Capítulo 185: El gran escape


“¿Realmente no ha habido ningún personaje sospechoso cerca últimamente?” Un oficial de la Legión Gryphon le preguntó a Elaine.

“Honorable señor, nuestro hotel siempre ha tenido buenas calificaciones en la Ciudad Valen y siempre ha cooperado con los Aschers. Nosotros habríamos informado inmediatamente si hubiéramos descubierto a alguien sospechoso”. La regordeta Elaine todavía estaba alegre y prometió con una sonrisa que no había nada malo con el hotel.

“¡Mm, de todos modos siento que no hay nada malo con tu hotel!” La expresión del oficial era tranquila mientras hablaba con seriedad.

Un silbido grave sonó en ese momento mientras una débil raya roja cortaba a través del cielo oscuro, dirigiéndose directamente al oficial.

El oficial, que había estado haciendo un espectáculo al hablar con Elaine, desde hacía tiempo estaba en guardia. De lo contrario no habría enviado a su hombre por ayuda. Sacó la espada a su lado con un chasquido audible tan pronto como sonó el silbido. Un aura de pelea de color verde oscuro surgió repentinamente a través de él mientras volaba inmediatamente hacia afuera hacia la luz roja que descendía.

¡Ding! El sonido de armas chocando entre si resonó. El Filo Cazador de Demonios golpeo viciosamente en la hoja del oficial y extinguió su aura de pelea y causo una hendidura en la hoja del oficial.

Una figura parpadeó al mismo tiempo que un duro puño golpeaba al oficial. El oficial se sobresaltó con sorpresa y levantó su mano izquierda, bloqueando su pecho e intentando detener el golpe de Han Shuo.

Parecía un golpe ordinario, pero de pronto se encendió con un hechizo de fuego púrpura cuando llego al pecho del oficial. De repente una helada presencia se precipitó hacia el frente, y subió por su cuerpo cuando el puño de Han Shuo aterrizo.

El oficial se sintió como si hubiera caído en una helada caverna en un solo instante. Escarcha se formó inmediatamente en su pelo y cejas, y también un hielo perforó a través de su cuerpo. Ni siquiera tenía fuerzas para levantar las manos.

Han Shuo retrajo su puño fuertemente cerrado y atrapo el Filo Cazador de Demonios en el aire. Giró la cabeza para gritarle a Elaine, “Este lugar ha sido comprometido. ¡Dile a todos que salgan inmediatamente del hotel!”

Elaine rápidamente midió la situación después de recuperarse de su shock. Los gritos de los grifos estaban sonando desde el aire en ese momento. Esto significaba que el juicio de Han Shuo había sido correcto, y que los soldados que circulaban en el cielo ya se estaban acercando.

“¡Sin embargo, la Señora Emily todavía no ha vuelto!” Elaine estaba a punto de irse cuando repentinamente recordó que Emily era el verdadero líder de esa misión, y no pudo evitar hablar en ese momento.

“No necesitas preocuparte por eso, ella regresara pronto”. Han Shuo agarró el Filo Cazador de Demonios y cargo en contra de los soldados, respondiendo rápidamente a Elaine.

Elaine no tuvo otras reservas después de las palabras de Han Shuo y ella asintió mientras se giraba. Ella le grito tanto a Angelica, los miembros de la banda de mercenarios Battlefire, así como también a Phoebe y Gilbert que salieran del hotel.

Cuando salieron, se unieron a la batalla sin otra palabra de Han Shuo, matando a todos los soldados de la Legión Gryphon.

“¡Vayan! ¡Déjenlos atrás!” Aunque esos soldados estaban muertos, esa localización ya había sido comprometida. Junto al informe anterior del soldado, ese lugar rápidamente se convertiría en un objetivo principal. Los dos soldados que se elevaban en lo alto del aire también habían descubierto las anormalidades allí.

El grupo de personas no empaco nada bajo las órdenes de Han Shuo y acababa de huir del hotel, corriendo hacia la parte de atrás. Aunque Elaine no poseía ningún aura de pelea, ella era muy rápida con sus pies y no se convirtió en una carga.

Un grito fuerte resonó repentinamente desde la distancia. Han Shuo corrió y saltó, aterrizando en un techo cercano. Miró a lo lejos y notó que Emily, Candice y Caspian estaban peleando en esa dirección.

Una docena de miembros de la caballería estaban detrás de ellos, montados en corceles de batalla blindados y empuñando lanzas afiladas. Perseguían ferozmente a Emily, pareciendo haber descubierto sus identidades.

