GDK – Capítulo 198

2

Capítulo 198: Comportarse bien


Florida había roto la puerta con su aparición y por eso, Han Shuo y Phoebe no tuvieron más remedio que ocupar otra habitación. Pagaron veinte monedas de oro como compensación por la puerta, y Phoebe pidió dos habitaciones para que Han Shuo no tuviera oportunidad de hacer alguna travesura. No permaneció inactivo cuando Phoebe regresó a su habitación para descansar.

Localizó el armario de la habitación y montó la matriz de transportación, entonces ajusto su fuerza mental para liberar un hechizo de niebla oscura dentro del armario antes de entrar en la matriz.

El cementerio de la muerte estaba tan desolado como siempre. Han Shuo inmediatamente vio la enorme forma verdadera de Gilbert en cuanto salió. Estaba profundamente dormido entre pilas de huesos y no había notado la llegada de Han Shuo en absoluto.

Gilbert había asumido una gran responsabilidad en los pasados dos días y probablemente estaba muy cansado después de haber sido lastimado nuevamente. Han Shuo no lo molestó y fue a donde los demonios yin y el zombi élite de tierra estaban siendo refinados.

Primero fue a la cueva del demonio yin para infundirla con más yuan mágico. Noto que sólo quedaban nueve espectros en la cueva. Después de pelear todos los días y todas las noches, el día en que podría reunir a los demonios yin se acercaba cada vez más.

El zombi élite de tierra exudaba una inmensa presencia de vida. El qi de tierra que circulaba alrededor de todo el cementerio de la muerte estaba disminuyendo. Bolas de qi gris se extendieron desde el centro del lugar extremo de tierra, y lentamente se unieron en un solo lugar como si una gran mano estuviera apretando su agarre en ellas.

Una maravillosa conexión emanaba de la tierra. Han Shuo se sobresaltó mientras una sensación exuberante fluyó en su corazón. Detectó cuidadosamente y descubrió que esa alegría venía del zombi élite de tierra que estaba enterrado profundamente en el suelo.

Parecía que la llegada de Han Shuo había hecho que el zombi élite de tierra de abajo se alegrara mucho. Después de la larga duración del tiempo en que absorbió el qi tierra y la nutrición de los recursos en los que Han Shuo había gastado una enorme suma para adquirir, el zombi de tierra ya no era un simple zombi, sino que tenía sentimientos simples e instintivos.

Ahora que Han Shuo había localizado los lugares extremos de tierra, madera y agua, también tenía confianza en obtener todos los materiales que necesitaba a través del gremio comerciante de Phoebe. Sería capaz de refinar los zombis élite de tierra, madera y agua. Cuando esos tres zombis élite se formaran, la fuerza personal de Han Shuo también aumentaría mucho.

Siempre que pudiera encontrar los lugares extremos de metal y fuego, sería capaz de poner una aterradora formación con todos los cinco zombis elementales juntos. Él tendría aún más derecho a hablar en ese mundo después de eso.

Han Shuo no despertó a Gilbert cuando vio que todo funcionaba normalmente allí. Regreso silenciosamente al hotel en el Valle Del Sol y se sentó con las piernas cruzadas en la cama, meditando. Relajó todo su cuerpo y lentamente se hundió en la meditación, sin perder ni el menor tiempo para aumentar su fuerza mental.

Phoebe llegó temprano por la mañana con el pelo atado. Su larga falda azul la hacía parecer aún más elegante y agraciada.

Naturalmente enrollo su mano en el hueco del brazo de Han Shuo mientras caminaba y tiraba de él, diciendo, “¡Vamos, sigamos haciendo compras en el valle hoy y reunamos todos los materiales que necesitas!”

Han Shuo estuvo de acuerdo. Había planeado recolectar materiales sólo para el zombi élite de madera, pero ahora que había descubierto un lugar extremo de agua, también necesitaba comenzar a recolectar los materiales necesarios para refinar el zombi élite de agua. Como limitaba con tres países, el Valle Del Sol veía un interminable desfile de comerciantes a través de sus fronteras y todo tipo de materiales extraños podrían obtenerse allí. Han Shuo y Phoebe realmente localizaron muchos de los objetos necesarios a través de algo de búsqueda paciente.

La luz del sol del mediodía se filtraba desde el cielo en el Valle Del Sol, envolviendo a todo el valle en su luz. Su calor era bastante cómodo, y la mano de Phoebe empezó a frotarse el estómago después de que terminaron de registrar la tienda más reciente. Se giró para sonreírle a Han Shuo, “Tengo un poco de hambre, vamos a buscar algo de comida».

“Estás familiarizada con este lugar y sabes dónde está toda la buena comida. ¡Sólo llévame!” Han Shuo respondió con una sonrisa.

Se decía que a ciertos niveles del cultivo mágico, los cultivadores podían ir sin comer o beber y solo hacer uso de la energía dentro de su cuerpo para mantener sus vidas durante cientos de años. Ellos no necesitaban de alimento para nutrir sus cuerpos. Sin embargo, Han Shuo todavía no había llegado a esa etapa y aparte de la nutrición, la comida también era un placer para él.

Phoebe abrió el camino en el frente mientras los dos entraban en una pequeña tienda. Unos cuantos enanos de un metro de altura salieron de dentro y con entusiasmo los llevaron a su mesa.

La tienda no era demasiado grande y las decoraciones no eran tan lujosas. Sólo había unas cuantas sillas sencillas, pero estaba increíblemente lleno. Algunos comerciantes que llevaban ricas pieles, con anillos de diamantes brillando en sus dedos, se extendían perezosamente sobre sillas y mesas estrechas, metían comida en sus bocas sin pensar en sus imágenes.

