Capítulo 202: Te recordaré.


Si una persona expresaba la actitud de querer matarte a toda costa, entonces la única manera de vivir era matarlo antes de que él te matara.

Han Shuo y Florida no habían visto el ojo por ojo desde el inicio, y el asunto con Phoebe había ampliado esa enemistad aún más. No sólo Florida había expresado su deseo de matar a Han Shuo desde el principio, sino que también había tomado acciones reales. Han Shuo naturalmente no se sentaría allí y esperaría pacientemente su muerte.

Un día de búsqueda se había extendido hasta las profundidades de la noche. La brillante luna colgaba en lo alto del cielo como un gigante, con un ojo helado que miraba abajo todo lo que estaba bajo esta. Fuertes ráfagas de viento frío sacudían los enormes árboles y soplaban la gruesa capa de nieve sobre las antiguas ramas, la nieve que caía susurraba en los oídos de la gente.

Han Shuo estaba de pie en el aire, llevando el Filo Cazador de Demonios en su mano derecha con una expresión fría en su rostro. Con mirada severa y sin emociones, parecía ser una alta cordillera que obstruía el camino de esperanza de Florida.

¡Florida sólo tendría la oportunidad de vivir si pasaba más allá de Han Shuo!

“¡Si te apartas ahora, te prometo que nunca te enfrentaré en el futuro!” Atrapado en medio de una reacción mágica, Florida había gastado su energía en la desesperada huida por su vida. En ese momento sus heridas eran severas y su fuerza estaba muy agotada. Un tinte de resignación coloreó sus palabras mientras miraba a Han Shuo.

Una encantadora sonrisa estaba pegada en su rostro, pero la risa de Han Shuo era tan fría como una caverna helada. Miró a Florida de manera significativa y sacudió su cabeza, “¡Lo siento, creo que tu cadáver será mucho más tranquilizador que tu promesa!”

Cuando escuchó esas palabras, Florida supo que no había salida para él. Su rostro se oscureció cuando dijo, “¡Mi abuelo es el gran magus Ferguson de la Iglesia de la Luz! ¡No habrá nada para ti si te conviertes en mi enemigo! ¡Incluso si puedes matarme hoy, mi abuelo nunca te dejara bajar del gancho!”

Incluso si Florida estaba herido, todavía trato de crear la ilusión de fuerza con esas palabras. Pero para Han Shuo, con su fuerza actual, no sólo no temía a Florida que sacaba a su abuelo para amenazarlo, sino que ahora estaba aún más seguro de que a Florida no le quedaba nada en su tanque. De lo contrario, Florida no habría perdido todo ese tiempo hablando con él.

“Si hoy no te mato, enfrentaré el peligro de ambos el tuyo y de tu abuelo. Pero si estás muerto, solo necesitare enfrentarme a tu abuelo. Por lo tanto, ¡ve y muere!” Con palabras heladas, Han Shuo se preparó para matar.

Una pila de huesos blancos y duros aparecido bajo la prístina luz de la luna mientras Han Shuo canto. Brillando con frialdad, los huesos se reunieron rápidamente en una prisión de huesos de tres metros de ancho y cuatro metros de alto, que se contrajo rápidamente alrededor de Florida.

Han Shuo de repente se disparó hacia Florida con una expresión despiadada cuando la prisión de huesos se había formado completamente, moviéndose a través del cielo nocturno como un rayo.

Incluso si su fuerza estaba gastada en gran medida, Florida todavía era un archimago de luz, particularmente porque él también se especializó en la magia del trueno. Han Shuo había visto todo muy claramente en la distancia cuando Florida se había enfrentado a Edwin, y sabía que su fuerza era bastante aterradora.

Por lo tanto, con la ventaja de Han Shuo en el cultivo mágico, lo más inteligente que podía hacer era cerrar la distancia entre él y Florida. No importaba lo fuerte que fuera Florida, Han Shuo confiaba en que sería capaz de matarlo si estaba en combate a corto alcance.

Un hechizo de luz repentinamente explotó con Florida como su epicentro. La luz fuerte y penetrante para el ojo trajo consigo la pura y divina fuerza de la luz. El hechizo formó ondulaciones agudas mientras se estrellaba contra la prisión de huesos frente a él.

El departamento de luz siempre había sido un natural contraataque para la magia de necromancia. Cuando la fuerza pura y divina de la luz chocó con la prisión de huesos, los huesos blancos originalmente brillantes parecieron sufrir cien años de corrosión cuando comenzaron a desmoronarse. Las fuertes defensas se habían vuelto tan frágiles que ni siquiera podían soportar el menor golpe, y así explotaron en pedazos cuando Florida golpeó ferozmente con su bastón mágico.

