Capítulo 200: Perro come perro



Y con este capítulo termino el maratón GDK patrocinado por mi cumpleaños n_n espero lo disfruten tanto como yo estoy disfrutando el día.


Un explosión resonó del cuerpo de Elaine mientras su cuerpo abundantemente sangrado repentinamente explotó en pedazos sangrientos que la fuerza del impulso ventilo en las cuatro direcciones.

Dos dedos de hueso y tres flechas de sangre fueron directamente hacia Han Shuo con un feroz y aterrador poder. En ese momento crítico, él Han Shuo en rápida retirada inmediatamente cantó el hechizo para el escudo de hueso y un montón de huesos blancos rígidos inmediatamente formaron un escudo de hueso de un metro de ancho y 1,5 metros de alto que floto en el aire frente a Han Shuo.

Los sonidos de agrietamiento resonaron con nitidez mientras el escudo de huesos blancos no podía soportar el tremendo impacto que acababa de recibir. Explotó en numerosos fragmentos de hueso que volaron por todas partes, tan espléndidos como fuegos artificiales.

Si hubiera sido alguien más, tal vez no hubieran percibido el peligro que acechaba en el cuerpo de Elaine y se habrían visto atrapado por ese ataque. Probablemente habrían intentado hacerle frente. Sin embargo, Han Shuo fue perceptivo y sus pensamientos se movieron rápidamente. Un rayo de iluminación golpeo repentinamente su corazón y había sentido el peligro latente en el cadáver de Elaine justo en ese momento. Por eso apenas pudo reaccionar y retroceder a tiempo.

Estando en el reino del demonio verdadero, el cerebro de Han Shuo había sufrido una salvaje tanda de entrenamiento y la velocidad a la que podía concentrarse y liberar su fuerza mental era una velocidad mucho más rápida que la de los magos ordinarios. Esa era la razón por la que podía cantar el hechizo de escudo de hueso blanco con una velocidad tan milagrosa en un momento tan crucial.

Después de retirarse más de diez metros y que el escudo de hueso blanco ahora estaba regado en fragmentos rotos, Han Shuo había evitado con éxito ese ataque obviamente premeditado.

Cuando lanzo otra mirada a Elaine, no quedó nada aparte de algo de sangre fresca y trozos de carne. De repente un fuerte sentimiento de sangre derramada penetró en el aire.

Han Shuo repentinamente sintió una sensación sofocante, e inmediatamente supo que eso era malo. Había estado recuperando el aliento, pero comenzó a hacer circular el yuan mágico en sus extremidades sin pensar otro momento.

Los chorros de yuan mágico hicieron un circuito de sus extremidades mientras limpiaron la esencia de sangre que Han Shuo acababa de inhalar en sus pulmones. Han Shuo se sentía un poco aturdido y cansado, pero ahora sentía que la fuerza regresaba a sus extremidades.

¡Un plan vicioso, un enemigo retorcido!

Repasó lo que acababa de suceder y estaba seguro de que la esencia de sangre que había colocado en el cuello de Belinda había sido manipulada y transferida al cuerpo de Elaine.

El enemigo entonces había matado a Elaine y había usado su cuerpo como carnada, colocando dos trampas para atraparlo. Primero habían usado un hechizo similar a la explosión de cadáveres. El cuerpo de Elaine había sido llenado de sustancias químicas de modo que en el momento en que su cuerpo explotara, su sangre fresca, que estaba atada con químicos, se convertiría en la segunda ronda de ataque.

¡Semejantes métodos tan crueles que hicieron uso de un cadáver sólo podían ser obra de esos fervientes sectarios de la Iglesia de la Calamidad!

Belinda debió haber sido salvada por otros, o ella nunca se habría liberado de los grilletes de la esencia de sangre a través de solo su poder. Han Shuo inmediatamente planeó salir de ese lugar cuando sus pensamientos viajaron hasta allí, pero dos conjuntos de pisadas comenzaron a acercarse a donde estaba. Uno de ellos era pesado y el otro suave. Han Shuo podía juzgar de sus pesos que los que se acercaban eran un hombre y una mujer.

Un pensamiento le golpeó mientras su mente corría furiosamente. Estaba ponderando cuál era el método más apropiado y el mejor momento para manejar a los dos.

