GDK – Capítulo 242

5

Capítulo 242: Alma Asesina


“¿Cómo es esto posible? Si no eres una existencia semidiós, ¿cómo no te ves afectado por las restricciones del lugar prohibido y sigues volando?» El cíclope lo encontró difícil de creer. Tenía una expresión de incredulidad en su rostro, tal vez temeroso de que la esperanza que había puesto en Han Shuo desapareciera.

Han Shuo cantó el hechizo de necromancia más básico, el hechizo de invocación de esqueletos que nunca fallaba al lanzarlo. Esa vez no hubo efecto. No se formaron anomalías en el espacio oscuro, ¡el hechizo de necromancia había fracasado!

¡Ese fue en efecto el caso! Han Shuo estaba sorprendió y entendió que el cíclope no estaba mintiendo. Parecía que no se podía usar ninguna habilidad mágica en ese lugar prohibido.

“¡Espera un momento!” Han Shuo llamó suavemente hacia el cíclope y el dragón dorado, y voló directamente hacia arriba en la neblina negra que giraba.

Sin embargo, de la misma manera que Han Shuo sentía que estaba a punto de abandonar el espacio de la neblina negra, una onda casi infinita de extraña energía bloqueó el cielo como una roca de un billón de toneladas. Han Shuo cargó furiosamente en ella, haciendo que su cuerpo entero sufriera de dolor, pero no importaba lo que hiciera, no podía romper la cubierta de la neblina negra y dejar ese extraño espacio.

Ya no había necesidad de intentarlo. Han Shuo entendió que esa área con un radio de 2,5 kilómetros había sido completamente contenida por ese extraño poder, al igual que el cementerio de la muerte. Era imposible salir sin abrir la barrera.

Han Shuo aterrizó abatido, frotando su cabeza zumbante. Cuando miró al sorprendido cíclope y al dragón dorado frente a él, Han Shuo extendió las manos y se disculpó, “todo el lugar prohibido está verdaderamente encerrado dentro de una barrera, lo mismo que el cielo cubierto por la neblina negra. ¡Creo que si no hay una manera especial, no necesitamos pensar en dejar el lugar prohibido!

El cíclope y el dragón dorado comenzaban a creer que Han Shuo no era la existencia semidiós que ellos pensaban. Al enfrentarse a la amenaza de la muerte, y sus esperanzas extinguidas, los dos seres poderosos perdieron el interés incluso en por qué Han Shuo podía volar. Empezaron a suspirar continuamente en desesperación.

Viendo que los dos seres poderosos no sólo habían perdido interés en su capacidad de volar, sino también el deseo de atacar a Gilbert, Han Shuo fue capaz de comprender las profundidades de su total desesperación.

“Gran maestro, ¿qué debemos hacer? No quiero quedarme en este maldito lugar. ¡Vamos al colorido mundo exterior para continuar mi leyenda incompleta!” Gilbert estaba muy ansioso cuando empezó a lamentarse.

Ningún ser había dejado el lugar prohibido en quinientos años, ni siquiera bestias mágicas de súper rango con vidas extremadamente largas. Sin embargo, después de Han Shuo había entrado en esa área, sólo había sentido la frialdad de la muerte sin un toque de vida. Eso significaba que aquellas bestias mágicas de alto rango con vidas extremadamente largas debían haber muerto allí.

Mientras miraba hacia el cielo, Han Shuo notó que la negra niebla que giraba alrededor de toda la región se había ido volviendo más densa posiblemente debido a su fuerte impacto. Había un aura peligrosa y asesina que flotaba en el aire húmedo.

“¡No creo que podamos morir de edad avanzada aquí, incluso si queremos!” Han Shuo murmuró mientras sentía que el entorno cambiaba. Repentinamente grito. “¡Tengan cuidado, peligro!”

Justo cuando él se quejaba de todo, Gilbert repentinamente sintió el cambio aterrador en sus alrededores, junto con el cíclope y el dragón dorado. Eso hizo que sus instintos de supervivencia comenzaran a golpear inmediatamente mientras miraban nerviosamente su entorno, listos para reaccionar en cualquier momento.

Remolinos de inseparable neblina negra se movían en el cielo, los ocasionales destellos verdes de luz se mezclaban con ellos revelando un malvado y terrible poder. A medida que se arrastraba y se estrellaba en contra de los reunidos, les resultó difícil respirar. El poder colosal parecía tan pesado como una montaña de mil millones de toneladas, llevado sobre las espaldas de todos.

Incluso seres enormes como el cíclope y el dragón dorado sólo podían gritar y aullar ante una presión tan aterradora. ¡Sus figuras, habían perdido completamente sus mentes! Gilbert, al igual que los primeros, ya había caído en el suelo como una serpiente coja, incapaz de pararse.

El yuan mágico dentro de Han Shuo circuló furiosamente, creando un espumoso escudo protector negro que cubrió completamente el cuerpo de Han Shuo. Mientras tanto, rayos de relámpagos negros se arremolinaban alrededor del escudo mientras el yuan mágico puro refinaba el escudo una y otra vez, elevando aún más el poder defensivo del escudo.

