Capítulo 207: Cien fantasmas en una danza frenética


La habilidad para establecer una formación que pudiera aprovechar las maravillas del cielo y la tierra utilizando las reglas místicas de la naturaleza y algunos ingredientes especiales, era una habilidad secreta que todos los cultivadores podían captar.

Han Shuo ya no se contentaba con permanecer pasivo después de digerir todas las memorias de Chu Cang Lan. Incluso si su nivel actual de cultivación no estuviera a la altura, sería capaz de tomar un rol más activo usando algunas formaciones mágicas.

Usando una estrategia de actuar primero y reportar después, Han Shuo se hizo cargo de la tienda con el lugar extremo de agua. Usó a Florida como una excusa para robar a Harris cuando llegó más tarde.

La banda mercenaria Cairo estaba a cargo de todo en el Valle del Sol, por lo que no temían que Han Shuo levantara cualquier truco. La tienda sería incondicionalmente devuelta a Han Shuo de cualquier manera, una vez Florida estuviera muerto. Han Shuo estaba tomando posesión de su propiedad anticipadamente.

Un escaparate no era lo mismo que otros artículos, capaces de ser llevados y almacenados fácilmente. Si ese hubiera sido el caso, Harris probablemente no habría estado dispuesto a entregar la tienda tan temprano, ya que él habría estado preocupado de que Han Shuo se hubiera llevado lejos los objetos. Pero desde que la tienda estaba inmóvil, esa preocupación no existía para Harris. Por no mencionar, el hecho de que todavía estaba en sus manos. Así, Harris no dijo nada después de escuchar las explicaciones de Han Shuo, aprobando tácitamente lo que él había hecho.

El frente de la tienda que se rumoreaba que era maldecido era más grande de lo que Han Shuo había imaginado. Tenía unos cuatrocientos metros cuadrados y tenía un patio de ochenta metros cuadrados. Había muchas habitaciones pequeñas y grandes, incluyendo varias mesas, sillas, camas, lámparas y muebles variados. Fue debido a que se trataba de un lugar de mal augurio que todos los elementos dentro se convirtieron en mala suerte después de que el dueño murió. Nadie podría tomar nada de esta tienda y potencialmente traer problemas a sus cabezas. Aparte de la falta de mantas y otras necesidades diarias, así como una gruesa capa de polvo debido a la falta de ocupantes durante mucho tiempo, no había mucho que le faltara a la tienda.

Han Shuo ya había explicado las peculiaridades de esa tienda antes cuando hablo de la formación de la banda mercenaria. Aunque Emily y Phoebe no entendían bien su explicación, comprendieron que Han Shuo ya había limpiado lo impuro dentro de esa tienda. Fuera de su confianza para él, aunque las dos chicas estaban un poco incómodas con ese lugar, no protestaron y permitieron que Han Shuo tomara residencia dentro.

Desde que él decidió establecer una formación, tenía que hacer los preparativos necesarios. Hizo una lista y puso a Emily y Phoebe a cargo de recoger algunos artículos necesarios para formar los materiales fundamentales.

Debido a la consideración de su seguridad. Han Shuo hizo que Gilbert las siguiera. Con un dragón oscuro tan fuerte y extraordinario detrás, y las dos chicas siendo una archimaga y una maestra de la espada respectivamente, probablemente no saldrían mal por un enfrentamiento si se topaban con Edwin.

Una vez que todos habían sido enviados en su camino, Han Shuo cantó un hechizo mágico de necromancia e invoco diez guerreros esqueleto. Él dio una orden, y todos tomaron escobas y cubos y comenzaron a barrer de habitación en habitación.

La “Formación del Alma Shura” era una formación que atrapaba a las víctimas en un reino de ilusiones. Esa formación necesitaba las auras mortales de un centenar de fantasmas para soportarla, así como los huesos de las tierras frías para formar seis pilares Shura y la sangre de vírgenes como tinta. Una vez que los glifos mágicos fueran escritos en los pilares, un trozo de roca flotante infundida con cinco gotas de esencia de sangre del lanzador formaría el ojo de la formación y la completaría.

Una vez que la formación fuera formada, cualquier enemigo que no entendiera las formaciones seria atacado por las auras mortales de cien fantasmas tan pronto como entrara. Se desorientarían y verían ilusiones, descubriendo un clon espectral de sí mismos que querría matarlos a cualquier costo. El miedo los haría hundirse en la locura en un instante. Además, por muy fuerte que fuera su corazón, era una cosa muy difícil triunfar sobre el corazón de uno mismo.

