Capítulo 223: Invitación


“¡Mucho tiempo sin verlos!” Han Shuo estaba fuera de la puerta y saludó al grupo de Odysseus con una media sonrisa.

Los aplaudieron cuando vieron aparecer a Han Shuo, sus rostros estaban llenos de una alegría genuina. Odysseus y Gordon llegaron hasta Han Shuo para abrazarlo.

“¡Eres realmente eres tú! ¿Qué estás haciendo aquí?” El sensible Gordon miró a Han Shuo con sorpresa después de soltarlo.

“Heh heh, entra, no es tan espantoso como piensas, ¡es muy seguro aquí!” Han Shuo se apartó y les hizo un gesto para que entraran.

Los seis habían estado bastante preocupados por ese lugar antes de que ellos confirmaran que Han Shuo estaba dentro. Después de escuchar sus palabras, detuvieron sus dudas y entraron, dirigiéndose al centro del patio.

El grupo de Odysseus estaba formado por tres guerreros, dos magos y una arquera. Odysseus era un espadachín mayor; Gordon y Angelo espadachines oficiales; Afrodita, una maga adepta de agua, Bard un mago oficial de trueno, y Nia una elfa arquera.

Después de su última incursión en el Bosque Oscuro, no sólo habían ganado increíbles tesoros, sino que su fuerza había alcanzado nuevas alturas. De sus insignias, Han Shuo podía decir que Gordon había avanzado a espadachín mayor, y Bard a mago adepto.

“Bryan, este lugar es la famosa tienda maldita del Valle del Sol. He oído gente mencionar las leyendas de este lugar de la última vez que estuvimos aquí. Hay una advertencia de que nadie debe entrar en esta tienda. ¿Cómo es que vives aquí?” Gordon era un tirador directo, completamente incapaz de ocultar sus pensamientos. Miró alrededor del patio cuando entró en la tienda y le preguntó a Han Shuo en cuanto se había sentado.

“Las leyendas no son necesariamente reales, y esas maldiciones también podrían ser hechas por el hombre. Hemos estado aquí por tanto tiempo y no hemos corrido ningún peligro”. Han Shuo no les explicó sobre los demonios sangrientos de agua.

“¿Cómo has estado?” Como el capitán, Odysseus era confiable y sobresaliente. Miro a Han Shuo y sonrió en saludo.

“No ha ido mal. ¿Qué has encontrado desde que saliste del Bosque Oscuro? Gordon y Bard han aumentado mucho, ¡no está nada mal!” Han Shuo dijo.

“Fuimos a la ciudad de Zajoski después de separarnos de ti y vendimos lo que habíamos ganado en el Bosque Oscuro. Obtuvimos una suma de dinero y actualizamos nuestro equipo, así como un bastón para Bard para que aumentara su fuerza, después de eso, Gordon y Bard se reportaron a sus exámenes de promoción porque se sentían listos. Después de pasar los exámenes, tomamos algunas misiones de protección y llegamos cerca del Valle del Sol. Entramos en el valle en esta ocasión porque protegíamos una caravana mercante”. Odysseus sonrió ligeramente y lentamente repasó todo lo que había sucedido desde que se habían separado.

Lanzando una mirada a Trunks, Han Shuo pensó por un momento y miró a Odysseus. “Somos amigos aquí, así que hablaré con franqueza. Trunks y yo hemos formado una banda mercenaria, y sólo hay unos cuantos miembros ahora mismo. Me encantaría que te unieras para poder aumentar el tamaño de la banda”.

Odysseus y los demás fueron sorprendidos por esas palabras. Se miraron, sin saber cómo reaccionar.

Retirando su atención después de estar aturdido, Odysseus miró a Han Shuo y dijo, “Bryan, ¿no estás bromeando? ¿Por qué pensaste en formar una banda mercenaria? ¿Siempre has sido un solitario, y no parecías ser de la clase que quisiera formar una banda mercenaria?”

“Eso es muy cierto. Pero ya hemos registrado el nombre. Pienso que si la banda se ejecuta bien, el futuro será bastante brillante. ¿Estarían interesados en unirse?” Han Shuo sonrió hacia Odysseus  y le preguntó con gran sinceridad.

