GDK – Capítulo 226

6

Capítulo 226: Violencia


“Honorable maestro, esto no parece su estilo. ¿Cómo es que de repente eres tan indiferente con una belleza?” Gilbert habló, con una expresión de total confusión en su rostro.

“En primer lugar, tengo un uso para la hierba, así que no se la daré a ella. Además, Cecilia lanzo su peso alrededor de mí sólo debido a que su rango es más alto que el mío ese es el tipo de actitud que deja un mal sabor en mi boca, por lo que no obtendrá nada de mí”.

Había oído de Emily que Cecilia era una sacerdotisa y también se había centrado en la farmacéutica. Su talento en el área de la medicina era bastante alto. Aunque ella no tomaba la línea de frente en combate, una sacerdotisa experta y farmacéutica como ella sería de la mayor importancia en tiempos críticos.

Una persona como ella podría permitir a los guerreros y magos el recuperar su energía rápidamente en la batalla, y podría usar algunas magias sacerdotales y medicinas para estabilizar rápidamente las heridas, permitiéndole a los aliados regresar al campo en un corto tiempo.

Han Shuo no se quedó fuera después de abandonar la tienda del viejo orco, regresando a su base de operaciones. Phoebe y Emily estaban bañadas en el escenario del esplendor del sol y estaban sentadas perezosamente en dos grandes sillas en el patio, charlando felizmente sobre algo.

Cuando entró, sus ojos le dispararon. Después del paso de un día de tiempo, las dos chicas tenían expresiones naturales en sus rostros y no tenían la incomodidad de la mañana. Debajo de los rayos del sol de la tarde, sus rostros encantadores estaban teñidos de rojo. Con los ojos llenos de ternura y un rubor en sus mejillas, parecían dos esposas increíblemente lindas esperando el regreso de su marido.

En ese instante, el corazón de Han Shuo estaba cubierto de una cálida satisfacción. Él sentía que ambas mujeres eran tan hermosas, y si pudieran interactuar tan armoniosamente después de que se revelara la verdad, eso sería maravilloso para cualquier hombre.

“¿Qué estás pensando, de pie allí con una sonrisa tonta?» Phoebe sólo parecía amistosa y sumisa al interactuar con Han Shuo, ese tono suave era sólo para él.

“¡No, nada!” Su hermoso deseo sólo podía ser pensado en ese momento. De la personalidad de Phoebe, ella no era del tipo que fácilmente se comprometería. Por lo tanto, Han Shuo mantuvo una expresión natural en su rostro por si la hacía infeliz.

“Bryan, me temo que tendré que salir primero en esta ocasión. Acabo de recibir una misión que necesito coordinar con la hermana menor Cecilia. ¡No puedo quedarme más tiempo en el Valle del Sol!” Emily miró ansiosamente a Han Shuo mientras hablaba en disculpa.

Primero quedo en blanco, y después pensó profundamente. Han Shuo entendió que, como ejecutiva de alto rango del Manto Oscuro, tenía muchas cosas que necesitaba hacer y no podía quedarse en un solo lugar por siempre. Asintiendo, Han Shuo reveló una sonrisa de entendimiento. “Entiendo. No nos conviene quedarnos en el valle a corto plazo, así que también me estoy preparando para irme”.

Mientras Phoebe y Emily miraban sorprendidas, Han Shuo repitió rápidamente el razonamiento que le dijo a Trunks y a los demás, exponiendo sus ganancias y pérdidas. Puesto que su decisión era correcta, ganó rápidamente el acuerdo de Phoebe y Emily.

“Entonces ¿qué debemos hacer después?” Phoebe enfocó sus bellos ojos en el cuerpo de Han Shuo mientras le preguntaba suavemente.

“Al estar a cargo del Gremio de Comerciantes Boozt, no creo que puedas quedarte en el valle tampoco. ¿Por qué no vas a hacer lo tuyo? Me ocuparé de algunos asuntos y luego iré a buscarte en la capital. Trunks tiene suficiente oro por ahora. Creo que con sus habilidades y conexiones, será capaz de construir su fuerza mejor estando en las afueras del Valle del Sol”.

“Muy bien. Parece que necesitaremos separarnos temporalmente por el momento. Aquí, estos son los objetos que necesitabas. El Valle del Sol es un lugar extraordinario. ¡Parece que puedes encontrar lo que quieras mientras seas paciente!” Phoebe sacó un montón de minerales exóticos y algunos metales raros de su anillo espacial y los colocó en el centro del patio, sonriendo hacia Han Shuo.

Esos eran los objetos que Han Shuo quería llevarles a los enanos para forjar armas, y también algunos que él quería mantener para uso personal. Estaba planeando refinar algunos pequeños tesoros en su tiempo libre. Phoebe ya le había dado los materiales para refinar a los zombis élite de madera y agua anteriormente.