El pozo en medio del lugar extremo de agua había sido ligeramente modificado por Han Shuo para que pudiera hacer pleno uso de él. Estaba utilizando el pozo como el ojo de la formación y había añadido algunos de los materiales que había recogido en esos días para formar una “Formación de Posesión Kelpie” a pequeña escala. Cada fantasma había sido plantado con una medusa y había sido transformado en un kelpie en el pozo a través del uso de las artes secretas. Cualquiera que se acercara sería poseído por los kelpies y arrastrado al pozo.

Después de establecer las dos formaciones, Han Shuo repentinamente reflexionó que había sido sabio, para combinar el uso del cultivo mágico de Chu Cang Lan y la magia de la necromancia de ese mundo. Parecía que efectivamente producían efectos imprevistos cuando se combinaban.

Los fantasmas de la “Formación del Alma Shura” podrían ser reemplazados por espectros, y los huesos de frío podían ser reemplazados por guerreros esqueletos. La “Formación de Posesión Kelpie” también hizo uso de espectros. Si Han Shuo no hubiera conocido la magia de necromancia, tendría que recoger todos los materiales de los cementerios.

Sin embargo, con la identidad de un nigromante, sólo necesitaba algunos cantos para recoger todos los materiales. Le salvaron de un sin fin de esfuerzos.

Después de un día de trabajo, Emily, Phoebe y Gilbert quedaron bastante sorprendidos por lo que vieron delante de ellos cuando regresaron a la tienda tarde por la noche.

Seis pilares de hueso blanco estaban pegados en seis esquinas diferentes del patio. Un aura helada flotaba del centro del patio. Había nubes de espectros brumosos en el aire, posándose y haciendo caras mientras bailaban por el aire. Un sentimiento siniestro llenó los alrededores.

Varias nubes blancas de niebla flotaban intangibles alrededor del pozo en el centro, formando muecas y rostros que hacían muecas. Una piedra roja sangre fue colocada dentro de una hendidura junto al pozo. Varios de los espectros que flotaban por el aire giraban alrededor de la piedra, con sus cuerpos teñidos de rojo como resultado.

Han Shuo estaba sentado con las piernas cruzadas frente a la piedra, con rayos de un esplendor negro que emanaban de las palmas de sus manos. Sus manos se habían convertido en un negro tinta mientras la luz nebulosa circulaba alrededor de su cuerpo, haciendo que todo su ser pareciera bastante maligno.

Las puertas de todas las habitaciones alrededor del patio habían sido abiertas, y todas las habitaciones polvorientas habían sido limpiadas a fondo. La luz en su interior era cómoda y acogedora, sin que el aire frío del patio se derramara hacia las habitaciones. “Oh, mi dios, ¿qué hiciste?” Emily exclamó con sorpresa mientras se ponía en marcha. La curiosidad llenó sus ojos y extendió una mano para tocar uno de los pilares Shura.

“¡No te muevas!”. Han Shuo de repente abrió los ojos y le gritó suavemente a Emily.

La mano de jade de Emily había estado a punto de tocar el pilar cuando ella apresuradamente la alejo, como si se hubiera asustado. Phoebe y Gilbert estaban todavía un poco pasmados por el momento. Nunca habrían pensado que ese lugar se hubiera transformado tan completamente en el lapso de un día.

Una extraña presencia invadió el patio, haciéndolos sentirse instintivamente incómodos. Nunca habían visto ese arreglo de extrañas cosas, y no tenían idea de para qué eran. Sus mentes estaban llenas de preguntas en ese momento.

Sonriendo levemente, Han Shuo se levantó de su posición de piernas cruzadas y roció una gota de sangre roja brillante en la piedra. La brisa del patio se elevó a unos vientos más fuertes mientras los espectros bailaban y aullaban con la adición de la sangre. Encuentros de aire frío de muerte hicieron que todos se sintieran increíblemente asustados.

“¿Has conseguido todo lo que quería comprar?” Han Shuo sonrió débilmente.

“¡Pregúntale, él fue el que recogió lo más importante!” Phoebe señaló a Gilbert con el rostro enrojecido.

“Grandioso maestro, ¿por qué estás recogiendo la sangre de las vírgenes? ¡Eres demasiado desvergonzado y sucio!” Gilbert se quejó y miró a Han Shuo con una expresión de desprecio, pero parecía bastante emocionado.

