GDK – Capítulo 221

0

Capítulo 221: Rechazo a la cara


Los demonios yin habían sido liberados en los alrededores, por lo que ningún movimiento alrededor de la tienda escaparía de la atención de Han Shuo. Incluso si el otro era un gran magus oscuro, sería imposible para él moverse dentro del territorio de Han Shuo sin que el otro lo supiera.

Cuando Edwin y Belinda habían aterrizado en el árbol a la distancia, Han Shuo ya había utilizado los demonios yin para marcar sus movimientos, lo que lo llevo a llamarlos sin dudar.

Incluso si Han Shuo hubiera estado solo en la tienda, la formación en el patio le permitiría ser completamente intrépido delante de Edwin, dejando de lado la presencia de Gilbert y Trunks a su lado.

Edwin y Belinda estaban obviamente sorprendidos por la espantosa percepción de Han Shuo. El asombro llenaba el rostro de Edwin mientras se revelaba a sí mismo a través de las frondosas ramas, mirando a Han Shuo en el patio. Grito, “¿Cómo me descubriste?”

“¡Nada es imposible!” Han Shuo gritó fríamente de regreso. Después lanzó una mirada a los dos a su lado, revelando una calmada sonrisa. Señaló elegantemente algunos de los asientos vacíos del patio y echó la cabeza hacia atrás para decir, “Desde que ustedes dos me tienen en mente, ¿por qué no vienen a charlar? ¡No siento ningún intento asesino de ti, así que no parece que estés aquí para matarme en esta ocasión!

Habiendo alcanzado el reino de la sed de sangre, Han Shuo ahora tenía una aguda sensibilidad al instinto asesino natural que emanaría de expertos, tal vez también en función de su propio deseo de sangre. Arriba en el árbol, Edwin y Belinda lanzaban miradas curiosas y cautelosas hacia el patio. Sus expresiones eran tranquilas sin ningún indicio de intento asesino.

Edwin estaba aún más asombrado después de las palabras de Han Shuo. Su mirada hacia Han Shuo estaba llena de sorpresa y asombro. Seguía tratando de leer algo de su rostro.

Edwin reveló una sonrisa torcida después de un tiempo y sacudió la cabeza, “Estoy aquí con sinceridad esta vez, pero no puedo ver si tienes una intención de matarme o no. Tu patio es demasiado peligroso, así que no voy a bajar por ahora. ¡De lo contrario, puedo morir gracias a ese grupo de chicos jóvenes pero aterradores!”

Llevó a Belinda con él cuando aterrizó suavemente en el techo de la tienda, aparentemente muy preocupado por la extrañeza dentro del patio. Los dos no se atrevieron a acercarse al patio y parecían estar en guardia contra cualquier tipo de emboscada repentina.

Para ser honestos, Han Shuo realmente deseó que los dos aterrizaran en el patio. Podría entonces utilizar la formación, así como la fuerza de Gilbert y Trunks para matarlos, y ahorrarse el esfuerzo de estar siempre en guardia en contra de una emboscada de Edwin.

Era una lástima que Edwin fuera un viejo zorro astuto y no caería fácilmente en su engaño. Edwin ya había investigado los acontecimientos de la tienda en la noche anterior y comprendió profundamente que esa tienda era completamente capaz de tragarse a la gente. Ese era el porque no se atrevía a entrar.

Desde que sus planes habían fracasado, Han Shuo no continuó su buena actitud hacia ellos. Su rostro se oscureció, y dijo impaciente, “si no estás aquí para matarme, ¿estás aquí para cooperar en contra de Ferguson? Es un peso pesado en la iglesia de la Luz y ahora es diametralmente opuesto a ti. Tú eres su verdadero objetivo”.

“¡Te equivocas! ¡Quizás ni siquiera te conoces, pero te has convertido en el odiado enemigo de la Iglesia de la luz! ¡No escatimaran en costos para hacerte desaparecer de este mundo!” Edwin miró profundamente a Han Shuo y dijo en voz baja.

“¿Oh? ¿Es eso así? Ferguson no representa a toda la Iglesia de la Luz. Creo que mi rencor con Florida no es tan profundo como para hacer que toda la Iglesia de Luz se mueva en mi contra. ¡Estás diciendo cosas aterradoras para despertar mi alerta!” Han Shuo se burló.

Mirando a Han Shuo con una expresión de compasión, Edwin dijo lentamente, “Tu actuación milagrosa de anoche hizo que la Iglesia de la Luz se diera cuenta de tus terribles cualidades. Tu pequeño esqueleto sin miedo al resplandor de la luz creó aún más problemas para ti. Ferguson hará un movimiento en tu contra aunque no sea por su nieto Florida en este momento, porque tu existencia amenaza fuertemente a la Iglesia de la Luz”.