Los dos se sentaron en una esquina tranquila ceca de una ventana. Phoebe no le pidió a Han Shuo su opinión antes de que ella le dijera a un enano que esperaba al lado, “¡La mejor comida de la tienda!”

El enano sonrió débilmente y se inclinó urbanamente, entonces rápidamente se fue apurado.

“Los enanos son una raza muy extraña. Algunos de ellos son hábiles en forjar armas, otros fabricando cerveza. Hay también a quienes les gusta cocinar. Cada vez que se enamoran de un oficio, siempre traen consigo algunas sorpresas en su trabajo”.

“Los enanos de esta tienda eran de un remoto valle montañoso del Imperio Kasi. Su alegría en la vida era cocinar todo tipo de comida deliciosa. Los platos hechos por sus manos son tan sabrosos que es difícil olvidarse de ellos”. Phoebe sonrió débilmente mientras le explicaba a Han Shuo.

Habiendo venido de otro mundo, Han Shuo había crecido con las delicias de la cocina China. Había probado la comida de ese mundo y siempre había sentido que había un mundo de diferencia entre la comida allí y la historia ilustre de la cultura alimenticia en China.

Para ser honesto. Han Shuo no creía realmente que la comida allí sería mucho más exquisita o sabrosa en comparación con la que había tenido antes en los hoteles, por lo que no tenía mucha esperanza y sólo siguió las palabras de Phoebe con una sonrisa.

Los negocios allí eran buenos. Se podía ver por el número de clientes y sus identidades que esos clientes de clase alta no despreciaban, ese lugar debido a su escala. De la forma en que algunas nobles comían, Han Shuo podía ver que disfrutaban mucho de la comida en sus platos.

Mientras Han Shuo sonreía y charlaba con Phoebe, el pequeño enano trajo dos platos de comida extraña y los coloco delicadamente delante de los dos.

Parecía un extraño tipo de carne que había sido cocinado a un glaseado brillante. Un olor interesante penetró en la boca y la nariz de Han Shuo y lo sorprendió bastante.

Phoebe, frente a él, ya había empezado a cavar con un cuchillo y un tenedor en mano. Era evidente que también disfrutaba mucho de la comida. Cuando Han Shuo cortó en un pedazo de carne y lo puso en su boca. Su ceño súbitamente se relajó mientras un delicioso sabor le impregnaba la boca. Era como un hechizo mágico maravilloso mientras la deliciosa comida circulaba continuamente en la boca y la nariz de Han Shuo.

Su apetito se expandió por completo, Han Shuo inmediatamente cavo con una venganza después de probar esa pequeña mordida. Devoró la comida como tigres o lobos que se tragaban a su presa. Han Shuo eructó cuando su estómago se abultó. Él felicitó, “Esto es realmente algo bueno. No me extraña que haya tanta gente tratando de entrar en este pequeño restaurante”.

“¡Amigo, nos encontramos de nuevo!” Florida entró por la puerta en ese momento. Se quedó allí con su túnica magica blanca y miró fríamente a Han Shuo.

Phoebe estaba en medio de disfrutar de su comida cuando levantó la cabeza para mirar a Florida. Entonces llamo al enano y tiró una bolsa de monedas de oro sobre la mesa. Se levantó y le dijo a Han Shuo, “¡Vámonos!”

La expresión de Han Shuo era remota mientras agitaba su mano, “No tengo nada bueno que decirle. Puedes explicarle las cosas directamente. Si sigue molestándote, estaré feliz de tener una o dos palabras con él”.

Después de intercambiar algunos golpes con él ayer, Han Shuo entendió que la fuerza de Florida era misteriosa e insondable. Sin embargo, Han Shuo tenía ambos su cultivo mágico y la magia de necromancia, así como el misterioso pequeño esqueleto y el zombi élite de tierra y los tres demonios yin. Todo eso combinado le hizo que no tuviera miedo de Florida. A medida que su cultivo mágico mejoraba cada día, no tenía necesidad de bajar la cabeza delante de nadie.

Phoebe se sobresaltó cuando Han Shuo habló así y luego mostró una sonrisa, “entiendo”.

Ella se movió y caminó hacia Florida, la fría arrogancia reemplazo su sonrisa de hace un momento. Cuando llegó a la puerta, señaló a Han Shuo y le dijo a Florida, «Es mi novio, creo que no tenemos nada de qué hablar. Negocios son negocios, pero no tienes derecho a interferir en mi vida. ¡Espero que no me molestes en el futuro!”

Aunque estaba mentalmente preparado, Florida estuvo momentáneamente aturdido cuando escucho esas palabras desagradables de la boca de Phoebe. La rigidez de su rostro se desvaneció cuando se enfrentó a Phoebe, e incluso habló muy suavemente. Miró fijamente a Phoebe, “¿De dónde viene ese chico, qué puede ofrecerle? ¡¿Por qué lo eligió?!”

“Lo siento, eso no tiene nada que ver contigo. ¡Espero que pueda comportarse bien!” La expresión de Phoebe era remota y ella también habló fríamente.

Asintiendo, Florida soltó una risa espantosa. Miró a Phoebe y después a Han Shuo en la distancia, diciendo, “¡Muy bien!” tres veces seguidas. Luego dio la vuelta y se marchó.

“¡Dame otro plato!” Han Shuo resopló fríamente y luego se giró hacia el enano a su lado con una sonrisa.