Capítulo 187: Volando


Emily y los demás se aprovecharon del estupor de esas personas para sin ceremonias lanzar una lluvia de ataques sobre los caballeros.

Deslumbrantes hechizos y feroces auras de pelea explotaron al mismo tiempo, aplastándose en los caballeros como bombas y causando grandes heridas y bajas.

Enfrentando la amenaza extrema a sus vidas, los caballeros de la Legión Gryphon previamente aturdidos comenzaron a luchar por sus vidas. Jabalinas, flechas y lanzas afiladas se lanzaron hacia el grupo de Han Shuo.

Los caballeros habían bloqueado por completo la calle, por lo que el grupo de Han Shuo tendría que encontrarse con ellos de cabeza si su carga terminaba. Cuando los caballeros de la Legión Gryphon se sacudieron su miedo y lucharon desesperadamente, inmediatamente se convirtieron en un gran obstáculo.

Sin embargo, el grupo de Han Shuo estaba creado por expertos con fuertes técnicas de artes marciales y magia. Lucharon en las estrechas calles ya que no permitirían que los soldados de la Legión Gryphon se dispersaran. Sólo diez o más soldados podrían enfrentarse a Han Shuo y a los demás en cualquier momento dado.

Esos soldados naturalmente no eran partida para Han Shuo y los otros en ese aspecto. Los soldados fueron todos derribados de sus caballos en un período muy corto de tiempo. Era una lástima que hubiera aproximadamente un centenar de soldados en el grupo de la Legión Gryphon, y todos ellos eran soldados experimentados que habían resistido muchas batallas. Ellos cargaron hacia adelante sin prestar atención a sus propias vidas, obstruyendo enormemente la velocidad del grupo.

El grito de los grifos provenía de la dirección de donde habían venido. Han Shuo tomó una escucha e inmediatamente entendió que una porción más grande de la Legión Gryphon estaba de camino. Tal vez incluso Bob Ascher estaba entre ellos.

“¡Carguen a través de este grupo o vamos a estar en problemas!” Han Shuo rugió furiosamente. Se dio la vuelta y miro a Gilbert, “transfórmate de nuevo en tu forma de dragón y destruye todo lo que veas”.

Gilbert inmediatamente saltó al oír esas palabras y se transformó en el enorme cuerpo de un dragón oscuro en el aire. El cuerpo de Gilbert se precipitó a través del cielo sobre las calles llenas de gente, abriendo su boca para enviar un chorro de fuego sobre una docena de soldados.

Un ruido sordo sonó al mismo tiempo que el golem acorazado de Belinda del dios demonio de tres ojos, Ansidesi cargo sobre una multitud bajo sus órdenes. Eso causo una destrucción masiva, junto con Gilbert, provocando golpes desastrosos a los soldados.

Han Shuo hizo un balance de los alrededores y notó que había marcas notorias en el golem acorazado de Belinda. Aunque era tan poderoso como siempre, parecía un poco más desaliñado e incluso era un poco más lento que la última vez.

Han Shuo supo sin pensar mucho que el golem debió haber sido dañado en la operación para asesinar a Bob Ascher, no estaría apareciendo con tan mala forma. Han Shuo volvió la cabeza y estaba a punto de cambiar su mirada en otro lugar, cuando de repente vio brillar la luz de excitación en los ojos de Lawrence. Lawrence miraba al golem acorazado con fascinación, pareciendo emitir continuamente suspiros de asombro mientras lo veía.

Quizás Lawrence había querido salvar a Belinda porque estaba apuntando al valor del golem. Esa era una enorme entidad de destrucción masiva. Si pudiera ser utilizado como arma en la guerra, entonces tendría una gran ventaja en asediar ciudades y saquear tierras. No era de extrañar que Lawrence estuviera tan emocionado.

Debido a Gilbert y al golem acorazado liderando el camino, los que los seguían detrás inmediatamente se sintieron mucho más a gusto. Su carga fue acompañada de aullidos de dolor y agonía de los enemigos mientras Han Shuo y los demás avanzaban a través de las calles devastadas, siguiendo hacia adelante.

De pronto aparecieron grandes picos de tierra al frente en ese momento. Tenían varios metros de largo y se dispararon ferozmente hacia el bajo vuelo de Gilbert. Dos dragones de agua también se materializaron en la existencia, también agitándose ferozmente hacia Gilbert.