Han Shuo se quedó en silencio tras esas palabras. No era estúpido, pero sencillamente nunca había pensado mucho en ese asunto. Cuando Edwin le recordó eso, Han Shuo recordó que la última vez que la magia de necromancia había caído, la iglesia de la Luz pareció desempeñar un papel importante en cada ocasión.

La magia de luz tenía un efecto fatal en las criaturas oscuras de la magia de necromancia. Cuando la magia de necromancia estaba en su apogeo, hordas y montones de criaturas oscuras habían devastado las tierras. La Iglesia de la Luz había enviado a un gran número de creyentes para usar la más simple de la magia de luz para dar un golpe devastador bañando a las criaturas con ella.

Han Shuo pensó cuidadosamente y rápidamente se dio cuenta de la verdad en las palabras de Edwin. Había refinado el pequeño esqueleto y al zombi con sus artes secretas, haciéndolos impermeables a los ataques mágicos de la luz. Esa era una verdad intolerable para la Iglesia de la Luz. Parecía que involuntariamente se había visto envuelto en enormes problemas.

Cuando Edwin vio que Han Shuo permanecía en silencio, con las cejas profundamente unidas, y su rostro cada vez más y más oscuro, Edwin comprendió que Han Shuo se había dado cuenta de lo serias que eran las cosas. Sonrió débilmente y extendió un dedo para señalar a Han Shuo. Él habló con una voz muy hechizante: “Estoy seguro de que sabes lo influyente que es la Iglesia de la Luz en el Continente Profundo. Aparte de la Iglesia de la Calamidad luchando continuamente en contra de ellos, hay muy pocos poderes que puedan soportarlos”.

“No dudes. Mientras te unas a nuestra Iglesia de la Calamidad, podemos olvidar todos nuestros rencores anteriores. Nuestro estudio de necromancia sobre las criaturas oscuras alcanzará niveles sin precedentes tan pronto como te unas. Grandes ejércitos de criaturas oscuras arrasarán y saquearán todas las fortalezas de la Iglesia de la Luz, haciendo que todo el mundo caiga bajo nuestro dominio”.

“Y tú, serás la persona más respetada en la Iglesia de la Calamidad. Puedes tener lo que quieras. Riqueza, mujeres y el poder estarán a tu alcance. ¡Qué cosa más maravillosa! ¡Estoy seguro de que con tu inteligencia, serás capaz de imaginar el futuro glorioso que hay por delante!”

“Honorable maestro, tiene mucho sentido. ¡Acepta!” Gilbert se entusiasmó muchísimo al oír hablar de la riqueza y de las mujeres.

“¡Cállate!” Han Shuo miró furiosamente a Gilbert y luego miró a Edwin. “Mis disculpas, aunque su sugerencia es tentadora, no creo que pueda estar de acuerdo. La Iglesia de la Calamidad tiene una pésima reputación. No quiero convertirme en un enemigo público”.

La Iglesia de la Calamidad era un poder que todos odiaban en el continente. Esa iglesia se escondió en las sombras y era una fuerza que ningún país podía ignorar.

Poseían una fe ferviente para destruir, y un deseo terco que era difícil de entender. Estaban en desacuerdo con todos los reinos y religiones del Continente. Si él se uniera a esa iglesia. Han Shuo se convertiría en el enemigo de todas las naciones. Eso era algo que no quería ver.

Sin mencionar que era muy difícil usar métodos de cultivo mágico para refinar criaturas oscuras. Tendría que gastar una enorme cantidad de recursos y mano de obra. No estaba seguro de si podía producir en masa esas criaturas oscuras resistentes a la magia de la luz. Incluso si pudiera, de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia de la Calamidad y el canon de destruir todo, el continente entonces sería envuelto en un sudario de sangre y fuego y finalmente se convertiría en un desierto. Eso también era algo que Han Shuo no deseaba ver.

La innegable y decidida negativa de Han Shuo dejo perplejo a Edwin. Había planeado intentar convencer a Han Shuo, pero un rayo de luz negra brilló a través del aire desde lejos y se disparó hacia Edwin en el techo.

“¡Todos ustedes deberían morir! ¡Voy a obtener mi venganza por la hermana mayor Elaine!” Como una furiosa tigresa, Emily enfureció el aire mientras se dirigía hacia Edwin, con el bastón en mano y su pelo danzando salvajemente.

Lanzando una mirada desdeñosa hacia ella, Edwin levantó la mano y bloqueó todos los ataques con una pared de oscuridad. Después miró a Han Shuo y sonrió levemente, “No tengas tanta prisa en declinar. Creo que podrías cambiar tu decisión cuando la Iglesia de la Luz haga su movimiento”.

