Capítulo 177: Elaborando estrategias


Después de una caída en las sábanas con Emily, Han Shuo se retiró solo, dirigiéndose al almacén de la Legión Gryphon en el lado oeste de la ciudad. Gracias a la red de inteligencia del Manto Oscuro, Han Shuo tenía una buena idea de dónde estaba la ubicación exacta del almacén.

Bajo la cubierta de la noche, Han Shuo no dejaba rastros mientras se movía. Hizo uso del “Arte de los Nueve Cielos Demoníacos” para escabullirse dentro del almacén desde arriba, escondiéndose en un rincón aislado y circulando silenciosamente su yuan mágico para obligar al demonio infante a percibir dónde se encontraba la gota de esencia de sangre.

Cuando Han Shuo lo hizo, sintió que el demonio infante salto al sentir la posición exacta de la esencia de sangre. Evadió la espesa infestación de las patrullas de la Legión Gryphon y se detuvo no muy lejos de una casa pequeña. Hizo uso de su aguda visión para ver que aparte de estar bajo una fuerte guardia, estaba completamente cerrada sin ninguna ventana.

Después de observar durante un rato, Han Shuo silenciosamente percibió y sintió claramente que la gota de esencia estaba bajo la casa. Eso significaba que había definitivamente una habitación secreta utilizada para guardar cosas debajo de esa casa.

Era una lástima que el zombi élite de tierra todavía no se hubiera formado completamente. De lo contrario, con su poder sobre la tierra, el zombi élite de tierra podría crear un túnel en el suelo para explorar. Sin este, Han Shuo sólo podía sacar a todos los guardias de la puerta si quería entrar y mirar dentro.

Aunque los guardias no eran tan débiles, Han Shuo estaba seguro de que podría hacerse cargo de ellos sin que nadie se hiciera el listo. Sin embargo, de esa manera alarmaría a sus enemigos y las armas de asedio podrían volverse a mover. Por lo tanto, no tomo ninguna acción después de pensar por un tiempo y regreso en la misma forma en que había llegado.

Dentro de la fortaleza del Manto Oscuro, Emily y Han Shuo se reunieron para pesar todos los poderes dentro de la Ciudad Valen, así como a la Iglesia de la Calamidad y Lawrence. Entonces ellos estimaron cuidadosamente la fuerza de Bob Ascher, y ambos comenzaron a pensar en estrategias para hacerse cargo de Bob Ascher con sus cejas fruncidas.

A través de la inteligencia del Manto Oscuro, Han Shuo supo que había una cámara secreta escondida dentro de la mansión de Bob Ascher. Los dos discutieron un poco y llegaron a estar generalmente seguros de que las armas de asedio de Bob Ascher estaban probablemente dentro de la cámara secreta. Incluso podría haber otras pruebas.

Después de que los dos habían discutido, decidieron colarse en la mansión de Ascher cuando la guardia estuviera más relajada durante el funeral de Clark mañana por la noche. Ellos iban a hacer uso del hombre clave de Lawrence para hacer que la guardia fuera menos rigurosa esa noche y desviar a algunos de los hombres lejos del lado de Bob Ascher. La Iglesia de la Calamidad también intentaría asesinar a Bob Ascher, mientras que Han Shuo y Emily harían uso de la oportunidad para entrar furtivamente en la habitación secreta y verían si había alguna inteligencia útil.

Cuando la operación fue más o menos resuelta, Han Shuo y Emily pensaron cuidadosamente en los problemas que podrían surgir y pensaron en las estrategias correspondientes una y otra vez.

Han Shuo sólo comenzó a moverse cuando los dos sintieron que todo estaba más o menos resuelto. Fue a visitar a Belinda y a Lawrence, discutiendo a fondo la operación con ellos.

Ese asunto también tenía que ver con Phoebe, pero ella no debía ayudarlo con eso. Sin embargo, una vez que Emily se enteró de que Phoebe era una maestra de la espada, siguió adelante y contó a Phoebe como parte de su equipo. Su excusa era que Phoebe estaba ahora involucrada de todos modos, así que era la mejor manera de resolver ese asunto.

Cuando Han Shuo fue a buscar a Belinda para discutir las cosas, Emily también buscó la ayuda de Phoebe y Candice. Nadie estaba seguro de lo que les dijo, pero Phoebe y Candice estuvieron de acuerdo en unirse a esa misión.

Cuando Han Shuo regresó al hotel de Elaine desde el lugar de Lawrence, planeaba ir a buscar a Phoebe cuando se encontró con el druida Caspian por el camino. Han Shuo no pensó mucho en ello y sólo asintió con la cabeza hacia Caspian, planeando pasar de largo.

“Un momento de tu tiempo por favor”. Caspian dijo repentinamente en ese momento.

Han Shuo se sorprendió y se volvió para mirar confundido a Caspian. Él sonrió, “¿El anciano necesita algo de mí?”

Asintiendo con una sonrisa, Caspian dijo, “si no te importa, ¿puedes venir a mi habitación? Tengo un favor que pedirte”.