“Oh cállate, ¿la conseguiste?” Han Shuo miró furioso a Gilbert.

“Heh heh, lo hice lo hice. ¡No hay nada que no pueda ser resuelto con monedas de oro! Gaste sólo cincuenta monedas de oro y me paseé por los pequeños callejones del valle para conseguir lo que necesitabas”. Gilbert sacó una botella del tamaño de una palma mientras hablaba.

Emily y Phoebe resoplaron fríamente cuando sacó esa botella, dividiéndose en dos direcciones y dirigiéndose a las habitaciones.

“¿Ustedes dos por qué están resoplándome? Yo no era el quise hacerlo, ¡todas fueron las órdenes del amo! ¿Creen que quería hacerlo? ¡Todas esas estúpidas mujeres de dentro me miraban como si estuvieran mirando a un enorme pervertido! ¡Si no hubiera sacado las monedas de oro, probablemente me hubiera ahogado si me escupían!” Gilbert se mostró muy agraviado cuando vio que tanto Emily como Phoebe lo miraban hacia abajo, y no pudo evitar quejarse en voz alta.

Había algunos clientes rudamente ricos dentro del distrito de la luz roja que gustaban de ser esperados por las vírgenes. Con el fin de atraer a esos clientes, aquellos a cargo se gastaban una gran cantidad de dinero para comprar esclavos virginales. Han Shuo había enviado a Gilbert allí precisamente porque sabía eso.

Aunque Han Shuo tenía una piel lo suficientemente gruesa, todavía no podía dejar a un lado su cara lo suficiente como para comprar esas cosas. Después de todo, si alguien sin idea de lo que estaba pasando veía sus acciones, pensaría que sus acciones eran lo suficientemente sucias.

“¡Muy bien, regresa a tus negocios, no me molestes!” Han Shuo comprendió las quejas de Gilbert, pero no se molestó en reconfortarlo.

Han Shuo había usado el Filo Cazador de Demonios para tallar varios dibujos complicados en los seis pilares Shura. En ese momento saco un cubo de agua espiritual del lugar extremo de agua y diluyó la botella de sangre virginal dentro de este.

Utilizó una cuchara hecha de la madera de un melocotón para mezclarla, después recogió el cubo y voló hacia arriba, aterrizando sobre el primer pilar Shura, vertiendo el líquido en la parte superior del pilar.

Emily y Phoebe salieron de sus cálidas habitaciones cuando vieron a Han Shuo comenzar su trabajo. Sus ojos claros estaban llenos de curiosidad sobre las acciones de Han Shuo.

El líquido rojizo fluyó por las imágenes que Han Shuo había tallado antes. Sorprendentemente, nada del líquido cayó al suelo. Este lleno las grietas dentro de las imágenes como si fueran atraídos fuertemente por una oleada de poder.

Han Shuo arrojó el cubo vacío a un lado después de verter el líquido sobre los seis pilares. Entonces voló a la piedra roja sangre junto al pozo y envió chispas negras que sobresalían de su palma, formando una formación mágica y marcándola en el centro de la piedra roja sangre. Los seis pilares repentinamente brillaron con una luz roja mientras los rostros de toda clase de aullidos y lamentos fantasmagóricos aparecieron en las imágenes talladas en los pilares Shura. Los cien espectros que habían estado volando alrededor del patio aceleraron hacia esas imágenes como si los gorriones regresaran a su nido.

Los espectros originalmente intangibles se fundieron con las formas retorcidas de los fantasmas mientras se hundían en los pilares Shura. Los fantasmas parecían cobrar vida cuando comenzaron a golpear y bailar en los pilares de Shura, revelando bocas llenas de colmillos y de sed de sangre. En el cielo nocturno resonaban sucesivos lamentos de desesperación, que aterraban a la gente cercana.

¡Esto es malo! Han Shuo estaba muy sobresaltado. No había pensado que gritos tan aterradores como los gritos de los fantasmas y aullidos como de lobos sonarían después de que la formación estuviera completa. Inmediatamente formó otro hechizo y lo arrojó a la roca flotante que había absorbido cinco gotas de su esencia de sangre.

En ese instante, todos los espectros fueron absorbidos por los pilares Shura, y los pilares que tenían cientos de fantasmas bailando locamente sobre ellos se quedaron sin vida, mientras los espectros en su interior parecían estar congelados en los dibujos de los fantasmas.