Gilbert había estado gritando en su excitación cuando fue golpeado por todos los lados en su estupor. Su enorme cuerpo dio una vuelta hacia el frente y cayó de nuevo. Los caballeros, que seguían vivos después de todos sus ataques inmediatamente dispararon con todas sus armas hacia Gilbert, hiriéndolo también.

“Maldita sea, ustedes realmente me han herido. ¡Voy a matarlos!” Gilbert gritó tras un aullido de agonía y lanzó llamas hacia los archimagos de agua y tierra frente a él. Su enorme cuerpo golpeó y aplastó algunas casas a su alrededor mientras nuevamente volvía a tomar el aire.

“Nosotros nos vamos”. Uno de los archimagos dijo fríamente mientras ambos usaban hechizos de levitación para flotar en el aire y salir en otra dirección.

“¡No los persigas, tenemos que salir de aquí!” Han Shuo inmediatamente gritó cuando vio que Gilbert parecía querer perseguir a los dos magos en su rabia.

Gilbert acababa de poner el pie en este mundo y carecía de suficiente experiencia de batalla. También estaba lleno de sí mismo y era bastante arrogante, así que no era de extrañar que fuera herido por los dos magos. Si ellos no tuvieran a Gilbert con ellos, el grupo podría no ser capaz de destruir una sección del muro de la ciudad más tarde con sólo el golem de movimiento lento por sí mismo. Por lo tanto, no había forma de que Han Shuo permitiera que Gilbert se fuera en ese momento.

Debido al contrato entre Han Shuo y Gilbert, aunque este último se quejó un poco después de recibir la orden de Han Shuo, al final continuó cargando hacia adelante. Sin embargo, su velocidad no era tan rápida como lo había sido. Parecía que sus lesiones en efecto lo estaban afectando.

Los llamados de los grifos se acercaban cada vez más y más mientras el grupo de Han Shuo llegó finalmente a la sección más cercana del muro en su desesperada carrera para huir. Todos los soldados dispersos que encontraron a lo largo del camino desaparecieron inmediatamente bajo los ataques de todos.

“¡Rompe a través de esa sección del muro!” Han Shuo ordenó cuando llegaron.

Gilbert y el golem acorazado cargaron sobre una sección del muro al mismo tiempo. Sin embargo, esa sólida pared sólo crujía y temblaba bajo la tremenda fuerza y no se destruyó instantáneamente.

“La Ciudad Valen usa las rocas más resistentes para construir sus muros con el fin de defenderse en contra de las invasiones del Imperio Kasi. Al contrario de tener al dragón oscuro rompiendo esa pared, sería más fácil volar sobre ella”. Emily sugirió de inmediato cuando vio que la primera carga de Gilbert no había resultado en un efecto inmediato.

Han Shuo miró a todo el mundo e inmediatamente dijo con decisión, “Aquellos que no pueden volar sobre el muro, tomen un lugar encima del dragón oscuro usando el hechizo de levitación y dejan atrás a los caballos”.

Como un dragón, Gilbert preferiría morir que dejar que una forma de vida muchas veces inferior a él se arrastrara encima de él. Obligarlo a llevarlas haría que eso se convirtiera en la vergüenza y la desgracia de todo el legado de los dragones. Han Shuo naturalmente entendía ese tabú y por lo tanto había renunciado a la idea de poner al dragón oscuro a transportar los corceles de batalla.

Angelica, Candice, Caspian y los miembros de la banda mercenaria Battlefire, que no eran capaces de volar, inmediatamente abandonaron sus caballos y saltaron sobre Gilbert. Emily agarró a la gordita dueña del hotel Elaine y voló lentamente también.

Lawrence usó un costoso rollo volador y también voló tranquilamente con el asesino, Lucky. Su velocidad no era tan lenta, por lo que parecía que el rollo debía haber sido obra de, al menos, un gran magus de viento.

Para la sorpresa de Han Shuo, Belinda de la Iglesia de la Calamidad libero otro golem, con la forma de cometa. Estaba hecho de una extraña madera y de hecho llevo a Belinda y Johnny al aire. No eran tan indefensos como Han Shuo pensó que serían.

Todo el mundo comenzó a mostrar sus ases ocultos en ese momento de necesidad, y eso fue también cuando Han Shuo de repente se dio cuenta de que fuera de la banda mercenaria y Caspian, todos los demás eran ricos y todos tenían objetos que podrían permitirles volar y sacarlos de allí.

