Capítulo 174: La cubierta es retirada


Después de dejar el oscuro bosque, Han Shuo y Emily se separaron, dirigiéndose hacia el nuevo lugar de residencia de Lawrence.

Cuando Han Shuo vio a Lawrence, este inmediatamente le agradeció a Han Shuo, “Muchas gracias por lo de la última vez, de otra forma Lisa pudo haber estado en peligro”.

“No hay problema, considerando mi relación con Lisa, eso era algo que debía hacer. Cierto, ¿cómo está Lisa ahora? Han Shuo se sentó y le preguntó a Lawrence con una sonrisa.

“No te preocupes, ya la he enviado de regreso a la Ciudad Ossen. Aun con lo fuerte que es la Legión Gryphon, no se atreverían a hacer nada en la capital”.

“¡Eso es maravilloso! Oh cierto, tu hermana menor Phoebe también está en la Ciudad Valen. Tiene algunos tratos con la Legión Gryphon”. Han Shuo comenzó a hablar de Phoebe con Lawrence.

Con sorpresa en su rostro, Lawrence se sorprendió bastante y miró a Han Shuo confundido, “¿Que está haciendo en la Ciudad Valen? ¿Qué está pasando?”

Debido a su anterior entendimiento, Han Shuo descubrió que Lawrence y Phoebe tenían una estrecha relación. Como el tercer príncipe, sería mejor que supiera todo lo que Phoebe había hecho. Por lo tanto, desde que Lawrence empezó a preguntar, Han Shuo esbozó lo que había sucedido.

Después de que Han Shuo terminara, Lawrence pensó profundamente con una ceja fruncida un poco y después miró profundamente a Han Shuo. “Parece que tengo que agradecerte que hayas ayudado a Phoebe en ese asunto. ¡Tú Manto Oscuro es verdaderamente poderoso!”

Han Shuo se sobresaltó de miedo después de escuchar esas palabras. Sus ojos se centraron en Lawrence y miró profundamente a Lawrence por un instante. Han Shuo suspiró suavemente, “¿Cuándo descubriste mi identidad?”

“Cuando salimos de la casa de comercio de esclavos”. Lawrence sonrió en respuesta y vaciló antes de hablar nuevamente, “hablando más exactamente, acabo de descubrir tu identidad. Desde que salimos de la casa comercial la última vez, empecé a sospechar la identidad de la Señora Emily. Encontré a alguien para confirmarlo y luego comencé a investigarte”.

No era algo innoble el trabajar para el Manto Oscuro. Dentro de las filas mayores del Imperio, la existencia del Manto Oscuro no era un secreto. Su misión y sus operaciones no perjudicarían a las personas ordinarias a menos que esas personas hicieran algo que dañara al Imperio. Él no creía que hubiera algo malo con lo que hace el Manto Oscuro.

Reflexionando en silencio por un momento, la expresión de Han Shuo volvió a la normalidad mientras sonreía. “Eso es cierto, acabo de unirme al Manto Oscuro, ¡pero realmente he reconocido su fuerza!”

“¿Entonces, debes saber mucho sobre mí? Lawrence le preguntó de pronto a Han Shuo con una débil sonrisa.

Sobresaltándose, Han Shuo se echó a reír con ganas, “Desde luego, eres Lawrence, el hijo del Ministro de Finanzas. ¡Todo el mundo sabe eso!”

Aunque Han Shuo conocía bien la identidad de Lawrence, no podía expresarla, de lo contrario la relación entre él y Lawrence cambiaría. Por lo menos, Lawrence probaría los pensamientos de Han Shuo o lo invitaría a ejercer un esfuerzo en su nombre. Ese era un enigma que Han Shuo actualmente no deseaba enfrentar, por lo que sentía que jugar al mudo era el movimiento más inteligente.

Lawrence tenía una extraña sonrisa en su rostro después de la declaración de Han Shuo y miró profundamente a este un poco antes de responder, “Bien, no hablemos de esto por ahora. Con tu visita a la Ciudad Valen de esta ocasión, seguramente han llegado a comprender que Bob Ascher tiene el deseo de rebelarse y están aquí para reunir las pruebas. He venido aquí por propósitos similares para derribar a este Jefe de la Legión Gryphon. ¿Puedes decirme tu progreso actual?”.

Han Shuo vaciló un poco y rápidamente pesó las ganancias y las pérdidas en su mente antes de mencionar que había puesto las manos sobre la evidencia con respecto a las armas de asedio y se lo había dado a su superior en el Manto Oscuro para arrestar oficialmente a Bob Ascher. Pero Han Shuo permaneció en silencio sobre cualquier cosa con respecto a la Iglesia de la Calamidad, no quería que Lawrence supiera de lo que estaba sucediendo en ese sentido.

“Parece que nuestros objetivos son los mismos, creo que podemos trabajar juntos. ¿Qué planes tienes? ¿Cómo puedo ayudar?” Lawrence le preguntó a Han Shuo.

Han Shuo miró a Lawrence y preguntó, “Entonces, ¿con qué nos puedes ayudar?”