Al final, el escudo protector alrededor de Han Shuo era tan hermoso como un pedazo de jade de color tinto claro y Han Shuo parecía un fósil viviente sepultado dentro del jade negro, lleno de un encanto demoníaco.

El lugar prohibido había sellado todos los poderes místicos dentro de ese mundo, pero el yuan mágico de otra dimensión no era algo que el lugar prohibido pudiera simplemente extinguir.

Por lo tanto, mientras Han Shuo circulaba furiosamente su yuan mágico para protegerse, en realidad logró resistir la tremenda presión y permanecer de pie.

Cuando la mirada profunda de Han Shuo examinó el cambio en toda la zona, ninguna de las huellas del aura maligna pudo escapar de su detección. Su corazón originalmente ansioso estaba golpeando violentamente, y su respiración una vez calmada se aceleró lentamente.

Han Shuo en realidad sentía una pizca de familiaridad con el extraño poder que encerraba el lugar prohibido. ¡Más, parecía como si ese poder estuviera lleno de un encanto parecido a una droga, para alguien en el reino de la sed de sangre!

Una sensación milagrosa fue transmitida repentinamente por el demonio infante dentro de su cuerpo. El demonio infante era como un monstruo sediento de sangre que finalmente había captado el olor de la sangre fresca. Ya no era capaz de resistir mientras se agolpaba dentro del cuerpo de Han Shuo y lo empujaba hacia adelante, como si estuviera tratando de alcanzar algo.

Una terrible luz verde destelló dentro de la neblina oscura que cubría toda la zona, mientras los remolinos de la niebla comenzaban a converger alrededor de Han Shuo y los otros. Olas de terrible aura maligna se filtraban por los remolinos de humo. Bajo los destellos continuos de la luz verde, la niebla cambió gradualmente de forma, convirtiéndose en un rostro salvaje y horripilante que descendía.

“¡No!” El cíclope soltó un rugido furioso y agitó su enorme pala hacia el rostro aterrador. El dragón dorado también dejó escapar un rugido y giró furiosamente su enorme cola hacia el cielo, hacia el rostro salvaje y demoníaco.

Sin embargo, sus ataques no tenían el menor efecto en el fantasma salvaje. Se reformó sin temor después de que se dispersó, y se lanzó hacia abajo con un chocante ardor.

Todavía dentro de su barrera protectora, Han Shuo repentinamente exclamó, “¡espectros, son espectros!”

Al instante, disipó la barrera protectora que cubría todo su cuerpo mientras los rayos de luz ensangrentada salían de su cuerpo, causando que un aura densa y asesina de repente rodeara su cuerpo.

Al mismo tiempo, un destello de luz índigo salió de su cuerpo. El Filo Cazador de Demonios brillaba con una luz roja purpúrea mientras bailaba alrededor sin cesar por encima de la cabeza de Han Shuo.

Han Shuo tenía una expresión tranquila antes, pero ahora su rostro se había torcido en un rostro salvaje y aterrador. Sus duros dientes blancos estaban desnudos en una sonrisa de diablo, mientras sus ojos brillaban de rojo sangre. El aura asesina alrededor de su cuerpo se extendió y se entrelazó con el Filo Cazador de Demonios por encima de su cabeza. Una luz penetrante y sangrienta explotó desde el hombre y el arma en ese momento.

El aterrador rostro demoníaco chillaba sin ningún sonido. Todos los rostros malvados que se precipitaban hacia el cíclope y el dragón dorado entraron en pánico, y comenzaron a escapar sin la menor vacilación.

Pero ya era demasiado tarde. Con Han Shuo y el Filo Cazador de Demonios como el centro, un enorme remolino se había formado inconscientemente sobre ellos. Estaba flotando en el aire, de alrededor de diez metros de ancho, con un aura asesina arremolinándose dentro. La luz roja sangre destelló adentro mientras que la energía malvada rodó dentro de ella.

Todos los «espectros» que se habían reunido parecían atrapados dentro de una fuerte fuerza de succión generada por el enorme remolino. Todos ellos trataron frenéticamente de escapar, pero ninguno pudo. Bajo la atracción del enorme remolino por encima de la cabeza de Han Shuo, no importaba lo lejos que se escaparan los «espectros», volvían lentamente hacia el remolino.

La presión intensa y aplastante instantáneamente desapareció. Gilbert enderezó la espalda de su posición de serpiente mientras miraba a Han Shuo, observando la enorme conmoción en el aire. Murmuró para sí mismo, «Gran maestro, ¿qué diablos estás haciendo?»

“Pequeño dragón oscuro, ¿qué es exactamente tu amo? ¿Qué está haciendo? ¿Por qué no hay rastro de un aura de pelea o magia que un humano debería tener?» El orgulloso dragón dorado no pudo evitar gritar después de oír el murmullo de Gilbert.

