Capítulo 184: Una increíble memoria


Habiendo finalmente aumentado la distancia entre él y Bob Ascher y viendo que estaba a punto de salir de la ruta de peligro, Gilbert se quejó cuando escuchó las instrucciones de Han Shuo diciéndole que regresara. “¡Honorable maestro, incluso el poderoso Gilbert no puede tomar a toda la Legión Gryphon! ¡Seguramente seremos descubiertos si volvemos así a la ciudad!”

“Cállate y vuela de regreso al hotel. Tenemos que recoger a quien necesitamos recoger”. Han Shuo resopló ligeramente mientras hablaba con Gilbert.

En su forma de dragón oscuro, no había mucho espacio en su espalda para que la gente se parara. Han Shuo no sería capaz de llevar a todos de una sola vez, así que comenzó a contemplar qué hacer.

Los pensamientos que corrían furiosamente, los afilados ojos de Han Shuo vieron soldados de la Legión Gryphon patrullando los cielos mientras Gilbert regresaba de las afueras de la Ciudad Valen.

Gilbert era un objetivo tan grande que era imposible volver a entrar furtivamente de vuelta en el hotel. Han Shuo pensó en silencio por un momento antes de decir, “Gilbert, aterriza inmediatamente, desde que la Legión Gryphon todavía no nos ha visto. Regresaremos al hotel a pie”.

Bajo las órdenes de Han Shuo, Gilbert no dijo nada inútil y viajó sigilosamente en una altitud baja, con todos saliendo de su espalda sucesivamente después de poco tiempo. Cuando todo el mundo bajo, el enorme cuerpo de Gilbert se encogió gradualmente, sepultado en un oscuro resplandor antes de volver a transformarse en aquel joven guapo de piel oscura.

“Cuando estuvimos dentro de la mansión Asher, llevábamos mascaras. Ahora que hemos regresado a nuestras apariencias verdaderas, es probable que no puedan reconocernos”. Han Shuo miró a Emily mientras hablaba con ella.

“Cierto, sin embargo, si un grupo de extraños aparece repentinamente al mismo y de alguna manera son descubiertos por la gente de la Legión Gryphon, sin duda despertaremos sospechas. Creo que debemos separarnos, al hacerlo, ¡las otras personas no pensarán que actuamos juntos!” Emily miró a su grupo mientras hablaba.

“Muy bien, entonces hagamos eso. Todos deben estar familiarizados con el camino de regreso. Nos dividiremos en dos grupos, y si hay peligro dentro del hotel, nos encontraremos en la cuadra detrás de él”. Han Shuo asintió, concordando con el plan de Emily.

Una vez que Han Shuo hablo, Phoebe inmediatamente se movió al lado de Han Shuo. Como una mascota mágica, naturalmente Gilbert tampoco podía ser separado de su amo tampoco. Con la situación desarrollándose en ese modo, Emily rápidamente miró a todos y habló de nuevo. “Desde que las cosas son así, yo estaré con la señorita Candice y con el Anciano Caspian”.

“El Anciano Caspian ya ha entrado en la ciudad antes, así que necesitamos que use la magia para ajustar sus facciones. De lo contrario, será extremadamente fácil el reconocerlo”. Han Shuo advirtió. Después se giró hacia Phoebe y Gilbert, diciendo, “vamos”.

Actualmente, la Ciudad Valen era aún más caótica que durante el día en que Clark fue asesinado. El jefe de la Legión Gryphon usó la invasión y los asesinatos del Imperio Kasi como una excusa para sellar toda la ciudad. Los hombres de la Legión Gryphon silbaban a través de los cielos, e inmediatamente realizaban un severo interrogatorio tan pronto como un extraño aparecía.

Bajo los ojos y oídos sensibles de Han Shuo, su grupo de tres se centró en tomar pequeños caminos sinuosos. Se escabulleron bajo la sombra de los aleros, evitando muchas tropas de la Legión Gryphon a lo largo del camino.

Independientemente de si se trataba de Gilbert o Phoebe, ambos eran personajes extraordinarios. Desde que el cerebro de Han Shuo se había desarrollado, su poderosa capacidad de recordar cosas se desplegó totalmente durante ese viaje de regreso. Había todo tipo de pequeños pasajes complicados que existían en la Ciudad Valen, y parecía como si hubiera un mapa impreso en el corazón de Han Shuo. Mientras Han Shuo hacia su regresó, se movía erráticamente en todas direcciones.

Al final, incluso Phoebe comenzó a sentirse como si estuvieran cada vez más y más lejos del hotel. Si no fuera porque ella conocía que tan misterioso era Han Shuo, definitivamente habría cuestionado si Han Shuo sabía a dónde se dirigía. Después de pasar por muchos caminos pequeños y de viajar a través de algunas rutas curvas, la puerta trasera del hotel de repente apareció ante sus ojos.

Han Shuo había logrado evitar completamente a la Legión Gryphon y a los soldados en el suelo. Usando algunos caminos pequeños y más complicados, las tres personas en realidad no encontraron ningún peligro mientras aparecían en las puertas del hotel.

“¡Esto es demasiado increíble!” Phoebe no pudo evitar exclamar cuando vio el hotel de Elaine, luces bailaban en sus ojos mientras felicitaba a Han Shuo.