¡Dense prisa, vengan por aquí!” Han Shuo repentinamente gritó en voz alta, su voz llego a la ubicación de Emily como un arma afilada.

El grupo de Lawrence también se topó con Phoebe y Candice en ese momento, haciendo que todos los que habían participado en la operación de Bob Ascher se reunieran en un solo lugar.

“¡Colóquense en formación! ¡Vamos a salir de aquí antes de que llegue toda la Legión Gryphon!” De pie en la parte superior del techo, Han Shuo se había convertido en el líder de esa misión mientras él gritaba severamente.

“¡Roben los caballos!” Emily de repente se elevó en el aire mientras cantaba en voz baja un hechizo de magia oscura.

La docena de fieros caballeros en carga repentinamente se desplomaron en un vórtice oscuro a lo largo del camino. De pronto, la rápida velocidad de los corceles de batalla se volvió increíblemente lenta, y sus cascos no hicieron sonidos en el suelo.

Los arboles de los alrededores se volvieron súbitamente vivos a medida que sus ramas bailaban como serpientes, enredando a los caballos ralentizados, forzándolos a detenerse donde estaban.

El bastón mágico en forma de vieja rama de Caspian descansaba en un árbol cercano. Concentro y libero la magia de la orden druídica, restringiendo a los doce caballos e incluso confino las piernas de los caballeros sobre los caballos.

“¡Dense prisa!” Caspian también rugió repentinamente.

“¡Abuelo! ¿Estás bien?” Angelica rompió en lágrimas de alegría cuando vio a su abuelo aparecer desde su punto de vista al ser protegida por los miembros de la banda mercenaria Battlefire.

“¡Tomen los caballos, vamos!” Han Shuo ya había cargado en el aire y giró su cabeza para gritar.

Lawrence agitó su mano y no se molestó en hablar con Phoebe. Aquellos a su lado, incluyendo a Belinda y Johnny de la Iglesia de la Calamidad e incluso Phoebe y Candice, salieron disparados y se dirigieron a la docena de caballos y caballeros.

Han Shuo tenía a Caspian, la maestra de la espada Phoebe, a la archimaga Emily, el mago espadachín de trueno Johnny, así como también a la maga espadachín Candice, y finalmente a Lawrence de su lado. Con tal grupo de expertos reunidos para tomar cuidado de los caballeros ordinarios atados a las espaldas del sus caballos, eso era una matanza fácil.

Todo el mundo mostró sus habilidades en el lapso de unas pocas respiraciones y mataron a los doce caballeros en unos segundos. Tiraron los cuerpos y reclamaron los caballos.

“Apúrense, tenemos que salir de aquí. Escaparemos de esta manera porque hay más de cien caballerías similares detrás de nosotros”. Emily tiró de las riendas y gritó.

Justo cuando sus palabras sonaron, los gritos de los grifos en el aire se volvieron más y más numerosos. Han Shuo levantó la cabeza y de repente descubrió a unos cuantos puntos negros en su ubicación. Sus sensibles oídos podían escuchar golpeteos de cascos al azar. Parecía que pronto estarían rodeados.

“¡Vengan conmigo, debemos irnos pronto!” Han Shuo tiró de las riendas y dio la vuelta al caballo, cargando en la dirección en la que Emily y los otros acababan de llegar.

“¡Estás loco! ¡Hay más de cien caballeros allá atrás!” Emily se sorprendió inmediatamente por la decisión de Han Shuo y gritó con sorpresa.

Se giró y miro a Emily con una sonrisa irónica. “¡Creo que es el único camino disponible para nosotros que nos llevará a las murallas de la ciudad tan pronto como sea posible! ¡Si no nos vamos inmediatamente, habrá incontables problemas que nos seguirán por detrás, por lo que debemos tomar ese riesgo!”

Han Shuo no vaciló después de hablar y cargo en la espalda del corcel, disparándose por el lugar donde los cascos estaban convergiendo. Emily quedó atónita por sólo un segundo antes de seguir inmediatamente al corcel de batalla de Han Shuo.

Phoebe y Candice habían trabajado antes con Han Shuo y confiaban mucho en su juicio. Gilbert por supuesto no tenía ninguna objeción, y cargo después de Emily. Caspian y Angelica, en el mismo caballo, también los siguieron rápidamente después de un momento de vacilación.

El último grupo estaba más vacilante, pero ellos también siguieron la dirección de Han Shuo uno por uno después de poco tiempo.

Ninguno de ellos sabía si este camino conduciría a la vida o a la muerte. Sólo podían esperar que el juicio de Han Shuo fuera el correcto.