“Que está pasando, ¿Puedes hablarme sobre las cosas?” Odysseus parecía interesado, pero sabía que no podía ser apresurado e interrogó a Han Shuo de cerca.

Han Shuo repasó el origen y los detalles de la banda de mercenarios Destructor del Alma. Él no ocultó intencionalmente los puntos sobre el odio de Trunks o de los recientes enfrentamientos con Florida.

La expresión de los otros cinco cambió notablemente después de que Han Shuo terminó, obviamente no había previsto que tanto sucedería con Han Shuo y Trunks en el Valle del Sol en tan poco tiempo. Todos estaban muy emocionados y sentían picazón por inscribirse. “Creo que necesito discutir esto en gran detalle con ellos antes de darte una respuesta”. Como el capitán, Odysseus naturalmente necesitaba preguntar a los otros cinco sus opiniones y por ello no podía dar una respuesta en el acto.

Asintiendo, Han Shuo sonrió, “¡Entiendo, por favor toma unos días para pensar en ello!”

Los seis y Han Shuo cayeron en una charla de las cosas divertidas en el Bosque Oscuro. Los seis no salieron hasta casi el mediodía.

Trunks ocasionalmente solía lanzar una o dos palabras, pero Gilbert se sentía un poco aburrido sentado allí. Sus ojos cambiantes miraban a Afrodita y Nia. Sólo se detuvo, haciendo un puchero, cuando Han Shuo lo miró unas cuantas veces.

“¡Vamos a dar un paseo!” Han Shuo le dijo a Trunks y Gilbert después de que los seis se hubieran ido.

“¿A dónde vamos?” Trunks estaba un poco confundido y preguntó.

“La situación en el Valle del Sol es bastante compleja en este momento. Nuestro objetivo original era Florida, pero ahora que Ferguson se unió a la banda de mercenarios Hoz Arco Iris, creo que tenemos que discutir su llegada con Laureton. También podemos obtener más información de Laureton para decidir nuestro próximo curso de acción”. Han Shuo dijo calmadamente.

Esta vez, el grupo hizo su camino fácilmente a la banda mercenaria Cairo sin encontrar ningún obstáculo. Sin embargo, antes de que pasaran la enorme plaza, escucharon una explosión que rompía la tierra desde las profundidades de la banda mercenaria Cairo.

Cuando Han Shuo y los demás se precipitaron, encontraron que un edificio se había derrumbado, humo negro se derramaba fuera de él. Varios cadáveres carbonizados y sangrientos estaban esparcidos por el edificio. De pie en el centro, el calvo Laureton era similar a una bestia enfurecida aparentemente a un paso de enloquecerse y emanaba un aura sumamente peligrosa mientras rugía ante sus hombres.

Harris estaba de pie no demasiado lejos del caos con una expresión igualmente oscurecida. Parecía estar de mal humor y no era tan educado como de costumbre cuando vio a Han Shuo y los demás caminando. Miró airadamente y con culpabilidad a los cadáveres en el suelo y parecía estar culpándose a sí mismo.

“Eh… Parece que no hemos venido en el momento adecuado”. Han Shuo frunció los labios después de llegar.

Reteniendo la ira en su corazón, Laureton aspiró unas cuantas respiraciones profundas y giró la cabeza hacia Harris, “Entierra bien estos hermanos. ¡Voy a averiguar quién lo hizo y lo destrozare!

Harris no dijo nada mientras asentía dolorosamente con su cabeza, después comenzó a dirigir a los mercenarios que estaban reuniéndose por todos lados. Levantaron los cuerpos cuidadosamente y empezaron a limpiar.

“Ven conmigo”. Laureton tenía un rostro negro y resopló suavemente, caminando hacia el edificio más grande.

Era obvio que los tres habían tropezado con las consecuencias de una emboscada en la banda mercenaria Cairo. Echaron un vistazo a su alrededor, pero no descubrieron rastros de enemigos, por lo que no tenían idea de lo que estaba pasando.

Cuando Laureton entró en su propia casa, agitó las manos al azar para indicarles que encontraran un asiento de piedra. Él habló con un rostro oscurecido: “El enemigo quiere asesinarme. La habitación que explotó fue donde normalmente me ocupo de los asuntos cotidianos de la banda mercenaria Cairo. Por lo general voy allí al mediodía”.