¡Sin embargo, necesitaba una oportunidad para crear el mejor momento! Han Shuo miró a su alrededor y notó que no había un buen terreno para aprovechar, ni tampoco había un buen momento. ¡No pudo evitar suspirar en su corazón!

El cuerpo originalmente erguido de Han Shuo de pronto se suavizó en el suelo. Cuando sus párpados cubrieron la mirada aguda en sus ojos, su ritmo cardíaco y su respiración se volvieron extraordinariamente calmados. Era como si estuviera en un profundo estado de coma sin ninguna conciencia.

Dos personas gradualmente se acercaron. El rostro de Belinda estaba cubierto por su velo como de costumbre. Sus ojos brillantes miraban fijamente a Han Shuo sin parpadear.

La otra persona era bastante mayor ya que las puntas de su cabello eran de un color gris marrón. Finas líneas le acariciaban el rostro como fosos mientras llevaba una gruesa chaqueta gris de algodón. Se sujetaba a un bastón en su mano izquierda mientras sus ojos blancos grises parecían sin energía. Caminaba lentamente, manteniendo un ojo en los alrededores y prestándole atención no sólo a Han Shuo.

“¡Espera, Belinda!” Justo cuando Belinda estaba a unos diez metros de Han Shuo, el viejo inmediatamente grito con una voz baja y ronca.

Belinda había estado mirando fijamente a Han Shuo cuando ella inmediatamente se detuvo al escuchar esa llamada. Se giró confundida y miro al viejo, “¿qué ocurre Maestro Edwin?”

El hombre llamado Edwin era de la Iglesia Calamidad. Sus ojos blancos y grises rodearon el entorno una y otra vez antes de instalarse finalmente en Han Shuo. Él gruño, “No hay sangre en su cuerpo y no hay signos evidentes de heridas. Probablemente no fue herido por ese cadáver explosivo. Juzgando por la distancia, puede que se haya desmayado de los químicos, pero tenemos que ser más cautelosos”.

“Entonces de acuerdo a su opinión, ¿qué debemos hacer?” Belinda no sólo dejó de acercarse a Han Shuo después de esas palabras sino que en realidad comenzó a retroceder hasta que estuvo al lado con Edwin.

“Dispárale una flecha. ¡Si realmente está en coma, no tendrá la menor sensación de ello!” Edwin respondió.

Han Shuo maldijo internamente. ¡En realidad ese maldito viejo era retorcido y vicioso! Podía dar un plan tan salvaje. Ese hombre le dio a Han Shuo una fuerte sensación de peligro, pero de la condición de su cuerpo, Han Shuo era muy consciente de que esa persona no era un espadachín o un caballero. ¡Debía ser un maravilloso mago a pesar de su cuerpo decrépito, de lo contrario no tendría miedo de acercarse a Han Shuo!

Belinda rio suavemente y estuvo de acuerdo cuando escucho las instrucciones de Edwin. Sacó un arco y una flecha y coloco una flecha en la cuerda.

Belinda visiblemente no era una tiradora. Sus dos brazos temblaban cuando coloco su flecha que también estremeció en la dirección de Han Shuo.

Debido a que estaban tan cerca, Han Shuo podía sentir a Belinda sosteniendo el arco y la flecha incluso con los ojos cerrados. Sus temblorosas manos hicieron sonidos suaves cuando sus brazos pasaron por delante de su gruesa ropa. Esto hizo que Han Shuo con algo de pánico pesara si debía o no tomar la apuesta.

Si de repente explotara a la acción, no estaba seguro de su capacidad para matar a ambos, dada su distancia de él y el hecho de que ambos estaban en guardia. Han Shuo tampoco sabía nada sobre los métodos que ese Edwin posiblemente tenía, así que era muy imprudente tomar ese riesgo al atacar.

Han Shuo endureció su corazón en el momento en que Belinda entalló su flecha y decidió tomar el golpe sin importar lo que pasara. Han Shuo comprendió de su conversación que no parecían querer matarlo. Eso fue lo que le obligó a tomar una decisión.

“¡Hazlo!” La voz de Edwin era baja mientras presionaba a Belinda.

“¡Muy bien!” Belinda aceptó y soltó la flecha con un “whoosh”.