Aunque había salido de la jaula, el rostro de Florida estaba aún más drenado de sangre que antes. Era obvio que había gastado demasiada fuerza mental y había llevado a su cuerpo más allá de sus límites. En ese momento, Han Shuo apareció de repente junto a él, el Filo Cazador de Demonios brillaba con una luz asesina. Corto hacia el cuello de Florida, totalmente decidido a terminar su vida con un golpe mortal.

El bastón mágico en la mano de Florida de pronto exploto con una luz blanca mientras un enorme poder dentro de repente hizo erupción. Florida lanzó su bastón hacia el Filo Cazador de Demonios.

Un chasquido metálico resonó cuando los dos se conectaron, y el yuan mágico infundido en el Filo Cazador de Demonios perforo un gran agujero a través del bastón de metales desconocidos de Florida. Sin embargo, el poder dentro del bastón obstruyó a Han Shuo por un breve momento, haciéndole vacilar involuntariamente en el aire en ese momento.

En el otro lado, la sangre espumosa corría desde la boca de Florida, bajando por su cuello para teñir su pecho de un rojo vivido. Su rostro bien parecido estaba ahora tan pálido como el papel y la sangre de su boca le hacía parecer aún más aterrador. En ese punto, no parecía que estuviera volando al Valle Del Sol, sino que en su lugar se balanceaba en su camino hacia él.

Bastones mágicos de alta calidad podían almacenar una parte de la magia del lanzador dentro de ellos y liberarla en momentos críticos. Las acciones de Florida en ese momento habían sido obviamente eso. Los elementos mágicos dentro del bastón habían actuado como un catalizador para causar una explosión y hacer que Han Shuo hiciera una pausa por un segundo.

En la valla del valle, el vice jefe de la banda mercenaria Cairo Harris parecía haber recibido algún tipo de mensaje y estaba mirando en esa dirección con algunos de sus expertos a su lado. Habían visto desde hacía mucho tiempo la batalla que se desarrollaba fuera, pero miraban con un ojo  desapasionado las cosas y no habían intervenido.

Todo el mundo en el valle conocía la enemistad entre las bandas mercenarias Cairo y Hoz Arco Iris. Los mercenarios Cairo tenían la obligación de interferir mientras Florida pusiera los pies en el valle. Sin embargo, Han Shuo y la lucha de Florida se llevaba a cabo fuera del valle en ese momento. Además, con el odio de Harris por la banda mercenaria Hoz Arco Iris, probablemente deseaba apasionadamente que Han Shuo matara a Florida.

Haciendo una pausa por un momento, Han Shuo vio que Florida estaba a punto de entrar en el valle. Detrás de él, Edwin también había vuelto a aparecer. Han Shuo inmediatamente distribuyó su yuan mágico a su máximo y se disparó a través del cielo, dejando un rastro de humo mientras se dirigía hacia Florida.

Repentinamente, un dragón de fuego se levantó en el aire y salió disparado de la cerca del valle, agitándose hacia Han Shuo. Han Shuo había querido matar a Florida, pero se vio obligado a huir de su camino con el fin de evadir. Primero usó el hechizo de niebla oscura para crear una cubierta y luego convocó a un zombi para que lo sustituyera en el rostro de la ira del dragón de fuego.

Han Shuo miró la neblina oscura y notó que un mago de fuego había aparecido por el borde del valle. Había una tropa de caballería que se acercaba rápidamente en la distancia que llevaba el uniforme de los mercenarios de la Hoz Arco Iris.

“Maldita sea, ¿por qué están aquí?” Harris gruñó de rabia.

“Jefe, jefe, ¿estás bien?” Los mercenarios Hoz Arco Iris inmediatamente rodearon a Florida cuando se acercaron y le preguntaron con ansiedad.

Florida seguía sufriendo por el inmenso choque y el susto, y finalmente exhalo un gran suspiro de alivio al ver a su propia gente. Giro su cabeza para señalar a Han Shuo, “¡Mátenlo!”

El cuerpo de Florida cayó en un profundo desmayo en cuanto terminó de hablar. Parecía que las pruebas que había sufrido a lo largo del camino le habían causado un gran trauma.

La aparición de los mercenarios de la Hoz Arco Iris hizo que Han Shuo entendiera que ya no tenía ninguna oportunidad de matar a Florida. Sin embargo, desde que Florida se había desmayado, Han Shuo comprendió que aunque él no había muerto, de todos modos estaba medio muerto. Le tomaría mucho tiempo recuperarse de eso.