Sonriendo misteriosamente Lawrence miró profundamente a Han Shuo y dijo, “Tengo a alguien dentro de la Legión Gryphon, segundo solo ante Bob Ascher. Puede desplegar directamente a algunos miembros de la Legión en ciertos momentos y hacer mucho por nosotros”.

La mente de Han Shuo trabajó furiosamente, había mucho por interpretar de esas palabras. Parecía que Lawrence estaba aquí no sólo para derribar a Bob Ascher, sino que también para levantar a su propia gente como remplazo y tomar el control de la Legión Gryphon, preparando su camino para su futuro intento por el trono.

“Eso sería lo mejor. Permíteme consolidar algunas cosas. “¡Vamos a hacer un movimiento en los próximos dos días y estaré en contacto para discutir cómo coordinarnos!” Han Shuo respondió después de pensar por un momento.

“No hay problema, espero tus buenas noticias. Heh heh, ahora somos amigos, tengo la máxima confianza en tu estilo. Sé que eres lo suficientemente prudente y confió en que no harás grandes errores en tus planes. Déjame saber cuándo hayas colocado todo y haré mi mejor esfuerzo para coordinarme contigo. Es una situación de ganar o ganar para nosotros”. Lawrence se echó a reír y habló francamente con Han Shuo.

“Muy bien, entonces me iré ahora”. Han Shuo se despidió cuando Lawrence terminó de hablar y se dirigió al hotel de Elaine, no muy lejos en la distancia.

Cuando Han Shuo llegó al hotel, descubrió que la arruinada habitación de Belinda había sido reparada en su mayor parte y parecía que pronto estaría abierta nuevamente para los negocios. Han Shuo todavía no había salido de la habitación de Emily, así que volvió a esta después de llegar al hotel.

La regordeta dama de mediana edad Elaine salío poco después y cerró la puerta con una sonrisa, “¡Muchas gracias por tu ayuda, de lo contrario mi hotel habría sido destruido en manos de esa mujer de la Iglesia de la Calamidad!”

“Parece que Emily ya te ha contado todo lo que ha pasado”. Han Shuo dijo.

Asintiendo, Elaine dijo, “Sí, la Señora Emily vino una vez a decirme todo, y me dijo que mantuviera un ojo en los huéspedes. ¿Tienes alguna instrucción para mí?”

“De los que están dentro del hotel, ¿Quién todavía no se ha ido? Además, la maga espadachín de la banda mercenaria ¿ha estado en contacto con alguien más?” Han Shuo no pudo evitar preguntar cuando pensó en su acuerdo con Phoebe.

“No han habido cambios en los huéspedes. El gran druida y la pequeña elfa todavía ocupan temporalmente sus habitaciones. Los dos salieron hoy temprano y regresaron poco después. Aparte de la chica llamada Candice, aquellos de la banda mercenaria se han ido todos, aparentemente para buscar nuevas misiones y no han regresado todavía”.

“Observe por un poco y nadie sospechoso parece haber entrado en la habitación de Candice, y tampoco la he visto salir. Aparte de esto, no ha habido nada fuera de lo común dentro del hotel. La Legión Gryphon ha enviado hombres una vez para patrullar y preguntaron por la habitación colapsada. Lo encubrí”. Los aterradores acontecimientos que acababan de ocurrir en el hotel no parecían afectar a Elaine mientras hablaba con calma de lo ocurrido, describiendo todo con gran detalle.

“Esos de la Legión Gryphon no sospechan de este lugar, ¿cierto?” Han Shuo pregunto con el ceño fruncido después de permanecer en silencio por un tiempo.

“No te preocupes, no creo que haya problemas. He estado en la Ciudad Valen por muchos años y he sabido hace mucho tiempo cómo manejar a la Legión Gryphon”. Elaine garantizó con confianza.

Han Shuo no fue capaz de decir mucho más después de sus palabras, de lo contrario parecería que él no confiaba en ella. Asintiendo, dijo “Lo has hecho bien”, y le indico que siguiera con sus asuntos.

Pensó por un momento después de que ella se fue; debía decirle a Candice que Phoebe podría ir a buscarla, solo en caso de que repentinamente se fuera.

Saliendo de su habitación, Han Shuo contempló cómo abordar el tema con Candice. Mientras caminaba hacia su habitación, de pronto escucho, “¡Chico malo!”, y vio a la pequeña elfa Angelica señalarlo y gritarle desde la ventana de la habitación de Caspian.

Sonrió con ironía y le hizo una mueca a Angélica, ignorándola y continuando hacia la habitación de Candice. Sin embargo, pronto escucho pisadas corriendo desde la dirección de Angelica. Obviamente Angelica estaba en su persecución.

“Chico malo, ¿qué estás haciendo aquí?” Angelica ya se había apresurado y hablaba con cierta felicidad.

“¡Porque, estoy aquí para secuestrar a alguien como tú, desde luego!” Han Shuo le guiñó un ojo y rio diabólicamente.