Capítulo 218: Un grito desde el corazón


La Casa de Menlo estaba situada dentro de una pequeña montaña en el Valle del Sol. El centro de la montaña había sido excavado desde las cuevas, todas estaban interconectadas para formar una matriz con una asombrosa defensa.

Han Shuo entró desde el aire y se paró en un árbol altísimo de decenas de metros de altura, mirando hacia la fuente de los ruidos.

Vio las cuevas donde la Casa de Menlo guardaba sus armas en llamas, con un humo espeso que se elevaba en el aire. Las lenguas de fuego salieron de algunas de las entradas. Parecía que todo estaba en llamas.

Esas cuevas tenían muchas cámaras de piedra tallada en ellas. Cada una era una habitación, con todas las necesidades de vida en el interior. Muchas de ellas eran incluso más lujosas que algunas de las tiendas de dentro del Valle del Sol, por lo que era normal que todo ardiera en llamas una vez que un hechizo de dragón de fuego fue lanzado en el interior.

Un grupo de personas enmascaradas se movía rápidamente por la entrada de la pequeña montaña. Había algunos magos de fuego entre ellos que ocasionalmente cantaban hechizos de fuego, enviando bolas de fuego hacia la entrada de la montaña.

Sus movimientos eran rápidos y altamente coordinados. Los magos de fuego liberaban fuego, los magos de viento invocaban vientos para avivar el fuego, y varios arqueros forzarían a los de la Casa de Menlo que se atrevían a sacar la cabeza de nuevo.

Sin embargo, la pequeña montaña era en realidad bastante grande después de haber sido vaciada. Con muchas cuevas y cámaras de piedra, esa banda de merodeadores sólo podía dirigirse a una sección de la montaña. Una vez que los refuerzos de Menlo llegaron, inmediatamente se separaron y ocultaron sus movimientos, escondiéndose en los arbustos circundantes para cubrirse. Obviamente estaban muy familiarizados con el terreno circundante y bien versados en esas tácticas de guerrilla. Ellos se retiraban rápidamente cada vez que alguien los descubría y después rodearían, llegando desde otro lado para continuar causando estragos.

Bajo circunstancias normales, ese grupo de personas habría muerto sin duda si no se hubieran retirado después de la primera oleada de ataques.

Sin embargo, la Casa de Menlo estaba completamente preocupada en ese momento. Ese grupo de buscapleitos no era el objetivo principal. Su foco principal estaba en un grupo de ladrones fuertemente equipados de alrededor de 500. Los motivos de los ladrones eran desconocidos, pero estaban sitiando la montaña y atacando a cualquiera que saliera de ella. Esos dos lados estaban encerrados en una acalorada batalla.

Han Shuo se paró en la distancia y miró un poco, doblándose de la risa mientras que miraba que los hombres de Trunks tomaban ventaja del caos y agregaban más confusión. No había pensado que Trunks tendría talento en ese sentido. La misión de la Casa de Menlo esa vez sólo había sido hacer sospechar a ese poder de las otras facciones. Han Shuo estaba un poco sorprendido de cómo las cosas se habían desarrollado.

Aún más caballería con armaduras relucientes, manejando armas afiladas, salieron galopando desde un sendero a lo lejos. Sus adornos los identificaban claramente como aquellos de la Casa de Menlo. Había aproximadamente seiscientas de ellas, cada una con un aire poco común. Probablemente eran las élites en esa casa.

La dirección en la que estaba cargando ese grupo era donde estaban Trunks y los otros. Sin embargo, sin detectar el peligro que estaba a punto de encontrarlos, actualmente planeaban causar otra ronda de travesuras. Han Shuo finalmente no pudo quedarse quieto por más tiempo y voló a donde estaban.

El cielo ya se estaba encendiendo, y las estrellas se habían escondido detrás de las profundidades de la noche en algún punto. Parecía que el amanecer llegaría pronto. Justo cuando Trunks estaba a punto de comenzar su última ronda de travesuras, una sombra negra aterrizó con un “whoosh” delante de él.

Se sobresaltó enormemente, pero exhalo un suspiro de alivio cuando descubrió que era Han Shuo. “¿Qué estás haciendo aquí?”

“Resulta que pasaba por aquí y vi que las élites de Menlo estaban a punto de regresar. Van a pasar por aquí. ¿Nos apresuramos y nos retiramos?” Han Shuo sonrió ligeramente y le explicó la situación a Trunks sin más preámbulos.

Cuando escuchó que las élites de Menlo regresaban, Trunks gritó suavemente e hizo un gesto a los mercenarios en la distancia.

Esos sujetos estaban cubiertos de la cabeza a los pies e inmediatamente comprendieron el gesto de Trunks. No se reunieron para salir en masa, sino más bien se extendieron aún más y aprovecharon el terreno para ocultarse, desapareciendo lentamente sin dejar rastro.

“¡Vamos!” Trunks no permaneció ocioso mientras volvía la cabeza para sonreír hacia Han Shuo, lanzándose hacia la espesa maleza.

La pesada nieve sobre las ramas de los árboles, bloqueando la luz del cielo. Las ramas densamente empacadas hacían difícil viajar, pero Trunks no se molestó en absoluto. Llevo a Han Shuo por varios senderos retorcidos, emergiendo lejos de la montaña de la Casa de Menlo aproximadamente media hora más tarde en el camino hacia el Valle del Sol.

“Todos ellos eran viejos mercenarios de la Hoz Arco Iris. Todo dentro del valle estaba bajo nuestro control cuando el viejo jefe todavía estaba aquí, y estamos tan familiarizados con el terreno que podemos navegar con los ojos cerrados, así que no te preocupes por su seguridad”. Trunks le dijo a Han Shuo cuando dejaron la montaña.