“Sin embargo, me han retrasado algunos asuntos hoy. Cuando estaba a diez metros de la entrada del edificio, sentí un fuerte pulso mágico irradiar hacia el exterior, con una explosión ocurriendo inmediatamente. Parece que un dispositivo mágico fue colocado de antemano, de lo contrario, no habría explotado tan oportunamente. Casi me muero en el interior”.

“Ciertamente hay quienes pertenecen a otras facciones en tu banda mercenaria. Esto no habría sucedido de otra manera. Además, cuando estaba luchando contra Florida frente a las puertas del Valle del Sol la última vez, la Hoz Arco Iris no deberían haber llegado tan rápido para salvar a Florida. Comencé a sospechar algo entonces, y hoy, parece que mis sospechas estaban justificadas”. Han Shuo pensó por un momento y respondió.

“Eso es seguro. Si puedo arreglar a mis hombres para que se infiltren en otras facciones, entonces los demás también pueden hacerlo. Esta vez fue demasiado peligroso, casi muero. Me pregunto qué facción hizo esto”. Laureton gruñó con un rostro oscuro.

Viendo que Laureton tenía sus propios pensamientos, Han Shuo no dijo nada más. A pesar de que Laureton parecía todo músculo y sin cerebro, su mente era bastante calculadora. No era de extrañar que pudiera reemplazar a la anterior banda mercenaria Hoz Arco Iris para ser la más poderosa del valle.

“El abuelo de Florida, Ferguson, el gran magus de la luz de la Iglesia de la Luz ha llegado. Florida también ha sido trasladado a otro lugar y no puedo encontrar un momento apropiado para hacer un movimiento en su contra. He venido a encontrarte esta vez para averiguar a dónde se ha mudado Florida”.

“Desde que tienes hombres en la Hoz Arco Iris, creo que podrías saber esta información. Si no sé dónde está Florida, entonces no tengo manera de encontrar el momento más apropiado para el golpe. Necesito que me digas dónde está”. Han Shuo pensó por un momento y le dijo a Laureton.

“Ya sé lo que pasó anoche, pero desde que el viejo zorro Ferguson ha llegado, creo que sería poco realista asesinarlo ahora. Después de tus ataques de anoche, Florida ciertamente está aún más bien protegido en este momento. ¡Incluso si tú sabes dónde está actualmente Florida, tú no tendrás la oportunidad de hacer un movimiento!” La expresión de Laureton había vuelto a la normalidad.

Han Shuo entendió las palabras de Laureton, pero ahora que sus tres demonios yin se habían formado y que tenía al zombi élite de tierra a su entera disposición, Han Shuo tenía una plena razón para creer que todavía tendría una oportunidad de tener éxito después de saber dónde estaba Florida, sin importar cuán fuertemente resguardado estuviera.

“Entiendo todo lo que has dicho, pero todavía espero que puedas decirme dónde está Florida”. Han Shuo rio confiadamente.

Era obvio que Laureton sentía que Han Shuo se estaba excediendo. Aunque comprendía que la fuerza de Han Shuo era infrecuente, sintió que incluso si Han Shuo apalancara el poder de la banda mercenaria Cairo, todavía no tendría mucha oportunidad de matar a Florida.

“Muy bien, voy a mantener un ojo y enviar a alguien para notificarte si tengo noticias de Florida”. La voz de Laureton se había enfriado mientras una expresión impaciente empezó a aparecer en su rostro.

Han Shuo supo que no había mucho que discutir más allá de eso y asintió, retirándose con Trunks y Gilbert.

“¡Qué demonios! ¡Le estamos haciendo un favor y su actitud es tan viciosa!” Gilbert empezó a quejarse en voz alta tan pronto como dejaron el territorio de la banda mercenaria Cairo.

“Si casi fueras convertido en pedazos, creo que tu actitud sería peor que la suya. Parece que Laureton estaba realmente asustado este día”. Trunks miró a Gilbert y sonrió.

“Mm, Laureton estaba realmente de mal humor hoy. Me pregunto si será incapaz de controlarse a sí mismo y tomara una decisión en breve”. Han Shuo se rio entre dientes y se detuvo. “Parece que el caos está creciendo en el Valle de Sol. Creo que deberíamos cambiar nuestros planes. Ahora tengo una mejor idea”.