Capítulo 212: Matanza


“¿Qué está pasando, qué está pasando aquí? ¡No puedo ver nada!”

“Alguien me está atacando, ¿qué está pasando en este patio?”

¡Todo el mundo tenga cuidado, este debe ser el lugar más siniestro en el Valle del Sol! ¡Debe ser que la maldición del dios malvado está tomando lugar!”

“Retirada, ¡todos salgan de este patio! ¡Nadie puede dejar este lugar vivo cuando la maldición del dios maligno surta efecto!”

Los gritos de pánico resonaron desde las bocas de los mercenarios de la Hoz Arco Iris que habían entrado en el patio. Esas personas habían oído hablar de la leyenda de la tienda, y cuando vieron que sucedían anomalías, todos ellos intentaron marcharse inmediatamente con gran prisa.

Sin embargo, cuando la formación fue activada, la primera formación de ilusiones ya había tomado efecto. Aparte de Emily y los demás que estaban de pie en zonas seguras, todos los mercenarios que habían invadido impetuosamente no podían ver nada de lo que les rodeaba, mientras que el grueso sentido de muerte impregnaba el aire.

Varias sombras de niebla salieron disparadas del pozo en el centro del patio. Cuando los kelpies percibieron la presencia de seres humanos vivos cercanos, comenzaron a atacar a los mercenarios sin vacilación.

En un instante, los mercenarios de repente sintieron que sus cuerpos se enfriaban, y parecía que algo líquido había entrado en sus cuerpos. Sus mentes estaban confusas y atónitas cuando una voz pareció tomar el control de ellos, obligándolos a vagar involuntariamente hacia el pozo para saltar en el.

Tres salpicaduras resonaron cuando los mercenarios cayeron en el pozo en medio de su desorientación. El pozo de agua helada inmediatamente restauró la claridad de su mente, pero sus esfuerzos para arrastrarse fuera del pozo a cualquier costo fueron frustrados. Sus cuerpos ya no estaban bajo su control mientras ellos comenzaron a hundirse lentamente en las profundidades.

Tres gritos desesperados repentinamente resonaron desde el pozo. Mientras sus voces se llenaban de terror y desesperación, los cabellos de todos los demás mercenarios del patio se volvían cada vez más entumecidos.

Fue entonces que finalmente se dieron cuenta de que había peligros desconocidos en ese patio. Ese destello de iluminación les hizo renunciar a más pensamientos de agresión, mientras trataban frenéticamente de recorrer el patio de acuerdo con sus recuerdos, intentando salir de ese lugar malvado y peligroso con la velocidad más rápida posible.

Sin embargo, el patio de tamaño modesto parecía extenderse por una eternidad en todas direcciones. Ellos se retiraron de acuerdo con sus recuerdos, y su velocidad debió haberlos sacado de esa área desde hacía mucho tiempo, pero nunca parecían ser capaces de encontrar su fin, y los gritos de agonía resonaron en sucesión junto a sus oídos.

La ilusión cambió repentinamente cuando otros iguales a ellos aparecieron frente a estos. Esas apariciones estaban empuñando armas punzantes y mirándolos, atacando sin piedad a los verdaderos. El miedo producido por ese fenómeno destruyó su fuerza de voluntad en un instante, neutralizando completamente su espíritu de lucha.

Gritos de miedo y sollozos indefensos resonaron mientras todos los mercenarios se hundían en un estado de frenética violencia, azotando aleatoriamente sus armas. Incluso los mercenarios de corazón más valiente tenían dificultades para aceptar un doble atacándolos sin piedad, todos estaban igualmente asustados, atacando a todos y a todas las cosas.

Y así, todos los mercenarios de la Hoz Arco Iris que habían entrado en el patio se volvieron locos en cuestión de momentos. Lucharon entre sí con entusiasmo mientras gritaban de todos los rincones del patio, los gritos de las crisis mentales, la angustia, el dolor y el ruido de las armas.

Emily y los demás en las zonas seguras tenían sus líneas de visión afectadas por donde estaban, así que no podían ver lo que estaba pasando en el patio. Sin embargo, los diversos sonidos y gritos de los atrapados en el interior les permitieron entender que los mercenarios de la Hoz Arco Iris fueron atrapados en una situación que se encontraba difícil de olvidar por el resto de sus vidas.

Cada vez que un lamento se cortaba de repente, significaba que otra vida se había perdido. Entonces verían otro mechón de gris aspirado en los pilares Shura junto a ellos. A medida que cada alma desaparecía, las almas que habitaban los pilares de Shura proporcionarían más poder maligno a los pilares, haciendo que el viento aullara aún más ferozmente dentro del patio y extendiera aún más rápidamente la presencia de muerte.