Ahora que todos los materiales para el zombi élite de madera fueron recolectados, era el momento perfecto para que Han Shuo se dirigiera al terreno sagrado de los trols del bosque y comenzara a refinar al zombi élite de madera en el lugar extremo de madera, con el objetivo de formarlo lo más rápido posible.

“Oh cierto, Trunks. Vigila a Odysseus y los otros. No se cuánto tiempo tendrán que considerar. Creo que con tu familiaridad del valle, serás capaz de ponerse en contacto con ellos en cualquier momento. Ya les he explicado la situación. Depende de ellos si quieren unirse a los Destructores del Alma o no”. Han Shuo le dijo a Trunks después de pensar un poco.

“No te preocupes, sé qué hacer, El Valle del Sol y el Bosque Oscuro no están demasiado lejos. Creo que no será demasiado difícil para los dos de permanecer en contacto”. Trunks sonrió ligeramente.

Han Shuo y Trunks ya habían decidido un punto de contacto entre los dos lugares en su camino de regreso. Han Shuo no le habló del cementerio de la muerte, pero le dio un marcador para la cascada donde a menudo se entrenaba.

El grupo de cinco discutió a fondo los detalles nuevamente. Han Shuo y algunos saldrían bajo la cubierta de la noche. Gracias a Gilbert, no tendrían que salir por la entrada y podrían escaparse sin hacer ruido. Solo Emily se quedaría atrás por otro día, ya que necesitaba irse con Cecilia. Ella también podría darle a Laureton una actualización.

Los cuatro se separaron inmediatamente después de dejar el Valle del Sol. De acuerdo a las instrucciones de Han Shuo, Gilbert voló con Phoebe a la ciudad de Zajoski, ayudándole a utilizar la matriz de transporte allí para regresar a la capital del Imperio con seguridad y luego regresaria para reunirse con Han Shuo en el cementerio de la muerte.

Trunks se despidió de Han Shuo y se trasladó a las profundidades del bosque, desapareciendo sin dejar rastro en un abrir y cerrar de ojos.

Han Shuo caminó tranquilamente en dirección al Bosque Oscuro después de separarse de su grupo, ni siquiera empleando el Arte de Los Nueve Cielos Demoníacos.

Estaba planeando deliberadamente revelar su movimiento en esa ocasión para poder atraer la atención de Ferguson, para que éste no siguiera persiguiendo a Trunks por no saber que Han Shuo se había retirado.

Su expresión era sencilla y despreocupada en el camino que salía del Valle del Sol. Viajaba a pie, sin corceles, y parecía totalmente inconsciente de que se había convertido en un objetivo bajo la luz de la luna pura cayendo suavemente del cielo nocturno.

Los cuatro grandes poderes en el Valle del Sol patrullan por todas partes en momentos críticos para evitar que ocurrieran accidentes. Cuando Han Shuo tomó la iniciativa de exponerse a sí mismo, todo pareció caer en su lugar. Mediante el uso de la vigilancia de los tres demonios yin, fácilmente encontró varios grupos de personas arrastrándolo.

Cuando uno de los perseguidores parecía ansioso y fue rápidamente con sus compañeros, corriendo hacia la ubicación de la Hoz Arco Iris, Han Shuo entendió que llegarían muy rápidamente. Además, Ferguson de la Iglesia de la Luz también estaba garantizado que dejaría todo de lado para tratar con Han Shuo. Después de todo, él era una “amenaza latente» más peligrosa. Con los tres demonios yin a su lado para su vigilancia, el pequeño esqueleto y el zombi élite de tierra como respaldo, y estando en el reino de la sed de sangre, Han Shuo estaba seguro de que podía escapar tranquilamente de cualquier cerco con su Arte extremadamente rápido de los Nueve Cielos Demoníacos.

Por lo tanto, Han Shuo actuó muy casualmente todo el tiempo. Caminó serenamente hacia la dirección del Bosque Oscuro, esperando a que el grupo de Ferguson se diera prisa. Luego se alejaría del Valle del Sol durante su persecución para que entendieran que estaba saliendo del valle.

En las profundidades del invierno helado, la nieve acumulada sobre las montañas revelaba un mundo helado, envuelto en plata bajo la brillante luz de la luna. No parecía demasiado oscuro incluso por la noche, ya que el reflejo de la luna y la nieve hizo que el mundo blanco plateado apareciera tan silencioso y hermoso.

Bajo la luz de la luna, la solitaria figura de Han Shuo proyectaba una larga sombra sobre el suelo cubierto por la blanca nieve plateada. Incluso algunos de los mercaderes más codiciosos no estaban dispuestos a salir en una noche tan fría. Así, incluso en los caminos más concurridos, no encontró una sola caravana mercante.