Han Shuo no esperó a que los mercenarios de la Hoz Arco Iris hicieran su movimiento, sino que se disparó hacia el valle desde arriba y aterrizó unos metros delante de Harris.

De acuerdo a las reglas del valle, incluso si uno tenía la capacidad de volar, uno no podía entrar en el valle usando el vuelo.

Sin embargo, la pelea anterior de Han Shuo con Florida había sido completamente atestiguada por los de la banda mercenaria Cairo. El enemigo de su enemigo era un amigo, y así no sólo Harris muy magnánimamente perdono sus acciones, sino que inmediatamente hizo un gesto para que sus hombres formaran una pared en frente de Han Shuo.

“¡Lo siento, ahora que él ha entrado en el valle, las peleas no pueden ocurrir en el Valle Del Sol, o nuestra banda mercenaria Cairo podría intervenir!” La expresión de Harris era tranquila mientras agarraba su hacha de guerra doble, irradiando la voluntad de explotar en la batalla en cualquier momento.

Las graves heridas del jefe Florida fueron un gran golpe para los mercenarios de la Hoz Arco Iris, no sólo en términos de fuerza, sino también de reputación. Los ojos de los mercenarios escupían fuego mientras miraban en la dirección de Han Shuo, pero Harris había expresado su intención de acatar las reglas, por lo que quedaron atrapados en un dilema.

“Primero vamos a estabilizar las lesiones del jefe. ¡Lo pagaran tan pronto como el jefe esté bien!” El mago de fuego que había atacado a Han Shuo antes echó un vistazo al rostro de Florida y de repente abrió la boca para hablar.

Esa persona probablemente tenía una posición muy alta dentro de la banda de mercenarios mientras nadie más dijo nada después de su sugerencia. Todos miraron furiosamente a Han Shuo, retirándose rápidamente con Florida bajo su cuidado.

“Amigo, debes ser más cuidadoso. Florida no te dejará fácilmente después de que se despierte. Aunque nuestros hombres patrullan por todo el Valle del Sol, todavía no podemos prevenir completamente que la gente haga alguna travesura. ¿Creo que sabes lo que quiero decir?” La actitud de Harris era mucho más cálida en comparación con la primera vez que había visto a Han Shuo. Las frías líneas de su rostro se habían suavizado mientras hablaba algunas palabras de advertencia hacia Han Shuo.

Las graves heridas de Florida beneficiaron mucho a la banda mercenaria Cairo y como el rival de Florida, Han Shuo era un amigo de la banda mercenaria Cairo. No era de extrañar que la actitud de Harris fuera tan amistosa con Han Shuo.

Los mercenarios Cairo estaban patrullando todo el valle, pero su energía era limitada. Era imposible para ellos mantener un ojo todo el tiempo. Cuando el humeante Florida despertara, se dedicaría a perseguir su venganza a toda costa. Incluso si estuviera en el Valle del Sol, probablemente escogería el momento perfecto para hacer su movimiento, así que Han Shuo no estaba verdaderamente seguro dentro del valle.

Asintiendo, Han Shuo habló con una leve sonrisa, “¡Gracias, tampoco es fácil matarme!”

Edwin también había llegado en ese momento y aterrizó en el suelo cerca de la frontera. Su mirada se fijó firmemente en Han Shuo mientras decía, “Quiero entrar en el valle, ¿de qué procedimientos necesito hacerme cargo?”

La cabeza de Han Shuo comenzó a palpitar con esas palabras. La llegada de ese viejo monstruo era una amenaza aún mayor para él que Florida. Sin embargo, el Valle del Sol también tenía sus reglas, y ellos no rechazaban a tal dios de la riqueza.

“Chico, te llamas Bryan, ¿Cierto? Hay cada vez menos y menos personas que pueden infligir heridas en mi cuerpo a medida que pasan los años. ¡Te recordaré!” Edwin se frotó la espalda dolorida mientras completaba los procedimientos apropiados. Lanzó una sonrisa horrible hacia Han Shuo, varias hendiduras y fosos en su rostro se juntaron para parecer bastante severos.

“¡En cambio deberías olvidarme, no quiero volver a verte!” Han Shuo sonrió tristemente en respuesta, caminando hacia el valle alimentando un dolor de cabeza y pensó en cómo preparar las medidas apropiadas.