Viendo que todos habían tomado sus lugares, Han Shuo se trasladó al lado de Phoebe. Ella también se preparaba para saltar a la espina del dragón oscuro, pero Han Shuo de repente la agarró por la cintura y activo el “Arte de los Nueve Cielos Demoníacos” para elevarse en el cielo, en medio de una expresión de pánico de Phoebe.

Una débil fragancia fluyó en la nariz de Han Shuo debido a su proximidad. La respiración de Phoebe era un poco trabajada en su pánico y sus ojos brillaban con una luz extraña. Sus labios rojos se acercaron al oído de Han Shuo en su incredulidad, “¿Cómo puedes volar?”

No solo Phoebe, incluso Lawrence, Candice y los demás estaban mirando a Han Shuo atónitos. Las exclamaciones de incredulidad sonaron desde la parte posterior del dragón, mientras ellos parecían no entender porque Han Shuo podía volar.

Lo que más les sorprendió fue que, a pesar de llevar a Phoebe, la velocidad de Han Shuo era en realidad la más rápida. Se elevó sobre el muro de la ciudad como un rayo en el lapso de un segundo y continuó su vuelo hacia el otro lado.

Él no había volado cuando ellos habían corrido por sus vidas debido a que para él, era un enorme gasto de sus recursos. Volar drenaba rápidamente el yuan mágico de Han Shuo, igual que la fuerza mental de Emily era drenada. Para una archimaga como Emily, usar el hechizo de levitación era un enorme agotamiento de su fuerza mental. El vuelo prolongado agotaría rápidamente un archimago.

Además, para un archimago del nivel de Emily, su velocidad no era mucho más rápida que la de un caballo, incluso aunque ella volara. Los largos períodos de vuelo también eran muy agotadores para los grandes dragones. Gilbert había volado con todos en la espalda por un tiempo, y también había sufrido lesiones de los soldados anteriormente. Esa era la razón por la que Han Shuo sólo le ordenó dar a todos un paseo en ese momento.

Ahora que habían dejado atrás a los corceles de batalla y los soldados de la Legión Gryphon estaban muy cerca de sus colas, volar no era una cosa fácil para cualquiera en ese grupo, pero todos tenían que apretar sus dientes y soportarlo, con la esperanza de alejarse tanto como fuera posible de la Ciudad Valen.

Su persecución no se detuvo. Mientras el grupo despejo el muro de la ciudad y continuo volando hacia adelante, Han Shuo se giró para ver una caballería de mil y una densa colección de puntos negros en el aire en persecución. Parecía que Bob Ascher estaba verdaderamente enfurecido en esa ocasión y no se detendría hasta que los hubiera asesinado a todos.

El Gran Cañón Kerlan, el marcador geográfico que separaba el Imperio Kasi y el Imperio Lancelot, estaba adelante. Había muchas grandes y pequeñas sierras montañosas alrededor del gran cañón, con espesos bosques y no mucha gente. Serían capaces de sacudirse a sus perseguidores si ponían un pie en esa área.

Así, una vez que su camino había sido planeado, Han Shuo una vez más se convirtió en el líder. Explicó la situación y se lanzó hacia adelante con Phoebe en sus brazos, con el dragón oscuro siguiéndolo muy de cerca.

En esos momentos de peligro, todo el mundo estaba volando a toda velocidad. Lawrence y Belinda sin embargo, estaban mirando a Han Shuo al frente con extrañas expresiones de emoción. Sus velocidades seguían aumentando, pareciendo querer adelantarse a él.

“Has ocultado estas operaciones de ambos y fuiste la persona a cargo de principio a fin. Esas dos personas orgullosas deben estar un poco irritadas. Ahora que estás volando más rápido que ellos conmigo en tus manos, deben estar aún más enojados”. Phoebe miró detrás de ella y luego le dijo suavemente a Han Shuo.

¡Parece ser el caso, pero no parece haber una necesidad de esto en absoluto!” Han Shuo comprendió abruptamente el porque.

“Si tú no fueras la persona que me gusta, yo también querría triunfar sobre ti, ya que eres mejor que yo en todas las áreas. ¡Heh así es la naturaleza humana!” Phoebe explicó en voz baja y después dijo maliciosamente al lado del oído de Han Shuo. “¿Los golpearás?”

Riéndose en voz alta, Han Shuo sintió una oleada de heroísmo en su corazón que lo hizo olvidarse del peligro que corría. Mirando hacia abajo a la belleza en sus brazos, dijo en voz baja, “¡Sujétate fuerte, pronto voy a hacerlos desesperarse!”