Andy y el mago de trueno no podían hacer nada más que observar los cambios en el patio. La espesa presencia de muerte oscurecía el cielo, y aparte de un haz rojo sangre que se elevaba hacia el cielo desde el centro, no había nada más que entrara en sus ojos.

Como Emily y los demás, los gritos de impotencia y desesperación resonaban continuamente en sus oídos. Contrario a los sentimientos de Emily y los demás, Andy y el otro mago sintieron que su cuero cabelludo se entumecía mientras sus corazones palpitaban de miedo. No se atrevieron a lanzar al azar los hechizos de fuego y trueno porque no podían ver claramente la situación. Ellos sólo podían estar de pie ansiosamente sobre el techo y rascarse la cabeza, tratando de encontrar una forma más apropiada de ayudar.

Aunque la visión de todos había sido afectada, el pequeño esqueleto estaba parado en el centro del patio, con su ojo púrpura brillando ferozmente como un elegante caballero. Caminó tranquilamente, como dando un paseo por un salón de baile y caminando con pasos ligeros con la daga de hueso en su mano. Se alejó tranquilamente por el patio de la locura, caminando al lado de los mercenarios agitando aleatoriamente su hoja.

Hizo un movimiento de agarre con los huesos de su mano izquierda y creó heridas sangrientas en los mercenarios o simplemente torcía sus cuellos. La daga de hueso brillaba con fría luz mientras dibujaba hermosos arcos, cortando lamentos agonizantes y cosechando otra vida.

Cuando los mercenarios atacantes habían caído uno por uno, el gran maestro de la espada Gabriel se convirtió en el objetivo final del pequeño esqueleto. Gabriel era mucho más difícil de manejar de lo que había imaginado. Un aura de pelea plateada llenó el área que le rodeaba mientras sus cejas saltaban arriba y abajo en su rostro. Era obvio que él también estaba sintiendo los efectos de la formación, pero no tenía prisa en atacar a su entorno y se había centrado en su lugar en defender su área.

Fue a causa de esas acciones conservadoras que sólo los ataques más débiles se habían acercado a él. Aquellos mercenarios que estaban más cerca de él estaban todos bloqueados por el aura de pelea, pero estos mercenarios estaban ocupados matándose unos a otros o habían sido fácilmente asesinados por el pequeño esqueleto. Aparte del enorme desgaste de su aura combativa, Gabriel no había sufrido nada por la formación.

El pequeño esqueleto se acercó a Gabriel y quiso seguir usando el mismo método fácil para cosechar su vida, pero no fue tan fácil. Desde que Gabriel se aferraba a la mentalidad de estar dispuesto a renunciar a los logros, siempre y cuando pudiera protegerse adecuadamente, había utilizado su aura de pelea plateada para formar cortinas a su alrededor, defendiéndose completamente.

El pequeño esqueleto tampoco podía penetrar el método del gran maestro de la espada cuando llegó. El pequeño esqueleto se frotó la cabeza con frustración mientras estaba justo al lado de Gabriel, su ojo púrpura giraba alrededor mientras trataba de averiguar la mejor manera de manejar la situación.

“¿Quién se atreve a ignorar la presencia de la banda mercenaria Cairo e intenta cometer asesinato en el Valle del Sol?” El rugido explosivo de Laureton chocó desde la distancia como una enorme ola de mar. Con sus gritos resonaban fuertes cascos desde la distancia.

“Esto es malo, ese Laumonstruo viene. ¡Necesitamos retirarnos!” El mago de trueno en la azotea de repente dijo en voz baja.

“¡Pero, Gabriel sigue ahí abajo!” Andy también tenía una mirada de pánico en su rostro mientras miraba ansioso hacia abajo.

“No hay tiempo para todo eso. Si no nos vamos ahora, no podremos hacerlo cuando Laumonstruo llegue aquí. ¡Pero si quieres morir con tanta fuerza, tampoco te haré retirarte!” El mago de trueno dijo fríamente, sin mirar a Andy. Usó un hechizo de levitación para levantarse y voló en la distancia.

Andy pareció quedar en blanco un poco y finalmente negó con la cabeza con resignación. Pisoteó con su pie y también usó un hechizo de levitación para flotar hacia arriba, desapareciendo en la noche detrás del mago de trueno.

Cuando Andy y el mago de trueno se habían ido, Edwin y Belinda también dejaron su puesto de un gran árbol no muy lejos y los siguieron silenciosamente.

En ese momento, los seis pilares Shura succionaron rápidamente la presencia de muerte y los vientos enfermizos dentro del patio. En un par de momentos, la luz de las estrellas volvió a brillar sobre el patio. Mientras los efectos de la formación se retiraron, dejaron atrás solamente un suelo lleno de cuerpos y a Gabriel, que aún agitaba su espada alrededor.