La flecha aterrizó en la nieve por su brazo izquierdo mientras Han Shuo se encontraba allí nerviosamente. ¡No lo había tocado en absoluto! Parecía que las habilidades de tiro de Belinda estaban más allá de la mierda, lo que le causo que fallara incluso a una distancia tan cercana. “No te preocupes, tenemos mucho tiempo, conseguirás acertarle después de disparar algunas flechas más”. Ninguna emoción se escuchaba en la voz de Edwin mientras hablaba lentamente.

Sus ojos se iluminaron mientras hablaba y se concentró en el cuerpo de Han Shuo, tratando de obtener algunas pistas de él.

“¡Muy bien, voy a probar un par de veces más!” Belinda respondió y disparó otras tres flechas. Las tres fallaron de nuevo.

Belinda estaba obviamente un poco irritada mientras refunfuñaba levemente y sacaba otra flecha. Ella no apunto en absoluto en esa ocasión y disparó directamente hacia Han Shuo.

Sin embargo, la única flecha que no había apuntado en absoluto resultó ser milagrosamente exacta. Voló directamente hacia la pantorrilla de Han Shuo y se hundió con un pequeño pfft. La brillante sangre roja salió lentamente de la pierna de su pantalón.

Ese tipo de dolor desde hacía mucho tiempo se había convertido en nada para Han Shuo. Su ritmo cardíaco y su respiración se mantuvieron iguales a la expresión desmayada en su rostro, como si realmente se hubiera hundido en las profundidades de un coma por drogas.

“¡Las cosas deberían estar bien!” Edwin asintió y dijo en voz baja después de observar por un tiempo.

Belinda y Edwin relajaron su guardia contra Han Shuo y se acercaron a su posición. Han Shuo centro su concentración y se preparó para matar en cualquier segundo. Haría un movimiento para matar inmediatamente a Edwin tan pronto como el anciano se acercara. Tan aterradora como Belinda era, ella era solamente una amenaza en luchas de grupo gracias a los poderes destructivos de su golem. Han Shuo no le temía en absoluto si luchaban en un lugar como ese.

Justo cuando Han Shuo hizo su preparación, más sonidos vinieron de la distancia. Rápidamente se acercaban a esa zona, sorprendiendo a Han Shuo mientras fingía su muerte en el suelo. Se preguntó quién iba a llegar ahora.

“¡Jefe, esa persona está aquí!” Un grito repentinamente sonó mientras una banda de una docena viajaba rápidamente a través del helado viento del invierno.

“¡Pensar que dejó el Valle Soleado por su propia voluntad, él ya no quiere vivir más!” Completamente contrario a sus expectativas, la voz de Florida repentinamente resonó en los oídos de Han Shuo.

“¡Jefe Florida de la banda mercenaria Hoz Arco Iris!” Belinda de repente exclamo con sorpresa.

“¡No importa quiénes son ustedes dos, denme a ese chico de inmediato!” Florida anunció perentoriamente como de costumbre cuando llegó.

La calma se restableció en los ojos del hombre llamado Edwin. Lanzo una mirada hacia Florida y los otros que se acercaban, primero cacareando extrañamente y luego raspando una voz llena de odio. “¡Así que tú eres Florida, parece que tenía razón al venir al Valle Soleado en esta ocasión!”

Mientras Edwin hablaba, un inmenso pulso de magia repentinamente emanó de su cuerpo. La presencia de la magia oscura de repente impregnó el aire hacia Florida. Tres inmensas manos negras se materializaron en el aire, que golpearon con una fuerza feroz que podía partir los cielos y abrir la tierra.

Todos los árboles y arbustos de los alrededores explotaron dentro del área en el lapso de un segundo. Los árboles altísimos primero crujieron audiblemente y luego cayeron bajo el ataque de esa fuerza.

El enorme hechizo de magia oscura, la “Mano de la Muerte”, había sido liberado, y tres manos de diez metros de ancho habían aparecido. Mientras la aterradora fuerza cubría el suelo, cuatro mercenarios de la Hoz Arco Iris no pudieron evadir a tiempo y fueron golpeados hasta ser una sangrienta carne picada.

“¿No te enseñó tu abuelo Ferguson cómo tratar a tus mayores?” La voz de Edwin estaba cubierta de una cruel sonrisa mientras hablaba con Florida.

Edwin y Belinda ya estaban al lado de Han Shuo en ese momento, y si él quería, podría hacer un movimiento repentino y dañar a Edwin. Sin embargo, a juzgar por esos enormes disturbios, Han Shuo entendió que Edwin parecía odiar a Florida aún más. Estaba tratando de matarlo después de conocer al hombre, y su fuerza era mucho más fuerte que Emily, que también era una usuaria de la magia oscura.

