Capítulo 208: El Ojo Purpura del Demonio


Después de las acciones de Han Shuo, la tienda de hecho se convirtió en un lugar increíblemente peligroso. Cualquiera que intentara entrar sin la guía de Han Shuo sería atacado por la formación. Aquellos que carecían de una voluntad suficientemente fuerte tratarían de suicidarse a medida que sus mentes se confundieran.

Después de rehacer completamente la tienda, Phoebe, Emily y Gilbert se quedaron allí esa noche. Habiendo visto las rarezas del patio, los tres estuvieron al borde toda la noche, temerosos de que algo malo les pasara mientras durmieran.

Afortunadamente, todo estuvo bien esa noche y Trunks regresó al mediodía del día siguiente. Había sabido por la banda mercenaria Cairo tan pronto como puso un pie en el Valle del Sol que Han Shuo se había mudado a la tienda maldita.

Cuando pasó, vio los seis pilares blancos que habían aparecido en el patio. Estuvo bastante sorprendido, y no tenía ni idea de lo que estaba pasando.

“Escuche decir a Harris que algo fuera de lo normal había sucedido ayer. ¿Acaso se encontraron con algo?” Trunks pregunto después de sentarse en el salón de la tienda.

Sonriendo débilmente, Han Shuo explico, “Hemos encontrado algunas cosas, pero fue algo que yo preparé, más que la maldición del dios malvado. No hay necesidad de preocuparse por nada. ¡Hay un montón de habitaciones aquí, dejé una para ti!”

“Olvídalo, creo que estaré más seguro en otro lugar. Cuando estuve en el Valle del Sol hace unos años, vi que muchos dueños de esta tienda de repente morían espontáneamente. ¡Aunque ya hayas desactivado el peligro, este lugar todavía me inquieta!” Trunks tuvo notablemente algún trauma psicológico de ese lugar y agitó sus manos con una sonrisa irónica.

“¡¿Quién es este chico, cómo se atreve a no confiar en el maestro?!” Gilbert ya estaba enfadado de ser etiquetado de pervertido. Cuando escuchó a Trunks doblarse y negarse a tomar residencia dentro, no pudo evitar hablar.

“¿Y quién eres tú?” Trunks se sobresaltó y de pronto miro a Gilbert.

Trunks había estado actuando un poco raro desde que había entrado en el lomo de su mantícora. La mantícora no había tenido miedo de nada bajo los cielos y la tierra, pero estuvo instintivamente en guardia en contra de Gilbert y trató de mantener su distancia de este.

La mantícora era un ser sensible y naturalmente podía sentir la enorme presencia de un dragón oscuro de súper rango. A pesar de que Gilbert estaba actualmente en forma humana, la mantícora todavía no quería acercarse a Gilbert. Era el miedo provocado por la diferencia de niveles.

Como el dueño de la mantícora, Trunks había pasado muchos años con la mantícora y conocía bien su temperamento. Cuando vio el comportamiento anormal de la mantícora, comenzó a vigilar a Gilbert y no pudo dejar de preguntar en ese momento.

“¡Soy de la poderosa raza del dragón, su futuro rey, Gilbert!” Gilbert tenía una expresión arrogante en su rostro mientras proclamaba orgullosamente eso con el tono de una campana resonante.

“¡Al igual que tu mantícora, él es mi mascota mágica, un pequeño dragón oscuro pervertido!” Han Shuo sofocó a Gilbert con una mirada de advertencia y le explicó a Trunks.

Trunks se sorprendió increíblemente cuando escuchó que Gilbert era un dragón oscuro. No pudo evitar suspirar, “Tienes algunas buenas habilidades. Había pensado que domesticar una mantícora era algo de lo que estar orgulloso. ¡Pensar que podrías domesticar a un dragón oscuro! ¡Parece que eres más fuerte que yo!”

“No tiene nada que ver conmigo, sólo que resulto que tuve suerte. ¡Fue este dragón oscuro quien me rogó desvergonzadamente!” Han Shuo se encogió de hombros y dijo humildemente. Después hizo una pausa y cambió su tono, preguntándole a Trunks, “Cierto, no has tenido ningún problema en tu viaje fuera del valle en esta ocasión, ¿verdad? ¿Cómo fue todo?”

La expresión de Trunks también se hizo seria cuando vio que Han Shuo estaba charlando sobre asuntos serios. Respondió en voz baja, “No te preocupes, estoy más familiarizado con el terreno del valle que incluso Laureton o Florida. No será fácil para la mayoría de la gente hacerme daño dentro del valle. Conocí a algunos de mis viejos amigos y estaban muy interesados en formar una banda mercenaria. Ya he enviado a alguien para registrar el nombre de Destructor de Alma. Seremos capaces de tener nuestro propio nombre oficial pronto”.

Asintiendo, Han Shuo dijo, “Eso será lo mejor. Este será nuestro bastión en el futuro. Estoy seguro de que con la habilidad de Florida, pronto podrá averiguar dónde estamos. ¡No necesitamos apresurarnos, sólo tenemos que esperar a que él nos ataque!”

Desde que se colocó la formación, ¡Han Shuo sólo quería probarla con los hombres de la Florida, y ver si era tan mágica como vio en las memorias de Chu Cang Lan!

Sorprendentemente, ya fuera Florida o los hombres de Edwin, nadie fue a molestarlos durante los siguientes dos días. Han Shuo y su grupo se alojaron allí ambos días y sólo compraron un poco en las calles concurridas durante el día.