“¡Mátenlo!” Gilbert gritó y agarró un hacha de batalla de un cuerpo cercano, cargando hacia Gabriel.

Phoebe y Trunks también sabían que esa oportunidad era poco común mientras ellos también blandieron sus armas, cargando hacia Gabriel con la velocidad más rápida posible. Combinaron sus esfuerzos con el pequeño esqueleto para lanzar un fuerte ataque hacia Gabriel.

Gabriel reaccionó muy rápido tan pronto como los efectos de la formación desaparecieron. Miró a su alrededor y comprendió que sus operaciones en esa ocasión había fracasado por completo. Se movió sin dudarlo y saltó hacia la azotea.

Los ataques de Gilbert y los otros llegaron en ese momento, sólo para ser encontrados con una roca desde el techo mientras las espada larga de Gabriel salpicó con un destello plateado de aura de pelea, golpeando el camino de los ataques que venían por detrás.

Una explosión sonó mientras el hacha de batalla voladora fue detenida por la enorme roca. La daga de huesos aulló cuando rompió la roca, amenazando directamente a Gabriel. Gabriel barrió su espada larga en un arco y finalmente envió la pequeña daga de hueso a volar a un lado.

Sin embargo, las auras de pelea de Trunks y Phoebe también llegaron delante de Gabriel en ese momento. Un espantoso grito salió de sus labios mientras su cuerpo que volaba de repente se detuvo, con un patrón de cuchillas apareciendo en su espalda. Era obvio que había sufrido una gran lesión. Mientras huía en pánico, escupió grandes bocanadas de sangre fresca.

Emily usó el hechizo de levitación para volar hacia arriba y estaba a punto de cantar una magia oscura para darle el golpe final cuando una flecha feroz voló de la nada como un relámpago frío. Trajo con su velocidad un escarchado escalofrío, era algo que ella sintió antes de acercarse a esta.

Emily ahogó su encantamiento a medio camino y de repente cayó del cielo. Sin embargo, esa flecha fría todavía se aferraba obstinadamente a su camino y se disparaba hacia su cuello como un destello letal de relámpago, encarnado un miedo tempestuoso y despiadado.

No había ni siquiera el tiempo suficiente para cantar un hechizo en ese momento. Gilbert y los demás estaban todos dentro del patio y acababan de enviar un golpe enormemente vicioso. Ya fuera en términos de velocidad personal o de aura de pelea, no había nada que alguien pudiera hacer por Emily en ese momento.

La persona que había enviado esa flecha tenía una comprensión exquisita del tiempo, entendiendo el momento adecuado para atacar. Habían mezclado magia de hielo en esa flecha, y la rapidez y crueldad de ese disparo fue uno que asustó a los espectadores.

La desesperación lleno su rostro, las esperanzas de Emily desaparecieron en ese momento. Sólo había un pensamiento en su mente. …¿Ella iba a morir así?

Sin embargo, ¡nada es absoluto en la vida! En ese momento de muerte segura, una luz roja atravesó el oscuro cielo y apareció junto a Emily, estrellándose en contra de esa flecha letal con una precisión irrefutable.

El misil se rompió al contacto, y el aire helado se dispersó, ya que era incapaz de concentrarse en un solo lugar.

Emily había arrebatado su vida de las fauces de la muerte, y la alegría de vivir después de un desastre llenó su corazón. Cuando enfocó sus ojos nuevamente hacia al frente, vio al Filo Cazador de Demonios volando frente a ella.

En ese momento, una indescriptible sensación de felicidad llenó su corazón como una ola enorme. En ese instante, el amor que tenía por Han Shuo era tan profundo como el océano ilimitado.

“¡No tendrás tanta suerte la próxima vez!” Un claro grito viajó desde muy lejos. Una delgada figura bailaba sobre algunos tejados como un cisne que se movía elegantemente en un lago.

Trunks y los demás se enfurecieron cuando todos saltaron al terreno de los tejados, planeando derribar a esa arquera extremadamente peligrosa.

“¡No la persigan!” El grito quedo de Han Shuo viajó desde dentro de la casa en ese momento.

La puerta de la habitación fue abierta mientras un siniestro Han Shuo salía. Una luz rojo sangre emanaba de su cuerpo mientras una gruesa aura de matanza se condensaba a su alrededor. Sus ojos eran de color rojo sangre, y su expresión era siniestra y llena de la máxima crueldad. ¡Era como si fuera un demonio del infierno, que había aguantado milenios para romper sus grilletes para llegar al mundo de los humanos!

Emily y los demás estaban absolutamente impresionados por la apariencia y el aura actual de Han Shuo. Subconscientemente detuvieron sus pasos y miraron al de alguna manera desconocido Han Shuo.

La actual presencia y expresión de Han Shuo era demasiado malévola. ¡Él simplemente era demasiado diferente de lo habitual!