Por un lado estaba un asesino de la Iglesia de la Calamidad; por el otro estaban enemigos de la Hoz Arco Iris. Esos dos grupos eran personas a las que tendría que enfrentarse en el futuro, y todo eso que de pronto comenzaron a pelear era para la ventaja de Han Shuo. A diferencia de él haciendo un movimiento en ese momento, bien podría seguir jugando al muerto y hacer que el perro comiera perro.

“¿Quién eres?” Florida y el resto de los mercenarios de Hoz Arco Iris se habían refugiado rápidamente en un terreno más alto y miraban a Edwin con un shock.

“Heh heh, puede que no me conozcas, pero tu abuelo me conoce desde hace muchos años. ¡Quizás has oído hablar del nombre de Edwin!” La voz de Edwin seguía sonando bastante incómoda.

“¡Gran Magus Edwin de la Iglesia de la Calamidad, eres tú viejo monstruo!” Florida gritó con sorpresa mientras barría su mirada sobre el cuerpo de Han Shuo. Él agitó su mano, “¡Retirada!”

Los miembros de la banda mercenaria Hoz Arco Iris obedecieron por completo las órdenes de Florida y retrocedieron rápidamente, obviamente enormemente asustados por Edwin.

“¿Quieren correr? ¡No será tan fácil!” La voz de Edwin volvió a sonar.

Rápidamente cantó un profundo hechizo mágico. Dos enormes cuchillas de Parca se materializaron en su mano izquierda y derecha. Eran incluso más grandes que las anteriores manos de la muerte. Las afiladas cuchillas volaron rápidamente a través del aire y cortaron a través de enormes árboles como si estuvieran cortando tofú. Estos se rompieron en varios pedazos de madera después de que la cuchilla pasara a través.

La presencia de la muerte emanó hacia Florida y los otros. Dos bravos y altos espadachines mayores que flanqueaban a Florida no tuvieron ninguna defensa contra estas en absoluto, ya que fueron tallados en varios trozos de carne por las cuchillas y fueron esparcidos por el suelo en un sangriento desorden.

Tales efectos aterradores hicieron que Florida y los demás se movieran aún más rápido.

La aparición de un presagio tan desafortunado obviamente había alterado los planes previamente establecidos de Florida. Incluso Han Shuo estuvo bastante sorprendido cuando los horribles lamentos continuaron para comentar la serie de bajas.

“¡Primero átalo, cuidaré a estas personas!” Edwin se volvió para hablar con Belinda cuando vio que Florida y los otros huían por sus vidas hacia el Valle Soleado. Sacó un frasco de polvo y se lo entregó a Belinda, “¡Vacíalo en su garganta, contestará todas tus preguntas tan pronto como se despierte!”

“¡No se preocupe, le haré pagar!” Belinda respondió decididamente.

Asintiendo, Edwin se volvió para irse y planeó perseguir a Florida y a los demás. Han Shuo repentinamente hizo su movimiento mientras el Filo Cazador de Demonios aullaba a través del aire, disparándose directamente hacia la espalda de Edwin.

Han Shuo había planeado permanecer en silencio por un tiempo más, pero ahora que había presenciado la fuerza de Edwin y se dio cuenta de que estaba dejando su rango de ataque, no planeó seguir observando. Han Shuo decidió aprovechar esa oportunidad para derribarlo primero.

Edwin era más fuerte de lo que Han Shuo había asumido, ya que una respuesta instintiva se inició incluso cuando el Filo Cazador de Demonios perforó hacia él a tan alta velocidad en esa corta distancia. Una magia como un escudo de metal negro, protegió la zona que estaba atravesando el filo Cazador de Demonios.

Pfft. Sangre se roció por todas partes.

El Filo Cazador de Demonios se hundió unos centímetros después de atravesar el grueso escudo mágico y luego fue detenido por una enorme fuerza, incapaz de moverse un poco hacia delante.

Al mismo tiempo, Han Shuo saltó como una pantera desde su posición original en el suelo, volando por delante de Belinda para dispararse hacia Edwin con la velocidad del rayo, un hechizo de fuego púrpura chispeaba de su mano izquierda mientras su mano formaba una hoja, llevándola sin piedad a través del cuello de Edwin.