“No importa qué, nuestra situación peligrosa ahora se calmó debido a sus inusuales acciones. ¡De lo contrario, ya habríamos sido asesinados por esos malvados rostros fantasmales!” El cíclope miró a Han Shuo con su ojo. Todavía no podía encontrar ningún rastro de un aura de pelea o magia en el humano después de un tiempo. De acuerdo a su comprensión del mundo, él entendió que Han Shuo en verdad no podía ser una existencia semidiós. Sin embargo, las acciones actuales de Han Shuo habían eliminado ilógicamente la enorme presión que había cubierto toda la zona, haciendo que el cíclope no se atreviera a subestimar a Han Shuo.

Dado que su maestro había mostrado su poder, Gilbert también aprovechó la oportunidad para apoyarse con la influencia prestada. Levantó el cuello en alto y proclamó en voz alta, “Maldición, ¿cómo sabría lo que está pasando? ¡Sin embargo, mi maestro es muy poderoso! De lo contrario, como un poderoso dragón oscuro, ¡cómo podría haberme sometido a sus pies!”

Los dos seres poderosos estaban convencidos de las palabras del dragón oscuro; Las acciones actuales de Han Shuo y la existencia de Gilbert eran prueba suficiente de que Han Shuo era una existencia extremadamente poderosa. Debido a eso, aunque el oscuro dragón había estado hablando tan despectivamente, el dragón dorado y el cíclope lo aceptaron, como si ya se hubieran olvidado de las anteriores acciones malignas del dragón oscuro y no lo atacaron.

Dado que Gilbert tenía un maestro tan poderoso que fue capaz de disipar la tremenda presión que cubría toda la zona a su manera, no estaban dispuestos a atacar al dragón oscuro en ese momento y causar problemas innecesarios para ellos mismos. Si el humano detenía todas sus acciones y esa fuerte presión aparecía una vez más, sólo la muerte esperaba al cíclope y al dragón dorado.

Por lo tanto, los dos enormes seres sólo resoplaban fríamente en respuesta a la burla de Gilbert sin decir nada más. Desde que vieron que el dragón oscuro no sabía nada, los dos no continuaron interrogándolo. Simplemente recuperaron su resistencia en el lado mientras observaban en silencio los cambios en Han Shuo.

El salvaje rostro demoníaco que flotaba en el aire antes ya se había convertido en un lamentable refugiado, ¡un fugitivo lamentable que no podía escapar! Siempre que los «espectros» que habían dejado esa área al principio eran arrastrados por el remolino encima de la cabeza de Han Shuo, no importa lo aterrorizados que estuvieran.

Era como si el aura asesina alrededor de Han Shuo y el remolino de luz sangrienta creado por el Filo Cazador de Demonios tuvieran algún tipo de efecto de restricción hacia los extraños espectros. No había ni uno solo que pudiera escapar al final. Bajo la potente succión del gigantesco torbellino, los salvajes rostros verdes rugían silenciosamente de terror mientras se convertían en rayos de luz verde oscuro y se fundían en el remolino.

El inmenso remolino era como un enorme árbol extraño, los remolinos dentro eran como hojas florecientes, y un camino delgado iba hacia las raíces. Mientras los espectros fueron absorbidos uno por uno, el enorme remolino estaba lleno de energía desgarradora y desenfrenada.

Luces de color rojo sangre, negras y verdes aterradoras lentamente se reunieron en el Filo Cazador de Demonios y Han Shuo a través de las raíces, así como un aura densa y terrible. La piscina se agitaba más y más rápidamente mientras el Filo Cazador de Demonios absorbía una gran cantidad de espectros. Comenzó a brillar intensamente, mostrando lentamente el esplendor de un arma sin igual. Violentos chillidos resonaron continuamente desde el Filo Cazador de Demonios, haciendo que los tres seres enormes se sacudieran y temblaran.

Por otra parte, Han Shuo estaba rodeado en una niebla formada por el aura aterradora, sentado con las piernas cruzadas en el cielo. Detrás de él, la densa aura había formado débilmente un gigante mirando abajo hacia la tierra. El gigante tenía diez metros de altura en el cielo, y tenía una horrible llama mortal. Parecía exactamente lo mismo que el Han Shuo con ojos inyectados de sangre.

Esa asombrosa escena duró un día y una noche antes de que el torbellino gigante por encima de la cabeza de Han Shuo se disipara lentamente. Todos los espectros en el área también desaparecieron junto con el. Incluso la imagen flotante del gigante detrás de Han Shuo, voló lentamente en su cuerpo. Solo el Filo Cazador de Demonios estaba flotando y brillando por encima de la cabeza de Han Shuo.

“RUGIDO….”

Un terrible rugido repentinamente desgarro desde la boca de Han Shuo. Se había sentado con las piernas cruzadas cuando de repente se levantó con los ojos inyectados de sangre. Su figura parecía encarnar el alma de un asesino sin par que acababa de despertar de su sueño subterráneo. Miraba salvajemente al cíclope, al dragón dorado, e incluso a Gilbert, haciéndolos temblar desde lo más profundo de sus corazones.