de extrañar que tanto Ferguson como Edwin te estén buscando!”

“Este es el territorio de la banda mercenaria Hoz Arco Iris. Te atreviste a irrumpir en este lugar y codiciar la mina de plata. ¡Realmente piensas muy poco de nosotros!” Florida gritó al otro lado con intención asesina mientras miraba fríamente a Laureton.

Entre las tropas que invadían el valle en esa ocasión, la banda mercenaria Hoz Arco Iris había traído la mayor cantidad de personas. Además, con la presencia de su abuelo Ferguson y la Iglesia de la Luz, Florida sintió que su lado era el más poderoso. Su actitud naturalmente se volvió cada vez más autoritaria.

“Florida, ¿crees que el Valle del Sol es tu hogar solo porque tienes a tu abuelo respaldándote?” Laureton resopló fríamente mientras se burlaba de Florida.

Repentinamente, el zombi élite de tierra apareció bajo los espesos matorrales de las vides de hiedra. Sus manos sostenían una enorme roca plateada y con entusiasmo corrió hacia Florida, arrojando la gran roca a este último bajo los ojos de observación de la multitud.

“¡Muy bien, maldito seas! Florida, ¡tu gente explota descaradamente la mina y simplemente ignora nuestra presencia!” Viendo la situación, el jefe de la Casa de Menlo, Adam Menlo, maldijo de inmediato. Montó el Roc de Alas Doradas de súper rango y corrió directamente hacia Florida.

El Roc de Alas Doradas tenía una docena de metros de largo. Su par de alas doradas se desplegó por completo y cubrió la luna que acababa de levantarse en el cielo nocturno. Un grito agudo resonó cuando las enormes alas lanzaron enormes ráfagas girando por el valle mientras se agitaban. Los vientos frenéticos azotaron ferozmente a los mercenarios de la Hoz Arco Iris en el lado de Florida, haciendo que sus mangas revolotearan locamente. Sus cuerpos se balancearon mientras luchaban para mantenerse erguidos.

Cuando la lanza dorada se elevó, emitió una espesa intención asesina. Adam Menlo estuvo a la vanguardia mientras cargaba contra la banda de mercenarios Hoz Arco Iris. Los hombres de la Casa de Menlo montaban todo tipo de criaturas mágicas exóticas mientras gritaban y seguían desde atrás.

“¡Tu Iglesia de la Luz nunca tendrá la oportunidad de ser arrogante y dominante en el Valle del Sol! Hermanos, ¡háganle saber quién es el más fuerte en el Valle del Sol!” Laureton de repente rugió al cielo, arrancando sus ropas. Un aura aterradora explotó fuera de su cuerpo y su cabeza calva brilló lustrosamente.

Cuando su cuerpo se hundió en un estado de locura, Laureton dio rienda suelta a su violencia. Llevó la enorme hacha de batalla y fue el primero en salir corriendo, liderando la carga. El hacha de batalla barrió ferozmente ante él mientras las rocas explotaron ante su aterrador impulso.

Siguiendo su carga, un grupo de mercenarios Cairo también se volvió loco. Rugieron y aullaron en voz alta mientras corrían hacia los mercenarios de la Hoz Arco Iris como un grupo de toros enfurecidos.

Al mismo tiempo, el jefe de la tribu orca de Katar aullaba algunas frases en el lenguaje orco, golpeando ferozmente su enorme tótem contra el suelo. El suelo se sacudió violentamente inmediatamente antes de que el tótem causara un gran pozo.

Varios chamanes orcos también chapoteaban locamente detrás de él. Luces coloridas cayeron una a una sobre los cuerpos de docenas de orcos detrás de Katar. Después de haber sido bendecidos por el cántico, sus músculos se volvieron tan duros como el granito. Juntos, levantaron sus brillantes tótems y avanzaron a un ritmo extraño, aullando mientras corrían hacia Florida.

“¿Quién eres tú? ¡¿Quieres matarnos a todos?!” Florida rugió con furia contra el zombi élite de tierra, su rabia alcanzo su punto máximo. Rápidamente cantó un hechizo, queriendo matar al zombi élite de tierra antes de cualquier cosa.

Fue una lástima que el zombi élite de tierra se hundiera rápidamente en el suelo y ya hubiera desaparecido sin dejar rastro antes de que él siquiera completara el hechizo. Florida eventualmente reunió una espada de luz para lidiar con Laureton, quien estaba cargando locamente hacia él.

Una vez que los berserkers y los orcos se volvieron locos, Florida sabía demasiado bien lo difícil que sería detenerlos. Entendió que esta batalla era inevitable. Por otro lado, él tenía la intención total de matar a Laureton para comenzar. Sería ejecutado sin piedad si no encontraba la manera de detenerlo.

Él se rio salvajemente mientras disparaba una espada de luz hacia el frente. El ataque apenas alcanzó a Laureton antes de que se rompiera en fragmentos. El impulso del berserker calvo era imparable mientras corría a toda velocidad hacia Florida. Rocas fueron enviadas volando mientras el hacha de batalla en su mano emitía una presencia que podía desintegrar montañas y girar los mares.

“¡Formidable, verdaderamente son expertos! ¡Esta batalla es realmente interesante!” Han Shuo rio en voz alta y dijo tranquilamente mientras miraba a los otros tres grandes poderes atacando a la banda mercenaria Hoz Arco Iris.

“Honorable maestro, ¿qué hacemos ahora?” Gilbert no pudo evitar preguntar con entusiasmo cuando vio la escena caótica que tenía ante él.

“Trunks, envía la señal y haz que vengan nuestros hermanos. Estas personas que quieren pelear, dejémoslos pelear. Ustedes chicos irán a cosechar la mina, me mantendré vigilando aquí”. Han Shuo apresuradamente le dijo a Trunks cuando vio el espectáculo de caos extremo en el valle.

“¡Pero la entrada de la mina está justo donde pelean! Ya que han bloqueado el lugar, quien intente entrar se encontrará con un mal destino. ¡Esa no es una buena idea!” Trunks sonrió con ironía y no soltó de inmediato la señal.

“Heh heh, ¡el túnel secreto está preparado! Con el zombi élite de tierra aquí, no tendremos que ir por ese camino”. Han Shuo rio suavemente. Tan pronto como terminó esas palabras, apareció un túnel debajo de la roca donde se escondían. El zombi élite de tierra se paró en el medio del túnel y agitó su mano, haciéndole señas con una amplia sonrisa.