GDK – Capítulo 238

3

Capítulo 238: Disfraz


Cuanto más se acercaba Han Shuo al lago de fuego, más caliente se volvía la temperatura. Pero como el zombi de cabeza grande no podía soportar el calor, Han Shuo no tuvo más remedio que usar más yuan mágico para activar el Mystical Glacial Spellfire con el fin de bajar la temperatura alrededor de los dos.

Los guerreros zombis estaban acostumbrados a la oscuridad e instintivamente querían evitar el calor abrasador y la luz del sol. Ese zombi de cabeza grande no fue la excepción ya que siguió temblando en las manos de Han Shuo, como si tuviera miedo de ese abrasador lago de fuego.

Sin embargo, no podía moverse en absoluto dentro del abrazo vicioso de Han Shuo. Mientras tanto, dos olas de denso humo blanco se acercaron rápidamente al loto de fuego de las rocas en las murallas de piedra y llegaron a un lado de Marceau en un abrir y cerrar de ojos.

En ese momento, las dos mujeres estaban a sólo a un poco más de tres metros del loto de fuego. Desde que temían que la temperatura fuera más alta de lo que podía soportar la barrera, las dos no se atrevían a acercarse al loto de fuego con tanta rapidez, por temor a que la barrera se abriera por la alta temperatura.

“¿Eh, por qué estás aquí?» Marceau se sorprendió al ver las dos olas de humo blanco acercarse. Aunque no podía ver la apariencia de Han Shuo debido a la densa niebla, fue capaz de reconocerlo por sus acciones.

“¡No puedo soportar la cocción del calor, por favor, déjame entrar en la barrera para descansar un poco!” La ansiosa petición de Han Shuo sonó desde el grueso humo. Cuando el sonido las alcanzó, Han Shuo ya se había detenido junto a la barrera.

La gran magus de fuego Marceau estuvo un poco preocupada después de que él dijo eso. Parecía que le resultaba muy difícil traer a Han Shuo de nuevo a la barrera, así que dudó y debatió.

Han Shuo repentinamente gritó en voz alta en una de las olas de humo junto a Marceau. La ola de humo de repente se hundió directamente hacia el hermoso loto de fuego.

Los gritos sonaron continuamente por el humo que había bajo ellos, sacudiéndolas hasta el núcleo. Eso hizo que las dos mujeres confundidas fueran incapaces de reaccionar.

Aunque Han Shuo estaba emitiendo gritos terribles cubierto por el humo, tenía una expresión tranquila mientras sujetaba al zombi guerrero de cabeza grande y lo metía en el capullo de la flor.

Han Shuo sacó una flecha de sangre de su dedo índice izquierdo, haciendo que aterrizara directamente en la boca del zombi de cabeza grande. Al mismo tiempo, Han Shuo también imprimió un sello oscuro en el cuerpo del zombi. Una llama púrpura saltarina siguió los pensamientos de Han Shuo y cubrió al zombi, mientras que Han Shuo envió rayos de luz mágica oscura que rodearon al soldado de cabeza grande.

Han Shuo formó su esencia de sangre con una forma de loto y la golpeó en la cabeza de zombi de cabeza grade. Era como si hubiera desencadenado algún tipo de prohibición. De repente, veinticuatro rayos de una luz rojo sangre abrasadora se dispararon hacia el loto de fuego de los agujeros en las paredes de piedra.

Los rayos de la energía del elemento del fuego parecían ser acarreados por la densa energía del elemento fuego, llevándolos al loto del fuego en el centro. El hermoso loto de fuego dejó escapar una cegadora y espléndida luz roja que saltó alrededor. Lentamente comenzó a retractarse con una velocidad y un sendero milagroso. Durante eso, el zombi de cabeza grande al que Han Shuo le había ordenado firmemente permanecer en el brote se envolvió poco a poco.

“¡Qué está pasando, qué es esto!” Marceau, tres metros por encima de Han Shuo, no pudo evitar exclamar mientras observaba el misterioso cambio en su entorno y sintió que la energía del elemento fuego se acumulaba furiosamente.

Sin embargo, los lamentables alaridos de Han Shuo cubrieron por completo las exclamaciones de Marceau. No tenía idea de lo que estaba pasando y no tenía ni idea de lo que Han Shuo había encontrado abajo. Ella no se atrevió a bajar los últimos tres metros para ver lo que pasaba por debajo.

Debido a la influencia de la formación, la gruesa energía del elemento fuego en los alrededores fue toda reunida en el loto de fuego en el centro para proporcionar los alimentos para el zombi élite de fuego. Cuando el zombi élite de fuego se formara, el loto del fuego que lo alimentó podía muy bien convertirse en un tesoro que el zombi élite de fuego podría emplear.

Veinticuatro rayos de luz rojo sangre se reunieron alrededor del loto de fuego en el centro de la cueva. La energía del elemento fuego, que rodeaba todo el lugar extremo de fuego durante diez mil años, fue alimentando gradualmente el cuerpo del zombi de cabeza grande a través del loto de fuego. Mientras siguiera absorbiendo la energía pura y entrenando de acuerdo con el sello que Han Shuo había dejado en su mente, el zombi sería capaz de cambiarse continuamente a sí mismo y convertirse en un fuerte zombi élite de fuego.