Edwin venia de la Iglesia Calamidad y tenía la fuerza de un gran magus oscuro. Él era una fuerza significativa a ser contada a través de todo el Continente Profundo. Que tal personaje no hubiera sido asesinado de inmediato significaba que tendría una cantidad casi inimaginable de problemas en el futuro. Han Shuo ahora estaba asediado con un enorme dolor de cabeza y quería abandonar el valle inmediatamente. Todo podía esperar hasta que regresara al cementerio de la muerte a través de la matriz de transportación.

El final de la noche había llegado sin saberlo y Emily más bien estaba adormecida cuando Han Shuo regresó al Manto Oscuro.

Cuando vio a Han Shuo reaparecer delante de ella, la mirada un poco confusa en sus ojos se aclaró lentamente. Ella dijo alegremente, “¡Estas bien! ¿Viste a Trunks?”

Asintiendo, Han Shuo dijo con sorpresa, “¿Cómo supiste que Trunks está aquí?”

“El Manto Oscuro tiene una pequeña red de inteligencia dentro del valle. Trunks entró en el valle por sí mismo poco después de que te fuiste. Sé que ustedes dos son cercanos, así que tuve una charla con él cuando entró en el valle. Cuando se enteró de que Florida estaba haciendo un movimiento contra ti, inmediatamente se fue otra vez y se precipitó en la dirección de la Ciudad Valen. Yo no fui con él porque tenía que quedarme aquí y esperar noticias de mis superiores”. Emily explicó.

“Elaine está muerta. ¡Caí víctima de una trampa y casi me asesinaron!” Han Shuo suspiró y se sentó.

Cuando ella escucho de la muerte de Elaine, una expresión triste apareció en el bello rostro de Emily y se puso muy callada. Después de un rato, suspiró pesadamente y suavemente dijo: “Aunque la hermana mayor Elaine no sabía cómo pelear, ella era muy capaz. Opero su pequeño hotel en la Ciudad Valen durante muchos años y nos proporcionó valiosos consejos muchas veces. ¡Nos ayudó mucho, pero murió a causa de nosotros!”

Si Han Shuo y Emily no hubieran aparecido, y si no le hubieran dejado a Belinda el cuidado de Elaine, ella no habría muerto. Era porque Han Shuo no tenía una relación profunda con Elaine que no fue golpeado con ningún sentimiento particularmente trágico. Cuando vio la expresión afligida de Emily, le palmeó ligeramente el hombro y le dijo unas palabras de consuelo.

El estado de ánimo de Emily mejoró mientras Han Shuo la tranquilizaba en voz baja. Fue entonces que se acordó de la verdadera tarea a mano, “¿Qué pasó?”

Han Shuo relató los acontecimientos con gran detalle, haciendo temblar a Emily cuando se enteró de los peligrosos sucesos de ese viaje. Aclamó la huida de Han Shuo y oró por él durante sus peligrosos encuentros.

Emily todavía estaba atrapada en el shock por lo que había sucedido después de que Han Shuo terminó, y levantó la pierna de su pantalón para ver la herida ahora coagulada. “No corras este tipo de riesgos en el futuro, si la flecha de Belinda no hubiera aterrizado allí, entonces estarías en mucho peligro”.

“No te preocupes, si la dirección de su flecha hubiera sido más peligrosa, naturalmente no habría estado ahí para ser golpeado. Inmediatamente habría evadido y escapado lo más lejos posible”. Al final sus acciones habían traído ciertos resultados. Aunque la lesión en la espalda de Edwin no fue tan severa como la de Florida, sería suficiente para causarle desgaste por algún tiempo.

“Ahora estamos en problemas. Florida ya es una persona difícil de sacudirse, y ahora también tenemos a Edwin para tratar. Él tiene una alta posición en la Iglesia de la Calamidad y es bastante vicioso y brutal. ¡Incluso le has hecho daño, no sé si estar orgullosa o preocupada por ti!” Emily suspiró con una expresión de preocupación en su rostro.

“No te preocupes, si se viene abajo, podemos regresar al cementerio de la muerte. Mientras permanezcamos en un lugar donde nadie nos pueda encontrar, ¡podremos defendernos o atacar después de que establezcamos la matriz de transportación!” Han Shuo sostuvo una visión bastante optimista mientras sonreía para consolar a Emily.

En ese momento, el anciano que cuidaba la fortaleza del Manto Oscuro se acercó y llamó a la puerta, “Señora Emily, el jefe Laureton de la banda mercenaria Cairo requiere que usted y el maestro Bryan den una visita”.

“¡Entiendo, abuelo Camby!” Emily respondió con ligereza y miró a Han Shuo “¡Parece que nosotros tenemos aliados!”