Capítulo 186: El “Arte Demoníaco de la Asimilación”


Era la muerte del invierno, algo de hielo ya se había formado en la superficie de las calles. El helado viento cortaba a través del aire como un cuchillo, como si un demonio estuviera caminando por las calles, dando a los peatones un sentimiento inspirador, que se hundía en las profundidades de su alma.

Los cascos del caballo de Han Shuo golpeaban contra el suelo de las calles mientras todos lo seguían de cerca. Todos tenían expresiones severamente graves pegadas en sus rostros, habiendo hecho ya sus preparativos al estar cargando de cabeza en grandes problemas.

Una densa concentración de cascos sonaba delante de Han Shuo. La presencia de diez mil caballos cargando ferozmente lo asaltaron antes de ver a alguien.

El Filo Cazador de Demonios estaba agarró flojamente en su mano en este momento mientras un Han Shuo resueltamente compuesto descartaba todos los pensamientos que vagaban en su mente. Centro su concentración como nunca antes, ajustando su respiración y ritmo cardíaco a su condición más ideal. Incluso el dolor que originalmente emanaba de algunas de sus heridas comenzó a desaparecer.

Cuando concentró sus atenciones y planeó tallar un camino sangriento, de pronto se sintió un poco mareado, como si de repente se hubiera hundido en un extraño estado mental. Su mente se estremeció al mismo tiempo mientras un profundo encantamiento se cristalizó lentamente en su corazón.

El “Arte Demoníaco de la Asimilación” era un arte demoníaco que sólo podía captarse cuando se alcanzaba el reino del verdadero demonio. Sus efectos eran evidentes de la palabra “asimilación”. Un practicante demoníaco en el reino del verdadero demonio había formado un demonio infante en ese momento, y una vez lastimado, el practicante podría usar el “Arte Demoníaco de la Asimilación” para tragarse la sangre, carne y el alma de los enemigos, para curar sus propias heridas.

Si el demonio infante quería crecer rápidamente en ese momento, podría usar el “Arte Demoníaco de la Asimilación” para tragarse el alma del enemigo o a otros demonios infantes. Sin embargo, debido a que no había nadie más en la misma escuela de estudio que Han Shuo en ese mundo, no había otros demonios infantes para que se los tragara.

Antes de que una persona muriera, la energía en su alma no desaparecería. Si uno usaba el “Arte Demoníaco de la Asimilación” para absorber el alma de una persona viva y fortificar al demonio infante, esa sería la manera más rápida para que el entrenamiento de Han Shuo avanzara al siguiente nivel.

El poder del alma de alguien se desvanecería rápidamente tras la muerte, y los restos de energía se disiparían por completo en un tiempo extremadamente corto. También era imposible invocar a los espíritus vengativos conocidos como espectros para llenar, debido a que éstos eran criaturas de otra dimensión y habían muerto desde un tiempo indeterminado. La energía de sus almas había desaparecido desde hacía mucho, dejando detrás únicamente un simple rastro de vida.

En realidad, el uso de Han Shuo de la cueva del demonio original y el demonio yin para refinar a los demonios originales y yin era realmente el usar su esencia de sangre y yuan mágico para imbuir esos espectros con la energía de un alma otra vez. Esos demonios originales y demonios yin recuperaban sus poderes, además de habilidades increíbles después de que lograban absorber la esencia de sangre de Han Shuo y grandes cantidades de yuan mágico.

Un encantamiento místico se imprimió mágicamente en el cerebro de Han Shuo mientras avanzaba en el lomo del corcel de batalla. Rápidamente revisó el encantamiento en su estado de concentración y siguió galopando hacia delante.

Los sonidos de los cascos estaban aún más densamente llenos, golpeando en el corazón de Han Shuo como un tambor de guerra. Cuando sus ojos afilados miraban hacia adelante, calmadamente circuló su yuan mágico de acuerdo a como liberar el “Arte Demoníaco de la Asimilación”, tratando de ver si tendría algún efecto.

Para su sorpresa, Han Shuo descubrió que podía circular el yuan mágico suavemente de acuerdo con las exigencias del “Arte Demoníaco de la Asimilación”, sin encontrarse con ningún obstáculo en absoluto.

Han Shuo finalmente se dio cuenta de que había llegado al reino del demonio verdadero, muchos de sus meridianos habían sido esculpidos por su yuan mágico, y que los meridianos por los que el “Arte Demoníaco de Asimilación” estaba circulando eran similares a los necesarios para el “Mystical Glacial Spellfire”. Aunque no eran exactamente el mismo conjunto de meridianos, el conjunto actual era claro y sin obstáculos en absoluto. Los pensamientos de Han Shuo corrieron mientras él sentía inmediatamente los cambios en su cuerpo.

Mientras él circulaba el “Arte Demoníaco de la Asimilación” y centraba su concentración en su mano izquierda vacía, una espesa nube negra de niebla mágica se materializó como un agujero negro giratorio, lleno de una presencia misteriosa y difícil de definir. Había muchas manchas negras brillando en el interior, dando una sensación aterradora.

El vórtice que flotaba sobre la palma de su mano no era tan grande, pero Han Shuo entendió que esto significaba que había comprendido completamente el “Arte Demoníaco de la Asimilación”, y sólo conocería sus efectos cuando realmente intentara usarlo en alguien.