Todos los materiales para refinar el zombi élite de madera habían sido finalmente recogidos. Phoebe utilizó esos dos días para discutir algunas transacciones con algunos de los comerciantes. Ella convirtió dos tercios de las joyas y cristales que Han Shuo le había dado en cuarenta mil monedas de oro. Él confiadamente le dio todas las cuarenta mil monedas de oro a Trunks y le permitió dar rienda suelta sobre esa suma para formar la banda mercenaria Destructor de Alma.

Han Shuo entrenó en silencio en su habitación. No había salido de la tienda durante los pasados dos días. Después un encantamiento bajo rompió el silencio, el sol brillante fue cubierto repentinamente por nubes negras, y el patio entero fue hundido inmediatamente en la oscuridad.

Las siniestras nubes negras bloqueaban completamente los rayos del sol y una fuerte sensación de muerte se extendió rápidamente por el patio. Los espectros sellados dentro de los pilares parecían sentir esa maravillosa presencia y querían saltar a la acción.

Ese particular hechizo de magia oscura podía causar que la presencia de la muerte impregnara los alrededores. Las criaturas oscuras que se encontraban dentro de ella tendrían sus ataques fuertemente fortalecidos, y los enemigos capturados en el rango de la “Capa de Necromancia” se debilitarían gracias a los efectos de ese hechizo.

En ese punto, no sólo Han Shuo había entendido todos los hechizos que un mago adepto debía saber, sino que también los podía usar hábilmente. Si él regresaba a la Academia y hacia uso de esa fuerza, Han Shuo confiaba en que podía avanzar fácilmente a mago adepto.

Cuando pensó en la promesa de Fanny con él y el derecho que él tendría para salir con ella una vez que él avanzara a mago adepto, Han Shuo se sentía absolutamente excitado por la idea de una noche tórrida con Fanny. Aunque ahora ya tenía a Emily y Phoebe, sus sentimientos por Fanny eran algo que las dos no podrían reemplazar.

Han Shuo nunca se había vuelto ocioso con su cultivación mágica, pero la etapa en la que estaba el demonio infante significaba que necesitaba la fuerza de las almas para fortalecerse. El entrenamiento duro por sí solo no sería suficiente para obtener mejoras a corto plazo. Por lo tanto, Han Shuo también había estado esperando una oportunidad para obtener algunas almas más fuertes para nutrir al demonio infante.

El sol se estaba poniendo, y Han Shuo oyó repentinamente el llamado del pequeño esqueleto en medio de su cultivación. Un ansioso sentimiento de pánico, de repente viajó desde un plano tan lejano como el grito de ayuda urgente del pequeño esqueleto trajo consigo los matices de una huida precipitada por su vida.

Después de la experiencia de la última vez, Han Shuo inmediatamente supo que el pequeño esqueleto debía haber encontrado algún peligro nuevamente. No le dio muchos pensamientos mientras entonaba inmediatamente el encantamiento, tratando de convocar al pequeño esqueleto del lejano plano con la conexión que compartían.

Cuando el encantamiento se completó, el aire que tenía frente a él se abrió como si un cuchillo lo hubiera cortado, y un pequeño esqueleto reluciente con siete espuelas de hueso se disparó de la grieta como un relámpago.

La figura de un enorme caballero de seis metros de alto, montado sobre un caballo llameante y llevando un espadón de dos metros de largo, fue repentinamente iluminado en la grieta detrás del pequeño esqueleto. Un enorme y podrido aire se difundió de la enorme figura, mientras una presencia abrumadora de muerte se extendió por la zona, haciendo palpitar el corazón de uno.

Las criaturas oscuras de la otra dimensión estaban atadas por las leyes del espacio. Estas sólo podían mostrar una enorme sombra. Cuando el pequeño esqueleto estaba de pie frente a Han Shuo, la grieta en el aire volvió a la normalidad y la enorme presencia desapareció sin dejar rastros.

El pequeño esqueleto todavía tenía que recuperarse mientras agarraba su daga en su mano izquierda y el parche del ojo en la derecha. Después de perder el parche del ojo, el ojo de demonio púrpura de la estatua de Datara brilló con luz púrpura mientras el pequeño esqueleto miraba torpemente a Han Shuo.

Una enorme fuerza repentinamente explotó fuera del ojo de demonio púrpura del pequeño esqueleto. Ese poder repentinamente surgió con el ojo como el centro. Entró en el cuerpo del pequeño esqueleto y de Han Shuo, tratando de tomar sus cuerpos.

Al igual que en el lugar sagrado de los trols del bosque, el poder del ojo de demonio púrpura estaba lleno de una violencia que quería abrumarlo todo. Ese poder siempre despertaría después de que el parche del ojo era removido, como si Datara hubiera dejado realmente un poco de su conciencia detrás en el ojo.

“¡Ponte el parche en el ojo, date prisa!” Han Shuo rugió violentamente mientras su cuerpo temblaba en la agonía del dolor mientras que varios cuchillos afilados parecían apuñalarle el cerebro.

El pequeño esqueleto también rodaba por el suelo con dolor. Después de recibir la orden de Han Shuo, su mano de hueso se sacudió mientras levantaba lentamente el parche.

Milagrosamente, el enorme poder que había invadido a los dos desapareció sin dejar rastros cuando el parche se volvió a colocarse.

Sin embargo, justo cuando Han Shuo respiraba un suspiro de alivio y miraba al pequeño esqueleto, vio una luz púrpura salir del ojo izquierdo del pequeño esqueleto mientras el parche que lo cubría ¡se encendía en llamas!