Anteriormente Han Shuo había observado las operaciones del grupo cuando estuvo en un terreno alto. Mostraron un alto grado de colaboración y todos eran muy fuertes. La mayoría de ellos eran espadachines oficiales o caballeros sargento, con unos pocos magos adeptos y espadachines mezclados, Había muchos de ellos con habilidades raras del arco y la flecha. Parecía que las cosas eran como Trunks había dicho, que eran los viejos mercenarios de la banda Hoz Arco Iris.

Con ese grupo de personas y los planes de Trunks, la banda de mercenarios Destructor del Alma tendría un camino fácil hacia adelante en el futuro.

“Cierto, ¿qué pasó contigo, por qué ladrones llegaron a llamar a las puertas de la Casa de Menlo?” Han Shuo no pudo evitar preguntar.

Trunks no pudo contener su risa cuando oyó esa pregunta. “Vimos a esa banda de ladrones en nuestro camino a la Casa de Menlo. Estaban a punto de robar una caravana. Señalamos el camino correcto después de luchar con ellos, y atacaron la Casa de Menlo con nuestra guía”.

“Cuando finalmente molestaron a esos tipos de adentro, los ladrones comenzaron a pelear contra ellos. Tomamos ventaja del caos para crear más estragos en todas partes. Habíamos pensado que los ladrones serían derrotados inmediatamente y habrían hecho planes para retirarse rápidamente, pero ¿quién habría pensado que las élites de la Casa de Menlo estaban desplegadas en otra parte en algún negocio desconocido?

“Cuando los ladrones vieron que las élites no se acercaban a atacarlos, se volvieron más atrevidos y continuaron atacando. Nos quedamos un poco más, ¡y tu viste el resto!“

“Así que ese es el caso. ¿Hay muchos grupos de ladrones como esos de las montañas alrededor del valle?” Han Shuo asintió y pregunto con una leve sonrisa.

“Desde luego. Puesto que el valle se sienta donde las fronteras de tres naciones se encuentran, muchos comerciantes buscan hacer negocio en el Valle del Sol. Por lo tanto, también hay muchas bandas de ladrones en la vecindad. Dos de ellas incluso llegan a los números de miles, y están formadas de fugitivos buscados de las tres naciones”.

“Los líderes de las dos bandas de ladrones son un hombre y una mujer. El hombre se llama Gustav, apodado el Carnicero, un criminal infame en el Imperio Kasi. Asesina sin parpadear y es extremadamente brutal. Si una caravana mercante corre hacia su grupo, entonces serian verdaderamente desafortunados. Si su humor era justo, todos los bienes y las bellezas serian tomados, pero si su estado de ánimo era enfermizo, nadie quedaría vivo.

“Florida cooperó con Gustav ese año para conspirar en contra de nuestro viejo jefe, matándolo y haciendo que mi pequeña Annie desapareciera. ¡Lo voy a asesinar tarde o temprano!”

“La otra mujer se llama Janet. Eh, ella básicamente heredó el negocio de su padre. Su padre era un ladrón, su abuelo era un ladrón y su bisabuelo también fue un ladrón. Son una notable familia de ladrones en estas sierras. Ella fue criada como un ladrón tan pronto como nació, y aunque no es del tipo amable, todavía tiene ciertos principios. Mientras los mercaderes que la enfrenten no se resistan, por lo general son capaces de conservar sus vidas.

“Aparte de estos dos, hay una docena de pequeños grupos de ladrones de tamaño mediano en las montañas. Sus escalas de operación son más pequeñas y no son tan famosos como esos dos”. Trunks explicó.

Han Shuo escuchó un poco y luego preguntó más sobre la fuerza de los ladrones antes de asentir, “Parece que los ladrones y mercenarios en el Valle del Sol dependen mutuamente unos de otros. Ya sean los ladrones o los mercenarios, ¡ambos son vitales para el ecosistema del valle!”

“¿Qué quieres decir?” Trunks preguntó.

“Los comerciantes no necesitarían protección si no hubiera ladrones. Por lo tanto, los mercenarios no podrían hacer ningún dinero. Sin los mercenarios, los comerciantes no se atreverían a venir aquí, y así los ladrones no tendrían nada que tomar. Por lo que, es completamente lógico que tanto mercenarios como ladrones puedan ser encontrados dentro del valle”.

“Con la fuerza de las cuatro facciones en el Valle del Sol, deberían tener la habilidad de destruir a los ladrones. Sin embargo, quizás es porque entienden eso que no lo han hecho y le han permitido existir a los ladrones”. Han Shuo sonrió y explico.

Trunks se echó a reír después de sus palabras, “Así es, el viejo jefe entendió esto en aquellos días, ¡pensar que tú también entenderías tan rápido!”

Asintiendo, Han Shuo miró al cielo, “Vamos., es tarde. Debemos regresar rápidamente al valle, también quiero echar un vistazo a algunas cosas”.

Desde que la Hoz Arco Iris se fue, Han Shuo había sentido una voz que lo llamaba desde lejos. Al principio había pensado que el pequeño esqueleto se encontraba en problemas, pero después de un cuidadoso estudio, se dio cuenta de que no era así.

Cuando enfocó su atención, Han Shuo descubrió que la voz provenía del Bosque Oscuro. No estaban muy lejos del Bosque Oscuro, y el cementerio de la muerte también estaba dentro de el.

Cuando se dio cuenta de que esa llamada venía del Bosque Oscuro, Han Shuo inmediatamente entendió que el zombi élite de tierra había salido exitosamente de la tierra. Sin embargo, estaba confinado por la barrera del cementerio de la muerte y no pudo salir a encontrar a Han Shuo. Sólo podía enviar pasivamente ese mensaje a su maestro.