Edwin no siguió hablando cuando terminó de hablar, desapareciendo sin dejar rastro con Belinda en un abrir y cerrar de ojos.

Edwin era un gran magus. Si él hubiera querido salir por el aire, nadie sería capaz de obstaculizarlo. Emily y Phoebe se abstuvieron de perseguirlo mientras aterrizaban en el patio.

“¿Qué está pasando?” Emily miró a Han Shuo y preguntó.

Suspiró suavemente con una sonrisa irónica. “¡Estoy en un gran problema!”

“¿Qué sucede? ¿Qué clase de problema podría haberte dado un dolor de cabeza?” Emily había estado con Han Shuo durante tanto tiempo, pero nunca lo había visto en verdad tan perdido.

Cuando Han Shuo describió todo lo que había sucedido, las dos chicas también se sorprendieron mucho. Inmediatamente comprendieron la importancia de la cuestión y fruncieron el ceño, las miradas de ansiedad en sus rostros mientras ninguna solución parecía presentarse.

La Iglesia de la Luz era diferente de la Iglesia de la Calamidad. Eran la organización religiosa más influyente en el Continente Profundo, y tenían una gran red entre la población. Había un gran número de creyentes adorando a la Iglesia de la Luz en cualquier país, y su influencia combinada era más fuerte que cualquier reino pequeño.

“¡Si todos los creyentes de la Iglesia de la Luz son como Ferguson, tampoco creo mucho en esa iglesia!” Han Shuo se burló despectivamente al final.

“No, hay muchos que son amables y justos en la Iglesia de la Luz. Al menos, los que conozco tienen personajes dignos de admiración. Ferguson no es un mal tipo tampoco, él simplemente estropeo mucho a su nieto Florida. A menudo termina limpiando el trasero de Florida después de alguna acción deliberada u otra. Esa es la razón del lento cambio en su carácter”.

“Hay muchos nigromantes en todo el Continente aparte de la Iglesia de la Calamidad. Creo que la Iglesia de la Luz no intentará matarte mientras no te unas a la Iglesia de la Calamidad. ¡No todos los creyentes de la luz son así de irrazonables!” Emily pensó un momento y consoló a Han Shuo.

“Es difícil de decir. Ese asunto era realmente un poco espinoso. Pero si la Iglesia de la Luz quiere hacer un movimiento en mi contra sin razón, tampoco seré misericordioso. ¡No importa qué excusa tengan, mataré a alguien primero si intenta matarme!” Han Shuo pensó por un momento y dijo resueltamente.

“¡Maestro, no importa lo que hagas, tu fiel servidor Gilbert te servirá fielmente!” Gilbert no perdió la oportunidad de adular a Han Shuo.

“Trunks, la banda de mercenarios Destructor del Alma hará todas sus acciones en tu nombre en el futuro. No le digas a nadie la relación entre la banda mercenaria y yo. ¡De lo contrario, me temo que con mi identidad, traería problemas innecesarios a la banda!” Han Shuo pensó por un momento y repentinamente le dijo a Trunks.

“Bryan, ¿crees que tengo miedo de algunos problemas?” Trunks estaba un poco infeliz y dijo fríamente.

Sacudiendo la cabeza, Han Shuo respondió, “No tengas pensamientos aleatorios. La banda mercenaria es mía, pero no lo publiques por ahora. Puedes anunciarlo después de que yo me haga cargo del asunto de la Iglesia de la Luz. Tienes que saber que nuestra banda mercenaria acaba de comenzar en este momento, y yo también quiero expandirme más rápido, así que no puedo permitir que este asunto la afecte en este momento”.

La expresión de Trunks volvió a la normalidad después de la explicación de Han Shuo. Sonrió ligeramente y asintió, “Tú eres el jefe, haré lo que dices. ¡Esa es la regla de la banda mercenaria!”

“¿Qué estaban haciendo las das hoy? ¿Por qué no estaban en la tienda durante el día?” Han Shuo miró de reojo a Emily y Phoebe, después de haber acordado con Trunks.

“Trabajé un trato enorme y dispuse de todo lo que me diste. Ahora tenemos setenta mil monedas de oro. ¡Aparte de las necesarias para formar la banda mercenaria, estoy temporalmente guardando el resto por ti!” Phoebe dijo.

“La hermana menor Cecilia, una de los tres pesos pesados a cargo de todos los asuntos del Manto Oscuro fuera del Imperio, de pronto llegó al valle hoy. Inmediatamente fui a su encuentro, y se retrasó porque decidimos ponernos al día por un tiempo”. Emily miró a Han Shuo y le explico. Hizo una pausa y sonrió débilmente, “Porque hable sobre mi cooperación contigo, ¡ella estuvo muy curiosa sobre ti!”