Después de abandonar el camino principal, Han Shuo continuó hacia las vastas Montañas Kerlan. Después de haber caminado durante más de una hora y haber llegado a un bosque bastante denso que era aún más remoto, Han Shuo descubrió, a través de un demonio yin, una pequeña caravana mercante que estaba siendo furiosamente destruida por crueles bandidos. No había tantos bandidos, sólo una docena, pero cada uno de ellos era más que vicioso. Gritaban salvajemente, ignorando por completo las súplicas de los mercaderes y matando a los hombres con burlas mientras robaban los carruajes. Varias mujeres jóvenes fueron desnudadas completamente, y los gritos desamparados se lamentaron mientras eran presionadas con fuerza sobre los árboles al lado de los carruajes mientras eran violadas. Oír sus gritos hacía sentir que el corazón sangraba.

Había varios hombres musculosos que parecían mercenarios en el suelo alrededor de los carruajes del grupo mercante. Habían sido decapitados y su sangre ya se había secado, agrietando el suelo con un color rojo oscuro. Parecía que eran los guardias muertos en la primera ola.

Estaba claro que el pequeño grupo mercantil se había arriesgado a viajar durante toda la noche, pensando que los bandidos no los notarían en la oscuridad de la noche de invierno mientras tomaban un camino tan silencioso y pequeño. ¿Que eran ellos para saber que habían cometido un error, y qué se reunirían con un pequeño grupo de bandidos? Por eso había surgido una situación tan cruel.

Han Shuo no era una persona muy amable. Había observado con calma mientras dirigía a los trols del bosque a lugares de pillaje, pero nunca había matado a los inocentes, y nunca haría algo atroz como violar a las mujeres. Dicen que los bandidos tienen su propia moral, y Han Shuo se sintió como si también lo hiciera.

Sin embargo, los comerciantes ya habían abandonado toda su mercancía, y estaban arrodillados en el suelo suplicando mientras continuamente se inclinaban. A pesar de eso, todavía estaban siendo decapitados por los bandidos burlones y risueños. Han Shuo no podía contenerse después de ver ese tipo de situación, esas malas acciones de los bandidos que ignoraban las reglas. Eso lo enfureció completamente.

Sin ningún saludo o tonterías, Han Shuo, que había visto todos los actos atroces a través de los demonios yin, se lanzó a la escena. Debido a su cólera y su intención de matar, un aura espesa y demoníaca se estrelló contra la escena de una manera dominante junto a Han Shuo.

Han Shuo tenía una expresión horrible en su rostro, sus ojos carmesí. Su expresión fría y feroz era extremadamente aterradora, ya que su aura no podía evitar salir hacia afuera. Uso su mano para cortar el cuello de uno de los bandidos que estaba violando a una mujer.

La mano izquierda con la que corto brillaba como jade oscuro, como un brillante cuchillo afilado. Con un sonido de «pfft», la cabeza del bandido voló hacia arriba mientras su cuello echaba sangre por todas partes.

“Ahhh…” un grito aterrorizado resonó desde la boca de la mujer debajo del bandido. La mujer que había estado sufriendo a través de todo eso repentinamente vio a la persona en su cuerpo perder su cabeza, mientras la sangre salpicó todo su cuerpo. No pudo evitar gritar con horror.

“¡¿Quién es él que se atreve a meter la nariz en nuestros negocios?! ¿No sabes que nuestro jefe es el Carnicero?” Un bandido con bigote, que estaba a punto de matar a un comerciante, de pronto volvió la cabeza hacia atrás y rugió.

Como era de esperar, eran la gente de Gustav el Carnicero. ¡De todos los poderes bandidos alrededor del Valle del Sol, sólo los bandidos de Gustav el Carnicero serían tan salvajes e ignorarían las reglas!

Han Shuo no perdió tiempo charlando, dejando que sus acciones hablaran por sí mismas. Su rostro oscurecido y la inundación del intento asesino eran aterradores al revelar el lado despiadado de un cultivador demoníaco frente a esos brutales ladrones.

Cargó al hombre y le lanzó un golpe violento contra él antes de que pudiera reaccionar. El puñetazo se cerró como un mazo afilado, perforando un agujero a través del ladrón bigotudo. Cuando Han Shuo sacó un puño goteando sangre, incluso los órganos triturados del ladrón podían verse a través del enorme agujero.

El corazón de Han Shuo estaba lleno de furia mientras jadeaba pesadamente, como un rey demonio que sólo tenía masacre en sus ojos. Utilizó una brutal y perversa crueldad para desgarrar a los ladrones. Rompió a un ladrón con las manos desnudas y aplastó los huesos de otro con un solo golpe de sus puños, la sangre caliente se roció por todas partes.

Un torbellino sangriento sopló cuando la docena o más de ladrones se convirtieron en trozos de carne dispersos. En comparación con los inocentes que habían matado, su caída fue mucho más aterradora. Ningún cadáver permaneció entero.

Han Shuo hizo uso de los demonios yin para descubrir a dónde habían ido Ferguson y Maxine. Suprimió la sed de sangre en su corazón y caminó pesadamente hacia el Bosque Oscuro, sin pasar otro segundo en la escena de carnicería.