“RUGIDO…”

Un rugido aterrador de cólera resonó desde lo alto del lago de fuego. Era como si el Señor de las Llamas sintiera el cambio en el reino de fuego y aullara como resultado.

A través de la vigilancia del demonio yin, Han Shuo vio que, a pesar de tener una ligera ventaja incluso contra tres enemigos, el Señor de las Llamas había abandonado su lucha con el dragón dorado, el cíclope y el gigantesco mono plateado. En cambio, movió su enorme cuerpo volcánico y caminó lentamente hacia la grieta más grande del valle.

El loto de fuego alimentado por el lago de fuego era un tesoro del atributo fuego. Había una energía especial en el interior, y el Señor de las Llamas debió haber tenido algún tipo de conexión con el loto de fuego, ya que era el gobernante de ese reino de llamas. Quizás, el loto de fuego ya había sido marcado con su marca, y trataba el loto como su propio tesoro prohibido.

Usando la formación y tocando ese elemento prohibido, incluso dejando una forma de vida viviente dentro la cual absorbía la energía del elemento fuego alrededor de ella, todo eso debió de asustar al Señor de las Llamas, y se precipito a averiguar lo que estaba sucediendo.

En ese momento, los pétalos del loto de fuego ya se habían cerrado en un capullo, y comenzo a hundirse en el lago de fuego. Han Shuo inmediatamente supo que su trabajo estaba completo, y siguió gritando mientras avanzaba lentamente.

El plan de Han Shuo había sido exitoso hasta ahora, pero todavía no podía saber los resultados finales. De acuerdo a las memorias de Chu Cang Lan, Han Shuo sabía que después de que los pétalos del loto de fuego se cerraban fuertemente, era muy difícil abrirlos de nuevo sin un método y momento particular. Sin embargo, no sabía si el Señor de las Llamas tenía una manera de abrir el loto de fuego, ya que era el dueño de ese lago de fuego.

Han Shuo sabía que no había garantía de éxito, pero se había visto obligado a hacerlo. De lo contrario, si perdía esa oportunidad, era desconocido cuando el Señor de las Llamas abandonaría el lugar extremo de fuego, y definitivamente no habría un gran magus de fuego que lo llevara de nuevo a ese extraño espacio.

Por lo tanto, a pesar de no tener el éxito garantizado, Han Shuo necesitaba hacer uso de esa rara oportunidad y plantar al zombi de cabeza grande en el loto de fuego. En cuanto al resultado final, ya sea que el Señor de las Llamas pudiera abrir el loto de fuego o no, si mataría al zombi de cabeza grande o no, nada de eso era algo que Han Shuo pudiera controlar. ¡Correspondió a la voluntad del cielo!

Cuando el cuerpo de Han Shuo flotó hacia arriba lentamente, disipó intencionadamente las llamas púrpuras que protegían sus dos piernas y permitió que la alta temperatura del lago de fuego quemara sus piernas. Los extremos de las piernas de Han Shuo estaban quemados hasta el negro en un instante, sus piernas estaban expuestas a la temperatura abrasadora, y parecían estar carbonizadas en un instante.

“¡Sálvenme!” Un terrible grito lleno de desesperación resonó desde la boca de Han Shuo.

Sin embargo, el rostro de Han Shuo en el denso humo no tenía expresión de dolor en ella. En su lugar, era aterradoramente tranquilo. Era como si el dolor ardiente en sus piernas estuviera sucediéndole a otra persona mientras miraba a las dos personas dentro de la barrera con interés.

La gran magus de fuego Marceau, observó al loto de fuego hundirse lentamente en el lago de fuego con una clara expresión de pesar. Ella no prestó atención a la llamada desde abajo de Han Shuo, y simplemente siguió murmurando, “Mi loto de fuego, mi loto de fuego…” fue la caballero Sophie quien mostró compasión por Han Shuo. Ella resolló pesadamente cuando ella tiró de la esquina de la ropa de Marceau y dijo ansiosamente, “¡ve y sálvalo primero!”

Marceau repentinamente recuperó sus sentidos gracias a las acciones de Sophie. Miró hacia abajo con desaliento, suspiró y luego asintió con la cabeza y empezó a cantar un hechizo.

Una poderosa magia cubrió de repente el cuerpo de Han Shuo. Bajo la guía de la energía elemental de fuego, el cuerpo de Han Shuo fue de repente tirado en la barrera donde Sophie y Marceau se quedaban a través de las chispas de fuego.

Cuando Han Shuo había salido primero, la barrera mágica de tres o cuatro metros había tenido una sección cortada. Ahora que el cuerpo de Han Shuo entro una vez más, la sección cortada no volvió, y así la barrera mágica que Sophie y Marceau ocupaban quedó muy llena debido a la repentina aparición de Han Shuo.

