Capítulo 232: Dragón lascivo, Serpiente lasciva


Un hedor terrible junto con una poderosa presencia se derrumbó incluso antes de que llegara la hidra.

Han Shuo era incapaz de capturar la figura de la hidra incluso a través de los tres demonios yin. Sin embargo, todavía era capaz de especular su ubicación aproximada debido a los cambios extraños en el viento.

A medida que la hidra volaba, los estanques claros en el área circundante fueron instantáneamente contaminados, convirtiéndolos en cañones que escupían olores desagradables. El suelo húmedo también lentamente se volvió inusualmente seco, revelando un color marrón oscuro. Parecía que los alrededores eran afectados por las habilidades de la hidra.

Han Shuo invoco el Filo Cazador de Demonios, e hizo sus preparativos con Gilbert cuando la hidra se acercó. Planeaba desencadenar un inolvidable golpe en el momento en que la hidra se acercara.

El hedor en el aire fue empeorando más y más. Han Shuo había estado descansando con los ojos cerrados pero se desorientó brevemente cuando inhaló el repugnante aroma. Sin embargo al filtrar el aire con su yuan mágico, su cuerpo volvió rápidamente a la normalidad.

Como un miembro de la tribu del dragón oscuro, el cuerpo físico de Gilbert era poderoso, y capaz de escupir veneno. Además, la resistencia natural del cuerpo de un dragón era lo suficientemente fuerte como para que el fétido gas venenoso no pudiera afectarle.

Repentinamente, la figura en movimiento de la Hidra parecía detenerse junto a un árbol que llegaba hasta los cielos. Las corrientes de viento también se estabilizaron y dejaron de cambiar. La Hidra parecía haber aterrizado allí.

Han Shuo estaba sorprendió. Justo cuando se preguntaba por qué la hidra no se acercaba, cuatro oleadas de líquido marrón oscuro salieron como una fuente hacia el árbol en el que estaban sentados Han Shuo y Gilbert.

Un hedor nocivo instantáneamente llenó el aire. Inusualmente rancio, cuando las bestias mágicas de la zona inhalaban ese hedor pútrido, sus cuerpos se enderezaban y se congelaban abruptamente.

Las bestias mágicas de alto nivel como la Harpía y dos lobos cuchilla de viento escaparon en un pánico después de oler el aire apestoso. Ninguno de ellos se atrevió a quedarse. Claramente sabían del terrible peligro presente en su entorno.

Después de maldecir en voz baja, Han Shuo y Gilbert se movieron instantáneamente. Gilbert saltó y aterrizó en un árbol aún más lejos, mientras que Han Shuo se elevó en un punto de vista alto en el cielo.

Mientras que él voló rápidamente para arriba, Han Shuo tomó la oportunidad de cantar hechizos de necromancia, invocando al pequeño esqueleto y al zombi élite de tierra al mismo tiempo, que se organizaron con un gran trabajo en equipo. El pequeño tomó una posición al lado de Han Shuo, mientras que el zombi élite de tierra se ocultó en la tierra.

Las ramas del árbol en el que Han Shuo y Gilbert permanecieron se estremecieron cuando las cuatro ondas de líquido marrón oscuro salpicaron sobre el. Todas las hojas florecientes se marchitaron casi instantáneamente, y sólo quedó un tronco desecado del árbol que alguna vez fue altísimo. Era como si hubiera experimentado un largo período de sequía.

“¡Hidra, finalmente has aparecido!” Han Shuo rio fríamente en el cielo y lanzó un ataque con el pequeño esqueleto. El cuchillo de hueso y el Filo Cazador de Demonios volaron directamente hacia la hidra oculta.

El rugido de Gilbert también resonó por el lado al mismo tiempo. En forma humana, poco a poco creció en una bola de luz negra, finalmente convirtiéndose en su forma de dragón oscuro. Se precipitó hacia la hidra con sus garras y colmillos y gritó con una voz resonante, “¡Hidra despreciable, vas a pagarlo!”

La hidra oculta claramente no pensaba que Han Shuo y Gilbert pudieran encontrar su rastro. El Filo Cazador de Demonios de Han Shuo y el cuchillo de hueso ya habían conectado con su cuerpo antes de que fuera capaz de reaccionar.

Un agudo grito atravesó el cielo silencioso. Después de haberse herido, el enorme cuerpo de la hidra ya no estaba oculto. Enrollada sobre un árbol que alcanzaba el cielo, estaba completamente expuesta a Han Shuo y Gilbert.

En ese momento, dos de sus largos cuellos estaban goteando sangre, y las otras siete cabezas se estremecieron. Parecía que el árbol en el que se encontraba la hidra era incapaz de soportar sus dolorosos retortijones mientras chocaba con un gran crujido, llevando el cuerpo de la hidra hacia abajo con el al caer.

En ese momento, una grieta enorme apareció repentinamente en el suelo marrón. Se oían gruñidos intensos desde lo profundo de la tierra, como si un peligro aterrador esperara el impacto de la hidra.

Como una bestia mágica de súper rango, la hidra tenía naturalmente la capacidad de volar, pero sólo se retorcía de dolor al caer.

Sin embargo, cuando una de las cabezas de serpiente vio el suelo de abajo, se fracturó en un gran barranco, la hidra se asustó sin pensar. Luchó frenéticamente, deteniendo finalmente su descenso y levantándose de nuevo.

Frente a la amenaza de muerte, parecía que la lucha sin obstáculos de la hidra daba frutos. Sin embargo, el ataque desde el suelo claramente no terminó allí. Justo cuando la hidra se elevó un poco en el aire, notó varios montículos afilados de repente subían desde el suelo y cargaban hacia su cuerpo.