Había sido gracias a Caspian que todo el mundo se hubiera salvado la última vez, de lo contrario Han Shuo habría tenido dificultades para rescatar a todos con su propia fuerza. Las cosas no hubieran sido tan fáciles, por no mencionar el capturar a Belinda al final.

Él asintió con su cabeza y sonrió, “Por supuesto”.

Han Shuo caminó con Caspian mientras llegaban a su habitación. No había nada fuera de lo común en su habitación, pero Han Shuo podía sentir la extraordinaria vida que emanaba de las plantas dentro de la habitación cuando entro.

“¿Eh? “El gran chico malo, ¿qué estás haciendo aquí?” La pequeña elfa Angelica parecía estar meditando en la cama y se sorprendió bastante al abrir los ojos y ver a Han Shuo entrando.

“No seas tan grosera Angelica. Necesitas entender como respetar a los demás, o nadie te respetará”. Caspian miró con severidad a Angelica y él la regaño.

“¡Entiendo, abuelo!” Angelica sacó la lengua después de esas palabras y habló un poco temerosa mientras hacia una mueca.

Han Shuo tomo al azar un asiento dentro de la sala de estar de acuerdo a las instrucciones de Caspian. Angelica no continuó sus meditaciones en ese momento y saltó de la cama, caminando hacia la sala de estar, mirando a Han Shuo con los ojos brillantes de interés.

“Anciano, ¿tiene alguna instrucción?” Han Shuo miró a Caspian con una débil sonrisa después de sentarse.

“Eres demasiado educado. No son instrucciones, sino más bien un favor que me gustaría pedirte. Me pregunto si será demasiada molestia” Caspian miró a Han Shuo con una sonrisa benevolente.

Han Shuo planeaba comenzar la operación mañana por la noche con Emily, así que si Caspian quería algo que pudiera afectar sus planes más tarde, no había manera de que pudiera aceptar. Por lo tanto, Han Shuo habló honestamente, “Por favor, adelante hable primero. Sin duda le ayudaré si puedo, pero también tengo algunos asuntos a atender. Por favor entienda si no tengo tiempo para ese momento”.

Caspian asintió con una sonrisa comprensiva y reflexionó silenciosamente por un momento, señalando a Angelica, “tengo que hacer un recado y volveré mañana a más tardar. Sin embargo, no puedo llevar a Angelica conmigo. Espero que puedas cuidar a Angelica durante ese tiempo y debes prometer que ella no estará en peligro”.

Han Shuo no emprendería su misión hasta mañana por la noche, y ya había hecho todos sus preparativos. En realidad no tenía mucho que hacer entre hoy y mañana. Incluso si surgía algo urgente, Emily, Phoebe y los demás podrían manejar las cosas. Por lo tanto, Han Shuo sólo pensó brevemente después de que Caspian hablo y accedió fácilmente, diciendo, “no hay problema, no tengo nada urgente durante ese tiempo. La Ciudad Valen es bastante caótica, así que tenga cuidado cuando se aventure”.

Con la fuerza de Caspian y su necesidad de salir del hotel inmediatamente sin llevar a Angelica, debía ser un asunto extremadamente peligroso. Debía haber temido que pondría en peligro la vida de Angelica, y por eso no llevo a Angelica con él. Esa era la razón por la que Han Shuo había hablado con un recordatorio.

“Abuelo, debes ir a luchar en contra de ese enemigo. ¡Llévame contigo! ¡He practicado la magia durante mucho tiempo y puedo ayudarte!” Angelica obviamente conocía algunos de los asuntos de Caspian mientras su pequeño rostro cambiaba inmediatamente cuando ella escucho esas palabras. Estiró las manos para envolverlas alrededor del brazo de Caspian y comenzó a suplicar con ansiedad.

“No, tú no puedes ir. Un duelo es entre dos personas. Estaría infringiendo las reglas si te llevo”. Caspian verdaderamente adoraba a Angelica y por eso pacientemente no cedió en ese asunto. Resueltamente la rechazó.

En realidad, Han Shuo podía entender porque Caspian no quería llevarse a Angelica por el tono de su voz y sus palabras. Él no quería que Angelica asumiera el riesgo con él, y el romper las reglas era sólo una excusa que estaba usando para distraerla.

“Pero, ¡el enemigo no sigue necesariamente las reglas!” Angelica gritó con ansiedad y después miró a Han Shuo. “Aunque esta persona es mala, es fuerte. ¿Por qué no te ayuda? Puedo protegerme sola”.

“No importa lo que haga el otro, el abuelo no romperá las reglas. ¿Ya no escuchas las palabras del abuelo?” El druida Caspian frunció el ceño ferozmente mientras miraba a Angelica.

Angelica y Caspian se miraron obstinadamente durante un rato antes de que la primera retrocediera. Su rostro se llenó de preocupación y dijo, “¡Entonces, debes tener cuidado!”

“Lo tendré”. Caspian acepto y entonces giro hacia Han Shuo, “Entonces la dejo en tus manos”.

Caspian asintió con gratitud hacia Han Shuo después de esas palabras y camino hacia la puerta, saliendo a través de esta.