“¡Tú en el frente! ¡Detente para ser interrogado o serás asesinado sin excepción!” Un feroz rugido resonó desde delante de Han Shuo en ese momento.

Una densa colección de caballeros azotó hacia adelante con furia de batalla. Las lanzas plateadas en sus manos brillaban con un aura de color verde oscuro, pareciendo bastante penetrantes en la oscuridad.

“Heh heh, ¡Yo solo quisiera ver quién va a matar a quién!” Han Shuo se rio salvajemente mientras se apretaba con sus piernas. Su caballo se lanzó hacia adelante aún más rápido cuando se dirigía hacia el caballero.

En el momento en que estaban a punto de chocar entre sí, Han Shuo cantó un hechizo de necromancia y los caballeros que estaban a punto de atacar a Han Shuo repentinamente encontraron lanzas de hueso que se materializaban de la nada y se lanzaban hacia ellos en su lugar. Rápidamente levantaron sus armas para defenderse mientras una de sus lanzas fue bloqueada por un escudo de hueso blanco que se había formado en el hombro izquierdo de Han Shuo.

Bajo la cubierta de la magia de necromancia, Han Shuo señaló al alto caballero que había gritado. Cuando el afilado Filo Cazador de Demonios conecto con la lanza del caballero, ésta última se deshizo inmediatamente de acuerdo con las expectativas de Han Shuo. Haciendo uso del shock momentáneo del caballero, Han Shuo de repente extendió una mano cuando pasaba junto al último y lo sujeto.

El cuerpo de Han Shuo ahora era perversamente fuerte. Cuando su mano izquierda agarró al caballero y apretó severamente, el hombro del caballero se fracturó inmediatamente. El Filo Cazador de Demonios entonces cortó la cabeza del caballero, causando inmediatamente una fuente de sangre fresca.

El caballero había estado aullando de dolor cuando sus gritos de agonía se intensificaron después del golpe del Filo Cazador de Demonios. La fuerza se escurrió de su forcejeante cuerpo y quedo sin sentido.

La mano izquierda de Han Shuo activó una vez más el “Arte Demoníaco de la Asimilación” en ese momento. La carne y la sangre del caballero, así como su fuerza vital, rápidamente volaron del cuello del caballero a la mano izquierda de Han Shuo.

Un vigoroso y extraño poder surgió en el cuerpo de Han Shuo gracias al demonio infante que lo consumía. Su cuerpo previamente herido se recuperó milagrosamente con esa inyección de fuerza, como si hubiera obtenido algún tipo de elixir mágico o píldora. Han Shuo podía incluso sentir claramente que algunos de sus vasos sanguíneos rotos extrañamente se habían vuelto a conectar bajo los efectos nutrientes de esa fuerza.

Al mismo tiempo, el caballero en las manos de Han Shuo se estaba desinflando lentamente y volviéndose gris debido a que su carne, sangre y fuerza vital estaban siendo absorbidos. Cuando Han Shuo terminó con eso, el hilo restante de su alma también fue aspirado como una gota de agua.

Cuando Han Shuo lo soltó, un viento frío sopló y el cadáver, ahora una cáscara vacía, se desintegró en una nube de polvo. Una vida había sido demolida en el lapso de un segundo, sin dejar ni un solo rastro detrás, gracias al “Arte Demoníaco de la Asimilación”.

Como el lanzador, Han Shuo había recibido los nutrientes de ese caballero en un corto período de tiempo. No solo sus heridas habían sanado, sino que también se sintió muy en alerta y lleno de energía en ese momento.

Los efectos del “Arte Demoníaco de la Asimilación” asustaron incluso al propio Han Shuo. Nunca había pensado que sería capaz de succionar toda la fuerza vital del caballero en tan corto periodo de tiempo.

Ese era el típico caso de dañar a otros para beneficiarse a uno mismo, y más bien cumplía con los verdaderos principios de un practicante demoníaco. Ayudar a uno a recuperarse y a avanzar a través de la matanza, abandonando descuidadamente las vidas de otros, haciendo uso del alma y la fuerza vital de otros. Estos eran los métodos a que los practicantes demoníacos se habían habituado en los pasados cientos y miles de años.

“¡Demonio, es un demonio!” Los caballeros delante de Han Shuo se detuvieron en sus pasos con shock después de ver a su líder morir de una manera tan horrible. Uno de ellos gritó en pánico.

Los métodos de Han Shuo habían sobrepasado obviamente los límites de su entendimiento, particularmente cuando la mano izquierda de Han Shuo devoro a su líder. La sangre y los fragmentos de hueso volando por todas partes hacían que su mano izquierda pareciera un demonio come hombres. Todo se hizo muy difícil de aceptar para los caballeros.

Han Shuo había cargado profundamente en ese grupo de caballeros. Debido a la estrechez de las calles, el camino para seguir estaba completamente bloqueado.

Se vio forzado a bajar la velocidad debido al aplastamiento con la gente alrededor de él Han Shuo había estado listo para una ronda cruel de ataques cuando se dio cuenta de que aquellos a su alrededor habían caído en un estupor. Todos lo miraban horrorizados de miedo, y nadie se atrevía a hacer el primer movimiento.