Han Shuo tenía una expresión débil en su pálido rostro en ese momento. Había sido quemado a gran escala desde sus rodillas hasta sus pies. No sólo era aterrador, también había un olor terrible.

Posiblemente debido a su edad, identidad o alguna otra razón, la gran magus de fuego no parecía querer tocar a Han Shuo dentro de los confines de la multitud. Se dirigió a un rincón, haciendo que el colapsado Han Shuo se apoyara en Sophie.

Han Shuo movió con dificultad su cuerpo, luego gritó con un dolor falso, como si quisiera sentarse desde la postura colapsada. Con los brazos presionados contra la barrera invisible, no pudo evitar tocar la pierna de Sophie.

Después de que Han Shuo se marchara, la temperatura dentro de la barrera había permanecido alrededor de cuarenta grados. Sophie todavía estaba cubierta de sudor, haciendo que su cuerpo entero se sintiera incómodo por la humedad de la ropa pegada a su cuerpo. La ropa pegada enfatizaba plenamente sus curvas y su cuerpo tonificado. A través del toque involuntario de Han Shuo, pudo sentir la firmeza del muslo de Sophie, así como el tremendo poder dentro de sus muslos flexibles.

La quemadura en sus dos piernas había sido intencional. Ese nivel de lesión no afectaría la función de sus piernas. Aunque parecía aterradora y le causaba cierto dolor a Han Shuo, no había ningún otro impacto para él.

Por lo tanto, aunque Han Shuo gritó suavemente mientras trataba de sentarse mientras fingía estar sufriendo, no estaba en un estado tan malo como aparentaba. Así, cuando su brazo tocó inevitablemente los muslos rectos y delgados de Sophie, en realidad tuvo el esfuerzo de sobra para calificar la flexibilidad y tersura de su muslo.

Tal vez debido a que la barrera estaba muy llena, Sophie trató ese tipo de toques frívolos como accidentales, y no se molestó. Sus cejas arqueadas se fruncieron ligeramente y en su lugar miró a Han Shuo con un poco de piedad. Ella dijo amablemente, “¡Déjame ayudarte!”

La suave voz de Sophie resonó al lado de la oreja de Han Shuo. Cuando Han Shuo apretó los dientes de dolor, se agachó un poco y usó sus manos de jade para apoyar los hombros de Han Shuo para ayudarlo a levantarse. Luego le ayudó a sentarse con las piernas cruzadas en la barrera.

Debido a lo lleno que estaba la barrera, era inevitable que los dos tuvieran contacto corporal. Cuando arrastró hacia arriba los brazos de Han Shuo, estos se apretaron fuertemente, y Han Shuo incluso «accidentalmente» tocó los llenos y bien redondeados pechos de Sophie con su hombro.

“¡Muchas gracias!” Cuando Sophie ayudó a Han Shuo a sentarse de su posición colapsada, Han Shuo miró a Sophie sinceramente y le dio las gracias de todo corazón.

“¡De nada, es lo que debía hacer!” Las delicadas mejillas de Sophie eran de un rojo brillante debido a la alta temperatura, pero el ojo penetrante Han Shuo observó que las mejillas de Sophie estaban aún más rojas que antes. Ella incluso parecía un poco avergonzada. Parecía que el estrecho contacto entre los dos había hecho que esa chica tan amable se sintiera un poco incómoda.

Han Shuo y Sophie seguían muy cerca hasta ese momento. Aunque Sophie intencionalmente trató de distanciarse, debido a lo lleno de la barrera, la distancia máxima de los dos miembros no era de más de veinte centímetros, haciéndoles oler el aroma de cada uno claramente.

El intenso olor corporal de Han Shuo mezclado con el dulce olor a sudor en el cuerpo de Sophie. Ambos respiraron, ese perfume especial era como una medicina milagrosa que nutría el ansioso corazón de Han Shuo, haciendo que palpitara por alguna razón.

Han Shuo miró profundamente a Sophie. Su mirada era extremadamente intensa, posiblemente debido a las altas temperaturas. Cuando Sophie volvió la cabeza incómodamente, Han Shuo tomó una profunda respiración, después reanudó su expresión normal mientras lanzaba una sonrisa brillante hacia Sophie. A continuación, lentamente, cerró los ojos y comenzó a descansar, sin perder el tiempo para restaurar su yuan mágico.

A través de la vigilancia del demonio yin, Han Shuo vio que las mejillas de Sophie se habían enrojecido, y su expresión parecía poco natural. Sus largas pestañas revoloteaban, y ella miró extrañada a Han Shuo cuando empezó a descansar. No podía saber lo que estaba pensando.

Por otro lado, Marceau no había notado las acciones de Han Shuo y Sophie. Desde que el rugido del Señor de las Llamas se acercaba, Marceau no dio ningún esfuerzo por observar lo que estaba sucediendo a su alrededor. Estaba completamente enfocada en controlar la barrera y la hacía que subiera gradualmente hacia la cima donde el magma estaba saliendo.