La hidra estaba extremadamente preocupada en ese momento, no había pensado que su emboscada resultaría en que todo lo que ocurría. De acuerdo con su plan, se acercaría silenciosamente a Han Shuo y Gilbert, usaría los vapores del veneno nocivo para derribar al “Caballero Dragón” Han Shuo y después tratar casualmente con el pequeño dragón oscuro que era un rango más bajo.

Pero, Han Shuo, habiendo entrenado extensivamente en el cultivo demoníaco, no cayó por el ataque de sus humos nocivos como lo había planeado en absoluto. Además, la aparición del pequeño esqueleto y del zombi élite de tierra también dio poder a Han Shuo, rompiendo completamente el plan de la hidra.

Las nueve cabezas de serpiente de repente empezaron a temblar mientras sus largos cuellos se bamboleaban continuamente. El impulso de los montículos que el zombi de tierra había creado fue contrarrestado completamente por las corrientes feroces del veneno que las cabezas de serpiente escupieron hacia fuera. Mientras lo hacía, el cuerpo de la hidra aumentaba gradualmente mientras volaba frenéticamente hacia la piscina de la que había salido por primera vez, esquivando los ataques de los montículos restantes del zombi élite de tierra.

Una corriente de magma repentinamente golpeó una de las cabezas de la serpiente, inusualmente deslumbrante dentro de la noche oscura. Con un terrible grito, el gigantesco cuerpo fugitivo de la hidra tropezó. Las bestias mágicas restantes en el área huyeron con miedo mientras que el cuerpo colosal rompió árboles mientras que se estrellaba y caía.

“¡Jajaja, un compañero de segundo rango también tiene que huir!” La voz de Gilbert sonó a través del cielo nocturno mientras llevaba a Han Shuo y al pequeño esqueleto para perseguir rápidamente a la hidra.

La hidra destruyó todos los enormes árboles que bloqueaban su camino mientras huía. De repente, saltó a la piscina de donde había surgido justo en el momento en que Gilbert estaba a punto de ponerse al día.

El agua original de la piscina fue instantáneamente contaminada y muy rápidamente se convirtió en un estanque de suciedad. Cuando la hidra había salido de la piscina anteriormente, la piscina había permanecido clara. Aun así el momento en que entró en esta ocasión, la piscina había cambiado. Eso significó que la hidra era incapaz de controlar su poder, muy probablemente debido al ser herida.

La hidra causó una enorme oleada de actividad en el momento en que entró en el pantano recién formado. El barro salpicado a su alrededor y un mal olor comenzó a extenderse.

“Honorable maestro, déjame esto. Sólo mira desde arriba. ¡También estoy muy familiarizado con este tipo de lugares!” Gilbert se echó a reír en voz alta.

Se había estado escondiendo en un pantano la primera vez en que conoció a Han Shuo, usando sus ventajas naturales para luchar contra los elfos oscuros. Estaba totalmente acostumbrado a luchar y esconderse en ese tipo de lugar. Ahora que la hidra estaba herida, y Han Shuo estaba de guardia arriba, no se preocupaba realmente por la seguridad de Gilbert, particularmente dada su asombrosa resistencia al veneno.

“Muy bien, continúa. ¡Sal o grita si no puedes manejar las cosas!” Han Shuo asintió y aceptó el plan de acción de Gilbert.

Con una risa salvaje, el enorme cuerpo de Gilbert se zambulló en el pantano con un enorme chapoteo. Como una enorme anguila, comenzó a penetrar más dentro en las profundidades.

De repente, una gran conmoción surgió en el fango. Gilbert obviamente había encontrado a la hidra y había entrado en combate. Con el pantano como el epicentro, los temblores sacudieron el suelo, y también a los enormes arboles. Con esa cacofonía, sin importar su tamaño, todas las bestias mágicas abandonaron las proximidades a toda prisa.

Era como si alguien hubiese lanzado un conjunto de bombas encadenadas, mientras grandes columnas de barro, acompañadas de tremendos estallidos, salían de la enorme piscina. Las constantes explosiones obligaron al pantano a formar una aterradora espiral que no podía asentarse.

Ocasionalmente, las cabezas de la hidra o la enorme cola de Gilbert se mostraban por encima de la superficie del pantano. Mirando hacia abajo desde su punto de vista en el cielo, Han Shuo notó que Gilbert y el cuerpo de la hidra estaban entrelazados, rodando continuamente en el fango.

“OOOOOH…”

Repentinamente, el grito extremadamente lujurioso de Gilbert resonó desde dentro del fango.

Entonces, Han Shuo vio algo que lo sorprendió más allá de toda medida. La hidra y Gilbert flotaron lentamente fuera del pantano, sus cuerpos estaban anudados juntos. Pero cuanto más Han Shuo miraba, menos parecía que estaban peleando. Más bien, en realidad parecía que estaban intimando.

La gruesa cola de Gilbert y las agudas garras acariciaban continuamente el cuerpo de la hidra como manos humanas. Mientras tanto, los nueve largos cuellos de la hidra, que alguna vez luchaban ferozmente por escapar del dragón oscuro, comenzaron a envolverse cada vez más cerca del dragón oscuro.

En algún momento desconocido los rayos de luz oscura habían comenzado a rodear a las dos bestias mágicas de súper rango enredadas. Los dos enormes cuerpos se condensaron lentamente y poco a poco se convirtieron en dos personas fangosas, un hombre y una mujer que estaban entrelazados.

¡Además, eran dos humanoides desnudos que se abrazaban fuertemente!