“¡Honorable maestro, estoy súper mareado! ¿Cómo pudiste memorizar semejantes caminos tan complicados?” Gilbert también miraba a Han Shuo con incredulidad.

Señalando su cabeza, Han Shuo se rio entre dientes. “¡Solo soy así de bueno!”

Era como si no hubiera dicho nada con esa afirmación, pero incluso si les hubiera explicado algo sobre el desarrollo de su cerebro, los dos probablemente no lo hubieran entendido, así que no se molestó.

Han Shuo tomo una respiración profunda después de hablar y concentró su mirada en el hotel. Sus ojos brillaban con oscuros destellos y sus sensibles oídos también se dirigieron hacia el hotel.

Contrariamente a sus expectativas, no había nada fuera de lo común en el hotel. Han Shuo escucho que todo era normal dentro. No había el pánico de los sonidos de una pelea, ni había ruidos de interrogatorios de parte de los soldados de la Legión Gryphon.

“¡Tú y Gilbert entren primero, iré a buscar a Lawrence y le diré que deje la ciudad inmediatamente!” Han Shuo habló con Phoebe a su lado.

El imponente rostro de Phoebe se giró para mirarlo mientras ella tomaba su mano. Sujeto con fuerza sus amplias y gruesas manos y dijo suavemente, “¡ten cuidado!”

“¡No te preocupes! ¡No me pasara nada!” Han Shuo dijo con una sonrisa y se volvió hacia Gilbert, “¡Protégela bien si algo sucede!”

Han Shuo era como una sombra en la noche oscura después de que hablo. Se fundió en la oscuridad y desapareció sin dejar rastro.

En su camino hacia el lugar de Lawrence, Han Shuo oyó un sonido extraño. Aceleró sus pasos y aterrizó en la rama de un árbol. Han Shuo vio a un Lawrence disfrazado, Lucky y dos espadachines que él había visto antes, hacer su dirección hacia el hotel junto a Belinda y Johnny de la Iglesia de la Calamidad.

Tosiendo suavemente, Han Shuo gritó suavemente desde el árbol, “¡Lawrence!”

El grupo de abajo estaba muy asustado por la tos de Han Shuo. Todos ellos agarraron sus armas con fuerza y giraron para mirar hacia el árbol, casi lanzando ataques mientras giraban.

“Bryan, ¿qué estás haciendo aquí? ¿No deberías haber dejado la ciudad hace mucho tiempo? ¡Te vimos sacar al dragón oscuro de la mansión y dejar a Ascher atrás!” Lawrence habló confundido.

“Regresemos de nuevo. Corta las palabrerías y reúnete en el hotel. Vamos a irnos inmediatamente. No puedes quedarte en la Ciudad Valen un segundo más”. Han Shuo no tuvo tiempo de explicar nada y respondió descuidadamente, aterrizando en el suelo y reuniéndose con Lawrence y los otros.

Cuando se acercó, Han Shuo descubrió que Johnny no sólo había sido golpeado en sus nalgas, sino que además había un gran trozo sangriento en su pecho y parecía que había sido herido seriamente. Aunque Belinda todavía tenía el velo puesto, su mirada no era tan aguda como antes. Parecía muy débil y probablemente también había resultado herida.

Lawrence y los demás sólo habían estado involucrados en la logística y limpieza en esta operación. No habían tomado parte en la batalla real, y por lo tanto estaban con un espíritu relativamente bueno, sin que nadie resultara herido. Lo que Han Shuo no entendía era porque estaba con Belinda. Han Shuo no había presentado a los dos entre sí por lo tanto no deberían conocerse.

Vacilando, Han Shuo no pudo contener las preguntas en su corazón. Miró a Lawrence y luego a Belinda, “¿Cómo se conocen ustedes dos?”

“¡Oh, descubrimos que nuestros dos grupos iban de la misma dirección cuando no retiramos antes y terminamos caminando juntos!” Lawrence echó una mirada involuntaria hacia Han Shuo y le explico débilmente.

Belinda también asintió, “Fue por la ayuda del señor Lawrence y que un número tan grande de hombres fueron tras de ti que pudimos salir”.

“¡Así que ese es el caso!” Han Shuo todavía sentía que las cosas no eran tan simples, pero como Belinda y Lawrence tenían la misma historia, no fue capaz de obtener algo de ellos.

Justo cuando Han Shuo y Lawrence estaban casi en el hotel, Han Shuo pudo escuchar a un grupo de soldados de la Legión Gryphon interrogando dentro a Elaine. Pudo escuchar su risa cordial desde lejos, aparentemente sin tener cuidado del mundo.

Sin embargo, su visión superior miro que mientras esa tropa hablaba con Elaine, otro soldado parecía haber recibido algunas instrucciones y furtivamente dejo el hotel, caminando rápidamente hacia la calle y agitando su mano hacia arriba hacia dos soldados de la Legión Gryphon que patrullaban en el cielo.

“¡Maldita sea, parece que fuimos descubiertos!”. Aunque no sabía por qué, Han Shuo supo que el hotel de Elaine ya no era seguro. Grito suavemente y no se molestó en ocultar más sus huellas, dirigiéndose hacia el hotel como un rayo.