“Dame el resto de los materiales. La formación debe completarse primero. Incluso si ese viejo monstruo Edwin nos visita, ¡me aseguraré de que no salga fácilmente!” Han Shuo rio locamente mientras hablaba con Emily y Phoebe.

Sus dos rostros estaban llenos de sorpresa en ese momento. Cuando ellas escucharon las palabras de Han Shuo, entregaron los artículos de frío que habían comprado en el lapso de su confusión. Cuando todos los materiales fueron recolectados, Han Shuo comenzó a volar rápidamente alrededor del patio bajo las miradas confundidas de las tres personas. Fue entonces cuando los tres descubrieron que muchas zanjas grandes y pequeñas podían sostener perfectamente todos los objetos en las manos de Han Shuo.

Han Shuo se retiró del patio cuando todo estaba listo y convocó a Gilbert a su lado, donde estaba de pie junto a Phoebe y Emily.

Él dio una orden mental y un rayo de luz roja se elevó al cielo desde el interior del patio. El viento aulló en el patio durante un momento mientras una sensación extrema de frío de los cien fantasmas bailarines en los pilares llenaba los corazones de los otros tres.

¡Los tres entendieron que ese simple patio se había convertido en un lugar de peligro letal después de las preparaciones de Han Shuo!

“¡Todo estará perfectamente establecido tan pronto como construyamos un campo de fuerza insonorizado alrededor de la zona!” Han Shuo se volvió para mirar a Emily con una sonrisa misteriosa.

“¡Déjamelo a mí!” Emily comprendió su significado y lanzó una magia oscura. De pronto aparecieron ondulaciones mágicas sobre el patio, que descendieron como una cúpula sin forma.

“¿Qué pasó, la maldición del malvado dios se encendió?” Harris repentinamente sonó desde afuera mientras las pisadas resonaban. Harris y otros de la banda mercenaria Cairo aparecieron frente a la tienda en el lomo de sus caballos, con Harris llamando a la puerta y gritando.

Como el ojo de la formación, la roca flotante también tenía cinco gotas de la esencia de sangre de Han Shuo en ella. Por lo tanto, Han Shuo podía controlar fácilmente toda la formación a través de la piedra flotante con un simple pensamiento.

Cuando oyó el grito de Harris desde el exterior, Han Shuo cambió ligeramente la formación y la hizo volver a la normalidad. No hubo otros cambios aparte de los seis pilares Shura.

“No mucho, ¿ha venido el Señor Harris para darnos alguna noticia?” Han Shuo abrió la puerta para dejar que Harris entrara mientras respondía con facilidad, sonriendo ampliamente.

Harris miró a su alrededor con sus afilados ojos después de entrar, barriendo todos los rincones de la tienda. Le preguntó a Han Shuo con un poco de confusión, “¿Por qué aparecieron de repente seis extraños pilares?”

“Oh, planeamos hacer de esto una residencia a largo plazo y creamos estos seis pilares para apoyar porque no hay lugar para colgar nada para que se seque. ¿Qué trae al señor Harris?”

“Una luz sangrienta se encendió hace un momento, y otros en las tiendas vecinas oyeron gritos aterradores saliendo de aquí. Dijeron que estaban aterrorizados y querían que nos acercáramos a mirar la situación. ¡También estaba preocupado de que algo te hubiera ocurrido, así que vine a echar un vistazo!”

Riendo a la ligera, Han Shuo bromeó, “Esas personas son muy cobardes. Solo estábamos practicando magia en ese momento. Tenemos varias personas aquí y no tendríamos miedo incluso si la maldición aparece. ¡No te preocupes!”

“Eh, ¿el tipo que recoge sangre de vírgenes es también tu amigo?” Harris asintió y estaba a punto de irse cuando de repente descubrió a Gilbert. No pudo evitar pedir a Han Shuo.

“Eh… ¡Puedes decir eso!” Han Shuo se sintió un poco incómodo cuando volvió a mirar a Gilbert. Ese último estaba a punto de estallar de ira, cuando Han Shuo indicó que se callara y luego se giró para explicarle a Harris.

“¿Por qué tienes este tipo de amigos? ¡Es tan repugnante!” Harris miró a Gilbert con desdén extremo y no parecía dispuesto a quedarse más tiempo mientras tomaba apresuradamente a sus hombres para marcharse.

“¡El infierno! Todo fue por órdenes de mi amo, ¿¡qué demonios tiene que ver conmigo!?” Gilbert finalmente no pudo contenerse después de que Harris se marchó y rugió, con humo saliendo de sus orificios.